Etimología: huachafo

20130626-huachafo_chicha.jpg

Nuestra experiencia lingüística es sobre todo un inventario de palabras con que los seres humanos toman posesión de los objetos y, con ello, clasifican sus vivencias. Además, esta se enriquece gracias a la convivencia e interacción en comunidad con otros. En palabras del prestigioso lingüista Luis Jaime Cisneros: “Con solo oír a los otros nos fuimos enriqueciendo y realizándonos lingüísticamente”. Un ejemplo de este intercambio es el vocablo “huachafo” y “huachafa”.

De acuerdo con las autoridades de la Real Academia Española, dicho adjetivo significa “cursi”, y se emplea en Perú  con frecuencia. Su origen etimológico proviene de una larga historia de préstamos y transformaciones lingüísticas y sociales.

20130626-whitechapel_street_market__wikipedia.jpg

Según Lucio Pezet, la historia se remonta al oriente de Inglaterra en plena Revolución Industrial del siglo XVIII. En ese lado del Reino Unido, surgió un distrito llamado Whitechapel, un barrio habitado por obreros que trabajan en las fábricas textiles de la zona. Algunos de estos habitantes acumularon dinero y, con el afán de demostrarlo, solían lucir ostentosos atuendos y joyas. Así, estos habitantes fueron bautizados por los ciudadanos del país inglés como “chapsfromWhitechapel” y, luego, simplemente como “whitechaps”.

Hacia principios del siglo XIX, la República del Perú contrajo una deuda con este país; sin embargo, ante la imposibilidad del Perú para devolver rápidamente el préstamo,  el Gobierno decidió entregar la administración de los nuevos ferrocarriles a Inglaterra a fin de saldar la cuenta.

De ese modo, durante esos años, arribaron al Perú una gran cantidad de migrantes ingleses en calidad de ingenieros y operarios instruidos en la administración de ferrocarriles. Estos señores, cuando observaban a gente vestida con pretensión e imitación de la moda europea, pero sin buen gusto, los calificaban como “whitechaps”, tal como lo hacían en su país de origen. Este término fue asimilado fonéticamente por los limeños, quienes primero lo adaptaron como “huaychafs “; luego, como ” huaychafis”; y, finalmente, “huachafis”. Posteriormente, se le añadió el género y culminó su transformación en “huachafo” o “huachafa”.

Actualmente, en el Perú, se denomina de ese modo a quien cae en cursilería pretensiosa y peca de mal gusto.

 

Fuentes:

CISNEROS, Luis Jaime.

1993                “Desde el umbral”. En Del origen de las palabras y las frases: breviario de etimología histórica de palabras, locuciones y frases. Lima: Talleres gráficos.

LUCIO PEZET, Felipe.

1993                Del origen de las palabras y las frases: breviario de etimología histórica de palabras, locuciones y frases. Lima: Talleres gráficos.

Fuentes de imágenes adjuntas:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/fb/Whitechapel_Street_Market.jpg

http://castellanoactual.com/huachafo/

 

Elaborado por Andrés Amico, Elena Chávez y Marco Trigoso

Puntuación: 4 / Votos: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *