Archivo por meses: Septiembre 2011

Psicología de 22 días

Revolución de las paredes del estómago y transformación, visto todo desde después, aunque siempre olfateado, sospechado, siempre conscientemente omitido, siempre inteligentemente ignorado, avocados a la felicidad temporal, que así, pues, recibirá su valor, así nos avocamos: “de cabeza y de corazón”, tropezando, sí, con el sedimento del sentimiento, una falsa creencia o una obsesión, un orgullosismo, esceptisismo de la continuidad, y despojado todo, testeado en completitud, inmolado por algunos momentos, reprimido en madrugada. Experimentado todo. Sigue leyendo

Día mustio

Temblando, sangrando, cortando, temblando, manejando, soñando, pidiendo, cortando, apagando, escuchando, resignando, meditando, imaginando, escribiendo, pidiendo, gritando, corriendo, extrañando, escondiendo, callando, aprendiendo, descuidando, aspirando, asustando, acurrucando, leyendo, buscando, respondiendo, esquivando, recreando, planificando, desarmando, cayendo, recordando, renegando, necesitando. te. Sigue leyendo

Instrucciones para calcar

Primero se debe dormir, de preferencia de noche aunque ello es sólo conservadurismo, a continuación soñar al gusto, luego se debe despertar, ese es el momento crítico, ahí has de repasar el sueño, sin prisa pero sin pausa, sentirás que es arena escurriendo en tus manos, pero bastará recordar un par de personas y un par de lugares, repasarlos en tu mente, tal es el procedimiento para calcar los sueños, hasta ahí ha llegado la ciencia, en este lado del catre. Sigue leyendo

Sueño uno

Alarido ovalado, es una voz de falso placer, en crescendo, de falsa felicidad, de presión, olla de presión, corre seca que te alcanzan, tienes que mantener el pulso una vez que te despiertas, mantener el pulso mientras que con algun transeúnte lapicero downloadeas el recuerdo al cuaderno justus de 50 hojas, ex cuaderno de autógrafos, debes también mantener la consciencia, no redormir, y ampararte en el despertador, ese de las manos movedizas, ya es tarde Alicia. Sigue leyendo

El arte de responder

Con un sobre negro que no se podía abrir sino hasta las doce de la noche, después de un intento protocolar de mejorar una ya confortable situación, sólo seguí el camino del tontódromo, en el mismo estado que los pavos de navidad, cuando les cortan la cabeza pero siguen corriendo por el patio, sin consciencia del acto, sin consciencia, y encontré el concierto oficial de la chica más bonita y miré desde los perales la socialización en su apogeo, era, pues, sábado en la noche, “aquéllo era abandono”, ¿deséa Ud. pasar?, un gran esfuerzo en mi vocalización. Sigue leyendo

La chica pómulos

Es una foto de sinceridad, salta a la vista un color de pintas de aerosol, cuidadosamente granjeadas de sus padres por su existir veinticuatro horas al día, un color de niñez. Y todo es sólo el adorno de un rostro; uno que en el dicho refleja inocencia, pero en el hecho revela complicidad, una complicidad en la vida insubalterna, rostro de travesura realizada como lo pedían lunático y compañía para desaparecer el mapa,”travesura realizada!” y rostro de “ahora qué vas a hacer tú, individuo”. ¿Dónde están los sentimientos, dónde se lee toda toda esta simbiosis, todo este bijou? Pues en los pómulos, dónde más, pómulos sonrojados, pómulos levantados como cejas, pómulos plantados como de marcha marcial, pómulos saltones; y sosteniendo ellos los ojos miopes que miran directo directo a los antiguos ojos tiernos. Sigue leyendo