A otro que no sea Abraham, cuántas vidas salvarías por su gracia? Matarías gente y aunque suene algo venido de un tirano completamente malvado, solo estarías haciendo lo que estos, en su locura, lograrían alcanzar por su propia mano. Se replicaría y se diría, aún así, déjalos aunque sigan con su maldad y sean ellos mismos los que logren su destrucción, que hagan toda la maldad y perversión que quieran y puedan. Abominación. Quién sería el único que verdaderamente sienta y entienda el anterior concepto? Qué podría ser lo suficientemente aborrecible y despreciable como para que caiga fuego del cielo? Por uno solo? Por cinco? Cien? Cruel se nos podría llamar, alguien que no tiene a quien querer ni llorar. No se crean ni los sentimientos ni los pensamientos, sino solo porque uno los deja arraigar. Entonces, como dices, seamos todos sin sentimiento. Por qué mejor no, no uno sin sentimientos, sino que sepa darlos y no despilfarrarlos? Qué es lo anterior y primero, los sentimientos o los pensamientos? No creemos que haya más sentimientos que pensamientos. Esto último debería hacer a uno más importante y al otro algo de segunda categoría y prioridad? Si los sentimientos fueran una especie de pensamiento primigenio, el primero debería primar en lo segundo. Lo que parece a simple vista, es que ambos conviven y no se pueden anular el uno con el otro. Pero algo que nos muestra que los sentimientos si pueden ser anulados, es la psicopatía. Otra forma de inhibir o acrecentar la conducta, aunque ya de manera más artificial, es con alcohol y drogas. Vemos que en un ámbito, el pensamiento puede vencer al deseo o sucumbir ante este. Como debe haber personas con más resistencia ante el estrés, creemos que algunas dejan más aflorar sus sentimientos antes que sus pensamientos y otros en los que funciona lo contrario. Pero bueno, el hombre se quiere esforzar, lograr mejores resultados, lograr más visión y dominio, aun así se pierda él y a los que pueda decir que quiere. Alcanzar solo un nivel estándar, en algunos ojos, podría ser mediocridad. A alguno amenazaron con hacerle daño y a los suyos para crear un arma de destrucción masiva? De otro modo a alguien que no quiera ver que unos mueran por su invento, no estaba acaso en sus manos el no hacerlo y preferir morir él antes que otros? Nos surge, ahora, el hecho de que si se hizo algún tipo de objeto que pueda dañar, halle su justificación en la defensa y autodefensa; por lo general para aquellos que ven en lo estándar la mediocridad, es preferible ser cazador antes que presa. Éstos no ven que un astro con ser lo que es, se acaba alguna vez, y si lo ven, quieren ser quienes lo acaben primero. Ya están muy acostumbrados a sus tecnologías y a lo que éstas mueven económica y políticamente. Si se estuviese tan apegado a las ciencias y a quererlas como se dice, primero, no deberían hacer proliferar tecnologías que provocan daños y que no necesitan demostraciones por todos los ejemplos que pueden haber (Chernóbil, Fukushima, derrames de petróleos todos, provocar la extinción de otras especies, etcétera). Cómo científicamente se pueden dañar los ecosistemas, se sabe y resabe, pero no se hace nada al respecto. No esculpa de nadie, pues seguro a nadie le gustaría volverse pobre de la noche a la mañana, detener las industrias. Parece, como para compensar, que los que viven menos tiempo son más que los que viven más años, además, por el tamaño mismo, son más en cantidad. Cuántas generaciones de ballenas por las de las hormigas por ejemplo? Porque ya no pueden cambiar sus costumbres, tendrá que hacerlo algo externo que no conoce de nombres. Estando lo suficiente que pueden necesitar para vivir, buscan más y en ese buscar está su pesar. Tener que estar esperando a que otro suplique por uno. Aunque se diga, “no lo hagas por mi si quieres, estoy bien así”, si se tiene que hacerlo se hará. Porque para el hombre pasen por desapercibidos algunos secretos, no es así para el total de seres que puede haber. Tal vez hasta mejor para quienes no sepan del primer nombre mencionado aquí, por no poner a otros muchos más, pero si es que fue nombrado, es por ser un buen ejemplo de súplica ni siquiera para sí mismo, sino para otros.

Un rencor que nace en algunos corazones, nace a partir de lo que se piensa “si se nos ha creado para qué luego morir y ser ahogado por sus aguas, quemado por sus fuegos, asesinado por un hermano?” El que se pregunta aquello, seguro concluiría para sí “no hubiese sido mejor que no se nos crease?” A eso mismo, también, algunos llaman egoísmo: al primer y último creado, se les consultó si querían serlo? Parece que la naturaleza no tiene que consultar lo que vaya a hacer en el futuro y nosotros solo somos una resultante, parte de ese todo al que le toca nacer y morir como seguro sucede con otras criaturas. El que señala a lo que podemos llamar como lo bueno y a lo que podemos llamar lo malo, es el castigo. Se castiga a lo que no va como debería y al que no hace lo que debería. Tanto los buenos como los malos tienen potestad de castigar, seguro unos por un motivo y los otros por otro. Si el malo castiga, parece no haber nada de raro en ello; en cambio, si lo hace el bueno, es que empiezan las dudas. Se tiene que castigar para corregir y no hay otro modo? Tanto quería a Lucifer o a cualquier otro rebelde como para no eliminarlo por completo? Es que así es como tenía que ser? Como se habla del alma y cosas espirituales y fuera de experiencia, tal vez sea que no haya eliminación, sino a lo sumo, el castigo y la regresión, tener que volver a empezar, reencarnar. Tal vez el morir no sea verdaderamente el final.

(más…)