Afirmación de la institucionalidad democrática y de lucha contra la corrupción desde las regiones

[Visto: 2375 veces]

1. Consideramos que sigue siendo clave y fundamental, en el proceso de fortalecer nuestra democracia, el concentrar esfuerzos para avanzar el proceso de descentralización y regionalización en el país. Allí debe estar puesta la principal mirada y las variantes normativas a desarrollar o plantear, en el impulso de organizaciones sociales y políticas de base, en la lucha contra la pobreza, en la implacable lucha anticorrupción y en las diversas formas de empoderamiento de la sociedad civil (en especial, la de los más excluidos).

2. Creemos que es importante poner de relieve algunos aspectos claves, como son:

° El énfasis de construir institucionalidad democrática desde lo local y regional.
° Tomar en cuarenta que en todo proceso de descentralización hay que ver qué es bueno descentralizar y qué no.
° En la construcción de voluntad política ciudadana se debe aprender a respetar lo que se elige por la mayoría.
° Ayudar para que las funciones y competencias, los instrumentos y la organización colaboren a que funcione mejor los distintos niveles de gobierno y a que haya una arquitectura local más adecuada de gobierno.
° Identificar en el Estado qué cosas funcionan actualmente bien en las regiones y rescatarlas, recogiendo lo que valora la gente como importante.

3. Para que las instituciones funcionen adecuadamente y sean previsibles en lo que se puede esperar de ellas, se debe tender a profesionalizar más a las entidades del Estado, generando condiciones para una dinámica más gerencial y menos patrimonialista; que se sustente en lógicas del mérito (meritocracia) y no que estén sujetas al favor o clientelismo de las autoridades de turno.

4. Es necesario establecer el quehacer gubernamental como el conjunto de procedimientos y regularidades, estables en el tiempo, que permiten a todo ciudadano saber que va a ser atendido de una manera determinada, respetándose estándares y normas (buen trato, buena atención, hacer sentir a gusto al “cliente” ). Creando Estado donde no existe y, en especial, desde el proceso de descentralización en curso.

5. Para encaminar las iniciativas que se considere más pertinentes, pensamos que hay una serie de nociones significativas que habría que transmitir como trasfondo y con convencimiento, las cuales se pueden resumir en lo siguiente:

• La importancia del cumplimiento de la ley y de una cultura de la ley: no a la arbitrariedad, no a la impunidad.
• Las entidades y organismos pueden funcionar y las cosas deben hacerse para el beneficio de todos.
• Podemos hacer previsible el funcionamiento de las instituciones.
• El buen trato de las instituciones da más sentido al respeto por todos los ciudadanos y ciudadanas.
• Todo problema o conflicto se puede resolver si hay diálogo adecuado entre las partes.
• Tiene sentido la convivencia humana entre personas y con la naturaleza. Estamos llamados a cuidar de la vida, del mundo y hacerlo crecer.

6. Considerando como necesaria la existencia de un buen funcionamiento de las instancias de Gobierno (en nuestro caso, locales y regionales), creemos conveniente que lo específico a trabajar desde las diversas organizaciones sociales, políticas o del Estado debiera ubicarse o centrarse en razón de 4 aspectos:

(a) Cómo se garantiza que el gobierno funcione de acuerdo a ley;
(b) poner atención en que el gobierno funcione bien;
(c) Situar que la gestión del gobierno sea honesto (que no robe);
(d) Encaminar al Gobierno al bien común (desarrollo y sentido de servicio).

Nota: El presente documento esta basado en orientaciones trabajadas para encaminar la labor del área de Transparencia e Institucionalidad de FSP en las regiones donde tiene presencia.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *