Archivo por meses: abril 2013

Torre

[Visto: 324 veces]

Es la pieza después de la reina con más valor. Puede estar en cualquier escaque ya sea oscuro o claro. Si todas las piezas se movieran de la misma manera, no habría ninguna gracia. Imagine si se cumpliese el deseo de alguien, aunque seguro fuese por alguna muy buena razón, que “…un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.”; el juego tal vez ya no se llamaría ajedrez. Los movimientos de cada una de las piezas parecería querer representar su fuerza y su alcance tanto en defensa como en ataque. Obviamente una reina sabe más de los asuntos de estado por estar, en principio, en la corte y, luego, ser la que está solo por debajo del rey. Las piezas aquí mencionadas parecen no representar a las torres de los castillos, durmientes, quietos y solo para defensa, sino a los que se usaban en épocas antiguas hechas de madera y movibles con ruedas que servían para el asedio de ciudades amuralladas. Aun tomando las dos posibilidades, ya sea para la defensa o para el ataque, la función de una torre era vital para el desarrollo y desenlace de una batalla. Podría decirse que están hechas para el conflicto, pues, cualquiera de éstas se podrían eliminar entre ellas; en cambio, dos alfiles que van por colores distintos, están en dimensiones distintas, no se tocan jamás. No hay miramiento, a diferencia de la cierta moral de bishop que deben tener los alfiles, entre las torres ni así con las demás otras piezas. Podría ser lo alejado de sus posiciones lo que y por lo que las torres representan luego de la reina; su potencia y alcance de ataque. Unas, las reinas, saben más de lo que podrían saber las torres, objetos solo mecánicos. Los alfiles están como guardaespaldas del rey y la reina respectivamente, para tal vez para antes o después de alguna guerra ser los últimos y únicos medios de tratado posible. Si quedan dos torres se eliminan, los alfiles de distintos colores solo se rozan en el peor de los casos. Para defender alguna posible coronación, no podría haber mejor pieza que la aquí tratada, pues, un peón por coronarse, podría no tener un alfil del color necesitado para defenderlo. Por la misma suma de los puntos relativos no podría haber mejor combinación de ataque que dos torres juntas y mejor si fuese una torre y la reina o dos torres y una reina. Parece de necesidad que de cada una de las piezas a excepción de la reina del rey y de los peones se tenga un par, formalmente no podría haber dos reinas o dos reyes en cada bando ni tampoco un par o un único peón, de los otros su fuerza y razón de ser radica en ser dos. La torre es en la que se contienen los peones, de ella éstos podían arrojar dardos o alguna otra arma arrojadiza, las guerras sin la existencia de torres tendrían que haber sido necesariamente distintas o hasta inconcebibles, pero lo que ambos conservan en común es que pueden ser sacrificadas por mero placer de un general o verdadera estrategia de batalla. Sin importar su valor, dadas las circunstancias, ambas no dejan de ser solamente herramientas así unos con carne y huesos y los otros de madera e inertes. Una torre de asedio no sería el lugar de un caballero o el de un obispo, sino es uno de los lugares naturales de un soldado raso.

Sigue leyendo

I. K. (espacio y masa)

[Visto: 317 veces]

Cuánto de las ciencias es mero consenso de gentes que creen que algo es así y así lo toman y lo hacen publicar en libros académicos y cuánto es lo que en verdad es? La cuña que detenía la continuación de la lectura del bello tratado que aquí se desea auto-explicar tomado solo en su sección de introducción y de ésta solo el de los tres primeros aparatados no podrían caber en las lineas siguientes; menos obviamente el libro entero. Y como de todo se tiene solo intentos, sin menosprecio ni altanería, pues su autor es seguramente una figura mucho más amplia y profunda sin nada gratuito, compartimos nuestra creencia de dicha contradicción aparente anunciada ya por su mismo creador.

El secreto es eso que está dentro de amigos y la indiscreción eso que está fuera. Todo cuanto se hable de la otrora matrona de las ciencias, no son más que presunciones. Acaso esto muere en apriorismos? Dios es la máxima aprioriedad? Dícese que cuando el cuerpo desaparece, lo que queda es el espacio que éste ocupaba, lo analítico. En cambio, se dice, que el peso de ese cuerpo, que hasta ahora no sabemos a dónde se va, es lo sintético. Liga el concepto extensión al de cuerpo, presumimos, como un predicado B que está y pertenece, puesto entre paréntesis, implícitamente, a un sujeto A (en otras traducciones se lee ‘ocultamente’). En cambio, liga el concepto de peso al de cuerpo, presumimos también, como un predicado B que está completamente fuera de un concepto A aunque guarda alguna relación; lo confuso para nosotros. Para poder proseguir aquel maravilloso tratado, las dos últimas cuestiones se nos hacían una cuña. No podría estar mejor resumido que extrayendo los enunciados mismos: “todos los cuerpos son extensos” y “todos los cuerpos son pesados”. Qué es un cuerpo que no tenga peso? Qué es un cuerpo que no tenga extensión? La extensión y el peso ocupan un espacio y momento en el universo. Qué hace que el tener una extensión sea distinto al tener un peso? Parece que para aceptar los postulados, al menos desde nuestro corto punto de vista, el peso jamás se desliga de lo que era cuerpo así como tampoco la extensión. Se toma la propiedad de extensión de un cuerpo, parece, como lo más intangible que puede llegar a ser un cuerpo olvidando que el peso también puede volverse una idealidad al igual que la extensión. Una manera para que ese peso se haga intangible como lo es la extensión, es quemarse, disipar su energía interior acumulada. La segunda manera para que ese peso se intangibilice, sería verlo solo como una mención, un peso que podría ser cualquiera. Tal vez porque se crea que tiene que pasar por un proceso de derretimiento y ebullición, a diferencia de lo extenso, que es ya por sí solo ideal y abstracto, para llegar a la “idea peso” y a la “idea extensión” hay un salto que todavía no se hace y es por ello que a uno se lo considere analítico y al otro sintético. No puede haber solo una idea de peso acaso? Por qué solo lo extenso podría ser o derivar en un idea? Cuando ese cuerpo desaparece deja un espacio, seguramente eso extenso, y cuando desaparece, para nosotros poder proseguir con la lectura atrasada años, tuvimos que creernos que eso cuerpo desparecido, se hace energía. Aun así caemos en la idea de que la energía tiene alguna medida para tratar de ser cuantificada. La extensión, el peso, la energía y lo que ligamos al concepto cuerpo, unos, así como los que incluyen o excluyen otros del mismo, se tienen en una medida. No es la medida de la longitud de un cuerpo su extensión? No es la medida de la masa de un cuerpo su peso? Acaso no es la extensión un tipo de medida? Acaso no es el peso un tipo de medida? Ambos, para nosotros, aunque no importe ni incumba a otros más que a uno mismo, los dos postulados: “todos los cuerpos son extensos” y “todos los cuerpos son pesados” nos resultan analíticos; aun mereciendo una calificación reprobatoria. Podría caber, también, simplemente, que no hayamos entendido nada de nada hasta estos instantes. Por querer continuarla, tuvimos que creernos lo que nos cabe en el entendimiento y doxa propios.

El peso y la extensión son de algo siempre, en ese sentido están en un mismo nivel. Si solo hablásemos de peso y extensión separados, de alguna manera, con un esfuerzo de imaginación, de un cuerpo, tampoco podríamos encontrar diferencia alguna, pues, reduciéndolas, ambas no son solo más que propiedades. Como podría ser que lo extenso resulte ser más a priori que el peso o viceversa? Podría “imaginarse” que en principio no había ninguna masa y todo no era más que solo espacio abierto, mas de ello no se podría afirmar con toda certeza. Lo evidente se nos hace que hay masas en movimiento de diversos tamaños y que aun así existiese una solo roca no podría llamarse a eso vació: espacio sin masa alguna. Como ninguna podría subsistir sin la otra, pues sin nada que tenga extensión no podría buscarsele ningún peso y sin nada que tenga peso no podría buscarsele ninguna extensión, tendrían que estar en un mismo nivel aun siendo objetos distintos, espacio y masa.

Sigue leyendo