Integrar nuestra vida

[Visto: 402 veces]

Fue una conversación muy significativa la tenida con el P. Herminio Rico, Vice Asistente Mundial CVX, aprovechando su presencia en Perú. En una dinámica de preguntas / respuestas se abordaron diversas inquietudes sobre la CVX, la vida espiritual y el seguimiento de Jesús.

Fue interesante sintonizar con las búsquedas de la CVX Latinoamérica, recogiendo esas inquietudes planteadas en la Asamblea que recién concluyó (2 al 5 de junio 2017, en Lima). En ella, nos compartió, abordaron diversos aspectos vinculados a la organización de la región, el cómo vincularse y trabajar en redes, haciendo un mejor uso de internet y otras tecnologías. También se detuvieron en el vínculo CVX y Compañía de Jesús, la colaboración jesuitas – laicos y cómo vamos entendiendo mejor la misión de Dios.

En ese contexto, nos habló de modo especial acerca de la vocación laical. Vista como una invitación a integrar de modo más profundo y pleno nuestra propia vida y la vida toda, en esa significación y vínculo entre fe y vida. Integración que crece en la relación de nuestra fe y los diversas ámbitos en los que nos movemos y vivimos, como son la familia, el trabajo (o estudios), la iglesia (y comunidad pequeña desde la que participamos), como ciudadanos, nuestro barrio, etc.

Es muy importante vivir cada uno la vocación laical en nuestra vida, saberla descubrir. Como una forma de “afectarnos” más en nuestra experiencia de Dios que sólo se entiende desde el compromiso con la vida, la naturaleza y las personas, especialmente, las que pueden tener mayor necesidad. Por si acaso, dicha vocación no se refiere a sentidos de contraposición Laicos – religiosos, o sólo a un sentido de bautizados en la iglesia pero no “religiosos”. Intenta recoger sentido y centralidad para la vida de cada uno.

De allí que una propuesta como la CVX es una invitación a vivir dicha vocación en profundidad, de modo discerniente, como “contemplativos en la acción”, “amigos en el Señor” y llamados a vivir una “fe en comunidad”. Sabiéndola adaptar a las circunstancias de cada etapa de la vida y proceso de maduración. Con sentido de responsabilidad.

Fue especial detenerse en los jóvenes. Una invitación especial a trabajar con ellos y a saber proponerles caminos de crecimiento espiritual, discernimiento e integración de sus opciones fundamentales de vida desde la vivencia de la fe en Cristo. Entendiendo que debemos saber abordar de modo específico y adecuado a los jóvenes (y adolescentes), ya sea cuando están en la escuela o cuando están en la universidad y los espacios en los cuales se mueven de modo más común. Siendo la propuesta CVX más propia para quienes se sitúan en momentos de definición de vida profesional, trabajo y familia (o vocación religiosa).

Han sido diversas invitaciones a “ver”, sentirnos desafiados y afrontar lo que parece imposible para convertirlo en realidad. Como la escena de Jesús con sus discípulos frente a la multitud de gente que lo había estado escuchando y les dice “denles ustedes de comer”. Seguramente Pedro casi se cae de espaldas… ¿cómo lo vamos a hacer, son demasiados…? Y lo que parecía imposible se realiza, y quedaron todos satisfechos e incluso recogen varios canastos de sobras.

Como el P. Herminio Rico no estuvo sólo sino con Alwin Macalalad, compañero Filipino del ExCo mundial de la CVX, volveremos sobre ello.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 8 de Junio de 2017

Puntuación: 3.75 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*