Archivo por meses: diciembre 2012

Amistad, mutua exigencia y fecundidad

[Visto: 449 veces]

Informe del Coordinador CVX Siempre a la Asamblea comunitaria

El presente año ha sido significativo para nuestra comunidad por varias razones. Doy gracias al Señor porque nos ha hecho conscientes en muchas ocasiones de su presencia, sabiendo que Él siempre está con nosotros, entre nosotros. Nos dimos como consigna comunitaria el “traducir la esperanza en crecimiento comunitario” y fue bueno hacer el esfuerzo por tener un lema central con el que nos intentáramos guiar, pese a que fue poco visible, como importante fue también el que nos diéramos un tiempo comunitario para reflexionar sobre nuestro horizonte a 4 ó 5 años, ayudándonos a ver más lejos y con amplitud.

En el 2012, tuvimos la visita de varias personas importantes: Alfredo Vizcarra, quien nos aportó su experiencia en el Chad, además de su grata presencia (diversos momentos como en agosto); Consuelo Degregori, autora de “Perlas en el pantano”, quien nos diera un testimonio de vida muy impactante (19 jul.); Teresa Estremadoyro, quien nos habló sobre el coaching; Clara Burgues, actual representante de CPAL – área de laicos/as, quien compartió con nosotros el tema de Vaticano II (3 oct.). Aunque no llegaron a la comunidad, fue muy significativa la presencia en Perú del P. General de los jesuitas, Adolfo Nicolás, y el Vice Asistente mundial de la CVX (el P. Lucke Rodríguez), quienes desde distintas situaciones compartieron Eucaristías y nos dejaron su mensaje, especialmente en lo referente al sentido de la colaboración de los laicos en la misión de Dios.

Tenemos nuevas personas en nuestra “aventura comunitaria”, como han sido Jesús (Piura), Marisela (Ayacucho) e Isabel (Puno), las cuales esperamos logren encaminarse en nuestra experiencia, y sepamos ayudarlas a situarse y descubrir su vocación en CVX, especialmente, siendo ejemplo coherente de lo que predicamos.

Hemos sentido la preocupación por varios de nuestros integrantes en la comunidad. Especialmente por aquellos que nos han hecho sentir una cierta lejanía por motivos laborales diversos. Los problemas familiares que pueden haberse presentado en algunos y que oramos porque sean motivo de una buena superación. Temas personales por los que otros han atravesado y que quizás no hemos sabido estar atentos a su respectivo proceso. Tengamos en cuenta que las revisiones de vida son momentos especiales de intercambio, aunque no debemos esperar sólo a esas fechas para compartir o evidenciar temas de vida que debemos compartir y sentirnos más de cerca unos de otros.

Se ha seguido una labor importante desde los ejes comunitarios de formación y la constancia de reuniones bien aprovechadas desde los equipos. Sin embargo, se ha notado también irregularidades de cumplimiento y presencia de algunos integrantes que es bueno se revisen por cada uno y desde los equipos. ¿Nos damos licencias fáciles para faltar a las reuniones o compromisos comunitarios? ¿Qué tan flexibles y laxos somos para llegar a la hora o asistir a mis compromisos y que tan exigentes somos para exigir a otros lo mismo? Son temas que hemos visto con cierta preocupación en la Coordinación y sería bueno que cada uno lo revisara; estar más atentos a cómo nos desenvolvemos.

De otro lado, también hemos tenido como hecho gratificante la publicación de nuestro documento Siempre en comunidad, lo cual nos ha servido para volver sobre él e intentar profundizar sobre varios ítems. Es muy importante incorporarlo de modo más cotidiano a nuestra oración y de modo más detenido a nuestras revisiones de vida, especialmente en lo referente a cómo crecemos en el vínculo fe y vida, compromiso y seguimiento de Jesús, vivir la vida y ser solidario, amistad y mutua exigencia fraterna, entre otros aspectos.

Debemos agradecer también los ecos comunitarios que tenemos en otros, ya fueran CVX u otros grupos y comunidades. De hecho, nuestra CVX Siempre tiene un cierto prestigio ganado y constituye una referencia que debemos de asumir con mucha sencillez y empatía, sabiendo que nos hace más responsables sobre cómo damos testimonio de nuestro ser cristiano y sentido apostólico. Parte de ello lo debemos de considerar en la nominación como candidatos de 2 integrantes de nuestra comunidad (Pilar y Guillermo), a cargos para el ExCo mundial, nominaciones que han venido de comunidades de otros países (CVX Argentina y de Ecuador). Todo ello nos enorgullece pero nos invita a buscar crecer más en nuestro testimonio y cercanía.

Por último, quiero agradecer la labor de nuestro Asesor, Alberto Simons, incansable en su constancia y presencia entre nosotros, privilegio que apreciamos mucho y queremos que siga permaneciendo en sus enseñanzas y fecundidad. Agradezco mucho la continuidad tenida en la Coordinación y la calidad de cada uno de sus integrantes; aprendí todos éstos meses mucho de cada uno/a, sin que ello nos eximiera de discusiones o tensiones con las cuales también hemos aprendido a valorar las diferencias, a ser un poco más tolerantes y a considerar mejor los puntos de vista discrepantes.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 15 de diciembre de 2012 Sigue leyendo

Algunas incidencias de la Mesa el 2012

[Visto: 450 veces]

Estimados amigos/as de la Mesa:

Me dirijo a cada uno/a con el propósito de agradecerles por lo que ha sido el presente año de camino, con diversos momentos intensos, como lo vivido en torno a la sanción del P. Garatea, los plantones y pronunciamiento que significó o la preocupación por su salud en los últimos meses. La partida de Pilar Coll o las premiaciones a Juan Dumont (asesor de EDOP) por la Embajada de Francia o el Premio Nacional de Cultura (entre otros premios) para Gustavo Gutiérrez, personas muy queridas por todos.

Tuvimos un curso para Reflexionar la vida desde Vaticano II, evento que abrió una perspectiva muy significativa para la Iglesia que queremos seguir construyendo, entendiendo que debemos movernos entre horizontes amplios, mayor tolerancia, exigencia de sintonizar con los nuevos tiempos que se viven, compromiso con los más débiles…, todo conjugado en el seguimiento fiel de Jesús. Fue muy importante las entradas que nos dimos de situarnos en su dimensión histórica, intentar leer los signos actuales del hecho, e ir a una reflexión de lo laical desde varias perspectivas como las presentadas (muy a modo de lecciones de experiencia). Todo recogido en unos DVDs que fueron una novedosa forma de recoger lo vivido.

Hicimos el intento de abordar una mirada de más largo aliento. Darnos una perspectiva a varios años. Sabiendo que nos movemos en un contexto complejo a diverso nivel y donde los jóvenes constituyen hoy un desafío especial por los cambios en los que se va inscribiendo su desarrollo y los varios desafíos que nos plantea. La dimensión de la globalización en la que estamos inscritos son elementos que también nos retan. De hecho, nos hemos sentido parte de ello en noviembre, cuando se realizó la asamblea mundial de MIAMSI; en enero habrá otro evento de Latinoamericano de EDOP; más adelante, la CVX mundial realizará su evento mundial en el Líbano.

Recientemente, en la celebración de nuestra misa anual (coincidente con el 2do domingo de adviento), tuvimos ocasión de reunirnos un buen grupo. Más allá de algunos detalles que tenemos que mejorar, lo importante fue que pudimos darnos un tiempo juntos de celebración, de orar por el enorme significado de la encarnación y de lo que ello nos expresa como sentido del amor de Dios hacia todo ser humano, lo cual se nos da más allá de lo buenos o mejores que somos (que también hay que serlo), pero donde lo principal nos viene de nuestro Padre grande y su infinita generosidad y expresión de amor. De cómo nos enseñó a amar y a saber amar. Que las semillas que simbólicamente se entregaron nos motiven a sembrar y germinar, a ser fecundos en la vida que cada uno lleva, de modo individual y comunitario, en todos los ámbitos de nuestra vida, ya sea familiar, laboral, de estudios, como ciudadanos y como iglesia.

Todos estamos invitados a colaborar con la misión de Dios y ha descubrir con esperanza los caminos que más nos centran a su llamado y compromiso. Parte de ello, seguramente, será cómo nos situamos en la realidad de nuestra Lima, destacando el esfuerzo y ejemplo que reconocemos en nuestra Alcaldesa, Susana Villarán; cómo nos situamos en la memoria de nuestro país y algunos de los aspectos duros de la vida que nos ha tocado, recogida hace 10 años por la CVR; qué nos dice el “año de la fe” convocado por el Papa Benedicto XVI y que nos debe convocar a recrear nuestra experiencia de fe, a profundizar en ella y a pedir la gracia de ser mejores creyentes porque nos comprometemos mejor con la justicia, la verdad y la solidaridad.

Tengamos confianza en que la Mesa es un espacio de inspiración para nuestra labor en cada movimiento y como conjunto; que todos debemos ayudarnos a florecer esa dimensión. Debemos convencernos que podemos dar pasos, pequeños o grandes, que nos sitúen en tareas claves para nuestra iglesia y país, porque todo lo que nos toca vivir desde lo cotidiano es clave para construir cosas mayores; desde allí, nos toca aprender a vivir, a ser cristianos, a sabernos relacionar, a conocer el misterio de la vida humana y sus diversas aristas. Es importante que aprendamos a “acompañarnos”, tanto a los que son parte de nuestras comunidades, entre nosotros mismos; también a quienes quizás no son parte de nuestra experiencia comunitaria pero vive sentidos de compromiso que reflejan la presencia viva de nuestra fe, espiritualidad y misión.

En fin, hay varias cosas sobre las cuales podríamos seguir comentando. Parte de ello es el valorarnos unos a otros. El reconocer todo lo que aporta cada uno y lo importante de contar con todos en el camino que vamos haciendo y queremos seguir recorriendo. Que todo ello nos inspire en las próximas navidades, donde lo importante no es lo que nos regalamos unos a otros, sino el regalo que recibimos de Dios con el nacimiento de su mismo hijo. Una Feliz Navidad para todos/as… y un mejor año 2013.

Guillermo Valera Moreno
Coordinador de la Mesa
Magdalena del Mar, 12 de diciembre de 2012 Sigue leyendo

¿Una hermosa aventura?

[Visto: 447 veces]

A continuación una historieta sobre temas de la vida cotidiana que nos puede ocurrir de diverso modo…

Conversaban dos amigos, Raúl y Jorge, sobre sus relaciones de pareja, tema muy manido y de contagiosa sordera sobre quien tiene la razón sobre uno u otro tema… ¿No te parece que tantos años viviendo juntos desgasta cualquier relación, por más buena que haya sido ésta? A veces uno se siente incomprendido porque creemos que estamos haciendo lo mejor para nuestra familia y encima siempre están que nos reclaman…

La verdad es que hasta el sexo se vuelve insípido y con poca gracia si no lo atendemos en tan diversos detalles que lo hacen vida y no caricatura. Pero más que cosas como esa, nos cansamos de los roles que nos fuimos dando; mi mujer quiere decidir más sobre las cosas y no sólo las de casa que podríamos tomarlas como más naturales para ella. También ella se puede haber cansado de mí, de ti en tu propio caso, ¿no crees? ¿Por qué tendría que aceptar lo de siempre y no querer construir un espacio distinto de relaciones? Más aún, con la mayor valoración que hoy se va construyendo de las mujeres, su condición de igualdad y no de “roles” secundarios. ¿No será que quizás no sabemos asumir una mayor horizontalidad entre varón y mujer y nos buscamos diversos argumentos para justificar que uno es el que debe tener siempre la “sartén por el mango”?

Incluso, a veces arrastramos pequeños complejos adolescentes que no hemos superado… No nos gusta que nos digan lo que tenemos que hacer, detestamos que nos condicionen nuestras propias decisiones o tener que tomar una decisión condicionada a la opinión de otra persona, incluso si esa otra persona es la propia pareja de uno o alguien tan cercano como ella. Creemos que somos más autónomos si tomamos distancia de lo que otros nos puedan decir, más aún si nos cuestionan hábitos que hemos hecho “modus vivendi” por tantos años, como tener una casa de campo o de playa, o teniendo en alto valor el ser parte de tal club o círculo de amigos, justificado de diversas maneras.

Pero qué pasa si alguien tan cercano a nosotros nos cuestiona nuestro “modus vivendi”, ¿estaremos en capacidad de “sacrificar” dichas cosas e intentar plantear la vida de otro modo? ¡Qué difícil! Y complejo a la vez, intrincado, ¿quién decide lo correcto y por qué habría que hacer todo ello? ¿Es un problema de quién manda a quién solamente? ¿Tenemos capacidad de volver sobre nuestros pasos y considerar qué puede ser lo más importante… qué propiedades y relaciones son las más importantes? Complicado, ¿no crees Jorge?

Me lo vas a decir, si ando en algo así metido. Uno termina tentado de echar la “culpa” al otro de que la relación se va sintiendo que se trunca; de responsabilizar a la mujer de nuestras propias limitaciones y dificultades, normalmente acompañadas de ciertas otras frustraciones que vienen juntas, peor si tienes un salario que se mantiene en el mismo punto en los últimos lustros y no hay forma muy clara de elevarlo, pese a los mayores estudios que pudiste hacer entretanto o a promesas de mejoras que nunca llegaron… Es todo un tema.

La verdad que es bueno establecer responsabilidades en los problemas que se suceden y saber que somos nuestras razones y nuestras pasiones, que no tenemos razón en todo pero tampoco debemos avasallar ni dejarnos avasallar por las dificultades planteadas. Corremos el riesgo de escuchar poco las razones del otro/a, de racionalizar que lo propio es la mejor de las opciones y decisiones que se toman y que la otra persona tiende al error. Sin embargo, es real que en una relación de pareja no puede haber problema de uno únicamente, normalmente los temas que se convierten en problema son de responsabilidad compartida, pese a que en determinado momento aparezca como algo más unilateral.

Como fuera, ¿no crees que todas estas cosas sería importante conversarlas con los hijos? Aunque no te parezca, de ellos surge a veces una sabiduría que te puede dejar con la boca abierta y, también, de los más pequeños, por pura intuición y olfato. Pero es bueno en todo ello saber poner las cartas sobre la mesa y escuchar muy finamente, con la mejor disposición de “saber perder”. Es más, conversar con el propósito de perder en los argumentos que uno pueda presentar y dejar que fluyan las razones y tedios de todos, especialmente de los principales implicados, sabiendo que estamos con nuestro principal tesoro.

Oye, qué fácil resulta escucharte decir todo ello, ¿podrías tú mismo transitarlo así como lo mencionas? ¿Crees que cediendo las cosas se van a resolver así no más? Después me criticarán por otras cosas y hasta corro el riesgo de pasar por un fracasado cuando tampoco las cosas no vayan bien en las nuevas “circunstancias” si éstas se dieran.

Es cierto, supondrían una suerte de nuevo pacto y dejarse ayudar ambos por algún especialista o alguien que los asesore en los términos que lo puedan requerir. Con todo, no deja de ser una apuesta que podría tampoco funcionar, pero dependerá de ambos, de su mejor disposición y de cómo con mucha fe puedan hacer ese tránsito. Puede ser una hermosa aventura y quizás sea mejor vivirla a aislarse o transitar por un desierto quien sabe por cuanto tiempo… nunca se sabe, como tampoco podemos cerrar como opción otras consideraciones y la misma separación.

Pero no te dejes tentar con apresurar las cosas o condicionarlas con decisiones tajantes, porque todo esto hay que manejarlo con mucha flexibilidad y ternura, especialmente por los hijos que están al medio de todo y que no tienen ninguna culpa de nuestras propias broncas, aunque también las deben entender como parte de la propia vida…

Raúl, nos tomamos un café el jueves, ¿te parece? Bacán, nos vemos, chau.

Guillermo Valera M.
Magdalena del Mar, 1 diciembre de 2012 Sigue leyendo