Archivo por días: 2 diciembre, 2011

Ego: lo vacuo que cambia

[Visto: 715 veces]

Si quisiéramos igualar lo vacuo de una taza “sin nada” a lo vacuo que podría ser la realización de la vacuidad, en principio una tasa vacía no lo está, contradicción?, aunque se nos concede el interpretarlo como que algo no se contiene en algo. Qué más difícil sería conceder que a lo que llamamos cero tiene algún tipo de relación con lo que llamamos vacío. Nos parece más disparatado llamar vacío a algo que no lo está. Esto último nos parece solo podría darse un mundo en que solo hubiese cero o ceros. No “hacer” nada. Frases como éstas deberían tener mayor sentido. Aunque hubiese multiplicidad de ceros en ningún caso tampoco habría cambio alguno. Podríamos decir entonces que la vacuidad no acepta cambio. Entonces también para toda mentira general habría una verdad general, en otro sentido, una pregunta para cada respuesta y una respuesta para cada pregunta. En el peor de los casos una mentira podría ser solo por desconocimiento, puede variar; en cambio, la verdad no. Es en ese variar, que aunque nos de la impresión de que existe movimiento, es lo más vacío que pueda existir. Si fuese vacío no debería haber en el movimiento habíamos dicho. Tampoco es el caso que la vacuidad tenga relación con la verdad aunque en ambas no se acepte el cambio. Ahora si lo vacuo, además de vacuo aceptara el cambio, esa sería la mentira.

Sigue leyendo

Ego: para los que viven por primera vez

[Visto: 446 veces]

Seguramente y es lo que te hace vivir: creer que estas vivo. Luego creerás estar muerto y desearas vivir. La vida depende completamente de ti, en la muerte eres tu esclavo y de otros y estos a su vez esclavos del que dio la vida, así de ese modo eres su esclavo también. El primer hombre que descubrió el fuego seguramente pensó que era suyo. Cuando muerto la eternidad pesa más que cuando vivo, es más tuya y tu principal creencia como cuando vivo lo es la muerte: en el vivir en muerte, la vida es ilusión. En el tipo de vivir en el que se pueden hacer cosas como estas, pues como en lo anteriormente dicho, la vida depende de uno mismo, la invención, la curiosidad y creatividad sale de uno y es expresada a voluntad. En la otra vida no hay nada por descubrir ni de que temer: la vida es la única creencia y lo que importa. La muerte que es una especie de vida corrupta no es otra que la suma de imperfecciones y yerros voluntarios guiados seguramente por la ira e incontinencia de alguna pasión. Como la balanza perfecta nunca infiel el sopesar la boca y pasiones medidas lo mejor y cuando y cuanto se deba, hace la diferencia entre corrupción y vida misma. Llenándote de vacío ni hay nada que pesar pues solo eres tu ego y tú.

Sigue leyendo