1881. Un artículo sobre la invasión chilena de Lima de Alejandro Susti

Cuerpos de soldados peruanos fallecidos durante los enfrentamientos de 1881. Fuente: Fuente: Carlos Díaz y Eduardo Spencer.

Alejandro Susti Gonzales es literato y lingüista por la PUCP, Ph.D de Literatura Hispánica por la Universidad Johns Hopkins, además de docente universitario, poeta y músico. Leí, gracias a la recomendación de algunos amigos con quienes compartimos el interés por los temas que impulsan este blog, un intenso y conmovedor artículo escrito por Alejandro aparecido en la Revista Lienzo N° 32 del año 2011, editada por la Universidad de Lima.

En este artículo titulado “1881”, se reproduce un texto de la pluma de su bisabuelo quien, en un ejercicio de memoria, hace un recuento de su experiencia infantil durante la invasión chilena de Lima. No quiero adelantar nada porque el texto está bellamente escrito y da cuenta por sí solo de una experiencia muy dura. Acompaño este texto con algunas fotos que he ido ubicando a lo largo de los años y que si ustedes conocen su fuente original agradecería me lo comuniquen.

Actualización: Gracias a los comentarios de varios lectores, entre ellos el señor Adolfo Hamman, pudimos ver que muchas de estas fotografías provenían de los fotógrafos de guerra chilenos Carlos Díaz y Eduardo Spencer. Comparto este link en el que aparecen algunas de sus tomas durante esta etapa.

Ritual y nación: el caso de la procesión cívica al Morro Solar de Luis Torrejón

Romería en Chorrillos. Fuente: Desconocida.

Luis Alberto Torrejón Muñoz es un historiador con una larga trayectoria de investigación sobre la Guerra del Pacífico, la defensa de Lima y sus consecuencias sociales, políticas y culturales. Es autor del libro “Rebeldes republicanos. La turba urbana de 1912” (Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú, 2010) en el que estudia con profundidad las movilizaciones producto de las elecciones que llevaron y consolidaron en el poder al presidente Guillermo Billinghurst [sobre este libro ya hemos publicado un post anteriormente, pueden revisarlo]

En esta ocasión, Torrejón nos comparte un artículo aparecido en la Revista Historia y Cultura N° 25, del 2003, en el que reflexiona sobre las movilizaciones, procesiones y romerías que se realizaron con posterioridad a la batalla de San Juan y Miraflores. La posterior invasión de Lima por parte del ejército chileno, acaecida en hacia finales de enero de 1881, significó un duro golpe para la joven República, que sin embargo, logró convocar un profundo sentimiento nacional que se fortaleció con actividades simbólicas como las que se mencionan en este artículo.

Acompaño la publicación de este artículo denominado “Ritual y nación: el caso de la procesión cívica al Morro Solar” con algunas fotografías que he ido encontrando en internet a lo largo de varios años pues es un tema que me apasiona. Agradecería mucho a mis lectores me puedan ayudar con la fuente de algunas de esa fotos que se han ido perdiendo con el tiempo.

La Procesión Cívica_Luis Torrejón_Revista Historia y cultura 25

 

Miembros de la Bomba Garibaldi. Algunos de los efectivos de esta bomba fueron fusilados durante la invasión de Lima. Fuente: La Guerra del Pacífico 1879-1884 (Perú, Bolivia y Chile) Tomado del blog de Jonatan Saona. http://gdp1879.blogspot.com/

Bomba Roma, una de las más antiguas de Lima, cuya base está hasta hoy en la Plaza Bolívar, al lado del Congreso.

 

 

 

Perú & Gran Bretaña. Una historia en común

Perú & Gran Bretaña. Una historia común de Mauricio Novoa. 

Una nueva publicación ha llegado a mis manos. Se trata de un hermoso libro de formato grande prolijamente editado por el historiador Mauricio Novoa y que se enmarca en la celebración de los doscientos años de la inmigración británica al Perú. Perú & Gran Bretaña. Una historia común destaca por la calidad de los textos, todos producto de investigaciones muy minuciosas sobre la relación de larga data con los británicos. Asimismo se trata de un libro con una gran calidad en su diseño, diagramación, impresión y encuadernación pues destaca notoriamente la fineza de su papel y los colores de las imágenes (grabados, pinturas, fotografías) que acompañan el texto. Junto con Rodrigo Muente, joven y prometedor estudiante de sociología, trabajamos la investigación que aparece en el Capítulo VIII de este libro: “El origen británico del fútbol peruano”. Comparto con ustedes el índice de esta importante publicación que cuenta con el respaldo de la Asociación Cultural Peruano Británica que lleva más de ochenta años de comprometida labor cultural.

Primera visita a Iquique y participación en el 10° Congreso Chileno De Sociología

Gracias a la invitación de los colegas de la Universidad Arturo Prat, el pasado mes de diciembre tuve la oportunidad de visitar por primera vez la ciudad de Iquique (Tarapacá), para participar en él a través de la conferencia de apertura del 10° Congreso Chileno de Sociología. Una visita tantas veces soñada a la tierra de mis ancestros por línea paterna pero que no había logrado concretar. Preparé esta visita con entusiasmo pensando en tener una activa participación en el congreso y luego quedarme unos días para conocer la ciudad, las salitreras y eventualmente recoger documentos familiares que ya tengo identificados. Lamentablemente tuve que acortar el viaje al mínimo ya que mis responsabilidades en la Asamblea Universitaria de la PUCP, de la cual soy miembro, exigían mi presencia en Lima. Fue, entonces, una primera visita con emociones encontradas, que me generaron curiosidad y reforzaron la convicción de volver en otra oportunidad para hacer el recorrido que en esta visita no pude hacer.

Lo poco que puede observar, me gustó. El centro de la ciudad si bien es pequeño conserva en buen estado casonas de madera de la época del salitre y, por lo tanto, de los años en que esta ciudad era peruana. Se puede sentir cierta peruanidad natural en la cultura de la ciudad (hay un club Alianza Lima de Iquique fundado hace décadas por un boxeador peruano inmigrante, y que es considerado semillero de jugadores), en las cartas de los restaurantes, en la arquitectura del centro, y en las relaciones económicas con Tacna. Ciudad esta última que se encuentra a poco menos de 4 horas por tierra y donde regularmente van los residentes de Iquique a hacer compras, atenderse con médicos, dentistas, y oculistas, a disfrutar de la gastronomía y pasar un fin de semana divertido en la peñas y restaurantes de Tacna. Y es que los precios de los productos y servicios en el lado peruano de la frontera son mucho más cómodos y de calidad que los costos que deben pagar en Chile. Hay un tránsito transfronterizo muy activo entre el norte de Chile y el sur del Perú.

La amabilidad con la que yo me encontré con los y las colegas chilenos y chilenas e incluso en los restaurantes y taxis, contrasta con la opinión de un estudiante puneño quien me confesó que entre los jóvenes de esta ciudad encontraba dos tipos de reacciones. De un lado amabilidad y compañerismo, pero, de otro lado, recelo e incluso poca interacción. ¿Cuánto de esto es por ser peruano con rasgos andinos y cuánto es un recelo más a general a la inmigración más reciente de Haitianos, Colombianos, y Venezolanos? No tengo una respuesta aun, solo que viene a mi mente el hecho que Iquique votó abrumadoramente en la última elección presidencial por el candidato de la derecha, Sebastián Piñera, quien acaba de negarse a suscribir el Pacto Migratorio de la ONU.

Sin duda debo volver para visitar archivos y lugares. Ya lo tengo identificados, más aún tengo la intuición de que en este ámbito algunas sorpresas me esperan.

 

Energía visual. El arte de Natalia Panfichi Sanborn

El destino muestra que ninguno de mis dos hijos tiene una vocación inicial en las ciencias sociales que es mi habitus natural. Mi hijo mayor estudia astrofísica y mi hija menor, quien hace un año terminó la secundaria en el colegio Los Reyes Rojos, se debate entre la pintura, la literatura, el teatro y el cine mostrando así una vena artística.

Familiares y amigos que han visto algunas de las pinturas que he compartido en las redes sociales han quedado gratamente impresionados por el estilo, abstracto y colorido, de los trazos de Natalia. Más aun cuando ella no ha tenido una formación pictórica sistemática de alguna índole, es decir, sus pinturas son intuitivas y espontáneas.

Comparto con ustedes una selección de sus trabajos iniciales, ojalá les guste… la familia sin duda está feliz.

Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional del Centro del Perú

El pasado 29 de octubre del 2018, el Consejo Universitario de la Universidad Nacional del Centro del Perú, mediante resolución No. 4535-CU-2018, acordó otorgarme la distinción honorifica de Doctor Honoris Causa por mi labor académica en el campo de las ciencias sociales. Pocos días después, el 7 de noviembre, en el marco de la inauguración del X Congreso Nacional de Sociología del Perú, Huancayo 2018, se llevó a cabo la ceremonia pública de otorgamiento de esta distinción.

Como podrán imaginar ha sido para mí un gran honor haber recibido esta distinción que me convierte, desde este momento, en un miembro más de la comunidad académica de esta universidad ubicada en el centro de los Andes peruanos. Mi relación con esta universidad es de larga data. Se inicia muy temprano cuando realicé mi primera salida de trabajo de campo a la provincia de Chupaca, ubicada a 8 kilómetros de la ciudad de Huancayo. Chupaca es considerada una provincia heroica por la resistencia que tuvieron sus pobladores ante las fuerzas que invadieron la sierra central durante la Guerra del Pacifico. En dicha oportunidad también pude participar de la alegre y masiva fiesta patronal de la Virgen de Cocharcas, que se lleva a cabo el mes de setiembre en el distrito de Orcotuna. Durante esta primera visita conocí a varios estudiantes de sociología y antropología de la UNCP, con varios de los cuales mantuve y aun mantengo relaciones de amistad que han perdurado a lo largo del tiempo.

Un segundo momento de mi relación con la UNCP, ocurrió a mediados de los años 90, cuando regresé de estudiar mi doctorado en los Estados Unidos y me integré a un proyecto de reforzamiento de la enseñanza de ciencias sociales en las universidades públicas del país. Eran los duros años post derrota militar de SL, y las ciencias sociales eran vistas con sospecha y las autoridades discutían la pertinencia de su existencia. Esto debido a que en algunas universidades se había instalado un marxismo vulgar y de manual, que sectariamente desvirtuaba el carácter académico y científico de la carrera. Recuerdo los seminarios, cursos de actualización, talleres de investigación y becas para los entonces jóvenes académicos de las regiones. Con varios de los colegas actuales de la UNAP, nos conocimos en esas circunstancias y desarrollamos fuertes vínculos de trabajo, amistad y compromiso con las Ciencias Sociales.

En los últimos años los vínculos con la comunidad académica de sociólogos de la UNCP no solo se han mantenido, sino que se han reforzado como producto de que otra generación más joven de profesores y profesoras han estudiado sus maestrías y doctorados de sociología en la PUCP, y a quienes he acompañado desempeñando el rol de profesor y asesor de tesis. Actualmente en el programa de doctorado que tengo a mi cargo, un colega de UNCP se ha graduado con honores (Américo Meza), habiendo tenido el gusto de asesorar su tesis. Otros dos profesores (Gerardo Lázaro y Elmer Quinto) están culminando su segundo año de estudios y la tesis avanza con mucha promesa. La tesis de Gerardo está bajo mi dirección y la de Elmer bajo la conducción de Gonzalo Portocarrero.

Sin lugar a dudas esta antigua y renovada relación tiene para rato. Me siento comprometido con ella, los y las colegas de la UNCP siempre me han hecho sentir como en casa, muy cómodo. Un compromiso renovado, más aún cuando el día final del Congreso de Sociología, un grupo de estudiantes del último año me pidieron ser el padrino de la promoción que se gradúa a mediados del 2019. Como les dije personalmente en aquel mismo momento: “muchas gracias, por supuesto que sí”. Volveré para esta y alguna otra actividad, yo feliz con apoyarlos en todo lo que pueda. Como ven mi relación con los sociólogos y sociólogas de la UNCP continúa vigorosa.

El otro partido. La disputa por el gobierno del fútbol peruano

 

A mediados de año presentamos en la Feria del Libro una nueva publicación del Fondo Editorial de la PUCP. Se trata de “El otro partido. La disputa por el gobierno del fútbol peruano”, una investigación que recoge el proceso de formación institucional del fútbol profesional peruano a partir de las relaciones de contención y colaboración entre los dirigentes deportivos y las políticas de Estado en cuatro coyunturas críticas : los gobiernos de Leguía, Velasco Alvarado, Belaunde y García (años 80) y los primeros años del fujimorismo. Este es el primer libro que explícitamente explora la relación entre fútbol y política durante en siglo XX en nuestro país. Un esfuerzo colaborativo que involucró la activa participación de tres jóvenes sociólogos y sociólogas con un amplio conocimiento del llamado deporte rey: Gisselle Vila Benites, Noelia Chávez Ángeles y Sergio Saravia López. Asimismo la imagen de la carátula del libro es obra del artista Giovanni Tazza quien logró capturar la esencia de esta publicación.

Este libro continúa el esfuerzo iniciado por construir una sociología del fútbol con el el texto “Ese gol existe. El Perú a través del fútbol” que ya cuenta con dos reediciones (2008 y 2016) y una reimpresión (2018).

En esta ocasión comparto con ustedes el índice y la introducción de este libro, espero que lo disfruten.

El otro partido portada e intro

2018/2019

Imagen: Ilustración de una clase universitaria medieval, (hacia 1350). Tomado del muro de la Biblioteca Universidad de Huelva

Nos acercamos al final de un año académicamente intenso con cursos nuevos, congresos, seminarios, publicaciones, tesis de pregrado y doctorado, así como sorpresivos desafíos a la gobernabilidad universitaria en mi alma máter. Todo esto nos alejó de este espacio virtual de comunicación e intercambio con ustedes.  No obstante quiero agradecer a los amigos y amigas que han continuado leyendo este blog y enviándome mensajes, lo que le ha permitido mantener su dinamismo. Ahora estoy retomando una participación más activa en este espacio, el cual espero mantener actualizado a lo largo del 2019. En los próximos días, a manera de balance, iré compartiendo con ustedes fotografías y documentos relacionados a las actividades de este 2018 que se va. ¡Un feliz año para todos y todas!

 

 

Columna en El Comercio: “La otra oportunidad mundialista”

Esta columna fue publicada originalmente en la web de El Comercio 

Que el fútbol es una ventana privilegiada para observar los procesos de cambio de una sociedad es un axioma cada día más aceptado. Esto a pesar de que algunos con nostalgia setentera continúan pensando que este deporte es el opio del pueblo o el creador de una “falsa conciencia” que nos hace olvidar nuestros problemas cotidianos. Todo lo contrario, nuestra participación en el Mundial Rusia 2018 muestra que vivimos un momento excepcional de cambio cultural que es necesario consolidar. También los desafíos que debemos superar. En general, la cultura de un pueblo está constituida por un conjunto heterogéneo de contenidos transmitidos por las instituciones educativas, de costumbres que provienen del pasado y que se reproducen de generación en generación, y de creencias de sentido común nacidas de las experiencias de la vida cotidiana. Por lo tanto, es una arena donde coexisten contenidos diversos, algunos modernos y otros retardatarios.

Precisamente, como señaló Alexander Huerta-Mercado, en esta misma página, el fútbol y el Mundial nos han hecho vernos como sociedad frente a un espejo. Una acuarela de lo que es el Perú hoy en día. Un inédito y fuerte sentimiento de identidad nacional, un entrañable espíritu comunitario y celebratorio, pero también machismo, ignorancia y vulgaridad con la que algunos compatriotas creyéndose “vivos” maltrataron a mujeres rusas en las redes sociales. Lo mejor y lo peor de nosotros. Frente a esta amalgama, es el momento de actuar y consolidar los elementos positivos del cambio cultural, dejando de lado aquellas taras que nos retrasan y avergüenzan. Una cruzada que debe involucrar al Estado, especialmente el Ministerio de Educación, al sector privado, a la clase política (háganse una, por favor) y al conjunto de la ciudadanía.

La oportunidad no puede ser más propicia. A pocos años del bicentenario de la república, es alentador que el sentimiento de identidad nacional que nos hermana esté mutando de significados que provienen de experiencias históricas de derrota o frustración a otros de triunfo y orgullo nacional. Una selección nacional modesta y luchadora, que confía en sus propios recursos para competir en igualdad de condiciones frente a cualquier rival, transmite confianza y autoestima, especialmente a las nuevas generaciones que no cargan la mochila del derrotismo, del casi ganamos, y del grito plegaria del “sí se puede”. Nuevas generaciones que sin complejos ni envidias agradecen a quienes se sacrifican por nosotros y que nos representan limpia y heroicamente. Tenemos la posibilidad, entonces, de acabar con ese triste dicho de que “el enemigo de un peruano es otro peruano”. También dejar atrás el mito con el que hemos sido educados las generaciones mayores que dice que fue el mismísimo Hitler quien nos robó e impidió ser campeones del mundo en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Un mito que inaugura una larga etapa de buscar culpables de nuestras propios fracasos y limitaciones.

Hoy contamos, además, con un recurso importante para el cambio cultural. Una sociedad movilizada por los logros de la selección nacional, que es capaz de enviar a cerca de 40.000 personas al otro lado del mundo, y dar muestras entusiastas de su identidad patriótica. Sin duda, un Perú más cosmopolita e integrado al mundo, y donde la diáspora de migrantes peruanos que residen en Europa y América han encontrado un espacio para ser actores de la peruanidad más allá de las remesas que envían a sus familias regularmente. Necesitamos, entonces, poner en la agenda pública la necesidad de desarrollar una cruzada de educación ciudadana que consolide en nuestras escuelas y centros de enseñanza los valores y las actitudes cívicas y democráticas que han surgido en las últimas semanas. Presidente Vizcarra, primer ministro Villanueva, el balón está a su disposición.

LASA Barcelona 2018 – La globalización de los Estudios Latinoamericanos

LASA Barcelona 2018, el primer Congreso Anual de nuestra organización realizado en Europa, ha sido un experiencia muy intensa e interesante. El intercambio de saberes entre distintas comunidades de latinoamericanistas ha alcanzado una fortaleza cada vez mayor en este mundo global e interconectado y eso puede verse en reuniones como esta, sobre todo en las diversas dinámicas y actividades de este cónclave interdisciplinario. Comparto con ustedes el discurso que pronuncié como presidente de esta prestigiosa organización.