DIEGO DARIO: una voz xauxa para el mundo

[Visto: 3016 veces]


Diego Dario

Darío A. Núñez Sovero

Un niño es un proyecto de hombre, solía decir, con mucha sabiduría, Jorge Luis Borges. Podríamos añadir que un niño es la simiente del pretérito tiempo que se dibujará en el futuro. Estas son simples ideas que se nos ocurren a propósito del niño materia de la presente exégesis. Era para no creerlo, corría el mes de Noviembre del año 2007 y en plena Plaza Huamanmarca de Huancayo un niño jaujino estaba alternando con los internacionales K’jarkas de Bolivia y ese niño era nada menos Diego Darío que, con sus once años a cuestas, encandilaba con la transparencia de su voz a la multitud presente agolpada con motivo del Aniversario de la fundación de dicha ciudad.

Desde el fabulado aposento de los antiguos xauxas y envuelto en el rumor de las bravías aguas del Rio Jauja (luego llamado Mantaro) y la brisa tonificante de nuestra Laguna de Paca, aquella noche, aparecía como un frágil, pero luminoso, rayo de luz este gran (y a la vez pequeño) intérprete.

Aquella noche, había llegado portando esa música que le salía del alma para aplacar la sed del enamorado que, nostálgico, invoca el recuerdo de la amada. Para decirnos que venía de esa tierra bendita de los xauxas. Si: de aquella Gea griega anidada al medio de esa serpentina orográfica de nuestros andes que lo viera nacer teniendo ese cielo esplendoroso preñado de azul, como es el cielo de su Jauja.

Hoy, dos años después, Diego Darío es el portavoz de la inmaculada espiritualidad xauxa y su caudal inagotable. Es el mensajero del amor, hecho pentagrama. De su voz sale esa música que atropella dulcemente nuestros sentidos, removiendo el recuerdo de todo aquello que amamos en esta relampagueante vida.

Diego Darío, ese niño proyecto xauxa, hoy es un púber que aguarda que su naturaleza supere las dificultades que pasan todos por el inevitable cambio de voz para volver a deleitar a quienes lo hemos escuchado con atención en diversos escenarios. Mientras tanto nos contentaremos con poner en los equipos radiofónicos el hermoso CD que ha grabado con el acompañamiento de los no menos famosos Chopkja’s. Sabremos entonces que las eternas voces de Juan Bolívar, Amadeo Abregou, Juan Loayza Castro y tantos otros bardos jaujinos han encontrado un digno heredero.

Puntuación: 4.52 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *