Correos electrónicos: los errores que se deben evitar

Un correo electrónico es un texto que sirve para comunicarse en distintos contextos, ya que combina la inmediatez de la comunicación oral y el empleo de un soporte escrito (Garret y Dennis 2002: 95).  Por estas razones, se emplea en ambientes laborales: las empresas, por lo general, suelen tener su propia red de mensajería para comunicarse de manera interna y, en ocasiones, externa. Asimismo, también se recurre a este tipo de texto en los espacios académicos e, incluso, en los de índole personal. Sin embargo, esta útil herramienta puede tornarse poco efectiva si no se considera la importancia de cada una de las particularidades que ofrece este formato para la organización de la información.

El uso cotidiano del correo electrónico ha generado que, con frecuencia, se cometan errores en su elaboración, errores que se relacionan, sobre todo, con  su semejanza con la comunicación oral, como se ha señalado; es decir, se escribe como se habla. Por ello, se tiende a escribir este tipo de textos de manera, en ocasiones, muy coloquial. A continuación, se presentarán una lista de fallas comunes que se cometen al redactar este tipo de textos.

1) No se considera la intención y situación comunicativa:

En muchas ocasiones, el correo se redacta sin tener un propósito claro. Es decir, el mail debe plantear una intención comunicativa clara: informar, persuadir, convencer, etc. De lo contrario, el receptor no comprenderá, en su totalidad, qué es lo que se quiere lograr con la comunicación iniciada. También, es importante saber a quiénes se dirige el correo. No es lo mismo escribir solo a los compañeros de trabajo un mail para avisar que habrá una reunión que escribirle, también, al jefe (de ser pertinente; se debe recordar que hay que evaluar siempre con cuidado a quiénes se les copia o no el correo). El registro deberá ser más o menos formal dependiendo de la situación comunicativa.

2) No se coloca el asunto de manera clara:

El “asunto” del correo debe estar escrito en una frase nominal corta y clara. La comunicación se complica si no se plantea adecuadamente cuál será el tema a tratar, en especial cuando el destinatario no es una persona que se conozca previamente.

3) El saludo y la despedida no son planteados de manera correcta:

Al escribir un correo, es de suma importancia saludar y despedirse cordialmente. En una comunicación formal, lo recomendable es comenzar con la frase “Estimado señor/profesor/doctor” (el título puede variar dependiendo del contexto). Asimismo, es necesario cerrar el correo con la frase “Saludos cordiales” o “Atentamente”. La firma debe añadirse al final del mensaje. Se debe recordar, además, que la puntuación en las fórmulas de saludo y despedida son las siguientes:

 

Correcto

Incorrecto

Estimada profesora: Estimada profesora,
Saludos cordiales, Saludos cordiales.

 

A continuación, se presentan dos modelos de correo electrónicos. El primero de ellos es una versión con errores; en el segundo, estos han sido solucionados: es la versión correcta e ideal.

Imagen 01:

https://previews.123rf.com/images/alazur/alazur1609/alazur160900006/64950823-Ilustraci-n-de-correo-electr-nico-Enviar-o-recibir-correo-electr-nico-concepto-ilustraci-n-dise-o-pl-Foto-de-archivo.jpg

Imagen 02:

Elaboración propia

Imagen 03:

Elaboración propia

 

Bibliografía

GARRET, Paula y Steve DENNIS

2002    La comunicación escrita en los negocios. Madrid: Prentice Hall-Pearson Educación S.A.

 

Elaborado por Claudia Duharte, Armando Alzamora, Ronald Gonzales, Victoria Mallorga y Yuri Sakata

Puntuación: 3.67 / Votos: 6

Comentarios

  1. Diana Díaz Coba escribió:

    Buen blog felicidades,
    preciso, estuve indagando sobre el “saludo y despedida” de un correo ,
    utilizacion de los signos de puntuación, sali de las dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*