Carmencita Cáceres debe cantarle a la vida

[Visto: 2231 veces]


Gran amiga, excelente persona, jaujina única y, sobre todo, mujer carismática y bondadosa. Te extrañamos.

¡Fuerza Carmencita!
Darío A. Núñez Sovero

Había concluido la secundaria en su colegio de toda la vida: “Nuestra Señora del Carmen” y de pronto su presencia siempre vivaz y alegre desapareció del escenario jaujino para acoderar en esta Lima gris pero de horizontes promisorios para una joven. Hasta que un buen cercano día, luego de muchos años, una llamada telefónica imprevista nos sorprendió -al otro lado del auricular- con una voz familiar de tono suave como siempre la habíamos conocido. Era Carmen Cáceres Mayor en persona. La agilidad de nuestra imaginación la ideó con su uniforme escolar azulmarino cargado de botones blancos en el pecho y el bolero que sabía resaltar sobre su cabeza y una sonrisa cálida que siempre dibujaba en su rostro (eco de un espíritu inquieto y amigable).

Faltó tiempo para abundar en recuerdos, la mezquindad de la tarifa telefónica acortaba nuestro tiempo. Sin embargo, casi apresuradamente, alcanzó a contarnos que salía de una penosa enfermedad que casi la enfrenta a la parca. La ciencia, maravilla de este tiempo de avances inauditos, había triunfado y le devolvía la salud que la lozanía de sus años reclama. Con esa capacidad convocante con la que sabía adornarse alcanzó a reunirnos, tres o cuatro veces, a los amigos de nuestra generación en esos trances en que la lejanía del terruño nos obliga a colaborar para recolectar recursos en pro de las obras de nuestra Jauja. Entonces, el contagio de sus modales nos advertía la delicadeza que sabía dispendiar en su trato, siempre amable y generoso.

Cuando, de pronto, su figura ha dejado de acompañar nuestras tertulias y extrañados indagamos por su persona, nos enteramos que Carmencita se halla postrada víctima de una penosa enfermedad. Entonces, nuestra desesperación nos devuelve nuevamente a la ciencia a la que le confiamos la continuación de su vida. Esta desesperación nos remite a la misma Carmen a quién pedimos, fervorosamente, fuerzas para encimarse por sobre estos malestares y salir victoriosa de este mal momento. La vida es el camino sembrado de numerosas vallas, esta es una más en la vida de Carmencita. Dios va a querer que ella triunfe con el apoyo de nuestras oraciones. ¡Fuerza Carmen! ¡Jauja te necesita!

Puntuación: 4.5 / Votos: 6

4 pensamientos en “Carmencita Cáceres debe cantarle a la vida

  1. Marcelo Ricardo Robles Roman.

    New York,setiembre 12,2009.

    Carmencita Caceres;dilecta y encantadora amiga,desde mi exilio voluntario, estas
    en mis oraciones;el Sr. de Huarancayo te
    ilumine y te brinde pronta mejoria para
    alegria y regosijo de de tus hermanas Ro-
    sita,Nelly,cunado "papi" Galarza y pues
    de nosotros tus amigos. Solidariamente,Marcelo Ricardo Robles Roman

    Responder
  2. Roxana Castro

    Paris, septiembre 13, 2009
    De Cami no sabia nada desde hacen por lo menos 30 agnos, sin embargo, su infinita bondad y dulzura siempre estuvieron presentes en mi memoria. Recuerdos de juventud, vacaciones en Jauja para mi y luego nuestras salidas en Lima. Me apena muchisimo saber que esté tan delicada de salud, no tengo como ubicarla, por la distancia perdimos contacto; rezaré fervientemente por ella, una mejoria se impone. Sé fuerte, Cami, tu puedes!! Besotes mi amiga, Roxana Castro Yuli

    Responder
  3. snunez Autor

    Querida Carmencita, gran amiga mía, espero que te recuperes lo más pronto, extraño nuestras conversaciones muy fructíferas, necesito que me sigas contagiando tus metas, anhelos, ideas y sobre todo, tu dinamismo y buena vibra para nuestra Jauja. Algunas veces la vida nos trae muchas sorpresas, pero lo más importante es vencer estos obstáculos, como sé que tú lo harás.

    Responder
  4. Fernando Galarza Caceres

    Hoy senti nostalgia por mis seres queridos que ya no estan a mi lado y sobre todo por mi ti camucha. Por ello digite su nombre en la web y encontre este articulo. Gracias a todos. Mi tia esta en el cielo junto con mis abuelos, solo queda decirle que en algun momento volveremos a estar todos juntos. Esperanos tia Camucha!!! te extrañamos un monton!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *