Archivo de la etiqueta: cambio

Dolly, conejos y leones

[Visto: 404 veces]

Parece que nada se salva de la relatividad. Alguna cosa en un momento puede ser buena o mala, positiva o negativa. Si fuese solo una polaridad siempre, no se podría percibir nada más. No habría nada que diferenciar, que pueda ser visto, también, como comparar; que se diferencie o pueda compararse con otro, hace que se pueda empezar a conocer. La llamada lucha de contrarios no sería otra cosa más que un espejo y trampolín. Una forma más cercana a ella, una sola fase, sería la no existencia de ser que pueda llamarse vivo. Solo fuego por puntos y frio por otros mas nadie a quien le importe. Pero la existencia de vivos no contradice tampoco necesariamente lo anterior, sino que solo la alarga. De algún modo podríamos decir, que por alargarla, la complica y eso tampoco podría ser necesariamente malo. El tiempo solo existe para nosotros porque sabiendo, algo mínimo, en el peor de los casos, tampoco conocemos todo. Sabemos del movimiento y el tiempo implica al movimiento o es que es éste mismo. Pelear entre si el tiempo es el que hace el movimiento o viceversa es la expresión del cambio ideal o metafísico, que jamás implicara materia alguna. Sin movimiento no habría tiempo y sin tiempo tampoco movimiento. Al ir al tiempo, se tiene que ir con alguien que conozca el camino, moverse es la parte y el tiempo el todo. En ese sentido solo existe opinión siempre, pues aún nos movemos en búsqueda de. Pero como se estudia, ósea se trata, nos da un saber. Con la ayuda del argumento erístico. Si es que conociéramos todo, no debería haber lo que se conoce como estudiar en ningún nivel, mas nos es evidente lo contrario. Como no se conoce, entonces se estudia, por ende no habría conocimiento. El tiempo implica cambio, aunque no necesariamente el de los astros en su movimiento, aunque estos puedan ayudar, su cambio es más bien ideal y lo otro físico pero cambios al fin. Antes de Galileo, para algunos ilusos, de algún modo, el tiempo tenía otra naturaleza. Pero el tiempo en verdad era de otra naturaleza o es que los que trataban de teorizar poseían naturaleza? Parece que ni lo uno ni los otros. Si el tiempo dependiera de los astros éste no sería lo que es. Saber es la parte mejor en la que los que estudian están. Si se tendría que poner un orden sería: conocimiento, saber y opinión. El humano está condenado solo al saber, pero por ello no podríamos decir que no tiene conocimiento. Lo que se sabía antes de Galileo era un saber que ahora es opinión. No es que se la descarte, también tiene la función de hacernos ver lo que era de lo que es. Tenemos un traspaso de saber a opinión y superada la opinión que se creía saber a saber otra vez. Para estar más cerca al conocimiento se tendría que lograr la inmortalidad. Dolly nos parece un tipo de inmortalidad, la mejor sería preservar la misma carne y alma por un tiempo hasta que uno mismo decida acabar. No alentamos jamás, en este contexto actual, al suicidio. Tal vez después de conocer y pisar algún planeta de Andrómeda o alguna otra galaxia, sí. Si se halla la aguja en el pajar del ADN, esto podría dejar de sonar a ciencia ficción y locura. Al hallarlo tendría que ser una ética distinta obligatoriamente. Pero como hallarla y aceptarla si aún y aun no se halla completamente o es que existen deambulando muchas peleando por implantarse. Dolly misma tiene debates y defensores. Dolly es un tiempo y saber. Como cuando se cuentan épocas pleistocénicas, paleolíticas, cambios históricos en general, si el hombre logra contarse por medio de planetas colonizados, debería ser porque ya no hay patrias (partes), al igual que la superación de las lenguas, sería que ya se entienden solo como lo que son: hombres. Seguir con lastres que solo recuerdan guerras y con ella muertes entre “iguales”? Porque se pueda cambiar de planetas, sobre explotarlos y luego simplemente marcharse? Con este planeta se hace algo así, se le sobre explota, pero en este caso todavía no pueden simplemente largarse. Sobre explotarlo es también creerse conejos además de leones. Lo que come el león y lo que come lo que come éste, tampoco vienen solos. Ahora, lo peor, que el león se crea conejo. Cuántas bocas! “Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla”, sin razón, es el fin.

Sigue leyendo

Cambio terminado

[Visto: 375 veces]

Estás muy contento, disfrutas lo que comes, ves a quienes quieres, mas en segundos eso que era no es más. Has dejado listas tus cosas? Me rio si dices que sí. Con todos sus legados ningún hombre completa su tarea, el que diga que esto es falso es un insensato. Pero entonces qué importa o quiere decir dejar lista las cosas. La primera sería dejar acabado algo, algo listo está acabado y viceversa. Pero para poder decir que se pueda acabar algo primero habría que empezarlo. Nacer de algún modo es el comienzo de algo. Si ni se piensa en uno por estar pensando en algo externo no podría terminarse satisfactoriamente. Tampoco es el caso que se tenga que estar pensando en uno siempre. No se puede evitar lo externo ni su presencia, salvo se sea una consciencia muy elevada que ya ve algunas cosas como inservibles y por ello hasta dañinas. Cuya subsistencia no sea como la de cualquiera, “no se puede vivir del amor”, si el Amor es Todo. Cómo dejar de comer sin morir en el intento. El solo hecho de confundir el ayuno con el matarse de hambre es ya un indicador. Una es hecha de forma consciente, la otra forzada. No alentamos a la Bulimia o Anorexia pero creemos que con la mentalidad suficiente se podrían vivir cuarenta días o más en un desierto; tampoco es que seamos el caso pues se es insuficiente aunque se haga lo que a uno agrada en grado. Hablamos de dejar listas las cosas y terminamos hablando de un desierto. Qué tienen que ver una con otra? Que el comienzo de un hombre al hacer algo es primero intentar conocerse, un hombre que se conoce sabe cuándo comer y cuando no, festejar o llorar algo, saber hasta declinar. Si no se sabe de esto se llega a ser intemperante. Si se entiende mucho de sí mismo se puede llegar a creer que los otros deben hacer lo que uno, una libertad olvidada. Se puede por ser muy entregado terminar haciendo todo lo que dicen los otros, otra libertad olvidada. Examinar el resto (paisajes, amigos, vivencias en general) es parte también de los otros, habría que decir, entonces, que se deben saber llevar ambas cosas en armonía. Una diferencia que hace entre entenderse o no, se ve hasta en un papel, cáscaras o un escupitajo en el piso. Se olvida uno del otro y no se empieza a notar hasta hacerse desmonte. “Bueno, es solo un papelito”. El hombre es ávido al cuidar sus cosas y a quienes quiere y es a la vez e igual de ávido, también, para dañar y perjudicar a los otros. Esclavos, guerras, pobres y más nos apoyan.

Lo que está terminado es consecuente, ya no exige ni existe cambio alguno en ello. Lo inconsecuente aún va en pos de algo que hasta se desconozca o ni exista. Uno es más hallable que el otro. La cosa terminada tampoco admite excepción. En ese sentido una excepción es una inconsecuencia. Si fuesen objetos totalmente distintos la consecuencia e inconsecuencia solo se mostrarían entre ellas y una no sería fin de la otra. Si todo tendiese a un fin, la consecuencia seria la finitud de la inconsecuencia. Entre los hombres siempre hay algunos que saben diferenciar mejor los extremos, se les llama justos y los justos son o deberían ser los filósofos. Éstos en medida deberían ser los más objetivos, pero tampoco vender sus creencias por poco, y en estos casos no es dinero u honores. Pidiéndole la cama a Spinoza? De algo se vive obviamente. La consecuencia como la constancia son lineales. Las curvas como los desmontes se hacen más visibles a más desvíos, pero en una se acepta excepción y en la otra no. Un papel tirado podría ser un descuido. Con dinero de corrupción entre uno que tenga solo lo suficiente para vivir, uno podría vender sus creencias, el otro, no tiene para ello. Cómo corromperlo? Uno hace las leyes, el otro, en el peor de los casos, solo lanza opiniones. Uno afecta a otros directamente, el del otro, si fueran excepciones (alguna opinión valida en un instante) se desechan por abuso, pero como devolverle los días perdidos a un inocente o su vida. Cicuta a Sócrates, por, en peor de los casos, tratar de salvar sus creencias. Corromper a los jóvenes, acaso éstos no tenían otros tutores que apaguen las que podrían ser mentiras e idealismos vanos de un ateniense algo entrado en vejez? No se pagan ideas con venenos o rejas, sino, seguro, alguna otra idea, que en el peor de los casos sea solo otra falsedad bien argumentada y con venia legal y de costumbre. Crucificar a alguien solo por decir la verdad, algo que es lo que se busca en la multiplicidad, algo de lo que alguien quiere saber, algo terminado en sí.

Sigue leyendo

Ego: ego

[Visto: 728 veces]

Dos cosas no pueden estar a la vez en el mismo lugar. El ego es una cosa, existen multiplicidad de egos que quieren vencer. Vencer es una posición con respecto a otro, ésta puede ser limpia o amañada. El mejor ego, creemos, es el que sabe ocupar su posición y deja al otro en su posición. No existiría la competencia? No creemos en ella. Si buscamos la igualad y a la vez la competencia (y con ello lo “mejor”) nos parece un error garrafal. Lo que muchas veces nos duele es el tener que escoger uno. Por alguna razón el ego quiere estar en donde está otro como cuando teniendo pieles se busca las de otros, con ello, matar. El ego por lo general siempre está buscando el más allá. Un ego equivocado confunde el antojo del hambre. Un ego más equivocado solo conoce el antojo aunque por ello tenga que matar o sacrificar algo. El ego en algún grado estable, por que nunca lo está, prefiere el silencio a la bulla. La suma de egos buenos no buscaría jamás una guerra. Es justa una guerra? El ego inestable quiere todo para sí y con ello desconoce el compartir. El miedo es como lo vacuo que cambia puede inflamar o hundir al ego y hacer un héroe o un cobarde. Cuando dos egos se quieren unir el miedo casi siempre está presente, más, seguro, en uno primerizo. Si es que la diversidad es lo que más impera, parece que como casi con todo, queremos romperla y buscar lo resaltan-te. Confundido el antojo del hambre, éste último ya no es lo que importa y resalta, si no el contrario: obesidad. Si alguien se queda con la comida que podrían comer dos o tres? El ego inestable confunde y mal usa su libertad. El peor ego es el que no entiende que cada cosa tiene su tiempo y su lugar.

Sigue leyendo

Ego: lo vacuo que cambia

[Visto: 715 veces]

Si quisiéramos igualar lo vacuo de una taza “sin nada” a lo vacuo que podría ser la realización de la vacuidad, en principio una tasa vacía no lo está, contradicción?, aunque se nos concede el interpretarlo como que algo no se contiene en algo. Qué más difícil sería conceder que a lo que llamamos cero tiene algún tipo de relación con lo que llamamos vacío. Nos parece más disparatado llamar vacío a algo que no lo está. Esto último nos parece solo podría darse un mundo en que solo hubiese cero o ceros. No “hacer” nada. Frases como éstas deberían tener mayor sentido. Aunque hubiese multiplicidad de ceros en ningún caso tampoco habría cambio alguno. Podríamos decir entonces que la vacuidad no acepta cambio. Entonces también para toda mentira general habría una verdad general, en otro sentido, una pregunta para cada respuesta y una respuesta para cada pregunta. En el peor de los casos una mentira podría ser solo por desconocimiento, puede variar; en cambio, la verdad no. Es en ese variar, que aunque nos de la impresión de que existe movimiento, es lo más vacío que pueda existir. Si fuese vacío no debería haber en el movimiento habíamos dicho. Tampoco es el caso que la vacuidad tenga relación con la verdad aunque en ambas no se acepte el cambio. Ahora si lo vacuo, además de vacuo aceptara el cambio, esa sería la mentira.

Sigue leyendo