Los pobres y el proceso de nuestra CVX

[Visto: 756 veces]

En el último boletín del Consejo Mundial CVX (Proyectos 144) se nos invita a reflexionar en la “Opción por los pobres en la identidad CVX”, preguntándonos ¿dónde están los pobres en la CVX? Esa es una cuestión vital que puede ayudar a centrar el sentido de misión y cuerpo apostólico que busca tener la CVX, la misma que en nuestro caso vino discerniendo en los últimos años a modo del PAN (Proyecto Apostólico de Núcleo).

Como dice el propio documento “La Opción Preferencial por los Pobres está en el corazón del mensaje cristiano, porque Jesús mismo se identificó con los pobres (Mt 25, 31-46).” No es algo aleatorio o un aspecto del mismo. Se trata de hacer cada uno una reflexión desde el propio proceso comunitario, intentando una reflexión sobre ¿quiénes son los pobres entre nosotros y en nuestro entorno? Si Jesús hiciera parte de mi comunidad ¿por quién se interesaría? ¿Cómo es mi relación con los pobres de nuestro mundo? ¿A cuántos pobres conozco por su nombre? ¿Cuántos de ellos son mis amigos?

Dicha reflexión sería bueno que la vinculásemos, por ejemplo, con lo que en nuestra CVX Perú abordamos en el proceso de preparación de la última Asamblea Nacional (noviembre 2008), recordando lo que sus Núcleos y comunidades formularon y se recogió sobre 4 temas: Crecimiento apostólico; Formación y liderazgo; Nuestra experiencia de vida comunitaria; y, Relación CVX – Compañía de Jesús e Iglesia.

(1) Crecimiento apostólico:

º Claramente nuestra actividad es más pastoral que social, las áreas más comunes en nuestro trabajo apostólico son: jóvenes, sacramentos y espiritualidad.
º La opción preferencial por los pobres se entiende de diverso modo, sobre todo el servicio a los marginados; en general los pobres aparecen como destinatarios de la acción apostólica.
º Solo ocho núcleos tienen definidos sus PAN de los cuales solo cinco los tienen en ejecución. Los otros Núcleos todavía están en discernimiento.

(2) Formación y liderazgo:

º La mayoría considera los EE.EE. como un espacio privilegiado para la formación y el crecimiento, así como las propias reuniones regulares.
º La mayoría de núcleos se apoya en una plataforma institucional (Parroquias o Centros Loyola). Los que no lo tienen deben de ingeniárselas o buscar espacios alternativos.
º Han ayudado y ayudan la participación de integrantes en cursos como Magis y Minimanila.
º La mayoría cree que el liderazgo debería inspirarse en los valores evangélicos desde la perspectiva ignaciana. Todos debemos ser líderes en todos los espacios de participación.

(3) Nuestra experiencia de vida comunitaria:

º Todos reconocen la comunidad como el espacio para compartir la fe y la vida, alegrías y penas. Algunos núcleos explicitan que la revisión de vida les ayuda mucho.
º Varios plantean que tienen dificultades para reunirse por el ritmo de vida o se ven afectados por el traslado de sus miembros (por trabajo, estudios o salud).
º En general no se percibe que se haya incorporado profundamente la dinámica DEAE (discernir – enviar – acompañar – evaluar).
º Hay mucha variedad de reuniones. Algunas siempre mantienen un esquema; otras lo varían según el tipo de reunión que programan. El ritmo de reuniones suele ser semanal y/o quincenal.

(4) Relación CVX – Compañía de Jesús e Iglesia:

º La mayoría de núcleos sí tienen relación con la Compañía; ella se da vía parroquias u obras. Además, a través del acompañamiento y del apoyo de actividades diversas.
º Se percibe una relación cercana y fraterna

Todo lo anterior puede ser importante de profundizar en nuestros Núcleos y comunidades, preparando la celebración de nuestro siguiente día mundial CVX (25 de marzo). Intentando ser fieles a Cristo también en la manera cómo él se hizo un pobre más, se solidarizó con los pobres, se comprometió con los pobres.

Guillermo Valera M.
24 de Enero de 2010

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *