Archivo por meses: septiembre 2013

Algo sobre el alma y su sustancia menos que numérica

[Visto: 251 veces]

Por qué un círculo no puede tener un área perfecta? O la tiene? Qué tan larga puede ser una línea? Un circulo está hecho de ella? Es otra cosa un circulo y otra una línea circular? Podríamos quedar en que la “línea” que hace al circulo es una circunferencia y que la línea en sí es otro objeto distinto (aunque tampoco se pueda decir que la línea y la circunferencia sean cosas totalmente distintas). Es una circunferencia algo cerrado? Cómo la circunferencia puede ser un conjunto de puntos que equidistan del centro? Tan pegados están esos puntos? Y los espacios entre ellos es lo que no sabemos todavía de pi? Lo más largo que puede llegar a expandirse una linea es intentar ser un círculo o ser una diagonal; nos quedamos con lo primero porque los astros parecieran que tendieran a ello. Se es más que un astro cualquiera? Les damos o nos dan nuestra razón de ser? Algo compartido? No importa y es casi imposible entender que los separe un muy minúsculo espacio, pero porque que no lo podamos entender, no quiere decir que no exista. Acaso podemos determinar con exactitud que tan grande es el universo? Lo mismo sucede con lo sencillo, no lo podemos llegar a determinar y eso es a lo que nosotros llamamos alma. Alma que cada uno de nosotros posee y es como un viento, un ser tan minúsculo que a su vez, sumado a todo lo tangible (estrellas, lunas, planetas, etcétera) forma parte de ese todo. No podría ser un objeto distinto de lo material aunque puedan estar muy alejados uno del otro. Primeros seres unicelulares en el universo y ni siquiera en la tierra, ésta no ha sido antes. Ser células y luego pensantes. El alma de cada uno de nosotros siempre ha existido y existirá, lo único que cambia es el cuerpo que lo contiene. Hay solo una cosa que puede destruir el alma de cualquiera. El alma ha llegado a conocer lo que es en sí la grandeza, lo único que sucede es que cuando ésta está en un cuerpo viviente “racional” o irracional, el alma se nubla, tanto por complejos sucesos, empezando por el hecho mismo de ser seres también materiales sometidos a leyes naturales (inercia, gravedad, etcétera), así mismo como actos personales que hacen, de alguna manera, distraer al alma y no dejar que esta se encuentre con la verdad. Ejemplo de estos actos, placer desmedido, mentira, odio, injusticia, avaricia, etcétera, que cada uno de nosotros cometemos y que tienen mayor importancia y más maldad si la hace un ser “racional” como somos nosotros los humanos. Acaso podemos determinar, así no tenga sentido practico, qué números se encuentran entre el cero y el uno? Alguien podría responder -pero existe el cero coma cinco- le responderíamos y le preguntaríamos «claro, en sentido práctico. Pero también acaso existe el cero coma cuarenta y nueve periódico puro o mixto, o el cero coma cinco periódico mixto o puro de igual manera? Si existe, que no lleguemos ni podamos determinarlos, ni tengan un sentido practico, no quiere decir que no existan, al igual que el universo, o su parte mas mínima, el alma. Solo se podría decir de los números que están entre el cero y el uno que son muchos de muchos». Para ser un ser en sí, tenemos que estar en espacio y tiempo a la vez. El alma al no estar en un cuerpo humano o cualquier otro ser viviente “racional”o irracional, simplemente esta en tiempo mas no en espacio. Pero que tan solo se encuentre en tiempo no quiere decir que no exista, éste esta latente en tornarse en espacio y tiempo al encarnar en un cuerpo viviente, “racional” o irracional, así como existen muchos más. El universo es tan inmenso, infinito que a veces nosotros llegamos a creer que no existe y a veces llegamos a creer que no tiene la más mínima importancia el hecho de ponernos a pensar en esto. Pongámonos a pensar que tan solo como planeta que somos y compartimos, nos llega a desinteresar que puede llegar a pensar o sentir el otro, menos con algo que vemos solo como inerte, bonito, maravilloso, pero inerte. Pensemos en el horizonte, piense en mirar el mar, al fondo vera como si este fuera recto. Pero la verdad es que es tan grande que no podemos a ver cuando esta se empieza a curvar a menos vayamos ascendiendo, ahora imagine esto a escala universal.

Algo del año 2009 con algunas cortas y recientes modificaciones de algún auto-denominado platónico sin haber leído todos sus diálogos.

Sigue leyendo

Naturaleza cuantificable

[Visto: 321 veces]

Aunque se las pueda ver como independientes de cualquier otro objeto externo, independientes es lo que menos son. Desde la gravedad, algo que está muy ligado a su materialidad y sin el cual tal vez los objetos solo caerían sin detenerse a moverse más acompasada-mente, pero antes y lo más fundamental es su cuantificación intrínseca. Qué es pues cualquier objeto sin antes ser alguna unidad, alguna cuenta numérica? Tal vez como números de estrellas hayan, hayan también los mismos números en sí; de otro modo cómo podría escapar la materia a la cuantificación, haber más estrellas que números para cuantificarlas y así con las demás cosas cuantificables. No podrían ni deberían ser menos independientes los conceptos que cuantifican a las cosas que se cuantifican. Esas cosas que se cuantifican hasta están supeditadas a la distancia espacial y a la distancia temporal, aun teniendo la misma posibilidad de alcanzar los mismos espacios que pueden alcanzar otros semejantes, no puede ser obviable que tengan que haber cambiado y cambiado también su entorno. Cómo pues, siguiendo a Heráclito, podría bañarse un hombre dos veces en el mismo rio? La materia no puede negar ni evadir al cambio. Pero porque la materia no pueda evadir ni negar al cambio, no quiere decir que todo sucumba ante el cambio y a todo dentro de éste. Cuándo pues cambiará el número Uno a alguna otra cosa extraña, mutar como alguna célula unicelular en alguna otra criatura con el pasar del tiempo. Sea cual sea que haya sido la mutación de esas células primigenias, hasta donde hayan llegado, no podrían no ser lo que eran en sus inicios, aún ya habiendo creado seres pluricelulares; solo pierde su línea de consecución con la extinción de toda especie que se haya generado de a partir de las simples primeras células que eran. Parece claro que es algo que no podría sucederle a las esencias de los números, salvo que toda su desaparición ya se haya producido y se haya concentrado en lo que llamamos Cero y que de ello solo tengamos reminiscencia. Si sigue una consecución numérica tendría que no tener fin o que tenga una consecución moldeable y elástica como un número X mayor que el anterior y siempre menor al que pueda requerirse para estar como algo latente que no se deje sobrepasar por algo más lento y burdo como lo es la materia. Un número X que aunque enorme, linde nada más ni nada menos que con el cero. La circunferencia del círculo, a menos sea algo cerrado verdaderamente, debe de tener un puente entre ese primer número y ese último número que quieren juntarse para formar la mencionada figura. Cuánto es pues el valor que impide y se necesita para que se cierre por completo el círculo? Es inevitable en lo natural aun sin conocer qué sea lo natural en sí mismo, que haya objetos más veloces que otros, más adelantados que otros. Si la naturaleza quisiera sobrevivir, recomendable sería que no se fíe de lo que no es verdaderamente independiente. No se podría decir que la naturaleza no sean las cosas que son visibles y palpables, pero si quisiera sobrevivir no tendría que fiarse de eso tan cambiante y seudoindependiente. Finalmente, lo material es preso de su masa, eso material no es literalmente nada sin su masa, luego tampoco es nada sin su energía; las idealidades, en cambio, sin masa ni energía, no podrían perdurar menos que ninguna cosa no independiente. Lo independiente en último de los casos sostiene a lo dependiente. Qué mala suerte si a un independiente le tocará ser sostenido por un dependiente, no sería más que un trágico error, tal vez eso a lo que se llama anti-naturalidad. Para quienes son los que creen en la Máxima Divinidad, no hay ni podría haber otro ser sino solo Él quien de verdad es el único Ser independiente, luego nada ni nadie.

Sigue leyendo

Extirpación de una verruga

[Visto: 331 veces]

Aunque no se pueda hallar la verdadera perfección, siempre se anda queriéndola encontrar. Tenía dos y en la derecha. El primero, en el dedo medio, hecho por la constante presión del lápiz o lapicero al escribir. El mal uso no podría no hacer otra cosa que hacer crecer y cimentar algún defecto que luego hasta se vea como cotidiano y normal. Qué peor el mal uso que se va forjando desde la niñez; cómo pues erradicarla? Dado que la sujeción no era con las tres yemas de los dedos pulgar, indice y medio, sino con las yemas de los dos primeros y la zona entre la uña y la falange distal del dedo medio, el lugar donde se presionaba con lo que se escribía se hacía en una zona que no estaba hecha para resistir la fricción y presión, era obvio que alguna resistencia iba a encontrar la fea verruga que tanto lo incomodaba y avergonzaba. Aunque ya acostumbrado, por el mismo hecho de tenerlo desde la infancia, era algo que a menudo le preocupaba. El segundo apareció muchos años más tarde, de una ínfima herida en la zona de la articulación interfalangiana proximal del dedo indice, algo que lo preocupaba más en su poco sentido perfeccionista. Al ya joven, menos le iba a justar la segunda deformidad de su dedo indice, pero como con la primera falla, hasta pensaba con acostumbrarse y dejarlo pasar. A diferencia de la primera, la segunda se hizo sin tanto tiempo, sino que aun con cuidado de la minúscula herida, se llegó a formar otro feo brote calloso. Habiendo tenido heridas hasta más grandes en la mano y en los dedos; por qué todavía tenía que formarse justamente ese? Aunque con tiempos y formas distintas de creación, no se diferenciaban por ser una joroba en donde no lo debería haber. El primero por su mismo tiempo estaba hasta ya asimilado y mimetizado, pero aun así era una loma de carne extra en una llanura natural. Con orígenes distintos y en épocas distintas, años antes de todavía ser un preescolar, eran accesorios que rompían su estética primera, bultos que no deberían estar dónde estaban. Por más rebanadas que se le podría hacer con un cuchillo o bisturí, no tardaba en volver a aparecer, recobrar aunque injustamente un sitio. Tenían que tener un freno para que no sigan volviendo a crecer cada vez, afortunadamente, pues hay métodos caseros más rudos, fue más que suficiente nitrato de plata al cincuenta por ciento para evitar que ya no volvieran a crecer. Ahora el problema es que después de ya mucho tiempo se tiene que aprender a escribir cogiendo de la forma correcta, algo que debería haber sido en su momento de otro modo.

Sigue leyendo

De alguna común lagrima

[Visto: 230 veces]

Había nacido mujer y aunque de pequeña, como es lo normal, lloraba, y mientras crecía miraba que todos los demás también lo hacían. Y no olvidar que quienes se supone que más lloraban eran “las mujercitas”; de algún modo era una presión extra para ella el que haya estado dentro del grupo de a quienes se les llamaba en su época “sexo débil”. Cómo ella se podría librar, y de lo más difícil todavía, de lo que hace llorar y ni siquiera del llorar mismo, simple caer de caer de un liquido por las glándulas lacrimales. -No podría ser menos fácil evitar lo que nos hace llorar a lo que se nos hace de alguna especie de gotas de alguna agua que salen de los ojos?-, pensaba cuándo alguna vez, por alguna razón, tendría ganas involuntarias o con verdaderos motivos de lagrimear. Cuando queriendo hacer todo lo contrario, se termina haciendo eso contrario, se habría dicho en alguna vez a solas en tono de pregunta irritada incontestable -Es que acaso no hay nadie que no haya llorado nunca!?-. Ah! Pero un día aprendió que si bien lo que la hacía llorar aun siendo algo externo a ella y de cuyos efectos no podrían no ser sentidos, no perdió de vista que quien elegía llorar era ella y solo ella y así con cada quien. También no podía dejar de lado el que eso externo que puede hacer a uno llorar hace sentir más su dolor cuando más cercano es. -Habría que no crear vínculos entonces?-. Cómo podría no crear vínculos, pues, si su idea se generalizará, no habría más como ella, más como quienes le dieron la vida al procrearla. Si se lagrimea hasta por bostezar, tal vez hasta aquellas lagrimas tendrían que ser más dulces viniendo de uno mismo, llorar por uno mismo. El dolor que le era compartido y del que sabía que tal vez alguna vez tendría que pasar, aunque más que por el dolor, sino por la responsabilidad, la agobiaba. -Parir!, cómo no podría no llorar al parir…-. Para ella hasta lo anterior que se necesita para tener que parir le resultaba compensatorio, pero, aun así, sabía que no podía decir que el dolor no era dolor. Como con los problemas, pues dentro de esa categoría no habría duda de que uno son buscados y otros son que no se pueden obviar, se decía ella tratando de creer lo que se decía a sí. -Si de verdad, aunque no a otros, me desagrada el lagrimear, tendría que evitar esos que uno mismo genera, ya sea por pasión, por estupidez, por ego y hasta por los que nos podríamos ver obligados, chantajes, amenazas, difamaciones, no dar jamás gusto de aquello-. Su idea no era no solo forzarse a no llorar, pues siendo algo burdo, como de solo apretar los músculos cercanos a los ojos o alguna otra treta para ello, sino el de entender que no hay razón de llorar por cosas que son tan comunes y generales. Si de verdad algo ha sido entendido y además de entendido se refiere a lo que verdaderamente es, no tendría que haber algo que lo mueva de su sitio a la idea ya fundada. Para confirmase y seguir su consecuencia, entendió que solo se engaña a personas de verdad inocentes y así inocentes no tienen culpa. -Solo a un niño pequeño se le podría engañar y hacer dudar hasta como en juego de que el uno es dos y el dos es uno y así marear-lo nada más que por acción lúdica-. Para ella era no llorar o ser algún otro doloroso humano más. Hay cosas que ya no aceptan repetición. Ya qué difícil era hacerla despertar.

A Corazón.

Sigue leyendo

Conato

[Visto: 233 veces]

Se hubiese muerto tarde,
acarreadas sus cosas
como él no haría.

Ay! He muerto.
Y por manos de quién
sino fueran las de mi mismo.

Aunque me hayan matado
nadie me ha matado.

Por qué habría de matarme otro
sino fuera porque algo le habré hecho.

Aquel día tuvo
que dejar de ser él.
Si lo dejaba, no habría.

Así tome su cuerpo,
a todos sus pensamientos
como cada uno de sus pasiones.

Porque estaba podrido!
Tome solo lo que
era mi mio.

Fuimos recogidos
por el apellido de alguien
en algún otro tiempo muy atrás.


Y TE QUISE

Sigue leyendo

Triza de ruindad poco más o menos irreparable

[Visto: 252 veces]

Si por aquellos fuera tal vez ni habría distintos idiomas. Tampoco es que no deseemos que así sea, sino que tal vez solo veamos el mismo fin con distinto medio; pero el purismo es algo insostenible. Alguno consecuente con lo que sería purismo hasta debería ser una persona casta. Acaso no es evidente que no es lo mismo una persona no casta a una casta? Si se quisiera conservar las cosas del hombre puras habría primero que conservarse ellos mismos puros; pero cómo alguien casto con hijos? Tener hijos lo hace a uno menos puro o más bendecido? No habría manera de conservación alguna, al menos para el hombre o a la mayoría de los hombres, parece, si no se pierde la pureza necesariamente. Podría ser también que algunos digan que no tiene nada que ver el purismo sexual al purismo en las letras u obras de arte en general. Es casi una jaula que el hombre esté atrapado a veces entre peros, que las cosas naturales nos sean esquivas, no poder hacer en nuestras vidas o blanco o negro. Qué sería del hombre sin la noción de excepción? Parece pues que hasta las cosas fuera del hombre tampoco pueden escapar de tener sus opuestos, algunos que solo buscan eliminarlos de la manera que sea y sea cuál sea el fin. Por no cometer errores ni salirse de su línea aquellos puristas dejarían de comunicarse con alguno que no hable su lengua o sepa poco de ésta o lo hable en su forma vulgar aun siendo una emergencia? Tener que mentir, simular que las cosas están bien cuando el barco se está hundiendo casi solo por capricho, aunque también ya qué se podría hacer sino más que esperar los acontecimientos. Inclusive con las llamadas “mentiras blancas”, para que algo en la vida de alguien se pueda sostener, no se puede librar de lo que verdaderamente es. Es por ahí que el purismo siempre nos ha causado sospechas, purismo hasta tendría que ser no morir. Tal vez solo como una cuestión personal podría alguien ser purista para sí en cualquier ámbito que fuese, de otro modo, no podría ser funcional habiendo gran cantidad de intelectos como perspectivas de lo que podría ser una sola cosa; por qué tendrían que ser las palabras, gramáticas en general siempre las mismas y quienes quieren supuestamente resguardarlas los de la correcta razón? La real o lo que podríamos llamar real tendría que ser todo aquello en espacio y en tiempo completado. Lo puro podría cambiar? Lo puro no podría no ser real. Tendría que cambiar solamente a algo más puro si se pudiese, solo mejorar mas no podría volverse en algo irreal. Cómo no podría cambiar algo que es hecho de materia y más si está muy ligada a esta. Para ser puros habría primero que ser siempre niños. Las cosas que suceden en eso real, aunque partes de éste, no podrían ser ni su base ni su razón de ser. El todo al perder alguna de sus partes deja de ser eso todo por ello? Tal vez siguiendo esa premisa es que se toma por más prioritario al grupo que al individuo. Qué podría haber más real y por lo mismo puro que aquello todo completado, aquello que ya no necesita ningún cambio por ser lo perfecto en sí? Algo que ha comenzado y continua podría ser algo real? Parecería ese todo sin todavía una de esas partes, algo que está por completar y que podría no concluir satisfactoriamente, un todo con alguna de sus partes corrompidas. En todo caso es más o menos real que algo que ha comenzado ya ha encontrado un fin? Si tiene un fin se tendrá que sumar a otros y solo su suma podría decir si es algo de valor o algo ruinoso. Puros son los verdaderos colores de las cosas que, aunque vistas por unos ojos que nunca verán todo, todavía no han sido vistas ni lo serán.

Sigue leyendo

Engranajes

[Visto: 263 veces]

En algún momento llegamos a pensar en esto como engranajes que tienen que acoplarse, y por más sabiondos o diestros que se puedan creer, si hay el menor conflicto, el menor signo de violencia, es porque todavía no han llegado a acoplarse como deberían. Si hay conflictos sociales es porque debe haber conflictos personales. Habría primero que tratar de explicar la palabra baúl “esto”, luego lo que se pueda sobre los engranajes. Aunque pueda parecer simple y reducida lo que nos pueda significar el “ser”, no podría éste dejar de abarcar a todo lo que es, las demás otras cosas que también son. Se pasa forzosamente de un “ser” a un “son” y ni así esos que son pierden su ser. A algo que es lo ha tenido que hacer alguien que ha sido. A alguien que es lo ha tenido que hacer alguien que ha sido, a eso que ha sido el simple hecho de estar más atrás en el tiempo le da su valor, ese que ha sido sigue en el que es su presente, el presente no sería sin el pasado; así, el presente es menos momento que el momento del pasado que puede ser tan extenso como se quiera. Qué tanto se puede extender el presente? Acaso ya no sería eso que preguntamos lo futuro? No son cada uno por separado más o menos valioso uno del otro, y sí así lo fuera, como objetos más imperecederos no tendrían celos ni disputas sobre ello. Dentro de esas demás cosas que son, están las cosas que no tienen mucha importancia, pues podría haber sido cualquiera, ha sido escogida y no quien escoge. Contradicho estaríamos si alguno tuviese la piedra que mató a Goliat o al comandante persa Mardonio en un pedestal; aun así, seguramente tampoco le importa no tener importancia alguna, lo que tampoco implica que por no tener importancia no tenga complejidad, pues como perteneciente de las cosas que son y finalmente de lo que es, no podría estar exenta de complejidad. Luego vendrían las cosas que sí tienen más importancia, algo de lo que no se podría dudar. Imagínese pues si por otras especies de animales que no son de la nuestra se llegan a hacer denodados esfuerzos para que no se lleguen a extinguir, seguramente sería más la preocupación por la propia especie. Metafórico o no, lo de “ ¡Porque eres polvo y al polvo volverás!”, lo que a veces llega a apreciar más el hombre que a lo que verdaderamente debería apreciar, no es menos comparable a esas cosas que no tienen importancia, cosas que podrían ser cualquier. Que se llegue a comparar entonces a algo sin importancia no es por el hombre sino por lo que hace; aun así no pierde nunca el hecho de ser algo más que una cosa sin importancia aunque se lo haya creído. Lo que lo hace también más importante es el que puede elegir, seguramente mejor a lo que una bestia solo hace con su instinto y su poca racionalidad si la tiene. Aunque pareciese que debería haber una mejor convivencia entre hombres de la que la tienen las bestias, sucede que como con las cosas sin importancia, uno no es menos comprable que el otro, siendo el supuesto racional, hasta más terrorífico y destructor. No es culpa de un engranaje el ser más grande o más pequeño y no poder encajar por ésta o alguna otra razón con otro. Tendrían pues que ir buscando sus pares con quienes puedan conseguir algún mejor orden, pero no por ello olvidar que, aunque distintos, hay otros engranajes que hacen funcionar todo eso que es. Pero qué sucede si uno mismo ni siquiera sabe sus límites, ni los números de los dientes que lo conforman, ni su correcto sentido de girar ni su velocidad a la que debe ir, así parece más sencillo colisionar y solo desequilibrar. Podría también ir funcionado bien un tiempo, pero por no ser quienes deberían ser, el desgaste ya de uno ya de otro y con la falta de sincronía por ello, no haría más que llevar al mismo resultado aunque con un aparente funcionamiento al comienzo. En todo caso qué pues hace que unos funcionen mejor entre ellos, que puedan tolerarse? Bueno sería, al menos un poco menos problemático, que solo se ande buscando con quien o con quienes sincronizar, sino que también hay quienes buscan desestabilizar, buscar asincronía entre las partes. Suerte pues los que sin necesidad de mucha búsqueda propia y tal vez sin ninguna encuentran el engranaje que más y mejor se le adecue, conocer a alguien alguna vez y quedarse juntos. No es mentira que dos que son no puedan hacer y ser más que uno o uno.

Sigue leyendo