Por la canonización del P. Serapio Rivero Nicolás O.S.A.

20120415-p_rivero.jpg

( 1917 – 2002)

Nace el P. Serapio Rivero en Bercianos del Real Camino, León, siendo sus padres, Juan y Victoriana. Ingresa al noviciado en Valladolid en 1933 y realiza su primera profesión en 1934. La guerra civil interrumpe sus estudios eclesiásticos que alternará entre Valladolid y el Real Monasterio de El Escorial donde los culminará en 1941, profesando de votos solemnes el 20 de septiembre de 1941. Es ordenado de sacerdote el 21 de marzo de 1942 en Madrid.

En 1943 el P. Serapio Rivero, “Riverito” para los amigos, que lo éramos todos, había sido destinado a Iquitos, por lo que había recibido el crucifijo de misionero en la Basílica de la Virgen del Pilar, en Zaragoza. Pero al llegar al Perú, es destinado al Seminario que tenían los Agustinos en Chancay

Pasados unos meses le trasladan a la comunidad de Chosica donde vive al servicio de Dios y de su pueblo querido hasta el final de sus días. Su labor pastoral la desarrolla en dos campos: la parroquia y la educación.

Casi treinta años como capellán de las Religiosas Salesianas de Chosica, Vicario Parroquial de nuestras parroquias de San Fernando (Chosica), pero, sobre todo, de Santo Toribio de Mogrovejo, Iglesia principal de la Villa del Sol. A varias generaciones ha bautizado, ha dado la primera comunión, ha casado y ha ayudado a bien morir. Conocía a cada uno de sus parroquianos y se le veía rodeado de personas sencillas. Largos años transcurrió celebrando la misa vespertina, previo rezo del Santo Rosario, confesiones y siempre la homilía diaria: directa, práctica y adaptada a tantas gentes humildes que le acompañaban.

Casi toda su vida transcurrió en el aula, patios y capilla del Colegio Santa Rosa de Chosica. Sus fuertes eran los cursor de Religión y Geografía práctica, y sobre todo, la Astronomía. Era un apóstol de la buena prensa. Las fotocopiadoras y sus operadoras agradecen al P. Rivero por la constancia en difundir el mensaje de Cristo. En los patios repartía revistas, copias de devocionarios, oraciones y estampas.

Siempre rodeado de jóvenes a quienes, mas de una vez, perdonaba el castigo a cambio de una revista “Aguiluchos”, “Misión sin Fronteras”, etc.

Todos intuían en el al hombre recto, al que no se casaba con la doblez ni la mentira, al hombre que se percataba de todo, se sonreía de mucho y rechazaba con firmeza cuanto veía censurable. En su rostro, preocupado, pero alegre con su suerte siempre, es decir, contento con Cristo que lo llamo de pequeño. Seco en el decir, sin florituras, pero con tan sincero cariño y amor apostólico, que nadie puede enfadarse con el. Enamorado de su sacerdocio, loco por la Señora y por un puñado de santos Agustinos e insistentemente pendiente de los Seminaristas de la Provincia Nuestra Señora de Gracia del Perú.

En el cementerio le aclamaban a viva voz: “Hasta pronto P. Riverito”. Por tres veces se oyó este clamor, y también “el P. Rivero, Santo”. Un religioso agustino, ya de edad, y que ha asistido al entierro de muchos religiosos comentaba: “Nunca he sentido, como ahora, la certeza de que los restos que sepultamos, pertenecen a un santo”.

En Chosica le conocían todos y ahora se encomiendan a el niños y viejos. Era tan evidente que era un hombre de Dios que le están brotando pedigüeños por doquier, para que interceda por ellos ante el Señor. Y parece que no lo está haciendo tan mal, porque ya se comenta que tiene vara alta para convencer a Dios Padre.

Pequeño tributo a mi maestro de las aulas del Santa Rosa de Chosica. Alguna vez le acompañé a las reuniones de la Legión de María. Alguna vez le ayudé en la Biblioteca del Colegio que cuidaba con gran entusiasmo. Cuántos libros prestados por él me inciaron en el mundo de los versos y de la prosa. Sucriptor voluntario de Aguiluchos, alguna vez me transmitió un interés por el orden sacerdotal.

Señor, resérvame un lugar junto al Padre Serapio. No importa si lo canonizan o no.

Puntuación: 3.86 / Votos: 14

12 pensamientos en “Por la canonización del P. Serapio Rivero Nicolás O.S.A.

  1. Ernesto Mieses

    Yo tuve la dicha de conocer a este hombre santo, que duda cabe, fue mi maestro, confesor, tuve la oportunidad de conversar muchas veces con él, en un aula repleta de jovenes el entraba se sentaba sacaba su biblia y empezaba a contar historias, de pronto el alboroto paraba y todos escuchaban cual hipnotizados al padre Riverito, hoy doy gracias a Dios porque tengo la certeza de que pude conocer a un santo.

    Responder
  2. HUGO NICOLAS GRIMALDI PERONA

    EL PADRE PADRE RIVERO EN VIDA YA ERA UN HOMBRE SANTO PROFESOR DE MI PAPA , SU HERMANO Y MIO PROMO 1978 Y PADRINO DE MI PROMOCION EL COLEGIO SANTA ROSA DE CHOSICA, UN IMAN QUE HACIA QUE LOS ALUMNOS Y EX-AMUNNOS SANTAROSINOS LO SIGUIERAN , NO SE IMAGINAN LA ALEGRIA 1DIA CONVERSAR CON EL ESTANDO MI PAPA, PARA NUESTRO 3O ANIVERSARIO -ME EMOCIONE HASTA LAS LAGRIMAS LLEGANDO A CHOSICA ENTRE AL , VER SU ESTAMPA, SU ORACION ,Y SU ORACION PREDILECTA EL AVE MARIA COLEGIO Y DEJE UN TEXTO ALUSIVO A EL Y ,FAMILIARES MIOS EXALUMNOS –SOLO PUEDO DECIR QUE ME CONSTA A MI Y A MI PAPA QUE EL FISICAMENTE YA ERA UN HOMBRE SANTO , BUENO , HUMILDE Y MERECE SU BEATIFICACION , AUNQUE EN NUESTROS CORAZONES SABEMOS QUE ES UN SANTO

    Responder
  3. HUGO NICOLAS GRIMALDI PÈRONA

    EL PADRE RIVERO UN HOMBRE SANTO LO DICE MI PAPA ,LO DIGO YO,- TANTOS RECUERDOS , TANTAS VIVENCIAS CON EL , LO RECUERDO COMO SI FUERA AYER Y ME CONSTA A MI SIENDO YO SU ALUMNO ENTRE 1974 1978 EN EL SANTA ROSA DE CHOSICA , EL COMO UN IMAN LO SEGUIAN SANTAROSINOS DE TODAS LAS EDADES ,NO HAY QUE DUDAR , ES UN SANTO FISICAMENTE LO DEMOSTRO POR ELLO EN VIDA LO NOMBRAMOS PADRINO DE NUESTRA PROMOCION 1978

    Responder
  4. Francisco

    Si alguna vez conoci a un Santo ese fue sin duda el Padre Riverito, fui su alumno hace ya mucho tiempo y siempre lo recordaré como alguien ejemplar. Sea o no canonizado, para mi será siempre un hombre santo como pocos

    Responder
  5. Julia Barreñada Molleda

    Desde Bercianos de Real Camino, su pueblo, queremos que todos sepan lo orgullosos que nos sentimos del Padre Serapio.
    Quizá, cuando estaba entre nosotros, no supimos valorar suficientemente la grandeza de su persona.
    Intentamos subsanar nuestro herror creando una asociación cultural que lleva su nombre y que cada día crece y es conocída en muchos lugares.
    Quizá él esté influyendo en ello desde su lugar al lado del Señor, pero lo cierto es que niños y mayores han acogido la idéa como pocas veces ha ocurrido en nuestro pueblo. La semana cultural que celebramos todos los años en el mes de agosto, se ha convertido en un refenete y en fecha fija en el calendaerio de muchas familias para acudir al pueblo.

    Responder
  6. Carlos Llanos Vilchez

    Yo también tuve la fortuna de conocer el Padre Serapio, una gran persona que siempre paraba con sus aguiluchos en el patio del colegio Sta Rosa de Chosica, se sentia una paz al estar a su lado que siempre caia bien a las personas. Ojala se concrete la canonización. Un saludo.

    Responder
  7. Felix Lung

    Ingrese al colegio Santa Rosa en el año 1949, todos mis estudios primarios y secundarios lo hice ahi. Conoci al padre Riverito desde que llego al Colegio. mas bueno que ”El Pan de Dios” fue un Santo

    Responder
  8. Felix Lung

    Lo conoci desde que llegue al colegio en 1949, estudie toda la primaria y la media, en aquel entonces yo estaba en 1ro de primaria,tambien estaba el Hermano Daniel, el Director era el padre Blanco y creo que el sub-director era el Padre Lozano. Riverito como cariñosamente lo llamabamos era un ”PAN DE DIOS” muy tolerante y siempre dandonos un consejo.En verdad es una de las personas de la que guardo un hermoso recuerdo, siempre lo tengo presente en mi memoria

    Responder
  9. Ricardo Mejia

    Estudie en el Colegio Santa Rosa de Chosica en los años 90 y tuve la grandiosa oportunidad de compartir conversaciones con el Padre Riverito =) sinceramente era un santo !!! Apoyo totalmente la canonización del P. Serapio Rivero Nicolás !!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*