Buen año 2016

[Visto: 271 veces]

Querida comunidad, vamos concluyendo el 2015. Un año con muchas cosas qué recordar, varias por continuar, algunas que nos hubiera gustado quizás cerrar y se mantienen, otras para olvidar… Todas siendo parte de nuestra vida. Lo cual nos invita a pensar en cómo las hemos vivido, ya que sencillamente nos toca vivir a fondo lo que nos viene dado pero también lo que nos es posible construir más de cerca o lo que está más en nuestras manos y posibilidades de decidir, de cambiar, de encaminar… discerniendo o aprendiendo a hacerlo (una vez más) en el camino.

Gracias a cada uno lo que es como persona. Lo que nos aporta de modo cercano o indirectamente; lo que nos significa de tan variadas tonalidades, porque todos nos significamos unos a otros y qué bueno que así sea, que así lo podamos vivir y sentir. Gracias por poner el acento especial de lo que cada uno hace con su participación en la comunidad. Gracias por sentirse libres de participar en ésta experiencia que significa ponerse en las manos de Dios a través de los compañeros que hacemos la comunidad, centrada en Jesús, en Dios amor, en ese Dios hecho hombre y que hemos recordado vivamente hace tan poco con la Navidad.

Gracias por ayudarnos a hacernos responsables de nuestra vida importándonos lo que pasa con cada uno y cada una. Porque la partida de un ser querido siempre es triste, a pesar que comprendemos racionalmente (y sobre todo por la fe) que vamos hacia algo mejor en Dios. Porque la enfermedad o la salud debilitada nos afecta a todos, pero es más delicado en quién lo padece más de cerca, del modo que sea, aún sabiendo que Dios nos acompaña o a veces nos resulta incomprensible ciertas cosas al respecto.

Gracias por hacernos un poquito más solidarios. En lo que damos como comunidad nacional CVX, en los acompañamientos tan diversos en los que colaboramos (y que a veces no los visibilizamos del todo o los consideramos) o en causas más amplias. Ya sea en acciones como el REMA, en el Instituto de Altura, en el Cerro Candela, en responsabilidades más directas con la CVX, en acciones de formación con jóvenes (o no tan jóvenes), en el impulso de sacar adelante una pequeña empresa (por ejemplo de galletas “Lupita”), en ese fervor por aportar a la educación en el país desde esa condición de maestro o maestra, en nuestra condición general de profesionales que cada uno ha desarrollado y aporta de modo específico con responsabilidad, así como en nuestro ámbito familiar, ya fuera en el rol de padre / madre, de hija/o, esposo / esposa u otras.

El 2016 nos puede invitar a muchas cosas, ya que se nos abre un año de la Misericordia como Iglesia y un año electoral como país. Será muy bueno aprovechar de profundizar nuestras capacidades de discernimiento, nuestra vocación y profundidad en ello. Para obrar de la mejor manera lo que Dios nos puede pedir y estar a tono con los “signos de los tiempos”. Cada uno tiene la palabra sobre lo que le corresponde crecer, acentuar, mejorar, mediar de la mejor manera para intentar y crecer en esa invitación a ser felices que nos incluye a todos, sin excepción, a todos.

Inspirémonos mutuamente en éste 2016. Amémonos (y amemos) un poquito mejor lo que somos y lo que nos corresponda hacer, cada uno en lo que le corresponda, discerniendo (siendo libre) en lo que se encamine y decida, en lo que escuche, dialogue, concerte y practique.

Lo anterior lo digo pensando en nuestra comunidad, aunque me es imposible no hacerlo pensando en la comunidad de El Agustino en especial, ya que (como ustedes saben) he venido siendo el asistente eclesiástico de ellos en los últimos cuatro años y medio. Como también lo hago consciente de que somos una comunidad nacional y mundial de la cual me siento parte y espero que todos aprendamos a sentirlo así también.

No termino ésta palabras que ya se hicieron largas sin agradecer muy de veras al equipo de equipo de Coordinación que tuvo a su cargo facilitarnos la vida en comunidad en éstos dos últimos años, en especial a Armando como cabeza central. Un abrazo siempre con admiración al Cholo (que disculpe si lo “choleo” mucho), más aún por el nuevo libro sobre discernimiento que nos ha brindado recientemente.

Buen año 2016 a cada uno, para sus familias, amigos y para aquellas personas que quizás no nos gustan tanto o sentimos distancias.

Guillermo Valera
Coordinador CVX Siempre

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *