¿Cómo evitar información falsa o imprecisa en la búsqueda de fuentes? Criterios de confiabilidad académica

¿Todavía es posible encontrar información confiable en el siglo XXI? ¿Por qué es cada vez más difícil distinguir los criterios de confiabilidad? ¿De qué modo una información se considera veraz, imprecisa o, en el peor de los casos, falsa? No solo en el mundo académico, sino en la sociedad posmoderna actual, existen dos problemas fundamentales relacionados con la búsqueda de datos y fuentes. 

Por un lado, se ha producido (y se sigue produciendo) demasiada información tanto en fuentes escritas, sobre todo, en medios electrónicos. El ensayista mexicano Gabriel Zaid había advertido, en 1972, la existencia de demasiados libros (que se multiplicaban en proporción geométrica), pero pocos lectores (multiplicados en proporción aritmética). Del mismo modo en que los alimentos no abastecerían a toda la humanidad en un futuro sobrepoblado, los lectores no podrían leer todos los libros publicados. En pocas palabras, desde el siglo pasado, nos dirigimos a un mundo con más autores que lectores. En el mundo académico, esto puede dificultar nuestra posición como investigadores de fuentes formales ante tal saturación.

Por otro lado, la velocidad con la que se publica la información ha dificultado la posibilidad de distinguir entre su veracidad, imprecisión o falsedad. El ritmo de la información difundida es tan acelerado que no nos permite comprobar su procedencia, mucho menos nos posibilita el tiempo necesario para averiguar y contrastar (Fernández 2019). En este ámbito, nos encontramos frente al riesgo de las informaciones imprecisas y falsas. Así como las noticias falsas se caracterizan por su rápida difusión a partir de su inmediatez y la falta de rigurosidad del lector (Muñoz-Machado 2020), una fuente imprecisa encarna la poca convicción del lector por averiguar académicamente un tema.

Criterios de confiabilidad de una fuente académica

De esta manera, nos preguntamos: ¿cómo puedo saber que una fuente de información es confiable?, ¿cómo puedo notar que una fuente es formal o informal? Recordemos que una fuente confiable es una fuente formal, veraz y precisa. Así, la formalidad de un texto depende de dos aspectos que debemos considerar siempre al momento de seleccionarlas para elaborar artículos académicos. En primer lugar, a nivel paratextual (aspectos más allá de la redacción del texto académico en sí), tenemos que considerar los siguientes criterios:

  • ¿Cuál es el origen de la fuente

Debemos ser cuidadosos con la manera en que encontramos el texto en línea. Recurrir a bases de datos formales nos prevendrá del uso de fuentes falsas o poco serias. Evitemos recurrir a buscadores genéricos como Google, Bing, entre otros, pues estos no siempre brindan información de medios especializados o científicos.

  • ¿Quién es el autor

Es importante notar si la fuente seleccionada posee un autor con nombre propio (en el caso de un artículo académico) o un autor institucional (en el caso de manuales, informes). La ausencia de autor es un anuncio de que la fuente encontrada no es fiable. Cuidado: puede tratarse de un resumen o transcripción.

  • ¿Cuál es la fecha de publicación

Esto es útil para corroborar la formalidad de la fuente que hemos hallado. Al igual que con el nombre del autor, la ausencia de fecha puede indicarnos la informalidad o imprecisión de un texto; así como lo actualizado de la data brindada.

En segundo lugar, encontramos el nivel textual, es decir, aquel que se ciñe a la escritura de la fuente en sí. Para ello, podemos plantearnos las siguientes interrogantes para considerar la formalidad o informalidad de una fuente:

  • ¿De qué manera está redactada?

Una fuente confiable debe estar escrita con lenguaje académico, es decir, no debe incurrir en coloquialismos (términos comunes en el habla cotidiana) o léxico impreciso (uso excesivo de los llamados verbos baúl: hacer, tener, dar; empleo de palabras poco claras, muletillas).

  • ¿Presenta rigurosidad en el tratamiento de la información?

Un texto académico, a su vez, debe trabajar con distintas fuentes de información a partir de las cuales el autor elabora una exposición. No se debe recurrir a fuentes que no citen a otros autores (pues esto indicaría la falta de rigurosidad en la investigación) o que citen documentos o páginas webs genéricas.

  • ¿Cumple con las referencias bibliográficas?

El uso de las referencias es necesario para toda fuente formal. Si un autor no ha empleado referencias bibliográficas al final del artículo, puede exhibir un tratamiento informal. Asimismo, todas las citas que se realicen durante el desarrollo del artículo deben, posteriormente, aparecer en el listado de referencias bibliográficas.

 

Buscadores confiables en línea de fuentes académicas

A continuación, presentamos una lista de algunos buscadores académicos que servirán para encontrar información confiable. ¿De qué manera puedo comprobar que las fuentes compartidas por estos espacios son veraces? Dicha comprobación no es necesaria, pues todos los textos subidos a tales plataformas han sido previamente evaluados y revisados por miembros de la comunidad académica internacional. Los artículos, libros, tesis, informes, entre otras fuentes, han recibido la aprobación científica necesaria para su posterior publicación.

  • Base de datos PUCP es una plataforma oficial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Brinda acceso a diferentes bases de datos internacionales:

https://biblioteca.pucp.edu.pe/recursos-electronicos/bases-de-datos/

  • Repositorio PUCP es un espacio académico de dicha universidad especializado en revistas y tesis de pregrado y posgrado:

https://biblioteca.pucp.edu.pe/recursos-electronicos/repositorios-pucp/

  • Google Académico es la plataforma que brinda acceso a distintos repositorios, bases de datos y fuentes formales universitarias. Es el Google para investigadores:

https://scholar.google.com/

  • JSTOR es una biblioteca digital que contiene más de 12 millones de artículos académicos en 75 disciplinas de la comunidad científica:

 https://www.jstor.org/

  • Redalyc es una red de revistas científicas de acceso abierto, promovida por la Universidad Autónoma del Estado de México:

https://www.redalyc.org/home.oa

  • SciElo es una biblioteca digital científica promovida por la Fundación para el Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo, Brasil y Latinoamérica:

https://www.scielo.org/

  • ALICIA es uno de los mayores repositorios nacionales de acceso abierto a artículos especializados, trabajos técnico-científicos, programas informáticos, datos procesados y estadísticas de monitoreo, tesis y similares:

https://alicia.concytec.gob.pe/

 

Bibliografía

FERNÁNDEZ, Francisca Ramón
2020 “Comunicación y noticias falsas en relación al COVID-19: algunas reflexiones sobre la información, la desinformación y propuestas de mejora”. Revista Española de Comunicación en Salud. Madrid, suplemento 1, pp. 253-264. Consulta: 10 de mayo de 2021.

https://e-revistas.uc3m.es/index.php/RECS/article/view/5375

MUÑOZ-MACHADO, Julia
2020 “Noticias falsas: Confianza y configuración de la opinión pública en tiempos de internet”. El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho. Madrid, números 86-87, pp. 122-138. Consulta: 10 de mayo de 2021.

http://www.elcronista.es/El-Cronista-n%C3%BAmero-86-87-Coronavirus.pdf

ZAID, Gabriel
2006 [1972] Los demasiados libros. Barcelona: Anagrama.

Elaborado por Joy Godoy.

Las imágenes han sido tomadas de  https://www.transparenciaelectoral.org/que-medidas-se-pueden-promover-para-combatir-la-influencia-de-las-fake-news-en-las-elecciones/ y https://biblioteca.pucp.edu.pe/presentacion-revistas-cientificas/.

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *