Orígenes de términos del español: palabras patrimoniales y cultismos

blog26
Como bien sabemos, el español moderno procede de la evolución del latín hablado; es decir, el latín, con el paso del tiempo, se fue transformando de una a otra generación de hablantes hasta convertirse en nuestro idioma actual. Debido a esta continua innovación, muchas de las palabras utilizadas en el presente se apartan considerablemente de la forma latina original. A las palabras surgidas a partir de esta evolución se les llama palabras patrimoniales. Sin embargo, no es únicamente gracias a estas que existen términos originarios del latín en el español, sino que hay algunas palabras en nuestro vocabulario que parecen no haber evolucionado del mismo modo que las mencionadas anteriormente. Es decir, son bastante similares a las que se utilizaron hace muchos siglos durante el Imperio romano. A estas palabras se les llama cultismos. Por ello, se puede afirmar que la incorporación de las palabras procedentes del latín al léxico español ha ocurrido por dos vías totalmente distintas, tal como se verá a continuación.

Por un lado, las palabras patrimoniales, efectivamente, surgieron a partir de la evolución del latín hablado, por transmisión oral ininterrumpida; tal es el caso de los siguientes términos: ‘hija’, el cual derivó de filia; ‘oreja’, el cual derivó de auricula; ‘ocho’, el cual derivó de octo; ‘fuego’, el cual derivó de focu; entre muchos otros. Por otro lado, los cultismos, a diferencia de las anteriores, son los que, en algún momento histórico, se tomaron del latín de los libros. Para incorporar estos términos, no se hicieron otros cambios que los necesarios para adaptarlos al sistema morfológico y fonológico del español; tal es el caso de palabras como las siguientes: ‘directa’, originada a partir de la forma latina directu; ‘foco’, del latín focu; auricular, del latín aurícula; ‘filial’, del latín filia; entre otras. Como se ha podido observar en los ejemplos de ‘foco’ y ‘fuego’, y de ‘auricular’ y ‘oreja’, en ciertos casos, la misma palabra latina, por distintas vías, ha originado dos palabras diferentes en el español moderno: la palabra patrimonial y el cultismo. Asimismo, ‘delgado’ y ’delicado’, o ‘estrecho’ y ‘estricto’ son otros ejemplos de palabras del español que se han consolidado por dos vías distintas, donde los primeros son términos patrimoniales y los segundos, cultismos.

Fuente de la imagen: http://acaballoartesdellibro.blogspot.com/

Elaborado por Úrsula Hernández

Puntuación: 3.26 / Votos: 15

Comentarios

  1. César Rios escribió:

    Qué interesante, 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *