A Max Weber

Hoy termine mi jornada
muy cansado y confundido.
La vida no vale nada,
entre expedientes estoy perdido.

Fue un gran reto a mi inteligencia
comprender algo a Weber y su herencia
la racionalidad formal,
y en pleno examen final,
me di cuenta que vivía en un encierro,
prisionero en una jaula de hierro.

Irracionalidad sustantiva
o sociedad primitiva,
sociedad feudal
mentalidad señorial
En pleno siglo XXI
me malogran el desayuno
las entrevistas a los litigantes
y sus señores abogados
que si no andan despistados
me quieren mandar al bombo.
No tengo nada contra los tombos,
dejo constancia,
no quiero pecar de arrogancia
pero sus pretendidos amparos
hace tiempo que caducaron
si la 23506 aplicaron,
o hace tiempo que prescribieron,
si es que el Código vieron.

Las rotaciones de personal,
Hacen que los pocos buenos secretarios
se la pasen haciendo inventarios
de expedientes penales, que cuentan por miles,
aunque sean especialistas civiles,
mientras al Civil Juzgado
le mandan personal improvisado
de Archivo Central
y del CDG
mientras el Jefe de Personal
se la pasa hablando en aserejé.

Y no lo digo por exageración,
porque al igual que con esa canción,
la verdad es que no entiendo nada
pues parece una payasada
que a uno lo mezan y lo columpien,
y que pretendan que trabaje con el lumpen.

Con la sobrecarga procesal
la estamos pasando muy mal,
el sistema hace que la mediocridad
desplace a la calidad.
Esta es la verdad,
no nos tienen piedad.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Un pensamiento en “A Max Weber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*