Archivo de la categoría: Autorretratos

atrts

Chancabuco

[Visto: 312 veces]

No los lustro porque los quiero. Que hagan su trabajo porque son recios, están hechos para ello. Les podría pasar un auto por encima y pequeña o casi nula sería la abolladura a lo que protege. Alguna vez supe de alguien a quien le cayó la uña de la pala de un tractor y solo y felizmente perdió la uña del dedo pulgar. Era metal contra metal. Claro que tampoco hay que ir tentando a la suerte. De verdad, ya he olvidado cuantos años los tengo, pero no que sean años y en plural. Ya deben de rondar por los diez años. Olvidado también las veces que los lustre con alguna pomada, pero no deben ser más de cinco. Es que de verdad les he agarrado cariño, quizás hasta los vea como una parte mía. Siempre quise uno de ellos y fueron regalados. Cariño también por quien los regaló. Zapatos de trabajo para alguien que nunca o poco ha trabajado. Tampoco es que anden tan sucios, imposible para un citadino. No es necesariamente lustrar pasar solo la escobilla sin pomada, esas veces también son muy contadas. Uno sabe cómo trata a lo que quiere. Tal vez pueda sonar escrito de un materialista, mas es todo lo contrario. No lustrarlos es nuestra forma de mostrar nuestra contra a lo castrense, a lo emperejilado. Se les quiere porque sí, porque parecen duraderos; al menos para uno que piensa vivir solo en ciudad, pues, también, los he visto totalmente desgastados por el trabajo. Difícil que llegue a gastar más de un par. Difícil también no adivinar de qué color pueden ser. Durarán más todavía porque, claro, se los combina en su uso con algunas zapatillas o sandalias, que, también ahora, ya no son más que tres y dos respectivamente, luego, nos parece demasiado bulto. Ah!, menos, después de esos, tendría otro zapato, mucho menos hecho de cuero o algo animal. Tiene cierta excepción lo que uno quiere, también por ser de una época distinta, de come muertos. Por el quererlos no se les podría desechar. Dos sandalias, dos zapatillas y un par de zapatos. No cuentan mucho el par de mocasines de lona, porque si bien son ligeros y cómodos, se sienten inseguros para caminar, pisar por un camino con piedras, una vereda mojada, y, de seguro, son más fáciles de quitar. Los otros, son mucho más difíciles de quitar si están bien atados. Son especiales, también, porque no las sacamos a todos lados. Porque lo que uno quiere, tiene cierta exclusividad, esa excepción. Por qué hay algunos que caminan descalzos!?

Sigue leyendo

De un no exclusivo

[Visto: 318 veces]

Que se mantenga, es raro, pero que se mantenga! Todos ellos que se reúnen y se acompañan. Raro porque más nos gusta nuestra propia compañía. Alguien sin ninguna enamorada o novia conocida, aunque sin la necesidad de ser casto. Para evitar estar en algo sin querer o estar a medias. O es que tal vez también podamos perdernos y andar de un lado a otro con más de uno. Aunque más presente se nos hace la idea de que ese tiempo ya pasó. Es más fácil flojear solo o acompañado? Con toda la cháchara aunque repetida, con los solo hasta luego, porque al rato u otro día nos vemos. Y pues tienes que ceder. Así también está como cada uno se llena y se nutre, pareciera ser lo más natural imitar lo bueno y obviar lo malo. No poder ver esa ingente cantidad de rutina; sobre todo la rutina con apariencia de salubre y hasta lujoso que no es más que desperdicio y contaminación. Gastar lo de doce meses en ocho, en su afanosa búsqueda de lo novedoso. Llegar al extremo de no saber ni por qué compra uno algo. Sí, hasta la música, la pasada y la que vendrá, son algo común. Quien pueda escapar de ella, ser ese distinto, alguien sin ningún maquillaje nunca ni por ningún motivo. Como el no saber ni menos siquiera intentar convivir. Despilfarrar es no saber ni poder convivir con lo que se despilfarra. Leer es convivir y hasta mejor con otros tiempos; a no tener ningún tipo de referencia.Tal vez alguien quien se quite la vida ya no pueda convivir ni consigo mismo, no poder entenderse en lo más mínimo; entenderse que también implica interrelación. Lo que se hace y se deja de hacer, más si está a nuestro alcance. Se puede limitar el convivir, pero no se puede estar sin convivir en toda la vida. Por todo el transcurrir de los días. La rutina del cuerpo propio, su forma, su aspecto y, la que debería ser la mejor de todas, la que uno quiera seguir, con la cual uno se quiera comprometer; a lo que dará su paciencia. No puede haber compromiso con lo negativo pues ya es dudoso de por sí. Puede haber trato con delincuentes? Porque se puede hacer lo mismo con uno que con otro; acaso eso no es rutina! Inventar kamasutras de kamasutras… Desear exclusividad, que está ligado seguramente a lo novedoso, pero haciendo justamente todo lo contrario. Quien es feliz sin necesidad de tener que estar buscándose uno u otro y hasta sintiéndose “mejor” por haber encontrado a otros más, debe de ser porque se trata de un ser más pleno. Toda la concupiscencia no es más que repetición (rutina) y hasta meras monerías. No se puede dejar de lado lo que a uno le agrada, sino sólo porque ya le desagrada, porque es algo que desprecia. Evitar mirar lo que podrías mirar, ser alguien solo para alguien o para muy pocos. Para nosotros es mejor alguien que nunca haya consumido algo nocivo para sí, aun así hasta por el solo hecho de afectar y alterar sus sentidos; su exclusividad radica en que no hace lo que todo el común hace. Uno depende y el otro no. No tener nada demás. Cuál de ambos es más exclusivo? En este punto hasta nos parecen sospechosas las inyecciones, pastillas y tónicos sin importar su fin, prefiriendo sanar por propios medios y sin deseo de tratamiento en caso de una enfermedad terminal. Hasta qué punto el ser padre o progenitor en general no es ese miedo a dejar de existir? Aun así lastimosamente una cosa es antes y otra después. Sería mejor hacerlo trizas para luego volver a componerlo. “Más vale un puñado con tranquilidad, que las dos manos bien llenas a costa de fatigas y de correr tras el viento”. Debe ser una de las frases con la cual más nos encontramos, la que seguro es una de las que más rápido viene a nuestra mente, con la cual no se perderían doce meses en ocho (cosa que vale la pena repetir hasta el cansancio aunque quizás ni surta efecto). Por otro lado, el “puñado” de la frase puede llegar a ser muy personal, cada uno con sus propios límites y aspiraciones. Lo caro o barato aún es relativo para todas las personas. Es más fácil pensar en cotidianidades que en rebuscadas bellas ideas. Cosas que se consiguen con algún dinero o las que no se puede comprar de ninguna manera. Tratar de atrapar esas ideas como números que deben estar rondando el espacio, que aun habiendo solo simios estarían. Capturar alguna opinión naciente.

Sigue leyendo

Mono con ropa sin cola

[Visto: 313 veces]

Podría ser mejor no decir las palabras que no se deben decir por ser solo arregladas, si no las fuesen, sería mucho menos tiempo perdido. Seguro el viejo aprecia su tiempo más que el joven. No hay que ser sinceros a veces? Es que también puede que haya formas de sinceridad y unas no calcen bien con otras, aunque tampoco es que no pueden soportarse del todo, pero no se llevan de una forma en que otros sí se llevan. No necesariamente por ser mentiras esas palabras arregladas, aunque se puede dar el caso, pero cada dicho tiene sus efectos, unos atraen, otros repelen, otros no causan ningún efecto. Cómo se controla el olvidar qué decir en un momento dado? Si no es por olvido, callar por ser ya la misma respuesta. No hemos sido ni hemos querido ser lo que otros querían que uno sea, aunque también siempre hemos sabido dar excepciones para con uno mismo y como para con otros y de seguro esos otros para con uno. Sin saber que sea solo personal o de mucho otros más, el monopolio de las excepciones siempre las tiene uno mismo, su ego que puede estar tornándose ya en egoísmo. Los celos son pues egoísmo, que otro ni mire ni toque ni hable, hay grados de celos también seguro, de lo que al menos parece a uno pertenecerle de algún modo en algún grado. También habrá quien diga y quien piense que los celos son celos y el egoísmo es egoísmo, cosa que podría ser hasta más correcta que lo nuestro. De viejo, al menos eso parece que debiera ser, uno se va haciendo quien más es o como quiere ser. Y pues alguien que no gusta de problemas, y a quién habrán de gustarles, es también alguien que trata de no hacer problemas a otros; parece hasta una cuestión lógica. No se puede obviar el que haya quienes disfruten más de su adrenalina que otros, lo que por las mismas fuerzas y paso del tiempo no podría no mermar; aun así hay quienes tienen que ir a buscarlos a esos que por buscar su diversión han tenido algún percance, el solo hecho de tener que rescatar el cuerpo. No es que necesitemos de un grupo todavía para romper vidrios de cabinas telefónicas de la calle, pero muchos rompen muchas más seguro. Tanta envidia de los pingüinos o de alguna otra movilización que pueda llamarse justa, reivindicativa! Y hay tanto todavía en pie que no debería estarlo, que faltan por romper. Si se puede sufrir por uno mismo, por algo de fuera o algo del propio interior de cada uno, seguro más se sufre por dos, por tres y así sucesivamente hasta donde uno puede decir que quiera y que otros digan que lo quieran. A uno que aunque no esté completamente en pie y que todavía se balancee por una cola, tal vez a estos si se les cortase eso que los equilibra los forzaría o a quedarse siempre o más tiempo de pie o más tiempo en cuatro patas. Aunque nadie se las corte, sino por su propio empeño, forzarse siempre a estar de pie y así perder la cola ellos mismos, ya no necesitarla para equilibrarse. Ha ganado estar de pie, pero ha perdido una linda cola, con ella tal vez su única verdadera inocencia. A un animal que no sea humano que haya matado a un humano no tiene otra pena más que la muerte, si se matan entre humanos todavía parece que tienen juicios. Necesitar de ademanes para que lo que uno quiera decir pueda tener más énfasis, alguna forma de escrito poemático. Llegar a olvidar que aunque unos crean que es la libertad de expresión algún fin último, es mucho antes que ella la libertad de elección de cada uno la cual intentan comprar y barato. Es mejor un profesional a un no profesional?, depende? Las palabras (letras) son para unos más y para unos menos.

Sigue leyendo

Quien

[Visto: 325 veces]

Vendrías. Tendrías que aceptar mis costumbres, mis malas costumbres. Al menos aunque me quede cruzado de brazos la mayor parte del tiempo, no soy alguien que esté satisfecho con sus propias costumbres y malas costumbres, pero sé también que todavía no estás. Y si soy alguien que ni siquiera está conforme con algunas costumbres de su sociedad ni con algunas de sí mismo; cómo podría yo hacerte venir a conflictuarte con mis conflictos y con los conflictos de otros, hacerte tener que me soportes, que soportes a otros que con razón o sin ella tienen igual su ego y orgullo. Excusas, si cayeras en solo en excusas, tampoco te importaría tal vez ni tú mismo y así seguro menos otros. Pero si no te llenaras de excusas tendrías que encontrarte con quienes si las tienen y muchas para cada cosa. Claro, tendrías que entender también que algunas sí son muy válidas y que otras son solo mentiras. No te celebraría cumpleaños ni te tomaría fotos, también por eso no me creo quién para hacerte venir y prohibirte algo. Pero si lo haría sería porque quisiera que entiendas que todo tiene su tiempo y hay cosas que solo tienen un tiempo, que solo se repiten una sola vez y lo demás es ya excusa solo hasta por perder el tiempo. Si supiéramos qué es arte y que aunque no sabiendo lo que fuera durara para siempre… Aburrido, el señor está aburrido como si ya hubiese leído muchos libros, como si ya hubiera visto muchas películas y documentales, como si ya hubiese aprendido más de un deporte, como si ya hubiera aprendido a leer música y a tocar más de un instrumento, como si ya hubiese aprendido varios idiomas, y qué otras cosas más, aburrido… Yo también lo he sentido y no digo que no lo sienta, pero uno debe de recordar siempre lo poco que se ha hecho, al menos tratar de verse en otros que con justicia o sin ella han trascendido más inclusive que cualquier monumento; en el peor de los casos es hasta mejor solo dormir que delinquir e ir molestando a otras personas que nada tienen que ver con su aburrimiento. Y aunque no llegues ser así, al menos tendrás que saber de personas así, que toman lo que no es suyo y no tienen ningún remordimiento y si lo tienen hasta les gusta sentirlo y tampoco es necesario verlos “mal vestidos” o desaliñados por completo. Lo peor sería tener que necesitar a otro señor o señores al los que tendríamos que pagar para que nos ayuden en nuestros problemas familiares; para eso te traería yo… Si hubiese descubierto que es mejor la calma al alboroto; por qué tendría que descubrirlo por ti? Ni Siddhartha con ser buda pudo criar a su hijo, aunque ya lo haya visto niño y sabiendo que su madre lo había tenido en comodidades, sabría mejor que habrían cosas que solo él tendría que hacer por él y nadie más como pasa con cada uno. Seguro es también en que hay edades y dependiendo de cada quien en que los consejos calan mejor o al menos son más y mejor reflexionados. No tener dinero para tus ilusiones, peor de las que tal vez yo ya me haya desecho, aunque no para mí, tendría que tener eso para ti, hasta que salgas de ello o hasta que uno ya de verdad no pueda más. No te aventaría como esas aves que avientan de los precipicios a sus pichones para que supuestamente aprendan a volar; pues es que en verdad nunca aprenderán a volar? Hasta tal vez de aburrido uno se aviente solo, además y afortunadamente los hombres no somos aves. Creo así que alguien que ya es padre es uno que si no está muerto lo está al medias y no por él sino por quienes son parte suya, algo que ni siquiera debería necesitar de contratos; acaso no hay cosas tan obvias? Seguir con sus mentiras aun sabiéndose descubierto? Sospechas, como hombre, pocas cosas podrías decir que no son solo sospechas. O es por muy dramático o es que algo de verdad como las piedras de los ríos que suenan es que a algo se le llame por algunos “el valle de lágrimas”. Seguro luego de confiar, y para otros con razón o sin razón, aunque tal vez debería ser traición, ese confiar se vuelve en sospechar. Debe ser mucho más lamentable que de algo que se confiaba se pase a sospechar, pero como te decía, la sospecha es algo de lo que el hombre no se puede evadir. Seguro es más agradable también a su vez que de sospechar se pase a confiar y no se salga de ese estado más.

Sigue leyendo

Extirpación de una verruga

[Visto: 331 veces]

Aunque no se pueda hallar la verdadera perfección, siempre se anda queriéndola encontrar. Tenía dos y en la derecha. El primero, en el dedo medio, hecho por la constante presión del lápiz o lapicero al escribir. El mal uso no podría no hacer otra cosa que hacer crecer y cimentar algún defecto que luego hasta se vea como cotidiano y normal. Qué peor el mal uso que se va forjando desde la niñez; cómo pues erradicarla? Dado que la sujeción no era con las tres yemas de los dedos pulgar, indice y medio, sino con las yemas de los dos primeros y la zona entre la uña y la falange distal del dedo medio, el lugar donde se presionaba con lo que se escribía se hacía en una zona que no estaba hecha para resistir la fricción y presión, era obvio que alguna resistencia iba a encontrar la fea verruga que tanto lo incomodaba y avergonzaba. Aunque ya acostumbrado, por el mismo hecho de tenerlo desde la infancia, era algo que a menudo le preocupaba. El segundo apareció muchos años más tarde, de una ínfima herida en la zona de la articulación interfalangiana proximal del dedo indice, algo que lo preocupaba más en su poco sentido perfeccionista. Al ya joven, menos le iba a justar la segunda deformidad de su dedo indice, pero como con la primera falla, hasta pensaba con acostumbrarse y dejarlo pasar. A diferencia de la primera, la segunda se hizo sin tanto tiempo, sino que aun con cuidado de la minúscula herida, se llegó a formar otro feo brote calloso. Habiendo tenido heridas hasta más grandes en la mano y en los dedos; por qué todavía tenía que formarse justamente ese? Aunque con tiempos y formas distintas de creación, no se diferenciaban por ser una joroba en donde no lo debería haber. El primero por su mismo tiempo estaba hasta ya asimilado y mimetizado, pero aun así era una loma de carne extra en una llanura natural. Con orígenes distintos y en épocas distintas, años antes de todavía ser un preescolar, eran accesorios que rompían su estética primera, bultos que no deberían estar dónde estaban. Por más rebanadas que se le podría hacer con un cuchillo o bisturí, no tardaba en volver a aparecer, recobrar aunque injustamente un sitio. Tenían que tener un freno para que no sigan volviendo a crecer cada vez, afortunadamente, pues hay métodos caseros más rudos, fue más que suficiente nitrato de plata al cincuenta por ciento para evitar que ya no volvieran a crecer. Ahora el problema es que después de ya mucho tiempo se tiene que aprender a escribir cogiendo de la forma correcta, algo que debería haber sido en su momento de otro modo.

Sigue leyendo

Obituary

[Visto: 291 veces]

Read just who to have to read.

Another one died. Although he thought in a negative way, sometimes was near to a neutral way. Without many preferences and just try to accept what there is, object whereby any could say “laziness!” or “conformism!”, don’t left neither nothing positive nor riches. There is no sense fight against the time, space, fate or something more powerful; nobody is safe from misunderstandings neither. Negativity identified with pessimism and at the same time with some thanatic impulses but not until to commit suicide. A neutral way identified with scepticism, why nobody can know everything. A know-all could be a hindrance like the worst ignorant too. How or why he arrive to this way of thinking? Maybe why there is not enough for all with some who have more than enough or maybe also it could be just an excuse. Perhaps it was originated why there is no way to escape from wear and tear, no way to escape from the infinite or way to scape from the finite. To prefer an intact vessel or a leaky one? Anyways how much is enough? Was in his own opinion and in his own way a film buff and a music lover, was conscious that like books, arts and all kind of lovely things necessarily requires more than a live or have entire absorption. Contradictorily, although without riches, like all men, he didn’t take nothing with him. He didn’t want follow some of the proprieties, between a progressive man or a traditionalist was more the first, an iconoclast. “At the very most, a man is like a worm if not less, like worm’s meal or just ashes, there is no difference”, one of his reasons for his negative way of thinking. Never known if writing was a hobby or something more serious, anyways surely he had fun. Preponderantly identified with a Steppenwolf , find the right pack could signify to stay alive or to die, but for an alone and almost dead man it is very nearly the same: if you won’t say what to do to anybody, maybe anybody won’t say you what to do. Not always one is abandoned and not always one is accompanied. Fortunately people can talk and to come to an agreement. He wasn’t in financial need, even so think in descendants wasn’t easy because it isn’t all about money but there are more important issues to take care a new life. To someone with “If I get to mature, I’ll get to rot” like saying, sons are too much responsibility. A mature fruit is something finished off, on the contrary an immature fruit is still a possibility. All of his votes were invalid votes on purpose, politicians could say and promise almost anything. Was a believer of the world of ideas before matter, punky before yuppy; men aren’t totally matter, numbers aren’t matter, there isn’t only matter. In any wise friend of fascists or bullfighters, the world needs more freedom and less blood, most of all in vain blood, innocents. Near to mediocrity and without regret about it, silly people’s way get white hair for vanity. Say more about this man wouldn’t be preserve any intimacy, if he had intimacy because a single intimacy is not an intimacy. Mostly was wrote even if there is no answer.

His epitah says: here lie the mortal remains of someone who was an anarchist in his way, an anarchist with God..

Sigue leyendo

Ruido

[Visto: 303 veces]

Me he quedado a escuchar los ruidos, a ver si alguno me llama. No hay peor ruido que el de mis pensamientos, los trato de sintonizar. De mis cosas, no podría engañarme, mas de las cosas que son de todos, estoy más que a tientas. El que de mis cosas, mi ruido, no podría engañarme, no es más que metáfora. Mentiría si dijera que no me equivoco, que nunca me he equivocado. Pero obviamente no podría oír el ruido de otros mejor que ellos mismos. No sé cuando el ruido vino a mi o si yo fui hacía él. No creo ser el el primero con ruido. Tampoco creo haber hecho yo al ruido ni que el ruido me haya hecho a mi, aun así, participo de él y participar no es provenir de lo que se participa. Creo debe (el creo y el debe no son ciencia) de estar en eso que llaman alma y que si sabes ver bien se mira en los ojos. Como el que tanta bulla hace, su rugido territorial, aun así sabe agazaparse, guardar silencio antes de atacar. Parece que para ganar, si se es corriente, se tiene que hacer mucho ruido o, si se es algo más prudente, solo saber escuchar. “El que no llora no mama”; pero si uno ha entendido que si no hay ruido sería en vano llorar, ahorraría energía; el que todavía no sabe aquello podría seguir solo llorando, atraer cazadores. Aunque es verdad que existe el hambre, que es un tipo de ruido. Hay quienes aun sin estomago ni tripas tienen que nutrirse. El ruido no tiene competidores o al menos no los quiere. Qué ruido supera al ruido de la muerte? El oír es como coger, agarrar. No se puede oír ni escuchar si no se está en estado de espera. Está claro que no es materia aunque el ruido se haga también con ella o, si lo fuese, tendría que ser una muy sublime, una muy sutil. No creo que a esto todo que exista solo lo conecten mis pies, cuando siento el aire, el agua o alguna otra sensación que mi piel y mis nervios me dan. Aunque nunca haya sentido el inicio y aunque nunca se sienta el fin, no se es más que aquellos. Si cada año valiese oro. No creo que el fin sea de la carne y los huesos, pues son solo materia bruta y lo bruto no es ni sublime ni sutil. No creo que el ruido se sumerja en mi, sino más bien, soy el que lo hace. Pero debe ser tan ruinoso, confuso y amplio, poner las neuronas en fila.  Éstas no deben ser más que los instrumentos, como las manos para agarrar, los pies para caminar, etcétera, para intentar armonizar, sintonizar nuestro ruido. Aun así, con ya un camino, antes hubo un espacio; el espacio no es dependiente del camino, sino al revés. Con orejas o sin ellas siempre hubo ruido. Cada animal conoce su propio ruido, que para ellos es lenguaje, son los otros, que no entienden, por lo que llamamos a eso que para otros es comunicación, solo ruido. Te aprendes los ruidos solo si te interesa o solo si de ello dependiera tu vida. Un cazador debería conocer los ruidos de su presa y viceversa, pero así también seguro hay animales que no se verán ni menos oirán nunca. El ruido, aunque pueda verse como sinónimo de la bulla, parece guardar algo más dentro de sí; la bulla es  solo bulla. La bulla podría ser el ruido no descifrado todavía. Antes bulla, luego ruido y al final un mensaje.

Sigue leyendo

El ogro que habla de sí mismo

[Visto: 450 veces]

A los ogros no les gusta que se hable de ellos. Alguno que pudo haber habido y que haya aceptado que se lo trate de describir de alguna manera, debe de haber sido de uno como de esos objetos rarísimos, un ogro de la quinta generación. Ese raro objeto que debe haber empezado a sentir la pena de algo que no tiene pero que debería tener. Este último síntoma es el que nos hace creer que debe ser un ogro más moderno, uno verdaderamente veterano, ya tuvo que haber tomado lo que quería del que quería. Estos suelen vivir de algo que antes era de otro, obviamente sin ningún permiso ni que haya sido obsequiado. En su poco hablar, comunicarse, a menos claro, que ya sea uno que ha tenido que ver a otros no como él en sus usos y costumbres; gran extrañeza le debe haber provocado hasta el punto de tocar contagiarlo. Ahora estos últimos, con sus riquezas, pagarían por que se les enseñe algo de las artes de oratoria, alguna que otra ciencia. Claro que para estos, no sería por el querer ayudar a otros, si no el obtener sus propios intereses. Por estos tiempos otros animales, por ya no estar habiendo el mismo espacio libre para todos, le vienen a reclamar espacio al humano, y a veces, como uno de los que tratamos de detallar, le muestra toda su miseria, los colmillos o las armas. Se ha auto-impuesto su reino y sus tierras por lo mismo; y como una forma de que lo anterior no se vea tan ambicioso sino hasta caritativo, a algunos espacios se les llama “reservas naturales”, sitios intangibles; y a ver hasta cuánto les dura su naturalidad e intangibilidad, más, si en sus suelos se enterasen que hay oro y tesoros: “tierras vírgenes”. Solo el que sabe que tiene algo lo llama como quiere. La mala noticia en todo esto sería el que los ogros viven más años. El contradecirlos es lo que más fuera de sí los pone, pero de uno que no sea ogro, es hasta una broma para ellos, mas no por eso menos castigable, por ello es que no pueden convivir con los de su misma estirpe. A los otros hasta los tienen de sirvientes, asalariados al mínimo, casi propina. El ogro trata y logra hacer que todo lo que se haga lo beneficie, aun sea algo verdaderamente repudiable para otros. No podría haber solo ogros, éstos tienen que tener de quien vivir y aprovechase, obviamente no de un ogro mismo. El gran misterio siempre será el saber cómo se reproducen. No se puede pasar por alto el que les agrade ver todo limpio y arreglado, ensuciar y desarreglar, y no volverlo a como estaba. Por ellos podrían vivir en la inmundicia, pero como saben que hay otros que acomodan y limpian, igual les da. Los ogros son lo más a-sincrético que pueda haber, desde cómo se hacen, cómo nacen y cómo mueren. Los ogros no se enferman.

Sigue leyendo

Nosotros

[Visto: 248 veces]

Que no te guste. Explicar el qué o el cómo. No vamos a encajonar a personas ni tampoco es la intención. Pues como seguro todo viviente, proviene de una de esa condición biológica innata, menos. Tómese como opinión que trata, primero, esclarecerse para luego tratar de esclarecer alguna cosa; en última instancia y peor de los casos, es un monólogo como cualquiera de las conversaciones que se hayan hecho y de las que se harán. Monólogo, pues, aunque teniendo la palabra y las letras, jamás se puede entrar en los cerebros ni pensamientos de otros. Todo, como mucho, es sólo parcial. Claro que hubo y habrá seres que se entiendan mejor unos con otros también. El problema del monólogo es que uno solo puede tender a darse las respuestas que quiere tener; en cambio, otro cerebro, con otra experiencia y perspectivas, quedará inconforme y seguirá cuestionando. En medida nos creemos superados de algún tipo de sexismo y superioridad de unos sobre otros en los que haya diferencias algo más marcadas: sexo, “razas”, lenguajes, formas de pensar de competencias todas. Jugamos a perder aunque no por ello a no divertirnos o a tratar de. Volviendo a lo que se podría ver como poner cartel a personas, hay dos tipos de mujeres aunque también podrían ser de hombres en general. Hay unos que cuando haces V ellos hacen B y hay otros que cuando haces V te siguen igual y hasta dejan que seas quien los guíe. Con los que creen y hacen B, coincidir es cuestión sólo de estar vivos. Con quienes coincides, también, podría no durar y nacer diferencias, hacerse con B o cualquier otra variable que no vaya con tu pensar y hacer. Como volverte alérgico a algo de lo que antes no lo eras. Esto se ve, por ejemplo, en que no se puede ser amigo de todos ni todos amigos de uno, además, en que se llega a ser más amigo de unos que de otros y con más facilidad inclusive. Otra forma de que se te siga, es que sea por conveniencia o por la fuerza, pero éste no es el caso.

Como primero dijimos que habíamos de esclarecernos a nosotros mismos, se hará algún intento. Habría que empezar diciendo que se es uno quien rehúye a lo que otros muchos buscan. El único problema de la soledad es la soledad misma; en cambio, con el tumulto y en el tumulto, aquello es lo abundante, eso que no escasea nunca. Te puede volver hasta huraño. Es resaltable también, que seguro puede pesar más una soledad en pobreza a una con las necesidades cubiertas, a una auto-infligida a una a la fuerza. A veces hasta preferimos a Sócrates o Platón o cualquier otro antiguo, cualquier otro moderno que a nuestra propia familia. Cuanto más es la preocupación, más es la sensación del tiempo que se cree vivir. Cuanto más sea el deseo de que algo se mantenga y no pase nunca, el tiempo y la verdad te dicen que ya no es su turno. Lo mismo como si se desease que pase rápido y que sólo sea olvido, la verdad y el tiempo dicen que es de otro modo al que querías. Con otro camino o ya sin ninguno, habrías de hacer alguno o morir. Como muchos, no podrían decir que son los que siguen de los que venían antes que ellos. Qué número de generación y de quiénes serían? Cómo se habría llamado? Tal vez para ese entonces no se inventaban las denominaciones, nombres. Sean de la última, la del medio o la del inicio, no por ello serían menos o más importantes. En sus primeros tiempos había mucho espacio, que alguna hectárea o más, era tan despreciable como tener cinco más Pongos como sirvientes. Todos estos como debería haber sido, son libres aunque con deudores. Ah! Y si no podían con los ánimos de sus patrones, cuánto golpe o decirles pecadores. Esas cinco o más generaciones ahora tienen otros derechos que antes no. Patricios o Apus era una nación antes que ellos o las rejas. Es contradictorio para nosotros mismos el comer cadáveres acuáticos y obviar los terrestres. Claro que eso es hasta bien visto y saludable el devorarse una presa. Esperamos alguna vez dejar total y conscientemente los cadáveres. Más valor seguro tenía el cogerlos por sí mismos y sentir su sangre caliente a cogerlos de alguna refrigeradora de supermercado. El bailar es lo que ahonda lo social, la camaradería, el hacerlo no por no caer mal a algunos, el hacerlo por caer bien a otros. Al hombre le duele la muerte sólo porque es cuestión de años o decenios; no es necesario que alguien no despierte para extrañarlo tanto, de todos modos, muerto, hasta da igual. Deberíamos pues, olvidar toda danza si ésta acaba alguna vez entonces. Danzar sólo cuando se nos llame; pero cuándo entonces es el tiempo exacto de danzar? Por tenerla o perderla? Evitarla como evitar los perfumes, brazaletes, collares algo que sea más extenso que la conformación natural. En algún tiempo lo hacíamos, tener las muñecas y el cuello con algo que brille, que “adorne”, que nos recuerde a algo o alguien; en algún otro tiempo, nos auto-convencimos de que no eran ni hacían alguna diferencia para ser el que uno deseaba llegar a ser, recordar a quien se debería recordar. Tal vez todo a excepción de uno que otro tatuaje, una expansión color azul eléctrico en la oreja izquierda. Pensar que por llevar uno que otro aroma y bisutería, podríamos hacernos de algunos que tal vez no debamos ni queramos, de unos que no nos lleguen nunca a enseñar algo. Tener que equipararnos cual robot, pasar horas por ver qué vestir y qué lucir. Sin antes conocerse el intentar luego conocer a otros, podría llegar a ser peligroso e hiriente. Si tuviese que ser así, tal vez nadie debiera conocer a nadie, como de otras cosas sólo se tiene intentos. El no tener herederos y el no tener con quién hacerlo, para otros podría ser preocupante. No mirarla queriendo. Otros, como nosotros, podrían pensar que no parece lógico tener descendencia si ésta algún día desaparecerá. Hacer nacer a otros para que luego se mueran, no tener lo suficiente que heredarles, traerlos al valle de lágrimas. Comer para luego ir al baño. En verdad eso es querer? Esta la parte que cumpliría los caprichos de quién debería ser la copartícipe en la reproducción, pero está también el otro lado que alguna vez, de hacer lo que normalmente haría, terminen saliendo y dejar de cumplir algún capricho produciendo esto rupturas. Es que en verdad no le importa. Se habrán acabado esos que morían por un rey? Se morirán los que mueren por una patria? El hombre debe dejar de alimentar caprichos, sobre todo más, los que provocan muerte aun así sea por amor. Por nosotros, sin amor, se podría acabar la creación.

Cuando estés muerto, tendrás que pensar que no lo estás, de otro modo, la locura, que es el arrepentimiento, no parará de decirte lo que tuviste o no tuviste que hacer. De vivo puedes pensar cualquier cosa, la máxima desesperación, el suicidio, es pensar en lo que tal vez es lo único en que no deberías. A aquello llegas también, por haber o no haber hecho algo que deberías. Estar metido en casa como con arresto domiciliario y estar contento de ello, querer más, escribir. Descubrir eso que te gusta hacer. Todas las formas de música que pueda haber. Dormir y despertar cuando se quiere y no por algún deber, más en invierno. Vicio. Vida.

Sigue leyendo

A J española

[Visto: 350 veces]

Ya no oler, ya no ver, ya no hablar, ya no oír. Con lo que cada persona adulta en sus cabales crea, profese, piense y actúe debería ser comprendido y aceptado. Por la primera razón que tiene base en la ignorancia, pues quién podría decir que tiene la razón y juicio verdaderos. Aquí no tengo la canción que deseo, oigo otra, pero pienso en la que no tengo. La que oigo creo es solo para no oír lo de fuera para poder hacer lo que hago. Lo correcto sería buscar la canción, pero en verdad aquí no la tengo y la quiero. Como ven, querer no es poder al menos para mí. Y es que en verdad son complicaciones y uno sabe a veces hasta con quien serlo, golpear a los padres ancianos. Con razones y costumbres antiguas y muy, cuánto podrían disfrutar uno del otro sin miradas que juzguen y descalifiquen? Aunque seguro a algunos ni les importara, por solo pensarse, habían cosas que pesaban más aunque ahora menos y no es que sea del todo malo. Besar o solo tocar su mano era más que suficiente, luego las vendas se acortan y hay excesos como en todo y desde siempre. Llamarías a otro y no dije nada, tal vez se diría que no hay fuego ni pasión ni deseo, no me importó y eso fue más de lo que no se pensaba de lo que no era. No me mires así, menos si no te podía tener o tenerme. Ya nada se puede hacer, la mirada no está. Cada llave a es a cada cerradura; de otro modo qué candado sería? Un país de maravillas en donde nadie se roba ni nada se pierde. Nada se pierde! Y si te decía que te vayas con el ladrón, irías? Está bien, quise robar y no pude, tal vez tampoco no quise. Pensar en el poco tiempo, el olvido, en la rutina que podría terminar lo que no debería hizo que no me atreviera. El olvido es de un tiempo en otro tiempo, el tiempo es todo el tiempo, lo otro más real luego de lo real sería el olvido; la rutina es el carbón y el tiempo con su sombra, el fuego. Ya no sentir.

Sigue leyendo