Where are our desks?

Con la mejor imitación de un político que me es posible, cada vez que hablo acerca de mis planes para el segundo año del programa, niego enfáticamente que mis elecciones se deban al deseo de tener un desk en el edificio del GSD. Sin embargo, quien sabe leer entre líneas se da cuenta de lo mucho que valoro tener ese eje físico alrededor del cual se mueve toda mi vida cotidiana en los tiempos de clases y, al mismo tiempo, se da cuenta de lo injusto que me parece que los MDes no tengan un desk propio, que en ciertos momentos se equipara casi a no tener un elemento de identidad propio (como, por ejemplo, cuando los chicos de China GSD pasaron por cada uno de los desks para dejar un regalo en la semana en que les tocó el Beer n Dogs o cuando se generó un intercambio ácido de correos por no haber dejado globos para los MDes cuando venían los prospective students al edificio) situación que no hace nada más que hacerme valorar la circunstancia completamente casual de haber escogido un programa en el que sí se te asigna un espacio.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*