La Tremenda Corte POETICIDIO

[Visto: 1775 veces]

20120506-poeticidio.jpg

El poeta don Perucho Malangueta acusa a Trespatines de plagiarle un libro de versos y pide una indemnización por ello. Trespatines en su defensa dice que él es la víctima del robo.

Para decidir el caso el Tremendo Juez los convoca a un careo a fin de que expongan sus versos. Como son tan parecidos, el Tremendo Juez les propone que hagan una décima que termine con el verso “el juez es un hombre honrado”.

Décima de Perucho Malangueta:
Nacido en fino pañal
y de un padre inteligente
que siempre estuvo vigente
en el foro nacional.
De figura colosal
y por todos admirado
hombre afable y estimado
digno de mejor vivir
solo queda por decir
el juez es un hombre honrado.

Décima de Trespatines:
La historia, cosa sagrada
contiene miles de nombres
de tantos y tantos hombres
de una vida inmaculada.
Es la gloria deparada
para el ser privilegiado
pero yo que he reparado
tu manera de fingir
jamás podré repetir
el juez es un hombre honrado.

La sentencia

Oiga bien este detalle

le encomiendo la misión

de recoger la edición

que está vendiendo en la calle.

Y va estar encarcelado por un año

y con papel

para que me copie en él

“El juez es un hombre honrado”.

http://latremendacorte.info/episodios-television/videos-tv.php

Puntuación: 5 / Votos: 2

3 pensamientos en “La Tremenda Corte POETICIDIO

  1. Jose Antonio

    Ja ja ja. Siempre me divierto mucho con este personaje caracterizado por nuestro recordado y siempre querido Leopoldo Fernández.
    Con esta décima Trespatines nos confirma que sabía que el Temendo Juez no era nada santo. Recuerdo el episodio “Esposicidio” en el que le comentó al secretario que cuando el médico fue a su casa para cobrarle las últimas 30 consultas, el Juez le puso 250 pesos de multa y con eso quedó saldada la deuda.
    Un abrazo.

    Responder
  2. Ramiro

    Leopoldo fernandez era un tipo brillante, en su comedia desfilan literatura, teatro, canto, poesía, folclor y un conocimiento honesto de la idiosincrasia Latina. Un maestro casi olvidado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *