Memoria y desafíos de la Mesa de Movimientos Laicales

[Visto: 734 veces]

1. El pasado sábado 25 de setiembre 2010 realizamos una nueva jornada de la Mesa de Movimientos Laicales, la misma que se inició haciendo un recuento del trayecto recorrido por la MML desde su nuevo inicio e impulso en el año 2006. Resaltando, sobretodo, las iniciativas de formación realizadas y los procesos que marcaron la confluencia de los ocho movimientos que lo integran.

2. Después se abordó (con Pilar Arrollo) los desafíos más importantes de la realidad actual; destacó lo significativas que resultaban las próximas elecciones municipales a realizarse el 3 de octubre, ya que ponían en juego las propias elecciones presidenciales de abril del siguiente año. Destacó cinco cuestiones más gravitantes en la política actual, algunas de las cuales se indicaban como muy sensibles y tendientes a generar polarización:

a) Derechos Humanos: por ser un tema de constante recurrencia y que obtuvo nuevo relieve por la amnistía encubierta que se quiso dar a militares acusados de diversos asesinatos y otros, con el DL 1097. Se llamó la atención en los más variados intereses que confluyen en poner en cuestión estos temas: Keiko Fujimori y sus seguidores por la liberación de Alberto Fujimori; el Presidente Alan García, por los sucesos de los penales de 1986; el MOVADEF, movimiento promovido por Sendero Luminoso (SL) que busca la liberación de su líder Abimael Guzmán y otros dirigentes; Antauro Humala y los detenidos por los sucesos de Andahuaylas de hace unos años.

b) El llamado “rebrote terrorista”: sobre lo cual se cayó en la cuanta que SL nunca se habían ido de las zonas que les fue tradicional su presencia (valle del Río Apurímac y Valle del Huallaga). Si bien era un problema real, lo importante era manejarlo en su justo término y no magnificarlo. A partir de ello se aprovechó de mencionar la preocupación por la juventud sobre el conocimiento y memoria de lo recogido por la CVR, así como otros temas. Será importante tomar en cuenta la lucha ideológica a dar más adelante con SL.

c) Recursos Naturales: el cual nos remite al tema de las inversiones en el país, el crecimiento que se ha venido dando en los últimos años. Es clave plantearnos, a partir de ello, qué tipo de desarrollo queremos para el país.

d) Corrupción: tema que se pensaba era algo no muy tomado en cuenta por la población (por su sentido pragmático) y se ha visto que ya no es tan así. Ha aumentado el grado de intolerancia frente a ella, lo cual es una gran cosa para encaminar una afirmación sobre la dignidad de las personas y del país, poniendo de relieve valores como la honestidad y el respeto por el otro, abriendo un mayor sentido de esperanza para todos.

e) Inseguridad ciudadana: cuestión que ha recrudecido a todo nivel, especialmente en las principales ciudades. Nos pone en guardia respecto a otros temas como el narcotráfico.

3. La última parte se centró en establecer algunas pistas a tomar en cuenta para el accionar de la MML. Se presentó los aspectos trabajados en una jornada anterior (diciembre 2008), desde la cual se enfatizó y valoró la importancia de la Mesa de Movimientos y los esfuerzos de articulación de iniciativas diversas.

Se hizo una labor de grupos el cual centró la atención en priorizar temas principales y desafíos que nos ayudaban a crecer como ciudadanos y compromiso con el país. En ese sentido se enfatizó lo siguiente:

I. Sobre valorar la organización de la Mesa y lo que es y hace cada uno de sus integrantes

º Reproducir y promover la experiencia de la Mesa, buscando una presencia más efectiva de ella en nuestra Iglesia y en la sociedad.

º Valorarla como espacio de articulación, intercambio y memoria; de reflexión, diálogo y crecimiento espiritual.

º Contar con un Portal o boletín electrónico.

II. Sobre fortalecer la identidad de la Mesa como factor de fe y esperanza en nuestra Iglesia

º Promovernos como referente de Iglesia para cada uno de nuestros movimientos y para otras entidades de la sociedad. Idear estrategias para dar testimonio, ser factor de coherencia y que la organización no se interrumpa.

º Ganar en Identidad fortaleciendo nuestros movimientos y nuestro sentido de pertenencia en la Iglesia. Nos identificamos como un laicado que promueve una Iglesia que opte por la vida y por los más pobres.

III. Sobre estar atentos y críticos a los signos de los tiempos desde la realidad de nuestro país

º Una Mesa atenta a las brechas sociales y desafíos que nos plantea nuestro país, siguiendo con atención la coyuntura política y el tratamiento de temas como recursos naturales y desarrollo humano; pobreza, trabajo y desempleo; migraciones; lucha anticorrupción.

º Promover iniciativas públicas: Ser voz pública común.

IV. Sobre prioridad a nuestra formación como laicos

º Es central el compromiso con la formación a todo nivel: estar debidamente informados; procesos de formación y auto formación; aprender a ser formadores de otros (dentro y fuera de nuestra comunidad); elaboración de materiales pedagógicos; uso de Internet.

º Promover más jornadas de intercambio y tratamientote temas de coyuntura política, derechos humanos, juventud, moral cristiana, ecumenismo, doctrina social de la Iglesia, entre otros.

Se apreció también que la Mesa de Movimientos Laicales nos desafiaba:

º Entendiendo que tenemos un rol como laicos dentro de la Iglesia, reconociéndonos cada uno como Iglesia y buscando tener una mayor presencia en la Iglesia.
º Se le siente como una bendición el contar con ella y como un espacio de comunidad más amplio, más grande. Nos hace sentirnos corresponsables de la Iglesia que queremos.
º Nos pone ante el desafío de saber congregar, de ver formas más atractivas para convocar a la juventud. De saber preocuparnos por el otro.

4. Como cierre, se reforzó algunos elementos a tomar en cuenta:

º ¿Qué nos desafía realmente? Tomar conciencia de lo que nos corresponde ser y hacer. Qué rol nos toca jugar en cada momento, en cada etapa. ¿A qué nos invita? Saber discernir y desarrollar la capacidad de hacerlo, sobre lo que nos acontece. Para saber orientarnos mejor al bien y a saber amar como Jesús nos amó.

º Ser factor de diálogo: ¿Cómo estamos acostumbrados a hacer las cosas? Normalmente nos imponemos unos a otros lo que creemos que es “mejor”; provenimos de una cultura autoritaria y machista. Debemos desarrollar la capacidad de escuchar, de empatía. Saber establecer acuerdos y entendimientos. Asumir el diálogo como actitud de vida y sentido de paz. Como lógica de construcción de institucionalidad a todo nivel.

º Vincular fe y vida: se trata de integrar el conjunto de lo que somos a nuestra experiencia de fe cristiana; a no vivir como compartimentos estancos; a saber potenciar todo lo que somos desde nuestra vida de fe y darle sentido a nuestra vida de fe desde todo lo que somos y hacemos.

º Orar la vida y vivir nuestra fe en comunidad de manera activa. No es algo accesorio sobre lo que podemos optar. Es parte consustancial y en lo que encuentra el sentido último. Orar como Jesús oraba con su Padre. Hacer de la experiencia comunitaria algo que da centralidad al conjunto de nuestra vida y ayuda a integrarla más plenamente.

º Actitud de propuesta, como sentido propositivo permanente en todo lo que hacemos.

º Sentido político y ciudadano: porque todo lo humano nos interesa y nada de lo político nos puede ser ajenos. Buscando siempre hacernos todos responsables de todos.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *