¿Cómo formular una hipótesis en la investigación académica?

La hipótesis es una noción que se halla comúnmente asociada al campo de la ciencia y de la investigación académica en general, aunque constituya una práctica recurrente en la vida cotidiana. Así, por ejemplo, si un compañero de aula ha faltado a clases, es probable que algunos asistentes se pregunten sobre las razones de su ausencia (un malestar de salud, alguna actividad extracurricular urgente, un accidente al momento de dirigirse hacia la institución, la visita inesperada de un pariente lejano, para mencionar algunas). De todas estas posibles razones, según sea el caso, algunas aparecen como más pertinentes o razonables. Si se postula alguna de estas posibles razones como explicación de la ausencia del compañero y se realiza un esfuerzo por corroborarla con datos de la realidad, se ha formulado, ciertamente de forma muy básica, una hipótesis dentro de una investigación.

Definición

En términos generales, una hipótesis es una posible solución a un problema específico. Es decir, es un conjunto de afirmaciones articuladas lógicamente que permite esclarecer una situación “inexplicable” hasta el momento de la formulación de la misma. Asimismo, según el diccionario de la RAE, es conveniente señalar que, en el ámbito científico, una hipótesis se establece “provisionalmente como base de una investigación que puede confirmar o negar la validez de aquella” (Real Academia Española 2017). Esta última precisión conceptual permite evidenciar que la hipótesis es el elemento central de toda investigación científica, ya que condensa las afirmaciones esenciales de la misma y permite determinar los objetivos de la investigación. No obstante, según la disciplina científica, la hipótesis puede ser validada o refutada a través de la experimentación durante el proceso de investigación.

En suma, una hipótesis es el enunciado de mayor jerarquía de toda investigación científica que requiere ser refrendado por la misma. 

 

Por otro lado, para el investigador David Pájaro Huerta, no es lo mismo referirse a una hipótesis en general que a una hipótesis de trabajo. Esta última es “una estructura totalmente provisional, una de las armas posibles y necesarias del investigador, que puede admitirse y desecharse en consonancia con las necesidades que presente la investigación del objeto” (2002: 384). Esto quiere decir que la hipótesis puede ser reformulada o refutada durante el proceso de investigación científica, según sus hallazgos o exigencias. Así, no es extraño que se modifique o cambie de hipótesis durante una investigación científica definida. Según las evidencias, la hipótesis puede variar parcialmente o transformarse por completo.

 

Dicho en términos sencillos, cualquier hipótesis, durante el tiempo que dure la investigación, es provisional, ya que, según los resultados obtenidos, puede sufrir modificaciones.  

 

Estructura

En opinión del investigador Tevni Grajales Guerra (2000), la estructura básica de una hipótesis está compuesta por tres elementos esenciales:

  • Unidades de análisis o de observación: son los individuos, instituciones, conglomerados o elementos en general que delimitan el ámbito de la investigación.
  • Variables: son los atributos, características o propiedades, cualitativas o cuantitativas, manifiestos en las unidades de observación. Dicho en otros términos, son aquellos rasgos distintivos de las unidades que constituyen, propiamente, el objeto de estudio de la investigación.
  • Enlace lógico o término de relación: es el elemento que describe la relación que existe entre las variables y entre las variables y las unidades de análisis.

 

En el siguiente ejemplo, aparecen señalados los componentes estructurales de la hipótesis:

Requisitos formales

Existen una serie de requisitos formales que cualquier hipótesis formulada adecuadamente debe cumplir. Para los usos del curso, conviene destacar las siguientes características:

 

  • Formulada como proposición: la hipótesis científica debe ser formulada como una proposición, es decir, como una oración declarativa afirmativa que puede ser verdadera o falsa. Por ejemplo, en 1905, Albert Einstein postuló que “la energía se presenta en paquetes de determinados tamaños o cuantos”. Como se observa, el enunciado de Einstein puede ser calificado como verdadero o falso, ya que es una proposición. Por ello, la hipótesis “en ningún caso puede tener la forma de interrogante, prescripción o deseo” (Pájaro Huerta 2002: 377).
Una proposición es una oración aseverativa que refiere información que puede ser corroborada o refutada, es decir, que puede ser verdadera o falsa. No sucede lo mismo con oraciones que expresan deseos, dudas u obligaciones, ya que ninguna de ellas afirma o niega propiamente y, por ende, no son verdaderas ni falsas.
Son ejemplos de proposición No son ejemplos de proposición
Dolly fue la primera oveja clonada. Quiero ganarme la lotería.
El átomo es una molécula. ¿Qué sentido tiene la existencia humana?
El cuadrilátero es un polígono con lados. Ojalá llueva mañana temprano.
La ciencia explica la realidad. Laura es una estupenda persona.

 

  • Claridad: la formulación de una hipótesis no debe incluir términos ambiguos o imprecisos ni una sintaxis confusa que impidan la comprensión de la misma. Esto no quiere decir que en la hipótesis no se puedan colocar términos técnicos si la investigación lo requiere.

 

  • Pertinencia: la hipótesis constituye un proposición coherente respecto al fenómeno real que gatilló la investigación y al marco teórico de base asumido para su desarrollo. Esto quiere decir, en primer lugar, que la hipótesis responde al evento que la ha propiciado: si no explica el fenómeno problemático que la provocó, difícilmente podrá ser aceptada. En segundo lugar, al inscribirse en un marco teórico conceptual definido, la hipótesis debe concordar con los principales enunciados de este.

 

  • Especificidad: la hipótesis debe ser específica para que pueda ser corroborada o refutada. Una hipótesis demasiado general difícilmente podrá ser objeto de una investigación, ya que su veracidad no podrá ser evaluada.

 

  • Comprobabilidad: toda hipótesis, en el ámbito científico, debe ser comprobable por medio de la experiencia, sea directa o indirecta (lectura de fuentes bibliográficas, por ejemplo); en caso contrario, deberá ser descartada de inmediato.

 

Pasos para la elaboración de una hipótesis

En este punto, existe información de distinta índole, ya que, según el ámbito científico, el proceso de formulación de una hipótesis puede variar ligeramente. No obstante, en términos generales, puede afirmarse que los pasos imprescindibles para elaborar una hipótesis son los siguientes:

 

  1. Planteamiento concreto del problema: a partir de la observación, el investigador debe identificar una realidad problemática y definirla con claridad. El problema debe estar formulado como una pregunta. De esta forma, la investigación académica puede entenderse como el proceso iniciado para responder a esa pregunta. La hipótesis, entonces, es la posible respuesta a ese problema.

En otras palabras, sin el planteamiento preciso del problema no puede surgir la hipótesis.   

 

  1. Revisión minuciosa de material bibliográfico: si bien es probable que, apenas formulado el problema, surjan de inmediato en la mente del investigador ideas que intenten explicarlo, es pertinente iniciar una investigación bibliográfica para comprobar si, efectivamente, la realidad observada es problemática o si existen investigaciones previas a la nuestra que ya hayan planteado explicaciones sólidas sobre el mismo. No obstante, siempre queda abierta la posibilidad de que la investigación surja como una refutación o reformulación de las explicaciones vigentes en una época determinada.

Cuando un investigador aún se encuentra en formación, es lícito que analice problemas ya formulados por otras investigaciones e, incluso, evalúe procedimientos o hipótesis previos

 

  1. Elaboración de “posibles explicaciones” a la problemática planteada: una vez realizada una exhaustiva, hasta donde sea posible, revisión bibliográfica, el investigador debe articular la mayor cantidad de posibles respuestas para el problema. En esta etapa, importa explotar hasta la última posibilidad explicativa, ya que cualquier indicio, por menor que sea, podría llevar a resultados importantes posteriormente.

 

  1. Elección de la hipótesis más adecuada e inicio de la experimentación o validación: de todas las posibilidades gestadas en la etapa anterior, el investigador debe escoger aquella o aquellas que considere más razonables y con mayores evidencias. A partir de este momento, inicia el proceso de validación de la hipótesis que, en algunos casos, implicará el tránsito por el laboratorio. En otros, continuar con la recolección de información bibliográfica puede bastar para validar la hipótesis. Esta diferencia dependerá de la especialidad y del propósito de la investigación iniciada. Asimismo, como se mencionó líneas arriba, según los resultados que se vayan extrayendo en el proceso, es factible que la hipótesis se vea modificada parcial o totalmente.

 

 

Bibliografía

 

GARCÍA ZÁRATE, Óscar Augusto

2003                Introducción a la lógica. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial. Consulta: 8 de octubre de 2017.

 

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/libros/Filosofia/intro_logica/1_parte.pdf

 

GRAJALES GUERRA, Tevni

2000                “Formulación de hipótesis”. En Tgrajales. Consulta: 8 de octubre de 2017.

 

http://tgrajales.net/investhipot.pdf

 

PÁJARO HUERTA, David

2002                “La formulación de hipótesis”. Cinta moebio. Santiago, número 15, pp. 373-388. Consulta: 8 de octubre de 2017.

 

http://www.revistas.uchile.cl/index.php/CDM/article/viewFile/26238/27530

 

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

2017                “Hipótesis”. En Diccionario de la lengua española. Consulta: 10 de octubre de 2017.

 

http://dle.rae.es/?id=KUtnGU1

 

 

Preparado por Claudia Dioses, Óscar Gallegos, Valery Quezada, Anahís Samamé, Lisandro Solís y Denis Torres

Puntuación: 1 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*