Pero qué lleva a un persona a burlarse? El temor de que se burlen de ella. Para que no sea burlado tiene que burlar él primero. La misma idea se puede observar en atacar, burlarse es una forma de ataque; y si no lo es, es seguramente, el momento previo al ataque, hacerlo caer en la trampa. El que mejor puede burlarte, es quien te conoce, alguien que te haya estudiado, alguien a quien hayas contado secretos. Cuando suceda, podría ocasionar dos reacciones: que se aminoré la autoestima del afectado o que ésta se incendie. Ambos resultados no terminan en algo positivo necesariamente. La figura burlona es como la figura que todo quiere controlar, el que en todo quiere mandar y que por que alza la voz y grita, le tienen que temer. Si ese que quisiese mandar, se mandase a sí mismo de la mejor forma idónea posible, tal vez podría hacerlo con otros, ser el alfa; pero si ese ni siquiera tiene dominio de sí mismo, cómo podría querer tomar las riendas de otros? La única razón por la que otros podrían temerle sería solo por su beligerancia y el suficiente apoyo obtenido también solo por lo mismo. Hay unos que seguro tratarán de calmar y otros de azuzar. La figura burlona, es el exceso de la figura bromista; se puede trasladar de un lado hacía el otro en instantes, unos tienen más de uno y otros del otro. Un sobre nombre podría ser un halago o un insulto. No es mejor llamar solo de nombres? Lo sobre como lo parchado, lo soldado, lo pegado, parecen ya trastocados, distintos a lo que era antes y primero. Cuando se desea conocer, y como con el tiempo y con la la falta de cultivo arraiga la mala hierba, para conocer eso primero, se tiene que recortar capas y capas que lo han ocultado. Cuando se empieza con los compañeros, es probable que otros lo quieran traspasar y los traspasen hasta a sus maestros y mayores. También, seguro, claro, otros mantienen su cordura mejor que otros. Pero para estar seguros de que las cosas no se sobrepasen ni transgredan, sería mejor que no haya otra cosa más que la sobriedad que implica seriedad. Los escándalos son situaciones que salieron de un grupo reducido y privado a uno público y expandible. Pueden haber sido deseados, por fuerza o traición. Algunos tal vez disfruten y vivan de ello, tanto como los que hacen el escándalo y tanto como los que lo azuzan y con ello lo expanden. Habrá algunos que también huyan y eviten ser parte o provocar alguno. Llegamos de la burla al escándalo, por haber algunos que no sabemos hasta donde llegar y hasta donde no, por hacer mucho en vez de poco y poco en vez de mucho. El que se burla, dependiendo de su resentimiento y odio, tratará de hacer que otros más se enteren de los defectos y excesos del objetivo de su tirria. Como agarrar a un perro por la cola, unos morderán más fuerte que otros, otro factor que determinará la intensidad de la respuesta será el que tan fuerte se le apriete. Tampoco podría ser de la misma intensidad si se tratase de un conocido o de un desconocido; a alguien que hagas pasar por desconocido que antes conocías y te conocía. Los perros hacen eso seguido del último punto y coma?

(más…)