Introducción y cierre: algunos ejemplos

Al momento de redactar un texto, es muy importante tener en cuenta al lector. Por ello, es necesario que la forma en la que se redacte el contenido sea atractiva y lo mantenga interesado. En ese sentido, tanto la introducción como el cierre deben tener una estructura muy clara que cumpla sus respectivas funciones. Por un lado, la introducción debe centrarse en la contextualizar la información y presentar el tema central del texto. Por otro lado, el cierre debe finalizarlo mediante la síntesis de las ideas principales que fueron expuestas en el desarrollo.

Precisamente por tratarse de aspectos importantes, el presente post explica la forma en la que se puede contextualizar el tema y sintetizar las ideas principales mediante ejemplos. Para poder verlo, se presenta un prezi.

Post hecho por María del Carmen Vilela y Elvira Cetraro

Imagen extraída de:
http://nattivos.com/importancia-saber-escribir/

Puntuación: 3.67 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*