Archivo por meses: marzo 2013

Vivir una Iglesia austera

[Visto: 765 veces]

Empezamos muchos a reconocer que en la elección reciente del nuevo Papa Francisco, ha soplado realmente el Espíritu. Fue bastante pronto el consenso alcanzado y debió ser que la mirada centrada en el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, condujo a no poder dudar de su carácter profundo de pastor y servidor de nuestra Iglesia.

Es probable que estemos ante un Papa que no se preocupará por escribir más encíclicas sobre diversos puntos vitales de nuestra Iglesia. Parece que ya tenemos bastantes. Es más, con todo lo trabajado y avanzado en Vaticano II hay mucha materia que no se ha rumiado lo suficiente o siquiera se ha considerado para términos prácticos. Y ya han pasado 50 años, los suficientes como para empezar a poner el tono más en los gestos y acciones prácticas que nos hablen más de Jesús por ellas mismas que por discursos que no terminan de concretar las cosas.

El Papa Bergoglio, expresa de por sí una Iglesia con otra mirada, menos eurocéntrica, situada desde otra realidad como es la latinoamericana. Nos dice mucho, sólo empezando por el nombre con el que decidió identificarse, con lo cual ya nos dio muestra de lo que nos quiere comunicar y a lo que aspira con la responsabilidad que tiene entre manos. Debemos construir una iglesia cercana a los más pobres, una iglesia sencilla como nos enseñó Francisco de Asis. Una Iglesia que se construye desde abajo y que no quiere ostentar nada que no sea su sentido de servicio y caridad.

De hecho, parece estar muy presente en nuestro nuevo Papa, un sentido de servicio más que de jerarquías; de saber hacernos los “últimos” y no sentirnos los “primeros”. No sólo como discurso y menos como pose. Hay en él un enorme sentido de vida y un llamado a su vez a vivir un estilo de vida, como Jesús nos enseñó. A encontrar en ese modo de vivir lo importante, lo significativo, lo indispensable. Y poco más o nada más. Claro, en un mundo que siempre nos incentiva al consumo, a tener más, a acumular poder, a competir sin importar qué pasa con el “resto”… no debe de extrañarnos, aunque sí hacernos muy conscientes que es de eso “mundano” que tenemos que ser contraculturales, como contracultural fue Jesús en su tiempo con lo “mundano” que le tocó vivir.

La gran fuerza que puede tener un Papa como Francisco I será que si encontramos verdad, cercanía a Jesús, justicia en lo que nos propone, autenticidad de buen pastor y tantos detalles… Tendremos entonces que secundarlo en todos los niveles de nuestra Iglesia para hacer verdad los gestos a los que nos vaya invitando a vivir y hacerlos vida cada uno de quienes nos reclamamos cristianos, como sentido estilo de vida por el cual queremos seguir a Jesús desde el lugar que a cada uno le corresponda. Tenemos que empezar desde ya.

Como ya hemos señalado. El primer tema planteado es la del llamado a vivir una Iglesia austera, con humildad y sencillez de contenidos. ¿Cómo lo hacemos carne no sólo desde las instancias jerárquicas que corresponda? Más importante será el cómo podemos vivir ello desde nuestro quehacer de laicos, desde cada una de nuestras comunidades y testimonio individual que nos toque. Por favor, no se trata de discursos. Si algo hemos indicado es que nos vamos a ver confrontados a gestos; y gestos profundos que nos inviten a replantear nuestra propia forma de vivir.

Por ejemplo, si queremos una iglesia más laical, los laicos tendremos que dar un mayor testimonio de sí como iglesia. No para ser “cruzada” de nada, como en tiempos medievales ya transcurridos. Si queremos humildad en nuestra Iglesia tenemos que ser capaces de expresar dicha humildad con nuestra vida y la de nuestras organizaciones. Si queremos representar servicio, tenemos que hacernos auténticos servidores, en el nivel que nos competa. Porque desde allí podremos encarnar un camino de renovación que siento con mucha esperanza que está empezando. Desde ya Benedicto XVI señaló un camino posible con su renuncia y la necesidad de cambios.

Tenemos fe que con Francisco I nos abriremos a un sentido renovador de la pastoral de nuestra Iglesia que, como se recogió en Aparecida, implique “la promoción humana y la auténtica liberación ‘sin la cual no es posible un orden justo en la sociedad’.” (A: 399). La renovación de la Iglesia tiene que ser tarea de todos y saber descubrir cada cual el gesto que está llamado hacer a su nivel, tanto individual como comunitariamente.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 24 de marzo de 2013

Sigue leyendo

En torno al Proceso del NO a la revocatoria

[Visto: 533 veces]

Es bueno mencionar que en Lima estamos ante un desafío político que nos ha hecho conocer lo que puede ser la impotencia; el saberse con la razón y no ser aceptado por la gente, por distintas razones. Ello le ha sucedido a nuestra querida Alcaldesa Susana Villarán, quien siendo una persona muy honesta y proba, con niveles de eficiencia superiores a quienes han pasado por la casa municipal en los últimos lustros, no ha logrado convencer a la población.

No obstante, ella no se ha echado para atrás ni a tirado la toalla. Se propuso salir al frente con su verdad y encarar a quienes con todo descaro han querido valerse de testaferros para conseguir réditos políticos, siendo el tren del Señor Castañeda Lossio, el Apra y el Fujimorismo el que ha terminado empujando dicho propósito. Y allí está la cosa disputándose, como algo que no se consigue fácil, pero que más allá del resultado final del domingo 17, nos dará serias lecciones de política.

Lo primero es que todos debemos saber respetar las reglas de juego de nuestra democracia en construcción, todavía débil y necesitada de crecer en institucionalidad, liderazgos y organizaciones más sólidas. Por ello, ya se ganó en éste propósito, porque se aceptó los términos de la legalidad establecida para una situación de revocatoria, pero nos ha hecho conscientes que una medida así debe también ser replanteada más adelante para garantizar que no se “juegue” a revocador quien pierde las elecciones, muchas veces sin razones consistentes de por medio, tal como se ha demostrado en el caso que comentamos (y la inmensa mayoría de casos equivalentes).

Lo segundo es hacerse consciente que los sectores más pobres siempre son más sensibles a cambios de fondo si no se explican e involucra debidamente, o no se actúa planteando complementos y compensaciones. Donde se sienta y se vea un poco más visible los beneficios y metas. Aun así, es difícil, porque se lucha contra grupos y redes de poder muy enquistados e intereses muchas veces corruptos. Como lo son los casos del transporte, comercio mayorista, seguridad y otros temas.

Lo tercero es que establecer consensos y concertación de intereses diversos, ya ha tenido su primer fruto en Lima con el Plan Regional de Desarrollo Concertado de Lima Metropolitana (www.planlima.gob.pe), aprobado hace pocas semanas. Dando muestra de un camino y una opción de trabajo, muy de la mano con sectores de la población organizada. Ello tiene que saberse trasladar al plano de la opinión pública y de quienes piensan diferente, justamente para buscar convencerlos y para entender también sus razones.

Por ello, es también significativo que la propia Alcaldesa pueda reconocer errores y aceptar que haya gente que quiera votar en su contra y discrepar con ella y su gestión municipal. Pero diferenciándola de quienes están a la cabeza de la revocatoria, quienes como Marco Tulio Gutiérrez terminan siendo una vergüenza para la política. Ojalá ello también lo valore la población al momento de votar, porque están en juego formas muy distintas de hacer política y nos toca crecer, madurar, intentar hacer las cosas mejor.

De allí que desde la Mesa de Movimientos Laicales, en la cual se reúne un conjunto de 8 movimientos y comunidades (EDOP, UNEC, JOC, MTC, CHC, MPC, MIAMSI y CVX), le dirigimos una carta personal a Susana. Reconociendo su esfuerzo en el campo de la política y la función pública, tal como nos lo pide el Documento de Aparecida (DA 75, 79, 174). Le decíamos de corazón que su gestión no estaba exenta de errores; pero reconocíamos su valor en enfrentar problemas de fondo, pese a que fueran impopulares. Le manifestamos nuestro aprecio como mujer honesta y con sentido ético.

Porque creemos que es posible hacer política limpia, transparente, y en el que el bien común esté por encima de intereses personales y de grupos de poder, teniendo siempre presente las palabras de Jesús “sean astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.” (Mt. 10,16b). Le pedimos que no desmayara en el esfuerzo por llevar adelante su responsabilidad, considerando que es de justicia que terminara su mandato para el cual fue elegida democráticamente. Y que contara con nosotros.

Creemos que ello nos invita a que todos, desde diversas tareas, nos comprometamos a garantizar un proceso electoral limpio. Por ejemplo, participando como personeros en todas las jurisdicciones previstas de votación. Siendo respetuosos de los argumentos de quienes piensen que es mejor votar por el Sí, sin dejar de expresar nuestro propio punto de vista. Atreviéndonos a invocar y llamar públicamente a votar por el NO, marcando las 40 veces NO en la cédula de votación, éste domingo 17. Así, otras tareas.

 

Guillermo Valera Moreno

Lima, 09 de marzo de 2013

Sigue leyendo

La formación, ¿a qué nos llama y alienta?

[Visto: 477 veces]

El pasado lunes (25 de febrero de 2013) se tuvo con la CVX El Agustino un conversatorio buscando precisar los temas que serían más de interés de todos para abordar en el presente año. Fue interesante que de dicha conversación se plantearan puntos hasta en tres dimensiones temáticas, las cuales compartimos por establecer pistas de trabajo que pueden ser útiles para otras comunidades.

Dichas dimensiones se ubicaron en torno a lo que podemos llamar como el ámbito de la espiritualidad, la labor comunitaria y lo relativo a “justicia y país”. De cada uno hemos recogido en forma resumida 2 a 3 temas con los detalles que nos parecieron más saltantes.

1. Sobre Espiritualidad. Se precisó hasta dos temáticas:

a) Discernimiento y Ejercicios Espirituales. Se planteó la expectativa de conocer más teóricamente al respecto, aunque se vio que lo recomendable era hacer cada uno/a la experiencia de Ejercicios, profundizando desde allí su mejor entendimiento y a qué nos llama el Señor en cada caso. Recibiéndolo como algo que nos nutre y fortalece constantemente; lo cual nos da la posibilidad de hablar un mismo lenguaje. Ver opciones desde la oferta del Centro de Espiritualidad Ignaciana – CEI u otras que se valoren desde el mismo Núcleo.

b) Fe y Espiritualidad. Hay la preocupación sobre cómo transmitir a los demás la propia fe o la continuidad de procesos con quienes se tiene la experiencia de preparación para el bautizo, la confirmación u otros sacramentos. Surgían las preguntas sobre cómo ahondar y crecer en la propia fe; cómo motivarlo mejor en los hijos y en las personas cercanas.

c) La humanidad de Jesús. A propósito de cómo nos relacionamos; nuestros juicios sobre los demás; nuestras propias limitaciones. Sobre la humildad. Vida de Ignacio. El amor de Dios en nuestras vidas, cómo va calando.

2. Sobre labor comunitaria. Se puso de relieve los siguientes temas:

a) Identidad y formación en CVX. Se propuso tanto lo vinculado a los “450 años de las comunidades laicas ignacianas”, así como recordar o profundizar temas vinculados a “Nuestro Carisma en CVX” y los “Principios Generales”.

b) La misión en CVX. Se cuestionó sobre cómo trabajar mejor la misión y recrear lo que ya hacemos en el Núcleo, vinculado a colaborar con la vida espiritual de la parroquia y la labor con jóvenes. ¿A qué nos llama y alienta? También se hacían las preguntas sobre cómo trabajar con adolescentes, niños y jóvenes y qué más se puede hacer por ellos; o preguntas sobre labores a desarrollar con enfermos.

La importancia de dar sentido de misión a toda nuestra vida. Ayudarnos haciendo revisión de nuestra vida personal en comunidad y, desde allí, lo relativo a la misión. Importante de vincularlo a las “fronteras”, a las que nos sentimos llamados hoy como CVX local, nacional y mundial. Todo ello vinculado a cómo se nos ve por otros. Llamados a vivir la misión “en el corazón del mundo”.

c) Compromisos en CVX. Temporales y definitivos. Cómo crecemos como cristianos y su vínculo a la espiritualidad ignaciana.

3. Sobre justicia y país. Mirado desde la pregunta central que le hace Jesús a Pedro: “Pedro ¿me amas? Apacienta a mis ovejas.”

a) Memoria y perdón. A propósito del 10mo aniversario del informe de la CVR. También vinculado al sentido de perdón / sanación que nos plantea el libro / película “Los Miserables” (especialmente en esa escena del ladrón que es “rescatado” por un obispo, quien le da hospitalidad y obra de modo generoso).

b) Dolor y sufrimiento. Vinculado a la vida de la Virgen María.

Alrededor de todo lo mencionado, se pueden precisar los puntos de mayor interés, ya sea para ser tratados a nivel del Núcleo CVX o lo que cada comunidad pequeña decida profundizar en su nivel.

Guillermo Valera, Asistente del Núcleo CVX El Agustino

3 de marzo de 2013

Sigue leyendo