Nueva publicación: Elecciones y legitimidad democrática en América Latina

0001

Gracias a Fernando Mayorga, reconocido investigador asociado a CLACSO, llega a mi un libro compilado por él y en el que tengo una colaboración. Se trata de Elecciones y legitimidad en el que se ha publicado un artículo trabajado en colaboración con Juan Dolores: La representación electoral sub-nacional en el Perú (2002-2014): ¿fragmentación o regionalización de la política?

Este artículo analiza las características de esta fragmentación, y se pregunta por si hay algún nivel de articulación entre las organizaciones políticas de mayor presencia y éxito que nos permita avizorar algún cambio futuro de esta situación. Para esto presentamos primero los resultados del último proceso electoral sub nacional del 2014, y luego ofrecemos una lectura de proceso tomando en cuenta los últimos 4 procesos electorales sub nacionales. Dejando de lado el nivel del gobierno nacional, las elecciones regionales y provinciales de octubre del 2014 fueron convocadas para elegir a 25 presidentes regionales, 195 alcaldes provinciales, 1 647 alcaldes distritales. También se elige a 10 526 concejales. En suma, entonces, se convoca a 21 millones 322 mil 599 electores para elegir 12 692 autoridades políticas. Hay que tener en cuenta, además, que de acuerdo con la legislación peruana el voto es obligatorio para todas las personas mayores de 18 años de edad.

Los resultados muestran que los partidos nacionales han sido derrotados ampliamente por organizaciones políticas regionales en los tres niveles de gobierno sub nacional. En efecto, de 25 gobiernos regionales, los partidos nacionales han obtenido solo 5 de ellos, 2 corresponden a Alianza para el Progreso (APP) y 3 a Fuerza Popular (FP). Los partidos políticos tradicionales no obtuvieron ningún gobierno regional. Los otros 20 fueron ganados por movimientos regionales. Lo mismo ocurre a nivel provincial y distrital donde los partidos políticos obtuvieron el 25.4% de los municipios provinciales y 34.4 % de los municipios distritales mientras los movimientos regionales se hicieron del 72% de los municipios provinciales y el 62.4% de los municipios distritales.

Una versión previa de este trabajo se presentó en Santa Cruz, Bolivia, en un evento organizado también por Fernando y con el apoyo del PNUD – Bolivia. Pueden acceder a la versión online del libro haciendo clic en Elecciones y legitimidad.

iconos-12

Columna en El Comercio: “La fiesta prohibida”

Alianza Lima_Oyarce

Columna publicada originalmente en El Comercio

Se caía de maduro. La violencia en el fútbol se ha convertido en un problema muy serio ante la clamorosa inanición de las autoridades. Ir al estadio requiere ahora tomar precauciones inimaginables para nuestros padres. De pronto, el gobierno ha promulgado el reglamento de la Ley N° 30037, con el objetivo de prevenir y sancionar esta violencia.

El reglamento dispone el empadronamiento obligatorio de los barristas, y la prohibición de sus concentraciones previas a los partidos. También se prohíbe usar banderolas, pintarse el rostro, alentar con instrumentos musicales y realizar cánticos y expresiones provocativas y violentas en las tribunas. Aunque algunas de estas medidas son justificadas, otras son excesivas y hasta absurdas, mostrando desconocimiento de la complejidad sociológica del fútbol y limitando el logro del mismo objetivo propuesto.

En contextos donde la gente tiene una creciente necesidad de reconocimiento y movilidad social, el fútbol no es un mero deporte, sino una actividad que permite expresiones públicas de identidad y descarga emocional. En los estadios del mundo, la “fiesta del fútbol” no ocurre solo en el campo de juego sino en las tribunas, donde los hinchas pueden cantar, gritar y alentar el club de su preferencia, y la competencia pasa al ámbito del espectáculo como una manera de alejarla del enfrentamiento callejero. Por cierto, esta fiesta debe ser para todos, dejando fuera las expresiones extremas del racismo y xenofobia. Para esto ya existen disposiciones internacionales que personal especializado puede hacer cumplir. En países vecinos como Chile y Colombia, ya se tienen policías capacitados para controlar los desbordes de los aficionados, y no solo se recurre a los varazos o embestidas a caballo como lamentablemente ocurre en el Perú.

En nuestro país, es cierto que algunos estadios se han convertido en “tierra de nadie”, donde la falta de control implica que las familias ya no disfruten juntos los partidos como antaño. Incluso los vecinos del estadio Monumental se encierran en sus propias casas antes y después de los partidos. Pero prohibir los instrumentos musicales o que los hinchas vayan con caras pintadas en los estadios o que no realicen coreografías de aliento a sus colores, es un absurdo. ¿Dónde se ha visto un partido de fútbol así? ¿Cómo se pretende implementar tamaño despropósito? ¿Será esta otra norma impracticable como muchas que ya tenemos en el Perú?

Pero esto no es todo. Walter Oyarce, cuyo hijo fue asesinado en un estadio por fanáticos de clase alta enardecidos, ha señalado que la principal debilidad de la norma es no tomar en cuenta a los principales actores de este drama –los barristas mismos–. En efecto, la debida preparación de las autoridades policiales puede combinarse con medidas de autorregulación de las propias  barras, como ya está ocurriendo sin que las autoridades presten atención. En los últimos meses en Lima sur y Lima norte, los propios líderes de las barras han organizado siete conversatorios, buscando transformar su enorme potencial de organización en una fuerza de cambio positivo. Esfuerzos similares se han realizado en Trujillo y Ayacucho. No obstante, el gobierno saliente ha preferido ignorar estos esfuerzos y optar por el camino facilista de la prohibición. Sin embargo, no hay cambio posible sin la participación de los propios barristas, ellos son parte de la solución. Ojalá se entienda.

iconos-08

 

“Mi afición por Alianza es por una afiliación familiar y también una opción política”

Copia de _DSC0113

Foto: Omar Lucas

José Carlos Rojas, aliancista y politólogo, tuvo la gentileza de entrevistarme sobre mi biografía como aliancista y ha publicado este material en la plataforma Web http://soyalianza.pe/ Acepté pero no sabía bien cómo iba a salir pero luego de leer el material, intimista en algunos pasajes, me animo a compartirlo con ustedes.

Sin-título-24

¿Cómo nace tu afición por Alianza?
Yo vengo de una familia aliancista. Mi padre era hincha de Alianza y mi abuelo también. Mi abuelo vino en el año 1920 de Tarapacá como repatriado en el contexto de la postguerra con Chile. Era insostenible vivir allá por esos años. Vino con mi abuela, mi tío Orestes y otras tías. Mi abuelo en Lima se hizo hincha de Alianza y de allí pasó a mi padre Ítalo y bueno yo soy de la tercera generación de aliancistas en casa.

(…)

Había contradicciones entre el fútbol y la política…
 En esos años yo seguía siendo aliancista pero mi foco estaba en la política de izquierda. Igual siempre trataba de ir al estadio de cuando en cuando. Descubrí también que la mayoría de mis amigos de la izquierda de mi generación éramos aliancistas. A veces organizábamos las reuniones tratando de que no choque con los partidos, aunque esto lo hacíamos sin delatar el verdadero motivo. No decíamos que nos gustaba el fútbol o que íbamos al estadio porque era mal visto por nuestros dirigentes de entonces que nunca habían pateado una pelota. Palomilla de ventana les diríamos ahora. La política nos gobernaba pero yo siempre le sacaba la vuelta a esas posiciones radicales, y me fugaba a ver al Alianza inventando mil y un pretextos.

iconos-08

Liderazgos autoritarios en la década de los noventa: los casos de Alberto Fujimori y Abimael Guzmán

Fujimori_Guzmán
Durante los años noventa, dos ejemplos de lo que hemos denominado liderazgos políticos autoritarios se afianzaron en el Perú. De un lado, el fujimorismo, representado por Alberto Fujimori, presidente de la República en esos años; y, del otro, Sendero Luminoso, representado por Abimael Guzmán, líder de ese partido de extrema izquierda. La propuesta de este artículo es analizar las trayectorias de ambos líderes, datos biográficos, sus discursos y declaraciones, encontrando de estas maneras rasgos comunes y coincidencias. No se pretendió, de ninguna manera, dar una respuesta total al fenómeno, sino más bien encontrar, desde dos personajes políticos emblemáticos de nuestra historia reciente, la manera en la que se constituyen los liderazgos autoritarios. Comparto con ustedes este artículo publicado en la revista Páginas de Debates en Sociología que escribí junto con César Francis y que se publicó con el nombre “Liderazgos políticos autoritarios en el Perú”, en la revista Debates en sociología N° 18, en 1993.

Los héroes y sus legados: 8 de octubre, Combate de Angamos

Los héroes son un aporte sustantivo en la construcción de los estados nacionales, sobre todo porque en condiciones adversas o difíciles son capaces de realizar acciones y proezas en defensa de la patria que los comunes mortales no están en condiciones de realizar. Acciones heroicas en cuyo despliegue de generosidad, desprendimiento, y entrega son capaces de humanizar la guerra y el enfrentamiento con la muerte. Eso es precisamente lo que caracteriza a Miguel Grau, el Caballero de los mares, y a los que conformaron la tripulación bajo su mando. Un héroe que todos respetamos pero también al puñado de peruanos, mayormente mestizos y afro peruanos como el Grumete Medina a quien algún despistado productor de documentales incluso quiso “blanquearlos”, y que murieron o quedaron en el olvido luego de entregar todo por esa idea de patria que poco a poco ha ido echando raíces en esta tierra de culturas ancestrales.

Por diversas vías y gracias a blogs, coleccionistas, compras propias, y al internet he logrado reunir un conjunto de imágenes que pongo en consideración de los que siguen y revisan mi blog, como una manera modesta de sumarme a las celebraciones. Allí se observan imágenes de Grau con el heroico Huáscar, que algún día volverá al terruño, y a los restos de su valiosa tripulación. Honor al héroe.

iconos-07

La representación electoral sub-nacional en el Perú (2002-2014): ¿fragmentación o regionalización de la política?

bolivia 2014

La fragmentación de la política peruana es un caso extremo en América Latina como pude comprobar en un seminario internacional al que asistí en Santa Cruz, Bolivia, hace algunos meses.  En esa oportunidad presente un paper inicial analizando las elecciones regionales habidas en el Perú en la última década y media.   Meses después con la ayuda de un joven sociólogo, Juan Dolores, ese paper se convirtió en un capítulo de un libro que será publica en Bolivia espero en alguna momento de la segunda mitad del presente año. El artículo analiza las características de la fragmentación política sub nacional en Perú, y se pregunta por si más allá de esto hay algún nivel de articulación entre las organizaciones políticas de mayor presencia y éxito que nos permita avizorar algún cambio futuro de esta situación.   Comparto con ustedes este artículo titulado La representación electoral sub-nacional en el Perú (2002-2014): ¿fragmentación o regionalización de la política?

Una genial manera de graficar con humor las ideas principales de este texto la tiene el genial Carlos Tovar “Carlín”.

unnamed

 

iconos-09

Entrevista en PuntoEdu: “Cuando el fútbol y la política se cruzan”

aldo-panfichi2

Foto: Giovani Alarcón/PuntoEdu

“Mientras ocurría el torneo, en Chile había una huelga de maestros de escuela pública, se anunciaba también la huelga de médicos, la Universidad de Santiago de Chile estaba tomada por los estudiantes y existen conflictos ambientales con los mapuches. Había una necesidad del gobierno de ganar la copa como una apuesta para intentar revertir las encuestas”

Hace unos días conversé con el periodista Akira Maeshiro del semanario de actualidad PuntoEdu de la PUCP, sobre las diversas líneas históricas y transversales que hay entre el fútbol y la política. Comparto con ustedes esta interesante nota, producto de nuestro diálogo.

En medio de las celebraciones luego de ganar la primera Copa América para su país, el futbolista chileno Jean Beausejour Coliqueo hizo una pausa para lanzar una frase histórica e inusual en un campo de fútbol: “En un lugar donde hubo tanta tristeza y muerte, hoy le dimos una alegría a este pueblo”.

El Estadio Nacional de Chile, convertido ahora en el recinto del considerado mayor logro deportivo en la historia del país sureño, fue utilizado, durante la dictadura militar de Pinochet, como centro de detención y tortura. Para el Dr. Aldo Panfichi, docente delDepartamento de Ciencias Sociales, hay dos lecturas en las declaraciones del futbolista. “Uno es el tema del estadio y el honor a los muertos, y lo otro es, que no lo menciona, el tema de los derechos del pueblo mapuche”, comenta. Para el docente, sus palabras, al final, lo mediatiza y lo expone ante los medios. Beausejour Coliqueo, de ascendencia mapuche por parte de su madre, es vocero de las luchas de este representativo pueblo indígena inmerso en interminables conflictos con el Estado chileno.

A pesar de que muchos prefieran trazar una línea divisoria entre la política y el fútbol, queda claro que su relación es cercana e inevitable. El escenario de la Copa América, que se desarrolló en un clima de baja aprobación del gobierno de Michelle Bachelet, es un ejemplo claro. “Mientras ocurría el torneo, en Chile había una huelga de maestros de escuela pública, se anunciaba también la huelga de médicos, la Universidad de Santiago de Chile estaba tomada por los estudiantes y existen conflictos ambientales con los mapuches. Había una necesidad del gobierno de ganar la copa como una apuesta para intentar revertir las encuestas”, dice Panfichi.

Además, para el docente, el milagro económico chileno tenía que ser validado en el campo del deporte. “Es un país que se enorgullece de su economía, de su desarrollo e indicadores. El fútbol brinda espacios internacionales donde hoy se disputan los prestigios nacionalistas, especialmente en regiones como las nuestras donde no va a haber guerra”, comenta.

Pero Europa tampoco está exenta de estos alcances del fútbol. Por ejemplo, Panfichi recuerda al equipo del Athletic Club de Bilbao del País Vasco, en España, donde solo cuentan en su planilla con jugadores nacidos en Euskal Herria. “En España hay varias nacionalidades. Estas, al tener antecedentes históricos previos, muchas veces chocan con las estructuras políticas, y encuentran en la cultura y en el deporte un espacio de preservación de sus identidades políticas. Allí, me parece, que las naciones anteceden a los Estados”, explica.

Sin duda, el fútbol es el fenómeno social más importante en la actualidad, pues brinda una configuración compleja que va más allá de lo deportivo. “Es el espacio de construcción de prestigios, ídolos, héroes, tragedias, megacorrupción y grandes narrativas. Más allá del nivel de calidad del fútbol, su función sociológica y política es clarísima”, señala Panfichi.

Quechua visible

Los tuits en quechua de Claudio Pizarro fueron celebrados por el Ministerio de Cultura del Perú. Además, el capitán de la selección recibió el reconocimiento formal de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena de Chile (Conadi). “Claudio Pizarro ha transitado del nacionalismo, del amor por el país, a decir: ‘el Perú también somos otras nacionalidades, otras lenguas’. Él está haciendo un gesto político de inclusión. Es un mensaje muy poderoso y reconocido en todo el mundo. Sin ser quechuahablante, terminó siendo vocero de una minoría”, comenta Panfichi.

Cuando los futbolistas trascienden más allá de su figura como deportistas, como el caso de Pizarro, Beausejour o al ya retirado francés Lilian Thuram, quien en su momento defendió la diversidad étnica de su país ante los ataques xenófobos de Jean-Marie Le Pen, el alcance es inmediato y masivo. “A un futbolista no se le puede acusar de tener una agenda ideológica escondida, que quiera ser candidato o que busque ocupar un puesto público. Es un actor que usualmente no se pronuncia sobre este tipo de temas por lo que tiene un impacto mayor que un activista o un político”, comenta Panfichi. El fútbol como plataforma política es infalible y poderoso.

iconos-08

 

2009Lacienciapolitica.Panfichi

En el año 2009, gracias a un esfuerzo conjunto entre el Departamento de Ciencias Sociales de la PUCP y CISEPA (Centro de Investigaciones Sociológicas, Económicas, Políticas y Antropológicas) pudimos publicar el libro La ciencia política en el Perú de hoy en el que proponíamos reflexiones sobre esta disciplina relativamente nueva en nuestro país. El libro fue muy bien recibido, tanto que incluso se agotaron las ediciones. En esta ociasión comparto con ustedes el artículo completo que escribí en conjunto con la politóloga Mariana Alvarado titulado Régimen Político y Desarrollo de la Ciencia Política en el Perú (1964-2008)

Me permito resaltar una cita desde donde parte nuestra mirada.

La hipótesis principal es que los cambios de régimen han tenido un fuerte, aunque
variable impacto en el desarrollo de la Ciencia Política. Fuerte, porque han marcado el
carácter (cuando no la existencia) de la disciplina en los años subsiguientes y variable,
porque la naturaleza de este impacto (positivo o negativo) depende del sentido del
cambio de régimen. De acuerdo con ello, no existiría una relación causal entre ambas
variables sino que ciertos regímenes (democráticos) parecen crear mejores condiciones
que otros para la emergencia y consolidación de la disciplina. En el caso peruano, en
1964, en un contexto determinado por la crisis del estado oligárquico y la existencia de
múltiples demandas de democratización, se crea la primera especialidad de Ciencia
Política en la PUCP; sólo para ser cerrada en 1971 tras el establecimiento del gobierno
militar del General Velasco.

iconos-09

Columnas de opinión en El Comercio

20150421-opinion_panfichi.jpg

En las últimas semanas he venido publicando artículos de opinión en la sección primera del diario El Comercio, buscando siempre aportar con nuevas perspectivas a la comprensión de problemas sociales y políticos centrales del Perú de nuestros días. Comparto con ustedes mis dos últimas colaboraciones: La representación contenciosa publicado el pasado 9 de abril y El Perú urbano de hoy publicado el 20 de este mismo mes.

Un extracto de esta columna:

“Recientes estudios del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Universidad del Pacífico muestran los cambios. La migración interna continúa siendo un fenómeno social extraordinario que define al Perú de hoy, aunque en términos absolutos ha disminuido porque no existe más la migración forzada por la lucha antiterrorista. Se trata de una migración básicamente económica. Hombres y mujeres que se movilizan con determinación de una región a otra, e incluso entre provincias y distritos cercanos a su lugar de origen buscando oportunidades laborales y mejores condiciones de vida. A diferencia de la migración de los campesinos pobres del siglo XX que atiborró la ciudad de Lima, esta migración contemporánea se vincula con el crecimiento y la diversificación económica de las últimas décadas. También con el impacto diferenciado de este proceso sobre las distintas regiones del país”.

20100314-iconos-07.jpg

[Leer más …]

Regimen político y conflicto social en el Perú

Conflicto social

Se ha publicado recientemente el libro Conflicto social en los Andes. Protestas en el Perú y Bolivia coordinado por la Dra. Narda Henríquez, en el que participo con un artículo escrito junto con Omar Coronel. Este artículo se titula Régimen Político y Conflicto Social en el Perú, 1968-2011 y realiza un estudio sobre la relación que se establece entre el diseño del Estado y el tipo de conflicto predominante. Los conflictos sociales concitan la atención de la opinión pública, sin embargo, a pesar de que en los últimos cuarenta años hemos pasado por varios tipos de regímenes (autoritarismo burocrático militar reformista, democracia populista, autoritarismo competitivo neoliberal, entre otros), no se ha realizado un contraste entre ellos y los conflictos sociales que se suscitan. Comparto con ustedes este artículo.

Libros

[Leer más …]