Archivo de la etiqueta: Discontinuidad

Cambio terminado

[Visto: 368 veces]

Estás muy contento, disfrutas lo que comes, ves a quienes quieres, mas en segundos eso que era no es más. Has dejado listas tus cosas? Me rio si dices que sí. Con todos sus legados ningún hombre completa su tarea, el que diga que esto es falso es un insensato. Pero entonces qué importa o quiere decir dejar lista las cosas. La primera sería dejar acabado algo, algo listo está acabado y viceversa. Pero para poder decir que se pueda acabar algo primero habría que empezarlo. Nacer de algún modo es el comienzo de algo. Si ni se piensa en uno por estar pensando en algo externo no podría terminarse satisfactoriamente. Tampoco es el caso que se tenga que estar pensando en uno siempre. No se puede evitar lo externo ni su presencia, salvo se sea una consciencia muy elevada que ya ve algunas cosas como inservibles y por ello hasta dañinas. Cuya subsistencia no sea como la de cualquiera, “no se puede vivir del amor”, si el Amor es Todo. Cómo dejar de comer sin morir en el intento. El solo hecho de confundir el ayuno con el matarse de hambre es ya un indicador. Una es hecha de forma consciente, la otra forzada. No alentamos a la Bulimia o Anorexia pero creemos que con la mentalidad suficiente se podrían vivir cuarenta días o más en un desierto; tampoco es que seamos el caso pues se es insuficiente aunque se haga lo que a uno agrada en grado. Hablamos de dejar listas las cosas y terminamos hablando de un desierto. Qué tienen que ver una con otra? Que el comienzo de un hombre al hacer algo es primero intentar conocerse, un hombre que se conoce sabe cuándo comer y cuando no, festejar o llorar algo, saber hasta declinar. Si no se sabe de esto se llega a ser intemperante. Si se entiende mucho de sí mismo se puede llegar a creer que los otros deben hacer lo que uno, una libertad olvidada. Se puede por ser muy entregado terminar haciendo todo lo que dicen los otros, otra libertad olvidada. Examinar el resto (paisajes, amigos, vivencias en general) es parte también de los otros, habría que decir, entonces, que se deben saber llevar ambas cosas en armonía. Una diferencia que hace entre entenderse o no, se ve hasta en un papel, cáscaras o un escupitajo en el piso. Se olvida uno del otro y no se empieza a notar hasta hacerse desmonte. “Bueno, es solo un papelito”. El hombre es ávido al cuidar sus cosas y a quienes quiere y es a la vez e igual de ávido, también, para dañar y perjudicar a los otros. Esclavos, guerras, pobres y más nos apoyan.

Lo que está terminado es consecuente, ya no exige ni existe cambio alguno en ello. Lo inconsecuente aún va en pos de algo que hasta se desconozca o ni exista. Uno es más hallable que el otro. La cosa terminada tampoco admite excepción. En ese sentido una excepción es una inconsecuencia. Si fuesen objetos totalmente distintos la consecuencia e inconsecuencia solo se mostrarían entre ellas y una no sería fin de la otra. Si todo tendiese a un fin, la consecuencia seria la finitud de la inconsecuencia. Entre los hombres siempre hay algunos que saben diferenciar mejor los extremos, se les llama justos y los justos son o deberían ser los filósofos. Éstos en medida deberían ser los más objetivos, pero tampoco vender sus creencias por poco, y en estos casos no es dinero u honores. Pidiéndole la cama a Spinoza? De algo se vive obviamente. La consecuencia como la constancia son lineales. Las curvas como los desmontes se hacen más visibles a más desvíos, pero en una se acepta excepción y en la otra no. Un papel tirado podría ser un descuido. Con dinero de corrupción entre uno que tenga solo lo suficiente para vivir, uno podría vender sus creencias, el otro, no tiene para ello. Cómo corromperlo? Uno hace las leyes, el otro, en el peor de los casos, solo lanza opiniones. Uno afecta a otros directamente, el del otro, si fueran excepciones (alguna opinión valida en un instante) se desechan por abuso, pero como devolverle los días perdidos a un inocente o su vida. Cicuta a Sócrates, por, en peor de los casos, tratar de salvar sus creencias. Corromper a los jóvenes, acaso éstos no tenían otros tutores que apaguen las que podrían ser mentiras e idealismos vanos de un ateniense algo entrado en vejez? No se pagan ideas con venenos o rejas, sino, seguro, alguna otra idea, que en el peor de los casos sea solo otra falsedad bien argumentada y con venia legal y de costumbre. Crucificar a alguien solo por decir la verdad, algo que es lo que se busca en la multiplicidad, algo de lo que alguien quiere saber, algo terminado en sí.

Sigue leyendo

¿?

[Visto: 375 veces]

Nada se mantiene pues eso que es desde quienes participan y están afectos son cada una de las partes. Esa configuración se ve en cada pétalo de una flor. No se podría decir que un pétalo es mejor que otro ni a una flor, y de ésta que sea mejor a su pétalo ni a otra flor. A niveles cada vez más finos, 3,14… podría resultar realmente enorme y hasta sin fin. Las escalas que se usan solo son a nuestros otros ojos. Lo que es no podría tener escalas. Lo que no es tampoco o tendría que ser la nulidad misma. Entonces, si ambos objetos no podrían ser parametrados de ningún modo, lo que importa es lo que está en el centro de estos dos fines que hacen un fin. Cada objeto incontinuo, perteneciente de lo intermedio, no es ni es. Si dijéramos que eso que captamos, es, sería un error y decir de lo mismo que no es, también sería un error. Entonces cómo llamamos a eso que se supone no es ni es? Ilusión? Parte importante de eso que es? Parte importante de eso que alguna vez pudo no haber sido? Tenemos algo de eso que es y de eso que tal vez no fue (aceptando que el no ser no es lo que se dice que es, osea, mera literatura). De otro modo entonces también tendríamos que solo somos parte de lo que es pues la mera literatura no sostiene nada. Pero, entonces, de eso que es si no podemos tener escalas, qué es 3,14…? Ilusión. Una ilusión en cuya esencia radica algo de eso que es y lo que no es. No es mejor tener dos esencias a una? En todo caso sin la mera literatura solo tenemos una que debería ser, entonces, mejor a tener dos. Homogeneizados, desconociendo lo heterogéneo, se sería feliz. Al existir lo heterogéneo en lo homogéneo y éste en lo heterogéneo ambas estiran a sus esencias de recuerdo y de esperanza. Si sería solo lo heterogéneo sin lo homogéneo también se sería feliz mas lamentable tampoco es así. Para qué entonces hacemos ciencia? Sólo para vivir? Se necesita de la ciencia para vivir? Antes ha habido dinosaurios, tenían ciencia? No creemos que sea su culpa que un meteorito los afectara. La ciencia es el aburrimiento del hombre aunque frente a otros es lo mejor, más, seguro, si se usa de buena manera, de otro modo podría ser lo peor. Otro aburrimiento del hombre también es la guerra al no aguantar a otro que le diga qué hacer ni que lo quiera pasar por encima. Una política mala y una ciencia mala nos parecen símbolo de exterminios nucleares. No importa que haya campos que no se puedan cultivar aunque se borren millones de personas. No sería mejor que nadie las tuviese? Empecinado en el poder el hombre es igual a un niño con su juguete nuevo. Es una lucha constante la de los padres sacar del recuerdo lo que tanto divertía al niño. La mejor ciencia que se podría hacer es que alguien empiece a contar desde su uso de razón y no parar hasta batir algún récord. En el peor de los casos mantenerse callado tres o cinco años, intentar ser parte de lo que se busca supuestamente de forma natural. Hacemos ciencia para querer desenredar lo homogéneo y heterogéneo pero no se podría desenredar algo que, aunque pareciendo dos, es solo uno. El todo es lo homogéneo y las partes eso que hacen lo heterogéneo, así como creemos que lo plural no es vida de lo singular sino al revés. En efecto, lo homogéneo está emparentado, por no decir que es otra representación del todo. Lo heterogéneo también se podría entender como lo plural, plurales homogéneos y plurales heterogéneos, eso es lo que hay.

Sigue leyendo

Unidad…

[Visto: 412 veces]

Quién podría hablar de lo perfecto? No es lo mismo hablar de la manzana que de lo perfecto. Alguien no perfecto podría hablar de lo que buscamos que se nos hable? Morir escribiendo. Lo que es perfecto subsiste de cualquier modo y la constancia es parte de ella. Algo continuo no podría ser descrito por alguien discontinuo. Llamar sinónimos a la constancia y a la continuidad no sería fallar. Decir que aunque tengan letras distintas y menos aún por estar en idioma distinto no son en caso alguno nada distintos. A la denominación de lo único que puede ser verdaderamente continuo y aun así, y no por ello perder su esencialidad, mostrarnos sus discontinuaciones. Cómo resarcimos esa aparente contradicción? (que lo continuo sea en algún caso visto discontinua-mente). Que la única (posible posibilidad) sea decir que la inconstancia solo existe por la constancia. No creemos que el prefijo, otro modo de contradecirse solo, se le denomine así gratuitamente. De ese modo y es como algunos creemos y se dan en la mayoría de cosas que tienden a la perfección es dejar la multiplicidad y tornarse autónoma, auto-suficiente, única. Entonces así como la continuidad es la constancia éstas son la unidad. En sentidos positivos como vemos aunque la sentencia sea inversa o viceversa el objeto es el mismo; en cambio, decir que la inconstancia es la vida de la constancia es falso. Sin salir de esa regla ya que es la única manera que tiene el uno de mostrarnos su discontinuidad es ser cero. En general no existe otro número mas y más que el uno. Si un factor de supremacía y preponderancia de algo sobre algo fuese el tiempo entonces ningún número sería mayor que el uno. El paso de las letras en números creemos está en que mientras de los últimos conocen y tienen relaciones sinonímicas y antonímicas, los primeros solo… Todo número es uno y el uno es todo número. De la misma forma en la que la constancia y la inconstancia se relacionan lo singular es vida y sostén de lo plural. Los plurales no podrían ser ni hacer lo singular. Es gracias y solo a la relación sinonímica que se mantiene entre todo número que se pueden hacer operaciones, pues si existiese la antonimia entre sus filas no podrían éstas realizarse. Sentencias como la que reza que lo semejante conoce lo semejante encaja en lo que queremos hallar.

Como el transcurrir de nuestra materia por el espacio, verdugo hasta de la más prodigiosa mente conocida, cuántos discos duros de cuántos giga-bytes necesitaría una persona en toda su vida? Cuánto por un solo día. Somos parte de la continuidad de forma singular y plural que en esencia es una misma. Con el varón muere toda posibilidad, la mujer en cambio, puede ser sí misma o puede ser varón, pero sí claro nunca sola. Qué es lo que llama a un espermatozoide para que éste se mueva y busque lo que debe? Magnetismo? Coincidencia? Si hablar de eso es complicado y menos aun sin un conocimiento empírico suficiente, pues seguro si ni siquiera recordamos haber sido bebes, menos haber sido un par de células. Hablar de los portadores y de los procesos previos aún y aun tarea complicada. De algún modo, en cualquier sentido, celular-mente todavía somos seres continuos; nadie podría decir que no es parte de la vida. De ese mismo modo podemos decir también que la discontinuidad está más cerca de nosotros de lo que está la continuidad. Cada especie que haya vivido y viva son en sentido lingüístico los números de lo numérico y nosotros naturalmente pertenecemos a ella: es ineludible. Con analogía semejante y sin ningún tipo de valoración la relación mujer:cero y varón:uno; morir:cero y vivir:uno hacen posible, por ejemplo, que podamos sumar y proferir letras y comunicación en general. Sin salirnos de una idea base, lo semejante conoce lo semejante, y gracias a ella es que podemos hallar un número de otro. Lo metafísico hace vivir lo físico y está más cercano a lo ideal que éste último. Nosotros, entidades físicas, no explotamos de nuestra capacidad ideal. Por lo que parece, lo físico nos hace sentir su presencia, pero lo que lo sostiene, no es de su misma naturaleza. En qué discos duros se podrían meter todos los números?

Sigue leyendo