Terreno

[Visto: 334 veces]

No, esta vez no, esta vez no escribo para un abogado. Esto no es doctrina jurídica. Esta vez escribo para usted señor no abogado, señor arquitecto, señor vecino, señor transeúnte. Hoy vengo a intercomunicar y desasustar. Hoy día vengo a hablarle del espacio y de cómo los abogados entienden el espacio. No mire usted en este momento al vacío, uno, porque el espacio no se ve, no tiene colores ni olores, dos, porque ese espacio a estas alturas de este texto aún no ha llegado a existir. Existirá hacia la página 4 y monedas. Por lo pronto, le invito a comprar una casa, a vender la que usted tiene, a comprar un edificio, a vender un centro comercial. Después de comprar, disfrute usted lo comprado, abra la puerta y entre en el espacioso espacio vacío, brinque con todas sus fuerzas, revuélquese como millonario entre billetes, huela, verá que hay un olor. Y acuérdese del piso sobre el cuál está parado. Ese que uno casi no mira, si no para no caerse. Ese que uno ignora cuando se camina y se conversa. Ese ignorado, pisado y ensuciado, es al que los abogados le prestamos atención (…).

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *