Planner in the Border

Toda la tarde parándome en medio de la pista para tomar fotos de la frontera entre Somerville y Cambridge, arrastrándome por una reja para tomar el mejor ángulo o entrando a los facilities del Commuter Rail para saber qué hay hacia el lado de las rieles. Una profesión de alto riesgo.

Ambigüedad

Aber Ich brauche noch eigene Kleidung, vielleicht Ich sollte zu den Outlet gehen, die du mich heute empfohlen hast, bist du frei?

Lo mejor de todo el sábado: el haberme olvidado los guantes en Starbucks de Assembly Row, haber vuelto y haberlos encontrado de nuevo. Y aprovechado para pasar por Staples a comprar la señal de No Soliciting.

El gusto por lo urbano

Calle sin nombre en la frontera entre Somerville y Cambridge. Matando dos pájaros de un tiro con el trabajo de campo. Haciendo el ejercicio de observación para el curso de análisis cualitativo y haciendo la visita del site que estoy trabajando para el proyecto del core studio. Simplemente un manjar el visitar por primera vez un lugar del que has leído e investigado tanto. Ahí está el gusto por lo urbano evidentemente.

Kids don’t vote

Son las elecciones del Cambridge City Council. Big deal. De ellos depende el Mayor, el City Manager e indirectamente el Board de Cambridge Housing Authority. Las elecciones en el Pit de Gund Hall. Son un día de semana, no se han suspendido clases ni ha habido mayor revuelo alrededor de las mesas de votación. Inevitablemente me iba a interesar por local government al empezar a ver urban planning.

Lista de espera de una hora

Harvard Book Store. Librería. Un par de estantes de libros usados que los colocan en la vereda en plena calle y que los venden a 1, 2 o 3 dólares. Una biografía de Napoleón, un libro de poemas sobre Paisajismo y una gramática del inglés de Oxford. Al interior de la tienda, también una sección para niños llena de libros con ilustraciones. Una Historia de la Magia de Harry Potter y un libro de mapas del Mundo, que contiene una página para Perú, para Ecuador, para Estados Unidos y que tiene a Hong Kong incluido en la página de China.

Leavitt and Peirce. Tienda de tabaco. Una vitrina llena de habanos de distinto tamaño, algunos con unas cortadores y encendedores especiales. Unos tableros de distinto tamaño de Mah Jongg, un juego de mesa chino muy popular que se ve como un juego de dominó. Un juego de mesa japonés y algunos tableros de ajedrez. Unas pipas también de todo tamaño y material. Un olor omnipresente a tabaco.

Cabot’s Candy. Tienda de dulces. Una interminable cantidad de dulces que te hacen recordar a cuando estabas en el colegio. Unos sobres de dulces que explotan en la boca, nerds, gomas con sabor a coca-cola, pepas de todos los sabores, dulces con sabor a mango, un poco de cada uno.

Hokkaido Ramen Santouka. Restaurant Japonés. Lista de espera de una hora. Mozos japoneses o al menos con actitud de japoneses. Opción de aumentar 1 dólar para agrandar o reducir 1 dólar para achicar los platos. El plato central, diferentes tipos de Ramen. Pero también Takoyaki y Edamame como aperitivos. Calpis para beber. Gozaimasen! al salir del restaurant.