Archivo de la categoría: Egos

Ego: gusanos y otras nimieades

[Visto: 561 veces]

Si hay algo mejor, por qué seguir lo peor? Eso mejor ya parece copado, pero antes bien uno puede estar más o cerca o más lejos. Estar cerca lo mejor y estar lejos lo peor. Es que hay un punto de no retorno en el que el peor ya no puede ni siquiera acercarse a lo mejor? Puede haber un hombre inmortal? Puede haber un ser inmortal? Si hay algún ser así, debe de estar rodeado de seres también así; de esa manera, están siempre más cerca unos de otros. Estos seres o nunca han conocido lejanía o es que la conocían como todos y han podido escapar a ella. Tal vez lo espiritual sea el acrecentar nuestra verdadera presencia y no la presencia que muere. El verdadero ego. Si no se puede eliminar lo peor, lo segundo sería alejarlo. Tal vez, he ahí la razón de las dimensiones y sus distancias. Porque si todo fuese lo mejor, o sea lo bueno, sería castigo para buenos y mejores las distancias; lo cual nos parece injusto. Quererse y separarse y quererse y estar juntos siempre. Entre uno y otro, qué más da si todos son inmortales o si todos son mortales. La justicia debe ser el merecimiento en un mundo ideal. Porque vivimos nuestras pequeñas vidas como si fuéramos grandes, inmortales. Por eso decimos que somos simplemente cenizas o comida de gusanos sin retractación ni disculpas. La realidad no necesita ser excusada ni disculpada. Es porque debe haber un ego universal, ya que así, es como se sobrevive de verdad. En el peor de los casos, se está más cerca a ello. Es necesario, claro, que no debería haber diversidad de justicias e injusticias, de bondades y maldades. Solo y únicamente una diversidad homogénea de positividades. Si la realidad es positiva, la mentira es la que la trata de hacer negativa. Verdad para valientes y mentira para cobardes. Es mentira también ser a veces valiente y a veces cobarde, pero el primero no puede ser lo segundo, aunque éste último, a veces, esporádicamente, pueda ser lo primero. Es salir de ese limbo contradicción. No es acaso la ambigüedad una lejanía? Lo claro no tiene más a donde ir ni qué preguntar. Lo claro lo cercano, lo oscuro lo lejano; así, lo claro lo mejor, lo oscuro lo peor. Las pieles y el pigmento no son el color mismo, sino solo tal vez algún tipo de vehículo y puente, lo que atrapa. No puede ser posible que las cosas verdaderamente sutiles provengan de fotones o de algunas otras formas de partículas.

Sigue leyendo

Ego: ambidia

[Visto: 357 veces]

La única razón para que la ambición sea, es que quien siente aquello se crea algún inmortal. Es alguien que se ha dado cuenta de que no hay para todos por igual, y, por eso, lo quiere todo para sí sin que importen otros. Tiene sus bienes y aun así anda queriendo más, cosa que podría ser razonablemente justificable, si se pensara ya no en uno, sino en quienes puedan venir luego, su descendencia, su especie. Aunque no podamos afirmar si es o no el egoísmo, con una de sus resultantes, la ambición, lo natural en el hombre, sabemos de cierta conducta que lleva a desear exageradamente al punto de engañar y hasta matar con tal de obtener el objeto de su deseo. La ambición es el concepto y lo que el ego hace es, el acto y pulsión de ambicionar. Cómo no podría ser ambicioso, egoísta, el ego que quiere todo para sí? Dichos límites en cada individuo no se podría decir que sean semejantes, por ello no se podría decir que por alguna actitud de uno sea igual en todos. No se podría despreciar ni pasar por alto el miedo a quedar desamparado y que empuja a acaparar lo más y mejor posible para sí y su progenie. Una vez contemplaba un grupo de palomas, de las cuáles una estaba apoderada de un tubo por el que manaba agua. Cada vez que alguna otra trataba de acercarse un poco siquiera, ésta rápidamente alzando el vuelo iba a embestirla y picotearla, cumplido el objetivo de ahuyentar, se acercaba a por dónde salía el agua, bebía un poco y se alejaba una distancia corta, cautelosa siempre de los otros. Es ambicia lo de la paloma o miedo a quedar sin nada que beber? Lo mismo con algunos canes que siendo dos o más con sus vasijas para alimentarse igualmente llenas, en el que hay uno que las quiere todas para sí. Si la ambición actúa debido al miedo del desamparo, para que sea tal, nos parece, también, que se activa a la costumbre y por el gusto al lujo y a la comodidad, mejor, si no se necesita esfuerzo alguno. Alguien que antes tuvo mejores comodidades y que luego se encuentre en la ruina tendría que sobreponerse, suicidarse o robar en cualquiera de sus variantes. Qué sería más penoso: ser pobre, volverse rico y volver a ser pobre otra vez o habiendo sido rico siempre, volverse pobre? Es una exageración de ambos impulsos y necesidades, que ciegan igualmente, tanto al estar en abundancia como el estar en la miseria. Seguidamente de una ambición obtenida, proviene el agrado, la satisfacción de tener lo que se quería; cosas así, son las que crean adicción. El que quiere, ambicia, pero éste, es un querer desmedido. La envidia, a diferencia de la ambición, como deseos desmedidos, es de un objetivo más específico, de lo que alguna persona posee; lo otro, es de todo en general, cualquier cosa, sobre todo, riqueza. Se puede envidiar de la forma de ser o parecer de una persona, la ambición es solo del algo no del alguien y sus cosas. Parece evidente que algo es más amplio que alguien, alguien una persona, algo cualquier objeto; no olvidar que hay y lamentablemente todavía seguro debe haber, personas que ven en otros solo objetos, ciudadanos de segunda clase. Nos parece claro, también, que el que envidia, tiene algo de ambicia y éste algo de envidia: como dijimos, son deseos desmedidos, solo que uno del alguien y sus cosas y el otro solo de las cosas, no importa de quien.

Qué tiempo y ganas de tener enemigos! El que quiera el mío, allá él o ellos. Se tiene enemigos, cuando se tiene algo que cuidar. No tengo ganas ni tiempo de tener enemigos. Ahora creo que podrían robarme y en vez de defenderme darles todo cuanto tenga. Pero es que acaso no es verdad que es mejor que se te cometa una injusticia a cometerla uno? ésta última, debe ser una de las verdades más difíciles de comprender y practicar, que inclusive, puede generar burlas. Pero alguien consciente de su conformación y destino no debería ambicionar ni cometer injusticias. Como si fuera a tener por siempre lo que cogen sus manos y ven sus ojos. Imagínese un espacio en donde no habría ambicia ni unos egos pugnando con otros para ver quién es el que es. Cuando todavía quedaba espacio, se tenía, por necesidad, por el solo hecho de tener más lebensraum, que hostigar al vecino, quitarle sus tierras, llamarlos bárbaros y en base a ello hacerlos presos. Ahora que las ciudades de países distintos se chocan y seguro que será más con el paso del tiempo, no se sabrá de donde son unos y de donde otros. Se podría estar asesinando a unos que son de los tuyos. Antes, en un espacio vivían unos y en otro otros, a menos de nómade guerrero, estar establecido en algún punto definido, significaba ser menos bárbaro e insipiente.

Sigue leyendo

Ego: obediencia

[Visto: 325 veces]

Obediencia a uno mismo y obediencia a otro. Lo anterior es lo ideal, lo que debería ser, mas lo otro contrario es lo que está rodeando a todo. En su sola diferenciación que no necesitaría lenguaje alguno, está también su identificación; se mira a sí y mira a otros, a veces los imita, en otras está totalmente en desacuerdo. Aunque otros animales fuera del hombre no sepan de los números, no necesitan conocerlos al ver algún objeto que los rodea. No es necesario, parece, el saber contar para qué hayan más o menos estrellas de las que se cree. La primera diferenciación de cualquier ser es la numérica, luego las características personales que los hacen ser quienes son. La convivencia no está para nada alejada a lo que es la obediencia, solo si todos fueran verdaderamente iguales en todo aspecto, no debería haber pues ésta. Si se fuera igual, no debería haber órdenes; cómo podría un igual mandar a otro como él. Esto último solo sería el verdadero cariño y aprecio. Nos parece que es hasta más difícil el obedecerse a uno mismo, con otros puedes pactar, que exista algún consenso previo a cualquier acción a desarrollar. Al otro podrías esquivar de algún modo, mentir, estafar, timar, etcétera. A uno mismo también se puede hacerse lo que al otro, pero lo que se hace solo mella al que cree salvarse. A menos con algún grado de esquizofrenia comprobada, no se puede escapar de las promesas a uno mismo. Las promesas o lo que sea, ha sido antes una idea, un pensamiento; cómo decirse y desdecirse en un instante a uno mismo o para con el otro? De esas promesas que uno se rompe, algunas afectan solo a uno y hay de otras que dañan también a otros, sobre todo a los más cercanos, a pesar de parecer personal. Se debería tratar de hacer el uno menos que el otro, pero mejor sería ninguno de los dos. Cuando se es obediente, solo así se puede ser consecuente. Pero qué lleva entonces a apostatar y cismar? El daño podría no provenir de uno, sino que el otro lo haya mal entendido. “Si quieres servirte bien, sírvete solo”. Obviamente otro no sabrá la medida del azúcar, la sal o algún otro condimento en sus alimentos, como uno mismo lo desearía. Cuando se tiene un verdadero compromiso, ese compromiso es una promesa; de otro modo solo es estar como disfrazado esperando ponerse la ropa común de diario. Otra manera de prometerse es al obedecer, uno no puede prometerse en contra de su propia voluntad, además, debe haber reconocido como mejor al que obedece. Como no se puede obviar el provecho que se tenga que sacar, en el compromiso las partes lo obtendrán a como lo hayan acordado, en la obediencia, el que obedece, sabe que todo el provecho no es para sí. Si es que alguna vez recae en éste algún beneficio, será solo porque a quien obedece se acordó de su vasallo. El que manda, aunque no lo parezca ni se lo diga, debería ver al que lo obedece como un amigo, alguien a quien deba cuidar y enseñar, a alguien quién tal vez llegue a ser lo que éste era. En el compromiso, aunque parezca llena de amistad y buena voluntad, podría ser solo lugar de golpes bajos y habladurías a las espaldas. Ver solo provecho y no personas.

Sigue leyendo

Ego: golpes

[Visto: 327 veces]

Quién podría decir: amor y creo que el futuro es mejor que el presente o que el pasado, que el pasado es mejor que el futuro o que el presente y así hasta agotar las posibilidades. Lo anterior no podría ser cierto, sino solo como opinión en cualquier sentido. Lo que se hizo en el pasado es, parece, irrevocable, con lo que se hace en lo que se puede llamar presente, pudiendo ser algo revocable, se obvia por vicios y malas acciones en general; lo que es de lo que solo es posible como resultado de lo que se hace en el estado anterior y no de otra forma, debería ser en la que no haya la palabra irrevocable, pues lo único que tiene que ser revocado o irrevocado, es un o el error. Con algo ya errado, cómo se podría llegar a buen puerto? Tendría que ser algo así como lo errado bueno o lo bueno errado. Algo errado puede ser bueno? Lo bueno puede ser errado? En esto, como en lo del presente, pasado y futuro, solo es cierto en modo de opinión. De esto no es porque no existan ni no se puedan predicar de ellas como verdaderas, ciertas y buenas, pues lo tres tiempo podrían ser lo bueno en sí en conjunto. Lo bueno se salva? Lo malo se salva? Creemos que para lo primero, no, pues ya es salvo y de los segundo, sí, pues puede haber para él compasión y piedad. Puede haber opiniones contrarias, obviamente, sugerir que solo uno de los estados es mejor que los otros. Pero otra razón para que aquello no pueda conocerse, aunque sea en apariencia, es porque quienes las intentan rastrear, tienen, según su clase, limitaciones naturales, unas más indefectibles e irrevocables que otras. Ser comido o comer. Esos con sus limitaciones y el conocimiento de las mismas, unas, también según su clase, las conocen mejor y es su sufrimiento o su gozo. Arrepentirse de algo bueno.

Hay uno que golpea y golpea y golpea… Eso que golpea, según su tipo, debería ceder más que otros objetos, eso que se golpea, debería, también, ceder o hace ceder a lo se deba, pueda y quiera hacerlo. Una forma, no sabemos si avistada o no, de liberar lo instintivo que podría, en unos más que otros, ser el golpear, que se refleja, también en el competir. Dentro de esas competencias, es visible que unas tienen más contacto que otras, más agresividad. Se puede ser agresivo, también, por ejemplo, en el ajedrez. Agresividad no implica necesariamente sangre a menos las neuronas lo hagan. Si ese que golpea, pensando así liberar alguna frustración, parafilia, placeres y vicios, arreglar algún problema, etcétera, supiera que sus actos son falacias, mentiras y vacuidades, no lo haría. Pero, entonces, por qué vemos que suceden cosas que parecen degradantes y denigrantes en general? Como cada una de esas acciones se hace en un tiempo y dijimos que del tiempo no podríamos dar una calificación positiva o negativa, pues desconocemos hasta el propio, no podríamos decidir, tampoco, por lo que algunos puedan hacer filantrópicamente o codiciosamente. El que pudo romper lo que golpeaba, podría haber saciado su ira, pero como ese determinismo lo conoce él y solo él, así como el motivo que lo llevó a hacer lo que hacía. Lo roto, sería lo único que haya cambiado, lo que lo llevó a romper podría estar extinto o vivo. Puede la psicología o cualquier arte llegar a auscultar siquiera ese determinismo individual? Cuando las personas puedan ser auscultadas de forma en la que se podría decir que se las conoce en su totalidad, será porque se viven en bondad pura o maldad pura. Para sobrevivir, se tendría que conocer muy bien al enemigo, saber evadirlo o saber atacarlo, se podría solamente vivir y no tener que sobrevivir en ningún caso, cada hombre.

Sigue leyendo

Ego: andrógino

[Visto: 415 veces]

Seguro tiemblas, has temblado o lo harás. Algunos de ellos serán con el simpático o con el parasimpático. Salir a buscar aun diciendo no y en ello esperar. Está ya muy despierta temprano y porque quiere, además seguro tiene una obligación dentro. Pesa más la obligación o el ser como se es? Si eso que debe ser se basa en obligación se hace ésta ser? Pueda ser que se tenga un alma, ego, que acepte muy bien ello y no rechiste, pueda ser que sea una que, pudiendo o no, siempre solo quiera tratar, algo más rebelde o algo más sumiso. Son dos cosas de una misma cosa que sola no es lo que es, sino solo media cosa. A menos del regreso de los andróginos, un humano es eso y humana. Algo de eso rebelde podría estar pensando en un titulo de antes de haber acabado, éste con la paciencia son cosas contrarias. El problema del sumiso podría ser que sea solo uno de apariencia y al explotar el mejor de los impacientes. Pero el rebelde no podría ser la impaciencia toda, pues se perdería lo rebelde y se sería solo impaciencia. Alguna paciencia tiene, pero para ser lo que debe ser es mayor lo otro. Acaso pueden esperar las justicias o las injusticias, verdades o mentiras? No verse no es mentira. Su medida, la espera o impaciencia, debe ser a cuenta gotas, ambas se miran, unos tienen de ambos y otros solo de uno; de éstos uno es mejor que los otros dos. No se puede ser solo uno sin serlo ni dos siendo uno. Uno solo sabe una cosa y lo otro ambas. El que tiene ambas también tiene un problema, que una predomine sobre otra, no poder controlar ambos. Podría ser entonces que si hay uno que antes era sumiso y luego rebelde es que todos tengan siempre ambos y no solo de uno? Cómo aflora la individualidad? Siente celos una flor por llamar a otra con lo mismo siendo otra? No se puede haber empezado desde un número Y, es necesario que siempre sea del uno. Lo que creemos es que de la individualidad no se puede salir, sino solo perderse a fuerza o verdadera razón o razones. Lo exterior puede ser evadido de alguna manera, por lo general, es solo a fuerza. Puede haber una razón que ya no vea nada fuera y solo busque en su interior? Cuál está por delante? Lo sumiso como lo rebelde, entonces, no mueren siempre necesariamente como lo que eran. Ambos se hablan de algún uno, eso uno tendría que saber mantenerse o aflojar, a menos sea el verdadero. No es difícil ver que todo número es uno repetidas veces según se debe; no es ser eso justo? Por ello tampoco uno no se olvida de la practicidad, y más, si ésta es la más natural posible. La posición de los ríos, los mares, montañas, placas tectónicas: cuántos mares tenía Pangea? Es obligación del uno “repartirse”? Cuando continúe habiendo espacio y tiempo, sí, como solo hay sumisos y rebeldes de algo, antes, no. Algunos otros se quedan uno, otros en pares, grupos o sociedades en general. Es imposible que no se relacionen él y ella, un andrógino o libertino. Se muere de uno mismo y, no sé si todos, algunos de otros sin morir.

Sigue leyendo

Ego: degenerado

[Visto: 369 veces]

La vida es un hierro que se pule con la lima de la constancia. Se puede fallar por dos motivos: porque es una mala lima y peor desgastada o porque el que debe limar no sabe hacerlo. Obviamente también podrían ser ambas a la vez. Esas dos circunstancias son indeterminadas y azarosas. Del punto en el que se vive hay un punto en el que se nace y muere y no otro. Matar a Héctor o no? Tal vez diría, sí, con mucho gusto, a todas las veces. Para intentar moldear ese hierro al gusto de uno o quedarse solo con lo que las posibilidades se nos den, se necesita paciencia. Tener constancia es tener paciencia, saber esperar o dejar pasar las cosas. Como el vivir es de algún modo progresivo, o en el peor de los casos, cambiante, que podría ser progresivamente o degenerativamente. Se puede creer como algo progresivo una planta o arma nuclear, pero lo que puede suceder, también, es que se torne degenerativo, a menos que alguno no crea que la muerte sea algo degenerativo, así como las aberraciones genéticas que ésta produce. Los animales en peligro de extinción están en algún grado degenerados, venidos a menos. No solo hay una forma de que algo sea degenerado, se puede ser de algunas cosas o se puede serlo completamente. Lo degenerado es por ejemplo que no se tenga una lima o ésta esté estropeada o que no se tenga qué limar o ambas, que sería el peor escenario. Si es que la paciencia y la constancia no son una misma cosa, están muy emparentadas y tienen en común conceptos internos. Ambas refieren al tiempo, ambas deben tener algún movimiento y por ende velocidad de acción y momento. Si no se espera, no se tiene paciencia y si no se tiene paciencia no se tiene constancia. También se podría no esperar porque ya es un tiempo muy exigido. No sería por no tener paciencia, sino que entran a tallar las propias responsabilidades. La constancia como el saber esperar, alguna vez concluyen, ya sea debido a que se logró el cometido o es que ya es algo completamente imposible de lograr. El saber esperar es tener paciencia. Aunque ambas nos refieran al tiempo y su uso, por ello poseedoras de algún movimiento y velocidad, la constancia es más móvil que la más quieta espera. El esperar es de algo más fijo y la constancia lo es de muchas cosas, la vida misma y todo lo que está implícita y explícita en ella. Las tardanzas son una forma de degeneración. Algo degenerado es tomar como cierto que A sea B, menos sin ninguna demostración, ley o consenso previo alguno. Negar que a sea A, de la misma manera. Algunos parece que creen que cuando se dice una hora, se puede tomar cualquier minuto entre el uno y el cincuenta y nueve para llegar a tiempo. Seguro y como en casi todo, existen excusas ciertas y falsas; así como tolerancias previas acordadas e impuestas. Las ciertas son o contienen demostraciones, las falsas son solo eso.

Sigue leyendo

Ego: planeta mausoleo

[Visto: 349 veces]

Solo mira. No puede hacer nada más, algo dentro de él se lo impide, además de la fuerza del que lo guía que le impide hacer cualquier otra cosa que solo mirar. No es necesario oír los llantos ni los lamentos de quienes están cerca de su cuerpo despidiéndolo. Solo mira y se mueve por gracia de su guía. Como saber que hay algo que lo detiene, no mira todo como cuando sus ojos eran los suyos. Cuando sus ojos sean los más puros que el de otros, puede mirar más que cuando su propia impertinencia los ensuciaba. No es necesario oír los gemidos para saber de la tristeza ajena, así tampoco las lágrimas hacen sonido alguno aunque también se puedan mentir con ellas; las mentiras tampoco hacen sonidos aun se esté gritando falsa y vanamente. Si quisiera tocar a alguno, aun el o los tocados no lo sientan por su etereidad, su guía no se lo permitiría. Aun queriendo no podría secar las lágrimas que tal vez antes debería y pudo tantas evitar. Cada planeta con sus mares y ríos son los llantos de cada uno quien vivió y murió ahí, éstas ya están llenas de ellas y contadas, a excepción, claro, de las falsas que solo hacen vapor que no regresa a donde debe. Alguna vez alguien me dijo que las mujeres solucionan y consiguen todo llorando, tal vez sería mejor si fuesen hombres en vez de solo mujeres, claro, tampoco todas ni todos. El que solo mira pasajes y momentos que su guía se lo permite, es solo consciencia y éstas no lloran. Consciente del todo y de su destino qué otras lágrimas cabrían, ya no hay tiempo para ello, esperar que se le diga en algún otro tiempo y en algún otro espacio volver a ser carne de otra familia y a ver si lo hace mejor. Cuando se cree haber visto todo sin hacerlo se olvida de lo que no debería y hace lo que otros animales no: tropezar con la misma piedra. Cuando se entiende mejor el tiempo, tamaño y escala se está listo para aprender más y mejor. A pesar de que haya podido ver todo y crea que por verlo, lo tiene, es como no haber visto nada, y en verdad nadie tiene nada a menos que su mausoleo sea todo el planeta en el que se ha vivido. Nadie tiene nada por que todos pierden todo. El hombre quiere más y hay otros que lo engañan, pues engañados, también, creyendo que tienen y tendrán todo con clics o centavos más. Y en el fondo sí, la tierra como sus aguas son los llantos y mausoleo. Eso que miraba sin poder hacer más, también se le olvidara y volverá a nacer y eso no depende de él ni del que lo guía. Encontrarse para perderse otra vez.

Sigue leyendo

Ego: fricción

[Visto: 400 veces]

Por qué estamos calientes? La descompensación de ello se refleja en una fiebre. Salvo cortísimas variaciones que no se sienten. Uno de las factores debe ser el ambiente, éste también tiene variaciones y las cuantificamos de algún modo. Para que lo del ambiente nos afecte tendría que ser una variación significativa, de otro modo hasta llegan a ser imperceptibles como lo que sucede en uno. Además parece que se está caliente por la fricción de la sangre por las arterias y cada vena por pequeña que sea. Cuando ya no se está vivo la sangre está detenida, no se está calientito como se quisiera, tampoco tiene que ser malo. Se tiende mucho a buscar lo mejor de lo peor, lo rico de lo feo. Cuando se hace eso se buscan ganadores y perdedores. Pero de qué? Para que la anterior pregunta desaparezca se tendría que velar en primer lugar por la supervivencia, propia y social. Cuando se pueda hablar y decir que la especie jamás sufrirá lo que otros sufrieron y que ahora son solo instrumentos líticos de laboratorio se podría hablar de ganadores. Las piedras no recuerdan o sí? Pero aun así y con la mejor bola de cristal, si se está vivo y siendo inmortal hay algo que se tiene que hacer. Tal vez se esté buscando desaparecer como cuando otros buscan ser solo aparecidos. Tienen ambas cosa que conjugarse, si el clima es extremo y se está prevenido y preparado o si los dos suman cero qué remedio habría? Uno sobrevive a lo otro pero no lo otro a lo primero. Eso podría ser una ejemplificación de algo que contiene a otro algo? Solo una figura etérea no podría verse afectada por lo extremo de un clima, las articulas sub-atómicas no son lo más etéreo que conocemos? Algunos podrían creerlo y otros decir que no. Lo etéreo tendría que ser lo más cercano entre lo existente y no existente. Por ser no existente no tendría que invalidar ni ser antónimo de lo otro. No sería mejor poder ser en un momento y no ser en otro a completa discreción? A más pequeño, más lento el desgaste y a menos desgaste más duración de ser? Además por su mismo tamaño sus velocidades aparentemente mayores. Una mosca de Marte a Júpiter a algún otro astro lejano. Existe menos fricción al viajar si se es pequeño, pero como de seguro no se está solo ni en ese estado no se podría decir una fricción vacía e inexistente. De un espacio a otro también es un obstáculo, algo que parece ser la esencia de la fricción con la diferencia que ésta nos refiere a la superposición entre dos superficies distintas obstaculizándose mutuamente. Las competencias también son un tipo de fricción uno o unos obstaculizando a otro u otros. Una guerra es la peor de las fricciones, procrear, los besos, el sexo es fricción, aunque seguro hay algunos y algunas que no han conocido ni conocen de ello. No es mejor así? Cuando se pueda vivir con las menos fricciones y vicios posibles tal vez se viva mejor. Los vicios son fricciones de uno contra uno mismo. Lo hago, no lo hago, lo hago, no lo hago…

Sigue leyendo

Ego: dueyo duelo vano merecido

[Visto: 397 veces]

Todos. Los que mereciendo lo que merecen, no lo tienen y los que no merecen, tienen. Los que mereciendo tienen y los que no merecen, no. Al que siendo inocente se hace culpable y a éste inocente y hasta recompensado. Los que tienen lo que se merecen. Justicia para con el otro, pero también seguro y más para con uno, antes de que el yo se haga ego y dueño, menos sin serlo, de otros y espacios. Antes de que se haga dueño dueyo duelo vano merecido de alguno o alguna. Un dueño malo de sí. Quién sería primero, los otros o uno? Uno solo se tiene así, a quien quiera y pueda tener y a quienes quieran tenerlo; feliz, feliz si es mutuo. Un tirano podría ser justo? De eso que es solo hay interpretación, los racionales hacen distintas las cosas iguales, cada letra, cada palabra. Quien Es el que Es no tiene nombre y tiene muchos. Tener que recorrer a pie días o meses para hallar algún vecino o familiares, todas las distancias con otros dioses, lenguas y vestimentas, más ricos o más pobres. Todos tienen lo que merecen, un punto en el universo y aún no pueden salir de él. Los racionales si salieran así de morales darían muchos nombres a una misma luna, cuartearían el cosmos con hitos y gubernaturas, pero todos los dueños son finitos y ello es tener lo que merecen. Cuántas fiestas, comida o bebida desperdiciados y contaminaciones. La inocencia en los ojos y en las bocas, más Tierra con Amazonas. Ay! Del ángel a quien su dios le diga que hay cabezas que tienen que caer así haya sido amigo y compañero. Cuánta pena! Cuánta pena! Mas ay! De él si dudara si es o no lo correcto. Ay! De él! Abram antes de ser Abraham. Consciencia, consciencia, todos obtienen lo que se merecen, ellos o sus hijos y sus hijos. Entonces no deberían haber dueños ni unos que gobiernen sobre otros? Todos seguro son lo que son y tienen lo que tienen en sus respectivos tiempos y luego vuelve y vuelven a ser lo que era y eran. Ninguna palabra más ni oídos que oigan, letras otros muros muro. Todos corren la misma suerte. Cuántos veces puede dar vueltas la misma sangre. Alimenta la comida o la sangre? Ambas?

Sigue leyendo

Ego: confort

[Visto: 363 veces]

Así no hubiese matematas respirando y en ningún tipo de recuerdo presentes, no se podría negar la unidad de cada una de las cosas. Que dichas cosas sean una unidad jamás dependió de quien así lo considera y lo trata de describir. Este escrito mismo es solo un agregado de algo que de por sí se explica a sí. Jamás y en ningún caso eso explicado, cualquier teorema y su “descubridor”, será lo explicado mismo. Eso que se dice en verdad nuevo y novedoso ya existió desde hace mucho, de otro modo, no podría salir a la luz, “no se cuenta lo que falta”. Esto podría ser una buena escusa para uno que sea flojo y no se moleste siquiera el preguntarse el por qué de las cosas. Podría ser, también, que dichos temas ni le incumban ni le interesen, lo cual es respetable del mismo modo. Podría ser visto hasta como envidia y hacer desmedro de otros trabajos, mas creemos que una profesión o arte A no podría decirse mejor que el que gusta y realiza una profesión o arte B. por otro lado, en las ideas y los muros hechos por el desconocimiento y la ignorancia propia de uno, son otro obstáculo hasta más o igual de duros que el de un minero, sin las maquinas modernas, y la roca en la que se quiere y debe entrar. Aunque esto ultimo también podría ser otra buena escusa para dejar de tratar. Otra escusa y muy convincente es el confort que se puede obtener aun al coste de vidas y la propia. Lo saben y sabiéndolo lo hacen aunque lo sepan como error. Podría ser que lo de “en defensa propia” haya sido realizado con toda la saña, premeditación y odio posible. Cómo saberlo si solo eran dos y ningún testigo, uno ya no puede declarar por obvias razones. Conocer algún secreto y cobrar por ello, más si por lo que se cobra fue obtenido gratuitamente a demás de poder salvar vidas y mentes. Tampoco es el caso que por lo hecho no reciba alguna remuneración o compensación, aunque algunas, creemos, son exageradas y hasta contradictorias: un patriota robándole a su patria, un patriota cobrándole a su patria. Una inutilidad hecha necesidad y ésta hecha confort. Cómo arrancárselos, primero, a los ya dominados, luego, a los que dominan y controlan todo lo que entra o sale, que, por lo general, son los que más beneficios obtienen y en sus mentes no hay otra cosa que la suma costos y beneficios, costos y beneficios… Luego se preguntan por qué hay pobres. El lenguaje y el conocimiento que en su esencia misma es el compartir, para otros es mero lucro. Es vox populi que si los salarios de parlamentarios serían menos de lo que son, pocas serian las elecciones que tendría el electorado y ya se sabe lo que se dice de la voz del pueblo.

Sigue leyendo