Matrimonios de Paso

[Visto: 305 veces]

No hablamos francés, tampoco español, solo un poco de vida en los pequeños tragos, solo juventud, matrimonios solo de paso y sin invitación, comencemos por ese sótano que contenía el universo de especies de esos años, sigamos con las calles que desembocan en centros de diversión, todo a las 6 de la tarde, todos somos pirañas, algunos sabemos conducir, algunos ingresamos a la universidad, algunos se enamoraron de la secretaria, algunas del profesor cuadrado, todo en la ficción, construyendo mi historia debo hablar de las trilateralidades, pero también los viajes al campo, las dos o tres canciones que pasaron por la cabeza, la banca no la de los lehmann, sino la que desemboca en la catedral, ahí robamos como era la única forma que yo sabía hacerlo, luego en la esquina supe algo mejor aunque no había sido la primera vez, la primera había sido una desaparición forzada durante una de las interrupciones, todo se remonta a tanto tiempo atrás, mucho hubo de espontaneidad, uno y otro día, y el mundo se puso en pausa, solo por ese no verano, las lluvias fueron encomendadas, sabía yo que no serían muy asiduas, al final sí lo fueron, durante la época de los cuentos iniciales, alguna vez subieron al cielo de colores en un segundo piso muy empinado, y domicilios, mucha televisión, mucha ficción asiática con el control remoto, celebración de antonio, dedicatoria incluída y caminata en la lluvia, todo estaba preparado, la bajada a punta de caídas desde los cerros, los carnavales aprovechados, mesas de billar, uniformes iban, nombres desconocidos, que no pertenecen a nuestro grupo, todo a través de una cara conocida, mucho nokia y algún pericote circunstancial, y ahí fue quedando en su sitio y de ahí no saldrá más, lo que has madurado joven preguntador.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *