Tareas pendientes después del conflicto armado interno

[Visto: 531 veces]

Las tareas pendientes nos llevan hacia un factor fundamental: ser felices. Entre estas tareas se encuentra el eliminar las diferencias sociales, las cuales no nos permiten progresar. Esto se encuentra muy ligado a la educación, la cual se mantiene muy inferior en varios sectores del Perú. El Estado debe ser más inclusivo, porque contamos con una diversidad cultural la cual nos vuelve un país de rasgos y pensamientos diferentes, pero todavía no cuenta con una población en conjunto que genere una representación única por parte del Estado.

El Estado no representa a unos pocos sectores de la población, representa a cada uno de los peruanos y al generar ese sentimiento de representación, podrá haber mayor confianza hacia las organizaciones públicas, ya no habrá necesidad de golpes de Estado para que este reaccione y cumpla sus propuestas, ya no habrá miedo por parte de la población. Esto no se debe repetir jamás, debemos educar a nuestros infantes para que sientan la pertenencia a una sociedad la cual ha pasado por etapas de violencia jamás vistas en la república. El Estado debe ser consciente de los recursos naturales con los que cuenta y distribuirlos hacia la población de manera equitativa y justa, evitando ambiciones por parte de sectores de poder. Además, ya no se debe invertir en armamento y en las Fuerzas Armadas, porque violencia va a generar más violencia, como lo hemos evidenciado en el conflicto armado interno entre 1980 y 2000.

Queda pendiente la justicia hacia los campesinos, la cual debemos de asumirla todos como un hecho que nos afecta en conjunto. No puede ser que se hayan asesinado cerca de 70 000 personas y nos hayamos hecho los desentendidos socialmente. Aquí los medios de comunicación juegan un rol importante. Se mantiene la necesidad de mejorar su sistema para informar, evitar monopolios en ellos (como en periódicos) para recibir información confiable y sin manipulaciones. Hay bastante por desarrollar, pero poco a poco y en un Estado democrático se puede lograr. En un Estado en el que la justicia sea brindada de la misma manera para un rico empresario como para un humilde campesino.

Se encuentra pendiente eliminar la pobreza, la cual creció debido a la violencia. El Estado cuenta con los recursos para hacerlo pero le falta la efectividad para lograrlo. Se debe ser consciente que somos emprendedores y debemos aplicarlo en un desarrollo de una sociedad con menos pobreza. En esta también se refleja el poco interés hacia el otro, al cual excluimos según criterios étnicos y raciales. Pero es un factor que se encuentra en el pensamiento de las mayorías que no lo consideran como tal. Por ello, su eliminación es a largo plazo y debe ser fomentada. Además, este conflicto evidenció una parte de la sociedad con sentimiento de venganza, con ganas de imponer la violencia como sea. Esto debe ser tomado en cuenta, ya que también debemos formar una sociedad pacifista. una que genere paz e integridad respecto a los que la componen.

Es importante el uso de discursos de este tipo hacia la población, porque los discursos son generadores de cambios. Además, para que no se repita, debe tenerse presente que ocurrió y que los grados de violencia fueron devastadores. Por ello, el Estado debe atender estos conflictos desde su inicio, porque cuando Sendero Luminoso comenzó a atacar, lo dejaron de lado pensando que sería un pequeño problema y brindando un único énfasis a la economía. Si se quiere evitar que ocurra nuevamente un hecho así, se debe atender a las necesidades de la población, llegando a soluciones junto a ellos para que sean de las maneras más adecuadas.

Luis Valera Lalangui
Reflexiones desde el curso de “Realidad Social Peruana” en la PUCP

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *