[Visto: 1314 veces]

Si un minuto artero
se llevara consigo tu vida,
te juro por Dios, mi madre querida,
que perdería al ser que más quiero.

Y en ese instante mi llanto sincero
contaría la fatal despedida,
pero pese a tan cruel acometida
consuelo leve tener espero

porque me bastaría por consuelo
el saber que estarías en el cielo
junto al Dios que creo al mundo;

pues un cariño tan profundo
no puede ser humano ni mezquino, …
solamente puede ser un regalo del Divino.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1