Archivo por meses: noviembre 2012

Autómata

[Visto: 326 veces]

El que anda buscando una derecha o una izquierda o un centro está perdido aunque esté aferrado a su posición y postura. Pero, entonces, no deberíamos participar ni entre hombres ni, inclusive menos, con otros animales? Por alguna céntrica calle de capital de un país en vías de desarrollo, como deben de haber muchos en otras ciudades y otros países, estaba sentado en la esquina casi con harapos y de su cuello colgaba un cartel. No hubiese sido necesario el saber lo escrito, en el cartón improvisado como aviso, que le llegaría a la altura de la boca de su estómago, para saber que era un mendigo. Al depositar una moneda en el recipiente que éste sostenía en la mano, se oyó una voz, femenina, vociferando, “apoya al del país y no al extranjero”. Qué podía responder si esos vozarrones envalentonados, orgullosos y llenos solo de rencor e ira te devoran con razón o sin ella. Los dueños de semejante actitud participan, en su sola vociferación está ésta vista. Su participación, pero, es limitada, pues si hubiese sido alguno en algún auto, con alguna prenda de diseño y perfumado al que se le haya dado la moneda, podría caber razón para el enojo. Acaso no necesita ayuda uno en problemas alejado de sus tierras a uno que puede hablar en tu idioma, y a menos totalmente ascético, que pueda tener alguna amistad? Algunos tipos de corazones endurecidos dirían, “y quién lo mandó a salir de sus tierras…”. Tal vez tampoco sea necesario ser un asceta o ermitaño para no tener más ayuda de la que le puedan dar sus piernas, sus brazos e ingenio sino el ser alguien cascarrabias o malintencionado. Parece quien vocifero olvidó, también, que la condición de la persona en el piso, es mundial y no de nombres particulares; otro motivo para ser una participación limitada. Lo que también es algo irritable, al punto casi de intolerable, es que se le diga a uno qué hacer o no con lo mucho o poco que posea, aun así sea un timo lo de la persona del piso. El fenómeno del pidgin no sería registrado si no hubiera en las personas la necesidad de comunicarse, desear saber qué es lo que el otro desea, el desear hacerse entender. Esto parece ser más evidente en situaciones de necesidad a cuando la situación es cotidiana. Así, también, está supeditado, parece, al humor y personalidad de quienes desean o necesitan interactuar. Como el niño de la historia que no se ganó la bicicleta por no saber leer, saber más idiomas podría jugar un rol crítico. La participación sin lenguaje sería mucho más reducida.

Una postura muy determinada y determinista solo se fija en un particular de un general. Al observar alguna particularidad la generaliza. Hacer aquello no es más que olvidar que existe la composición en los objetos. La figura que cree haber alcanzado lo general basado en un particular no podría sostener su pensar sino solo por fanatismo. Figuras así andan buscando lo puro y despreciando a lo que se supone no se les parece. Con accidentes como lo mencionado podrían sustentar fácilmente la existencia de fonofobia. El acento en el habla de las personas a otros les podría ser irritable, aunque se puede ver de unos hablantes maternos de una lengua hacia unos que la aprenden, también es posible dentro una misma lengua con diferencias regionales. Lo importante del lenguaje, ya en su término distinto a lo que es un idioma, tendría que ser solo el entenderse. Cada acento como cada voz de una persona ya es una particularidad. Se participa solo de su particularidad obviando y hasta llegando a detestar lo extraño y extranjero. Algún escritor peruano muy conocido parece reconocer esto en lo “nativo” y en lo “exótico”, por ejemplo. El punto medio y más prudente pareciera ser el creer que se puede apreciar lo propio y aunque no odiar lo extraño o extranjero respetarlo y darle su lugar. De cualquier modo en la postura que haya siempre habrá alguna otra ya sea total o medianamente contraria, así, un conflicto. Un conflicto es algo abierto, algo que está buscando una respuesta, a buenas o a malas. Qué tan bueno podría ser el pensar futurista, en seres con alguna otra mejor forma de vivir. Nos faltarían sus años, todos los miles y miles que tengan que pasar, sus aparatos y tecnologías que ahora no se tienen. Mas hay cosas que aquellos aun con miles de años en el futuro o en el pasado comparten. Las muestras de esas cosas están en suspiros, aun de mentira, con algún sentimiento aun así sea solo para el engaño. Cambiará la moral? Pero si siempre ha cambiado y aun como formas de ver el mundo hay, hay también reacciones morales. En el pasado, en el presente o en el futuro la diversidad como el cambio de las morales es innegable. Un traidor, un político corrupto, alguna mentira domestica como todo lo contrario positivo y bueno que seguro existe; tendría que seguir, en el peor de los casos igual o haber mejorado y ser un planeta un país o ser el peor de los infiernos en donde vivir. Si fuesen tecnologías los sentimientos y todo lo humano, serían las mejores que pueden haber. De todos modos, hasta el momento, se crean tecnologías y no nos crean tecnologías. Algún androide, autómata…

Sigue leyendo

Diversidad

[Visto: 349 veces]

La diversidad puede llegar a ser tanta que logre confundir. Aun en pequeñas proporciones siempre radica en ella la complejidad, lo complejo y lo diverso no podrían estar separados. Lo complejo, sin embargo, también podría llegar a ser lo homogéneo y unitario. Los números son los objetos más diversos que puede haber, hay otros objetos diversos que están más al alcance de las personas, mas aun así, no es menos la confusión que pueden llegar a producir. En lo homogéneo, en el que no podría haber más que una sola confusión, a diferencia de las múltiples confusiones que conllevarían los objetos heterogéneos, desde su sola naturaleza, es lo que lo hace diverso y complejo. Múltiples objetos y un solo problema? Podría ser el caso que todas las partes de eso múltiple tuvieran soluciones separadas o podrían ser también que una sola solución baste para todas las partes. Lo que parece más complicado es saber si un solo objeto pueda tener múltiples problemas. Si se supiera a ciencia cierta que todos los problemas tienen su correspondiente solución, múltiples objetos, una vez respondidos, tendrían una sola solución. Atribuyéndole alguna confusión a lo homogéneo, solo podría tener una; cómo podría dar más complicaciones algo que ya está reducido al mínimo? Lo homogéneo solo podría darse con plena libertad y razón. Antes se tienen que crear precauciones para no ser atrapados por la diversidad que podría mostrar su peor lado negativo posible. Nuestro ideal de neutralidad nos empuja a creer que no todo lo diverso tiene que ser completamente malo ni completamente bueno, siempre está en manos de alguno y no actúa por propia voluntad. Con un solo tipo de munición para pistolas, por ejemplo, podrían ser más difícil saber de qué arma vino un disparo; en cambio, con distintas clases de armas como de municiones, se podría ir descartando hasta llegar al posible autor del disparo. Con la diversidad viene la alegría y los colores, lo no diverso podría ser solo lo opaco en cualquiera de sus escalas. Sin diversidad no podría haber competencia; cómo podrían luchar y combatir objetos idénticos con las mismas fuerzas y habilidades? Se sabrían sus movimientos por anticipado, terminar siempre empatados. La creatividad tampoco podría suceder en la homogeneidad, la creatividad está inherente-mente ligada a lo diverso. Al tener a muchos dioses, se tendría que festejar más veces en un año que teniendo uno solo, aunque también, hay excusas de sobra para cuando se tenga que festejar. Tampoco el hábito ni la costumbre podrían residir en circunstancias más homogéneas e ideales, pues “aunque todo nuestro conocimiento comience con la experiencia, no por eso procede todo él de la experiencia”. La experiencia que en alguna medida es habito y costumbre también, solo está cuando hay diversidad de cualquier tipo. En el peor de los casos, como en lo del principio, una sola vez se tendría que haber habituado y acostumbrado un algo para luego mantener eternamente eso adquirido, tener una sola oportunidad de experimentar algún suceso. Aunque no podamos conocer si lo diverso es completamente bueno o completamente malo, no dudamos, por creencia propia, en que lo homogéneo es mucho más bueno, eterno y valedero a diferencia de lo heterogéneo. No se puede dudar tampoco que haya homogeneidad en la heterogeneidad mas no heterogeneidad en la homogeneidad. El mejor grupo es seguro es el que más compenetrado y unido tiene todos sus componentes, también como sucede en la forma y orden, de las que depende su comportamiento, que presentan las partículas. Una forma de saber que dos partes han sido muy bien soldadas, es que si se volviera a partir, no tendría que ser por la parte soldada. Lo heterogéneo podría hacerse homogéneo, si y solo si, por estar extraviado o roto. Las bellezas y demás virtudes de lo unitario y homogéneo son distintas a las que hay en lo diverso. Lo parco que anda bello. Lo parco de andar bello. Que se nos diga que nada se habría de perder para decir que lo heterogéneo es lo bello!

Sigue leyendo

Refugio

[Visto: 320 veces]

No es sólo un techo en tu cabeza un refugio. Tampoco lo es el estar envuelto en frazadas. Algún oso invernando en alguna cueva. Alguien no sólo se refugia del frío, del calor o del temor. Como persecuciones existen, también hay donde y como guarecerse. El refugio de la vida es la muerte? El de la muerte la vida? Es que el hombre ya no está soñando como cuando era niño. Debería. Pero el hombre ahora no tiene en lo que se apoyaba, y es más, hasta debe apoyar a otros. Ni el hombre ni el hombre-padre pueden ya darse el lujo de soñar. Cuando uno anda a tientas no sabe si encontrará un falso piso luego de una puerta desconocida. Lo que no pierde el hombre ni el hombre-padre como un niño, es el temor. Después de saber qué es lo que había detrás de la ya no desconocida puerta, le es más fácil; cómo podría volver a temer? Se refugia de la ignorancia en el estudio. Así, también, como lo podrían engañar y abusar más fácilmente si no supiese sus derechos. Algunos saben de esa necesidad, se organizan y crean regímenes y tratados sobre ello, se institucionalizan y se hace mercado: refugiarse de la pobreza. Va a seguir buscando libertad con un aparato en la mano que lo comunica con otro, cuando debería estar sentado tranquilo en la mesa con los suyos o amando a su mujer. Trabajo trabajo, casa casa. Ama la libertad. Ama su sino, es feliz así. Hay espacio para todo, al menos por mientras, y cada uno hace lo que le parece, refugio al deber. Lo mejor sería no necesitar ninguno, así, no estar en persecución por siempre. Como el tiempo y un rio qué pasan sin que los busquemos ni llamemos. El niño se refugia a sí cuando se hace hombre, y este, lástima, en la muerte. Pero qué tiene que hacer un hombre o un hombre-padre para mucho antes de morir refugiarse en el niño que era? No ha sido el primer padre, no tendría que ser el último. No tendría que olvidar que lo que obtiene no vino de él, jamás vendrá de él. Se dice que “la casa de un hombre es su castillo”; pero por quiénes no es si no que todavía viven aquellos tipos de figuras todavía? Las perlas de imitación que se usan los en los cuellos, sus vestidos, su comer, todos sus tipos de cubiertos de los que hasta se hace ciencia. Cuando términos anacrónicos se hagan verdaderamente tales, no habría más refugio y querer ser lo que no se es.

Sigue leyendo

Parábola

[Visto: 362 veces]

Cuando algo no se sale de ser cotidiano; qué cambio? En cambio, cuando sucede lo inesperado, hasta es un lamento. ὑποκριτής, es un actor, alguien que finge ser otro, tener otro carácter, personalidad. Si se es un buen sociabilizador, éste tendría que adaptarse en alguna medida a con quienes tratará. Un protocolo específico como cada club y sociedad del tipo que fuese existan. Aun de esas cosas irrevocables que solo son deseadas de cambiar sin éxito. Pero no te gusta pero tienes que hacerlo. Hace lo que debiera o debería hacer lo que hace? Por qué se llega uno a traicionar tanto? Si te estás mintiendo y mintiendo aun de forma histriónica y artística, es porque antes te has tenido que mentir primero, para luego mentir a otro. Si uno no está actuando y lo llaman ὑποκριτής, sería porque no pudo contener la personalidad real que tenía, lo socializante, y sorprender al otro que lo veía de otra forma: de amable a alguien que golpea, de filántropo a codicioso, etcétera. De todos los mejores actores y mentirosos que pueden haber, hay otros, que por no ser entendidos en sus frases y acciones, pueden ser vistos como uno de estos. Como la forma más parecida, que tal vez no debería haber perdido a quien indicaba, hipócrita, actor, se ve ahora de manera negativa de la forma de ser, alguien embustero, farsante, o más general, mentiroso.

Cuando se habla en parábolas, se puede, del mensaje real, hacer otro, mal interpretarlo, falsearlo. Pero por qué no hablar de una manera que se pueda llamar sencilla y no tan elaborada? Para que se entienda una parábola, tiene que suceder una de dos cosas: que el que lo haya pronunciado, explique el mensaje detrás o que el que haya oído, pueda por sí mismo descifrarlo. Se tiene que hacer un poco más de esfuerzo para entender, a oír algo que puede hacer cotidiano y rutinario. En ese esfuerzo de entender es que puede calar mejor lo que se quiere enseñar. Desde hace muchos siglos, por ejemplo, la mayor parte del estudio ha sido mera rutina. Graduaciones, calificaciones, pupilos, maestros, reprimendas y todo lo relacionado. Es algo que tienes que hacer por que sí. Comes porque tienes que comer y jamás, si quiera, se te da por desear diferenciar un antojo del hambre. Eso que dice es bonito y agradable, como tú, no será otra cosa más, sino solo ceniza. Obviamente esto último no es lo que aquí se quiere tratar de explicar. Como un parafraseo, la parábola debe transformar eso real sin modificarlo. En todo caso tendría que resumirlo lo mejor posible. Lo cotidiano y rutinario de algún modo también trata de resumir la realidad, pero por su mismo hecho solo de hábito, es algo más burdo y tosco. Son pasos antes de salir de alguna caverna. Una oruga se transformará o modificará en una mariposa? De modificar se dice que se puede modificar las características mas no las esencias. Podría decirse que solo se modifica de lo accidental. De transformar no podría decirse lo mismo. Además, una de las misiones de una parábola es la de enseñar. Tendría que transformar y no modificar entonces, pues si solo cambiara en alguno de sus accidentes, sería un cambio parcial. Lo que se quiere es alcanzar una constancia. No podría haber otra cosa más constante que la realidad inclusive por encima del tiempo mismo.

Sigue leyendo

Escalar

[Visto: 321 veces]

Escalar. En el sentido que podría ser primario no es como lo queremos expresar; sin embargo, cuando se escala correctamente, se termina en eso que no queríamos expresar también. Lo primero, se podría ver como sinónimo de medir, una correcta medida es una y no otra; como no es lo mismo un kilo a dos o un centímetro a otro que no es una unidad, etcétera. Otras escalas, que existen y que no son necesariamente tan mentales e ideales como lo numérico, deben su dificultad por participar de lo material, de eso materia. Si los caracteres y gustos de las personas fueran mucho más semejantes, también lo sería su convivir. Esto último, claro, tiende a una idealidad numérica, mas lo que parece predominar más, es una tendencia hacia lo material. Lo perdible solo está presente en lo material ni en lo mental ni en lo espiritual existe eso que se pueda perder. Si no hay espacio, no hay a donde ir. Lo que está perdido está en algún lugar. Algo confundido, es algo que está, en algún sentido, también perdido. No avanza más, no tiene movimiento. La duda proviene de algo mental o espiritual? Uno tiene duda de algo y no es que algo tenga duda de uno. Algo inerte no podría estar confundido ni perdido a menos sea de alguien o por efecto de un agente externo, como condición necesaria, no inerte y pensante en algún aunque sea mínimo grado. Escalar no parece un verbo, como los hay otros, que nos indique algo finalizado; es algo abierto y escalar no implica que no se pueda caer. Lo ideal, parece, es seguir escalando; de otro modo, para qué se habría empezado a subir para luego caer. Lo único que podría ocasionar esto último es un gasto de energía en vano. Algunos sistemas no pueden admitir en ellos demasiado gasto de energía; en ellos está presente mayor constancia y cualquier mínimo desequilibrio le puede significar que su fin le llegue más rápido. La energía se dirige hacia algún lugar, cuando se va hacia algún lugar se podría extraviar. El extraviarse no es otra cosa que la confirmación de que se trataba de algo material. El que ha sido hecho para moverse, y no lo hace, tendría que estar solo muerto o tratando de alejarse de una de sus esencias que lo puede llevar a perderse y confundirse. Puede estar caminando, pero podría estar muy quieto y centrado. Acaso no se puede pensar y caminar a la vez? Hasta para el simple hecho de caminar ya se piensa, aunque nos referimos a otros pensamientos muy distintos que lo pueden llegar a distraer y terminar cayendo como le podría haber pasado a Tales. Por ser menos automáticos y estar inmersos en la diversidad, requieren un esfuerzo extra. Si todo estuviese oscuro no habría mucho que elegir para los ojos. A la quietud del pensamiento es a lo que nos referimos al estar moviéndose pero a la vez quieto y centrado. El caminar con un objetivo fijo es estar más centrado a estar sin saber a dónde ir por alguna congoja u otra pasión desatada. Alguien quieto, pero no por ello inerte. Alguien quieto y no por ello inerte tendría que ser alguien iluminado o alguien obnubilado. En la quietud, como el delay en la comunicación de dos objetos, no se está exento de escalas, magnitudes y proporciones. Unos objetos son más activos que otros. Cómo podría sobrevivir el mercantilismo si no hubiese variedad en los productos que se ofrecen? Escalar en ese momento solo se ve como acrecentar, expandirse y crecer. No puede entrar el escalar de medir las proporciones y lo que se quiere explotar. Escalar se podría entender hasta como surgir, pasar o desear pasar de una clase social a otra, tener mayor poder adquisitivo. Es solo un ala sana llevarse solo de un sentido y obviar el otro. Si escalar fuese como en el ajedrez sacrificar piezas, tampoco se puede sacrificar todas. Imagínese un solo tipo de modelo de auto, de vestidos, comidas, etcétera.

Sigue leyendo