Religulous: críticas y críticas

[Visto: 1745 veces]

Ha continuación hacemos un comentario a la película Religulous, la misma que esta hecha más en versión documental y se produjo el año 2008.. Desde el nombre mismo de la película (Religulous) se aprecia que hay un intento de crítica a la religión de parte del director (Larry Charles), valiéndose de un conocido presentador y humorista internacional (Bill Maher), para realizar una serie de reportajes y entrevistas a iglesias del entorno cristiano, judío y musulmán.

A pesar de cierto tono irónico, no deja de haber razones para plantearse cuestionamientos e incoherencias que atraviesan las prácticas religiosas. Desde las más individuales que se reflejan en algunas personas, como aquella que aparece con un sentido religioso bastante infantil y mágico (la coincidencia del vaso que se llena con agua por la lluvia), pasando por los seguidores de cualquier charlatán (como aquél que se dice “sucesor” directo de Jesús) y no falta alguna gente que le cree con fidelidad ciega. También, dentro del cristianismo, especialmente evangélico norteamericano, están las apreciaciones religiosas que se ciñen al pie de la letra y tratan de convertir a la Biblia en un texto histórico tal cual esta escrita, cuestión que lleva a generar desencuentros muy vitales con la ciencia y, especialmente, conduce hacia visiones fundamentalistas.

De otro lado, siendo una película al estilo documental, se presentan algunos líderes religiosos haciendo un llamado a vivir en paz, cuando lo que muchas veces se promovería es la guerra, especialmente desde el Corán y la religión musulmana, pasando por el judaísmo y de lo cual no escapa el cristianismo. Parecería ser que, en nombre de Dios, hacemos la guerra: se promueve justificaciones de política exterior (aparece G. Busch diciéndolo); en parte, la violencia entre palestinos e israelitas; o las mismas acciones terroristas provenientes de algunos grupos musulmanes radicales que tienen un halo religioso justificatorio para sus promotores.

También está el tono autoritario de muchas religiones y su ánimo de imposición de dogmas diversos que tienen poco sentido, como la “virginidad” de María. Olvidando quizás cuestiones más fundamentales como la manera y el lugar desde donde se debiera predicar de manera más testimonial. En el caso de los católicos, también se pone en cuestión al Vaticano como sede central de la Iglesia. ¿Es propio estar en medio de grandes monumentos y riquezas, o se debiera compartir más directamente desde los sectores más pobres?

Todo lo anterior tiene sentido plantearlo a consideración crítica. Sin embargo, a los promotores del documental habría que decirles que las creencias religiosas y ritos de la gente merecen nuestro profundo respeto y no parece ser muy constructivo el convertirlos en objeto de simple burla. Pese a ello, nos dejan algunos desafíos sobre cómo abordamos los distintos sentidos religiosos presentes en los distintos pueblos del mundo, desde una opción de diálogo interreligioso y sentido plural. Cómo nos planteamos abordar la educación “religiosa” para los niños del mañana; cómo queremos que procesen éstos temas más allá de cuestiones de fe dogmática o del “carbonero” que puedan incorporar desde otros espacios. Cómo se trabaja todo ello desde los medios de comunicación social o desde ámbitos más circunscritos como la familia, sin pretender que haya una respuesta homogénea para todo.

Guillermo Valera M.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *