Errores comunes en la redacción: organización y contenido deficientes

La redacción de un texto presupone atender no solo a los aspectos formales de este (ortografía, puntuación, léxico y construcción oracional), sino que también es imprescindible tomar en cuenta la organización y el contenido de los párrafos. A veces, la falta de atención en todo ello es lo que, en algunos casos, puede ocasionar que se cometan errores que podrían haberse evitado si es que se hubiera prestado la debida atención tanto al momento de escribir como al momento de revisar lo escrito.

En este post se revisarán errores (en cuanto a la organización y contenido) que comúnmente se cometen al redactar párrafos de desarrollo. Estos son falta de claridad al enunciar la idea principal y las ideas secundarias, creación de digresiones por el alejamiento del esquema inicial e insuficiente desarrollo de ideas secundarias. Para poder mostrar estos tipos de errores, se tomará como ejemplo el siguiente esquema que debería guiar la redacción de un párrafo sobre una de las ventajas del bilingüismo:

%>

1. Mejor desarrollo de habilidades cognitivas (idea principal)
1.1. Incremento de la atención (idea secundaria 1)
1.2. Incremento de la memoria (idea secundaria 2)

A partir de dicho esquema, se ha redactado el siguiente párrafo, el cual presenta los errores antes mencionados en la organización y contenido:
El bilingüismo está relacionado con el ámbito cognitivo. La capacidad de conocer y manejar frecuentemente dos lenguas produce efectos positivos en la atención. Cabe resaltar, además, que el conocimiento de otra cultura puede aumentar el interés en el aprendizaje de otro idioma. Conocer otra lengua puede implicar, además, beneficios en el ámbito laboral, pues es posible conseguir mejores ofertas de trabajo. Por otro lado, desenvolverse continuamente en dos lenguas es positivo para la memoria. Elen Byalistok, psicóloga de la Universidad de York de Toronto, afirma que se pueden comprobar los efectos a largo plazo del bilingüismo en el área cognitiva. Según estudios realizados, ella afirma que usar dos lenguas cada día consigue retrasar una media de cuatro años la aparición del Alzheimer, enfermedad que causa una lenta disminución de la memoria.

A continuación, se revisará con detalle cada uno de los errores cometidos:

I. La idea principal y las ideas secundarias no se enuncian con claridad.

La oración temática no enuncia de manera precisa la idea principal del párrafo, ya que no basta con decir que “el bilingüismo está relacionado con el ámbito cognitivo”. Es necesario explicitar que esto se trata de una ventaja. Además, la falta de claridad también se evidencia al no precisar cuál es el beneficio en el área cognitiva. Se debió indicar que la ventaja, específicamente, consiste en el mejor desarrollo de habilidades cognitivas. Así, la oración principal pudo redactarse de este modo: “Se ha comprobado que uno de los beneficios que implica el bilingüismo es un mejor desarrollo de habilidades cognitivas”.
Por otro lado, también se observa poca claridad al presentar las ideas secundarias. Así, se ha indicado que existen “efectos positivos” en la memoria y atención, pero no se especifica cuáles son. Se debió precisar que estos efectos positivos consisten en el incremento de estas habilidades cognitivas. Además, debido a que no se emplean conectores lógicos de orden para enumerar las oraciones que contienen las ideas secundarias, no es fácil distinguir cuáles son estas ideas. Por ello, se recomienda usar conectores de orden (en primer lugar, en segundo lugar, etc.) o contraste (por un lado, por otro lado) para delimitar las oraciones que contienen las ideas secundarias.

II. No se sigue el esquema, pues se presentan digresiones.

El párrafo presenta dos digresiones (oraciones sin conexión con la idea principal del párrafo):

 

• Cabe resaltar, además, que el conocimiento de otra cultura puede aumentar el interés en el aprendizaje de otro idioma.
• Conocer otra lengua puede implicar, además, beneficios en el ámbito laboral, pues es posible conseguir mejores ofertas de trabajo.

 

Esta información, pese a ser curiosa e informativa, no es relevante para el párrafo que se desarrolla, pues el conocimiento de otra cultura o una posible ventaja laboral no son ideas que se encuentren contempladas en el esquema de este párrafo. Al existir estas digresiones, se comete el error de colocar oraciones totalmente desconectadas de la idea principal del párrafo, lo cual produce la imagen de desorden o de poca investigación. No hay que olvidar que la idea principal de este párrafo es una de las ventajas del bilingüismo: el mejor desarrollo de habilidades cognitivas. Así, se debe mantener la estructura del esquema al redactar los párrafos, lo cual proporciona a estos de una adecuada organización.

III. Hay poco desarrollo para una de las ideas secundarias.

En el ejemplo, una de las ideas secundarias está poco fundamentada, lo cual perjudica la solidez del contenido del párrafo. La primera idea secundaria, el incremento de la atención, no se desarrolla, pues no se presentan ideas que expliquen esto y, en su lugar, se presentan digresiones, como se explicó en el punto anterior. No basta con mencionar las ideas secundarias, sino que es necesario que estas se desarrollen adecuadamente recurriendo a estrategias como ejemplos, citas, explicación de causas o consecuencias (lo que se conoce como microestrategias). Además, es recomendable mantener un buen equilibrio en el desarrollo de las ideas secundarias para que ambas estén bien reforzadas y presenten un adecuado sustento. Se espera, entonces, que las ideas secundarias se desarrollen simétricamente.

Una vez aclarados estos errores en la organización y contenido, se muestra el párrafo corregido:

 

Se ha comprobado que uno de los beneficios que implica el bilingüismo es un mejor desarrollo de habilidades cognitivas [Oración temática]. En primer lugar, conocer y manejar frecuentemente dos lenguas incrementa la capacidad de prestar atención [Oración secundaria 1]. Por ejemplo, un bilingüe es más consciente de las necesidades del interlocutor, ya que debe discernir qué idioma se debe hablar con cada persona [Oración de desarrollo 1.1]. Esto implica un alto grado de atención en cada situación comunicativa en la que el hablante bilingüe se encuentra involucrado [Oración de desarrollo 1.2]. En segundo lugar, desenvolverse continuamente en dos lenguas incrementa el entrenamiento de la memoria [Oración secundaria 2]. Así, Elen Byalistok, psicóloga de la Universidad de York de Toronto, afirma que se pueden comprobar los efectos a largo plazo del bilingüismo en el área cognitiva [Oración de desarrollo 2.1]. Según estudios realizados, ella afirma que usar dos lenguas cada día consigue retrasar una media de cuatro años la aparición del Alzheimer, enfermedad que causa una lenta disminución de la memoria [Oración de desarrollo 2.2].

 

Para concluir, se recomienda revisar cuidadosamente la redacción del texto para atender no solo a los aspectos formales de este (ortografía, puntuación, léxico y construcción oracional), sino también para prestar atención a la organización y el contenido de los párrafos. En cuanto a los párrafos de desarrollo, es posible que, al volver a leer una versión en borrador del texto, uno mismo se plantee las siguientes preguntas para evaluar la organización y contenido:

• ¿Se pueden distinguir con claridad la idea principal y las ideas secundarias?
• ¿Todas las ideas son acordes con el esquema planteado?
• ¿Se desarrolla con solidez cada una de las ideas secundarias?

Cabe recordar que un buen texto es producto de un arduo trabajo que requiere siempre una adecuada organización y bastante atención para no descuidar cada detalle en el proceso de redacción.

 

Fuente de la imagen: http://askmesolution.com/2011/07/easiest-solution-frustrating-essay-writing-problem.html

Elaborado por Natalia Yoza, Gabriel Antúnez de Mayolo y William Aranda

Puntuación: 4.41 / Votos: 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *