lenguaje

Burla

Pero qué lleva a un persona a burlarse? El temor de que se burlen de ella. Para que no sea burlado tiene que burlar él primero. La misma idea se puede observar en atacar, burlarse es una forma de ataque; y si no lo es, es seguramente, el momento previo al ataque, hacerlo caer en la trampa. El que mejor puede burlarte, es quien te conoce, alguien que te haya estudiado, alguien a quien hayas contado secretos. Cuando suceda, podría ocasionar dos reacciones: que se aminoré la autoestima del afectado o que ésta se incendie. Ambos resultados no terminan en algo positivo necesariamente. La figura burlona es como la figura que todo quiere controlar, el que en todo quiere mandar y que por que alza la voz y grita, le tienen que temer. Si ese que quisiese mandar, se mandase a sí mismo de la mejor forma idónea posible, tal vez podría hacerlo con otros, ser el alfa; pero si ese ni siquiera tiene dominio de sí mismo, cómo podría querer tomar las riendas de otros? La única razón por la que otros podrían temerle sería solo por su beligerancia y el suficiente apoyo obtenido también solo por lo mismo. Hay unos que seguro tratarán de calmar y otros de azuzar. La figura burlona, es el exceso de la figura bromista; se puede trasladar de un lado hacía el otro en instantes, unos tienen más de uno y otros del otro. Un sobre nombre podría ser un halago o un insulto. No es mejor llamar solo de nombres? Lo sobre como lo parchado, lo soldado, lo pegado, parecen ya trastocados, distintos a lo que era antes y primero. Cuando se desea conocer, y como con el tiempo y con la la falta de cultivo arraiga la mala hierba, para conocer eso primero, se tiene que recortar capas y capas que lo han ocultado. Cuando se empieza con los compañeros, es probable que otros lo quieran traspasar y los traspasen hasta a sus maestros y mayores. También, seguro, claro, otros mantienen su cordura mejor que otros. Pero para estar seguros de que las cosas no se sobrepasen ni transgredan, sería mejor que no haya otra cosa más que la sobriedad que implica seriedad. Los escándalos son situaciones que salieron de un grupo reducido y privado a uno público y expandible. Pueden haber sido deseados, por fuerza o traición. Algunos tal vez disfruten y vivan de ello, tanto como los que hacen el escándalo y tanto como los que lo azuzan y con ello lo expanden. Habrá algunos que también huyan y eviten ser parte o provocar alguno. Llegamos de la burla al escándalo, por haber algunos que no sabemos hasta donde llegar y hasta donde no, por hacer mucho en vez de poco y poco en vez de mucho. El que se burla, dependiendo de su resentimiento y odio, tratará de hacer que otros más se enteren de los defectos y excesos del objetivo de su tirria. Como agarrar a un perro por la cola, unos morderán más fuerte que otros, otro factor que determinará la intensidad de la respuesta será el que tan fuerte se le apriete. Tampoco podría ser de la misma intensidad si se tratase de un conocido o de un desconocido; a alguien que hagas pasar por desconocido que antes conocías y te conocía. Los perros hacen eso seguido del último punto y coma?

(más…)

Incoloro y furioso

Alguna de las condiciones para que algo exista seguramente es poder ser predicado. No poder negar lo numérico es una fuente de predicados, toda su razón de ser. Cada palabra es más usada que otra. Llamar a una misma cosa de otra manera es un intento de querer negar eso que es numérico, con intención o no. También desde algo tan bello como una actuación hasta la más vil mentira. Existen, aún se usan, mas creemos que alguna vez ya no serán. Aun no siendo eso conque se nombra, lo que se predicaba no cambia ni se mueve. Lo común se suele confundir, se es insuficiente por ignorancia o hasta por maldad. Las cosas medio “verdes incoloras que duermen furiosamente” existen? Bajo nuestro presupuesto sí. Imagina lo que sea y al ser explicado es. Un unicornio explicado y más dibujado podría ser lo que se quería dar a entender y comunicar. Qué cosas tienen su nombre? Si no los tienen lo tendrán, de l olvidado se sabe solo eso. Un dragón, cualquier tipo de la más delirante quimera, lo mismo. Negar eso sería censurar la imaginación y con ella la literatura, el cine, cualquier arte, la ciencia misma. Para empezar a hacer ciencia se tiene que tener imaginación tanto como curiosidad. Pero hasta en todo ello cada cosa tiene su nombre, cada sentimiento y cada edad, pueblo, idiosincrasia la revuelve a veces de buena manera a veces de mala. Para cada palabra o es asignado un compuesto distinto o solo de grados, el mismo compuesto para todos en distintas cantidades. Algo de eso se hace al saber de la dopamina, serotonina, adrenalina, melatonina, etcétera y sus reacciones. Podría también no ser los mismos en cada individuo o abarcar a todos. Cada palabra y cosa que es un compuesto y reacción distintos. Con todo lo que se observa se hacen patrones como seguir la piedra roseta. La más mínima sinapsis aún olvidada y no expresada ha sido y es. Si hacemos algo A sucede algo B, con lo que no tendría un patrón determinado no se podría hacer lo mismo; y hasta antes de la mano del hombre es naturaleza pura. La ciencia para capturar eso que hasta poco era puro, primero imagina, al tratar de imaginar trata de hacer lo revuelto claro, determinado, sentido. Per hay algún sitio para la imaginación en la ciencia? Si lo hay para la curiosidad, por qué no para lo otro? La curiosidad es más instintiva que la imaginación? Es más o menos importante que un sea más o menos instintivo que lo otro? L instintivo sería lo primero antes de toda razón, desde una raíz al absorber agua, filtrarla y distribuirla. Algo que está hecho para algo y busca hacerlo de la mejor manera. Lo mismo que las alas para volar, pies y patas para pisar. Lo instintivo al pensar y al expresarlo lo mejor posible, se realiza. Cómo saber si era instintivo aunque teniendo alas nunca haber volado? Qué experiencia se tendría? Para un león como para una serpiente que constriñe saber cómo sujetar una presa y hasta en qué momento. Lo más seguro y probable hasta que ya no tenga movimiento en él, algo tan simple. Si no se mueve, no corre, si no corre no escapa. Lo más importante, si no corre, comida. Algunos podrían hacerse los muertos y burlar de lo que se creía patrón y terminado. De lo instintivo como otras cualidades se dice instintivo de algo, volar, matar, jugar, querer, cualquier acción tiene una instintividad. A lo instintivo se le ve y nota en su accionar.

Si no se tuviese la verdad no se podría ser justo. Si no fuese lo correcto no sería lo justo. Si no se tuviese amor no se sería justo, lo mismo sin piedad. Sin razón y conocimiento tampoco se sería justo, desconocer todo y dar un veredicto? De qué? Obviamente seguro de nada justo. Saber a medias y dar otro veredicto? Como Polo en la Metafísica de Aristóteles “la experiencia da lugar al arte y la falta de experiencia al azar”. Azar no podría ser la vida y libertad de una persona. A cualquiera de éstas virtudes, de las cuales aun con palabras distintas, es en esencia lo mismo. A cualquiera en cualquier orden se ven y son bellas de por sí, pero agrégale mentira, que es en sí un abuso, y la ignorancia, eso que era bello se hace Hades merecedor de todo castigo y desprecio, digno de alejarse de ello. Para salvar la mentira y algún otro abuso no sería de otra forma que la pedagógica, tratar de probar a alguien para saber su reacción, mas de otra forma es siempre igual de despreciable y aborrecible. De todas esas imaginaciones como cuadros de pintura y cualquier artesanía es una la que sobresale, una la que es y no otra. Mona lisa y no Mono liso.

(más…)

Noam Lavoisier

Por lo que parece se dice que debe haber un final para todo inicio. De eso dicho no hemos sido participes, mas cómo podemos afirmarlo? En lo que no cabría yerro sería decir que estamos en lo que es. Y si es el caso que nunca ha habido inicio sino que siempre ha sido? Aceptado eso tampoco podría haber fin. Nos parece también que la ceguera que provoca la muerte y hace que se piense que lo que nos muestra nuestros ojos debe tener un fin tal. El conocer en alguna medida de qué podría estar compuesta una estrella tiene el mismo efecto; en todo caso se le debería encontrar y poner otro nombre a la desintegración que sufre una, en todo caso, también, diferenciar lo vivo de lo no vivo. Algo que nunca ha estado vivo no podría morir. “La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma” parece haber calado profundamente;sin embargo puede ser dudosa ya que en algún caso apoya la tesis que dice que todo inicio como final y a la vez la contradice. Para aceptar lo comilla-do habría que aceptar que la materia siempre ha sido, osea, no podría haber salido de la “nada”. A menos que en alguna de sus transformaciones ésta se haga “nada”, deje de ser, deje de existir. No podríamos decir en ningún caso que el planeta, el sol, en fin todos los astros lleven algo de nosotros, nosotros llevamos algo de ellos. Objetos finitos, tal vez los números del cero al nueve, para formar objetos infinitos. Es esa acaso la transformación que hace a la materia no poder crearse ni destruirse? Con estas dos máximas pareciese que se eliminará toda posibilidad de retórica. A algunos no les gusta la retorica: no deberían llamar a un árbol entonces o llamarlo como a ellos más se les apetezca. Quién los seguirá pues. Entonces, que todo inicio tiene un fin, en esos ojos es solo bla, bla, bla. Aunque claro que no podamos conocer todos los números que existen o pueden existir, conocer un grupo de ellos nos hace creer y decir que son infinitos. Creemos que los números no son ni finitos ni infinitos, de ellos eso no se puede predicar, aunque claro tal vez, el loco que halle la cuadratura de un circulo… se podría decir también de los números que son bonitos y hermosos, pero en verdad son así? Si es que no hubiese quienes denominen al sol, sol éste no sería ni más ni menos bonito. Pero cómo decirle a un biólogo o a un químico o a un físico que eso que se quiere estudiar antes no existía como tal, cómo decirle a alguien que su especie tiene asegurado su vivir. O es que todo ese fuego siempre ardía, o es que ese fuego nunca ha ardido, o es que ese fuego antes solo era material no encendido. Como parece que no hemos sido participes del inicio, pues nunca ha habido tal cosa, sino solo ha habido transformación, tampoco podríamos decir ni aceptar de su destrucción. Qué tan heracliteano es entonces decir que todo se transforma, que todo es guerra?

Diremos y es nuestra creencia que eso que llamamos Universo algún día, en algún momento, no existió. Con qué sustento podríamos afirmar ésto? Con el mismo que está encerrado con las primeras comillas. Si maquillamos a la transformación y en vez de eso la llamamos inicio podría decirse que todo inicio tiene su final y no ser solo palabrería, además de que así como somos testigos de los cambios, también lo somos de los inicios, a menos que se nieguen los embarazos y nacimientos. Por otro lado también parece difícil creer que toda esa materia y materia “oscura” alguna vez no haya sido tal. En la disyuntiva de afirmar que si todo ha sido o “nada” ha sido estamos más tentados, pero solo es eso, de creer en lo primero. Entre decir que nada se ha creado mas solo se transforma y decir que todo lo que inicia acaba no hay empirismos suficiente: están en un mismo nivel. Tal vez también sea importante quienes y cuantos apoyen la moción, tal vez así como arbor pasó a ser árbol, si a muchos les apeteciera creer en la finitud y en la perennidad y aceptar que todo ese cúmulo no fue tal sería así como que uno más uno hacen al dos. Desaparecerían los elementos químicos? Se crearían nuevos? Dice-se que no puede crearse nada.

(más…)