Errores comunes en la redacción de un párrafo

 

 

La redacción es una tarea que no siempre resulta fácil, pues, a la hora de elaborar un párrafo, surgen errores comunes de diferentes tipos. Estos se manifiestan sobre todo en textos expositivos. En este post, se presentarán algunos errores frecuentes en la redacción de párrafos de desarrollo.

En primer lugar, un error frecuente al iniciar la redacción del párrafo de desarrollo es que no se enuncia adecuadamente la oración temática. Ello ocurre sobre todo cuando esta oración no expresa claramente la idea principal. En otras ocasiones, la oración temática puede incluso estar ausente. Para ejemplificar, se puede observar el siguiente párrafo de desarrollo, en el cual la oración temática no presenta con claridad la idea principal.

 

La Revolución rusa fue un proceso histórico complejo y sangriento, que fue ocasionado por la conjunción de varios factores y que generó consecuencias tanto negativas como positivas. Por un lado, se suelen citar las marcadas diferencias económicas entre las clases sociales de la Rusia imperial. Estas divergencias se vieron agravadas por la aguda crisis económica que afectaría a Europa tras la Primera Guerra Mundial. Durante ese periodo, miles de rusos y rusas murieron por desnutrición y enfermedades; en cambio, el zar Nicolás II, la nobleza y la aristocracia del país vivían en una situación de opulencia económica. Por otro lado, la situación del Ejército, constantemente derrotado en la Gran Guerra, generó el descontento en los ciudadanos de la mayor parte de grupos sociales. El Gobierno zarista envió al campo de batalla a más de diez millones de hombres, de los cuales murieron casi dos millones. Esta situación de frecuente pérdida también condujo a que los partidos políticos, incluso aquellos que inicialmente estuvieron a favor de la intervención rusa en la guerra, sean sumamente críticos con las decisiones del zar. En este contexto, los liberales y los socialistas incentivaron a la población descontenta a participar en la revolución y provocar la caída del régimen zarista.

 

La oración temática presenta las causas y las consecuencias de la Revolución rusa. Se debe ser más preciso y centrarse solo en la idea principal: las causas.

 

Entre las causas de la Revolución rusa de 1917, dos factores sociales fueron fundamentales. Por un lado, se suelen citar las marcadas diferencias económicas entre las clases sociales de la Rusia imperial. Estas divergencias se vieron agravadas por la aguda crisis económica que afectaría a Europa tras la Primera Guerra Mundial. Durante ese periodo, miles de rusos y rusas murieron por desnutrición y enfermedades; en cambio, el zar Nicolás II, la nobleza y la aristocracia del país vivían en una situación de opulencia económica. Por otro lado, la situación del Ejército, constantemente derrotado en la Gran Guerra, generó el descontento en los ciudadanos de la mayor parte de grupos sociales. El Gobierno zarista envió al campo de batalla a más de diez millones de hombres, de los cuales murieron casi dos millones. Esta situación de frecuente pérdida también condujo a que los partidos políticos, incluso aquellos que inicialmente estuvieron a favor de la intervención rusa en la guerra, sean sumamente críticos con las decisiones del zar. En este contexto, los liberales y los socialistas incentivaron a la población descontenta a participar en la revolución y provocar la caída del régimen.

 

En segundo lugar, otro error común en la redacción de un párrafo es el intento de elaborar una introducción estrecha o reducida al inicio de este, es decir, la inclusión de datos que son propios de un párrafo de introducción y no de un párrafo de desarrollo. La presentación de tales datos no es necesaria; por el contrario, puede resultar contraproducente para el lector, tal como se puede apreciar en el siguiente ejemplo, en el cual se ha presentado información introductoria, marcada con rojo.

 

En el siglo XXI, se ha evidenciado el cambio climático en el mundo. Este, según María de Jesús Ordóñez, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, “se define como el posible aumento en la temperatura superficial del planeta que se produciría como consecuencia de una elevación importante y rápida de las concentraciones de gases de invernadero en la atmósfera” (IPCC 1995). El cambio climático puede ser producido por factores naturales. En primer lugar, uno de los agentes influyentes son las corrientes oceánicas. Estas son los movimientos de masas de agua de los océanos producidos por diversos agentes, tales como el viento o la traslación de la Tierra. De acuerdo con Jenine Ramírez, investigadora de la Universidad Recinto Ponce, estos movimientos generan un cambio de temperatura, ya que transportan grandes cantidades de agua y energía en forma de calor; por lo tanto, producen el cambio climático (Ramírez 2006). La condición de su variación depende de las corrientes oceánicas: si son corrientes marinas frías, la temperatura disminuirá y, si son corrientes marinas calientes, la temperatura aumentará. En segundo lugar, el movimiento de las placas tectónicas provoca el cambio climático. Estas placas, de acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid, son planchas rígidas de roca sólida que flotan sobre una capa. Aparte de ocasionar fenómenos naturales como terremotos o tsunamis, el desplazamiento de las placas tectónicas genera viento y lluvias, lo cual, al producir cambios de temperatura, influye en el cambio climático del planeta. Por ejemplo, la falla geológica de San Andrés, formada por el movimiento de la placa norteamericana y de la placa del Pacífico, aumenta la actividad sísmica en el área del estado de California, en Estados Unidos, y acelera el cambio climático (Beltrán Báez 2016).

 

Una correcta versión de este párrafo debería obviar esa introducción innecesaria y redundante, y presentar al inicio la oración temática (en rojo), que enunciará su idea principal.

 

El cambio climático puede ser producido por factores naturales. En primer lugar, uno de los agentes influyentes son las corrientes oceánicas. Estas son los movimientos de masas de agua de los océanos producidos por diversos agentes, tales como el viento o la traslación de la Tierra. De acuerdo con Jenine Ramírez, investigadora de la Universidad Recinto Ponce, estos movimientos generan un cambio de temperatura, ya que transportan grandes cantidades de agua y energía en forma de calor; por lo tanto, producen el cambio climático (Ramírez 2006). La condición de su variación depende de las corrientes oceánicas: si son corrientes marinas frías, la temperatura disminuirá y, si son corrientes marinas calientes, la temperatura aumentará. En segundo lugar, el movimiento de las placas tectónicas provoca el cambio climático. Estas placas, de acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid, son planchas rígidas de roca sólida que flotan sobre una capa. Aparte de ocasionar fenómenos naturales como terremotos o tsunamis, el desplazamiento de las placas tectónicas genera viento y lluvias, lo cual, al producir cambios de temperatura, influye en el cambio climático del planeta. Por ejemplo, la falla geológica de San Andrés, formada por el movimiento de la placa norteamericana y de la placa del Pacífico, aumenta la actividad sísmica en el área del estado de California, en Estados Unidos, y acelera el cambio climático (Beltrán Báez 2016).

 

 

En tercer lugar, otro error cometido con frecuencia es la redacción de la idea principal y la primera idea secundaria en una sola oración, tal como se puede observar en el siguiente ejemplo.

 

Las personas adictas a la tecnología manifiestan dos características claramente reconocibles, una de las cuales es distribuir de manera poco equitativa el tiempo del que disponen para cumplir sus actividades principales. Esto se refleja en la gran cantidad de horas que dedican al uso de dispositivos tecnológicos. De esta manera, se produce un descuido en sus principales quehaceres cotidianos, sean estos laborales, académicos o familiares. A largo plazo, se puede generar un bajo rendimiento en el centro de estudios o de trabajo, lo que conduciría finalmente a la pérdida del año académico o a un despido, respectivamente. En segundo lugar, los adictos a las nuevas tecnologías presentan alteraciones emocionales. Se puede afirmar que estas personas experimentan niveles fuertes de angustia cuando no utilizan determinados aparatos tecnológicos. De hecho, la ansiedad producida por no emplear sus dispositivos electrónicos por un tiempo indefinido es similar a aquella experimentada por los adictos a la cocaína o al alcohol al interrumpir el consumo de estas sustancias.

 

En el párrafo anterior, se observa cómo la idea principal y la primera idea secundaria aparecen enunciadas en una sola oración (en rojo). Más bien, se debió elaborar una oración para la idea principal (oración temática) y otra para la primera idea secundaria (oración secundaria), tal como se puede apreciar en la siguiente versión corregida del párrafo anterior. En este ejemplo, la oración temática aparece en color verde y las oraciones secundarias, en color rojo.

 

Las personas adictas a la tecnología manifiestan dos características claramente reconocibles. Una de ellas es la distribución poco equitativa del tiempo del que disponen para cumplir sus actividades principales. Esto se refleja en la gran cantidad de horas que dedican al uso de dispositivos tecnológicos. De esta manera, se produce un descuido en sus principales quehaceres cotidianos, sean estos laborales, académicos o familiares. A largo plazo, se puede generar un bajo rendimiento en el centro de estudios o de trabajo, lo que conduciría finalmente a la pérdida del año académico o a un despido, respectivamente. En segundo lugar, los adictos a las nuevas tecnologías presentan alteraciones emocionales. Se puede afirmar que estas personas experimentan niveles fuertes de angustia cuando no utilizan determinados aparatos tecnológicos. De hecho, la ansiedad producida por no emplear sus dispositivos electrónicos por un tiempo indefinido es similar a aquella experimentada por los adictos a la cocaína o al alcohol al interrumpir el consumo de estas sustancias.

 

En cuarto lugar, cuando no se formulan con claridad las oraciones secundarias, es posible que los lectores no sigan adecuadamente las ideas presentadas o que no las comprendan en su totalidad. A fin de facilitar la comprensión de la estructura del párrafo de desarrollo, es preciso introducir las ideas secundarias a través de conectores lógicos u otros elementos que permiten establecer una secuencia en el párrafo, y presentarlas mediante oraciones completas, claras y explícitas. Por ello, debe evitarse la redacción de párrafos como el siguiente.

 

Las personas que manifiestan una adicción a la tecnología presentan dos características claramente reconocibles. No invierten bien su tiempo. Esto se refleja en la gran cantidad de horas que dedican al uso de dispositivos tecnológicos. De esta manera, se produce un descuido en sus principales quehaceres cotidianos, sean estos laborales, académicos o familiares. A largo plazo, se puede generar un bajo rendimiento en el centro de estudios o de trabajo, lo que conduciría finalmente a la pérdida del año académico o a un despido, respectivamente. También, muestran alteraciones. Se puede afirmar que estas personas experimentan niveles fuertes de angustia cuando no utilizan determinados aparatos tecnológicos. De hecho, la ansiedad producida por no emplear sus dispositivos electrónicos por un tiempo indefinido es similar a aquella experimentada por los adictos a la cocaína o al alcohol al interrumpir   el consumo de estas sustancias.

Las oraciones secundarias marcadas en rojo en el ejemplo anterior muestran una estructura ciertamente incompleta e imprecisa, puesto que no se introduce la idea secundaria con un elemento que establezca una conexión lógica o no se presenta información completa en la oración secundaria. El siguiente párrafo, en cambio, presenta adecuadamente las ideas secundarias.

 

Las personas adictas a la tecnología manifiestan dos características claramente reconocibles. En primer lugar, distribuyen de manera poco equitativa el tiempo del que disponen para cumplir sus actividades principales. Esto se refleja en la gran cantidad de horas que dedican al uso de dispositivos tecnológicos. De esta manera, se produce un descuido en sus principales quehaceres cotidianos, sean estos laborales, académicos o familiares. A largo plazo, se puede generar un bajo rendimiento en el centro de estudios o de trabajo, lo que conduciría finalmente a la pérdida del año académico o a un despido, respectivamente. En segundo lugar, los adictos a las nuevas tecnologías presentan alteraciones emocionales. Se puede afirmar que estas personas experimentan niveles fuertes de angustia cuando no utilizan determinados aparatos tecnológicos. De hecho, la ansiedad producida por no emplear sus dispositivos electrónicos por un tiempo indefinido es similar a aquella experimentada por los adictos a la cocaína o al alcohol al interrumpir el consumo de estas sustancias.

 

En quinto lugar, otro error muy común es la falta de fundamentación de las ideas secundarias, es decir, la carencia de suficientes oraciones de desarrollo. Se debe recordar que las oraciones de desarrollo son las que explican y sustentan las ideas propuestas en las oraciones secundarias, es decir, las ideas secundarias. Si no se presenta suficiente fundamentación, es posible que la idea secundaria no quede tan clara como se espera, por lo cual el párrafo no cumple con comunicar, exponer o argumentar las ideas expresadas en él. El siguiente ejemplo ilustra esta situación.

 

Por otro lado, el cambio climático es producido por acciones del hombre. En primer lugar, una de las principales causas de este fenómeno es la quema de combustibles fósiles. Gran parte de las emisiones de dióxido de carbono provienen del proceso de transformación de los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas y el carbón, en energía. En segundo lugar, el cambio climático es generado por la destrucción de bosques. La deforestación y el incendio de bosques ocasiona la liberación del dióxido de carbono.

 

En este caso, es necesario un desarrollo más extenso de ambas ideas secundarias. En el siguiente párrafo de desarrollo, se puede observar una fundamentación adecuada de estas ideas.

 

Por otro lado, el cambio climático es producido por acciones del hombre. En primer lugar, una de las principales causas de este fenómeno es la quema de combustibles fósiles. Gran parte de las emisiones de dióxido de carbono, el principal agente del calentamiento global y, por ende, del cambio climático, provienen del proceso de transformación de los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas y el carbón, en energía. En efecto, de acuerdo con lo señalado en el Congreso Internacional de Ingeniería Química, Alimentos y Ambiental (CONIIQUAA 2012), el 75% de emisiones se debe a la quema de estas fuentes energéticas. En segundo lugar, el cambio climático es generado por la destrucción de bosques. La deforestación y el incendio de bosques ocasionan la liberación del dióxido de carbono almacenado en las coberturas vegetales, además de la emanación de este gas por efecto de la combustión de la materia forestal. En consecuencia, se aumenta la absorción de calor de la atmósfera y se producen cambios de temperatura significativos, lo que propicia a largo plazo el cambio climático. A su vez, se inicia un círculo vicioso: las temperaturas más elevadas de la atmósfera dañan los árboles y alteran el ciclo de lluvias, lo cual continúa con el proceso de destrucción de bosques.

 

En este párrafo, se puede observar que ambas ideas secundarias, enunciadas a través de las dos oraciones secundarias, en azul, están correctamente fundamentadas: las oraciones de apoyo, en negro y verde, exponen con claridad y desarrollan con suficiencia las ideas secundarias.

 

En resumen, para elaborar un adecuado párrafo de desarrollo, es necesario presentar la oración temática de manera clara y evitar elaborar una introducción antes de presentar la idea principal, formular adecuadamente las oraciones secundarias, no fusionar ideas de diferente jerarquía en una misma oración, y desarrollar adecuadamente las ideas secundarias. Todas estas pautas ayudarán a que el párrafo de desarrollo sea más comprensible para los lectores y, en consecuencia, transmita mejor las ideas que se intentan presentar. Después de todo, de eso se trata redactar un texto.

 

 

Elaborado por Kristhel Alvarado, Annie Apaza, Anahís Samamé, Vicente Rodríguez y Denis Torres

 

Fuentes de las imágenes

http://isalirde-pobre.blogspot.pe/2012/09/descargar-libros-de-texto-gratis.html

https://es.slideshare.net/Jeannetterivera/el-regreso-de-don-parrafo-presentation

http://lalecturaderamon.com/dejar-reposar-el-texto-antes-de-corregirlo/

Puntuación: 4 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*