Archivo de la etiqueta: conciliación judicial

La conciliación judicial en materia previsional en la Ley 30927: una luz de esperanza para los pensionistas

[Visto: 1482 veces]

El 9 de abril de 2019 se publicó en el diario oficial El Peruano la Ley 30927, denominada “Ley que faculta la Oficina de Normalización Previsional para conciliar, desistirse, transigir o allanarse en los procesos judiciales en materia previsional del régimen pensionario establecido por el Decreto Ley 19990”. En las siguientes líneas nos ocuparemos de la conciliación judicial en materia previsional.

Lea también: ¡Oficial! Publican Ley 30927: ONP podrá conciliar, allanarse o desistirse en procesos de pensionistas

El artículo 7-A inciso e) de la Ley de Conciliación 26872 relativo a los supuestos y materias no conciliables, prescribe que no procede la conciliación en los procesos de garantías constitucionales. Hace algún tiempo criticamos la tesis de que no procedía la conciliación en los procesos que versan sobre derechos constitucionales por tratarse de derechos indisponibles. Ello, a pesar de la procedencia de los desistimientos del proceso y de la pretensión en los procesos de hábeas corpus, amparo y hábeas data y de que la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos permiten la solución amistosa[1].

Conforme al artículo 1, se faculta a la ONP para conciliar en los procesos judiciales en materia previsional del régimen del Decreto Ley 19990. En la Segunda Disposición complementaria, se señala que el reglamento establecerá los criterios para la conciliación en los procesos judiciales que resulten aplicables a los pensionistas del Decreto Ley 20530. Nos parece adecuado que la Ley 30927 haya permitido la conciliación judicial en los regímenes pensionarios más importantes.

Lea también: ¡Oficial! Publican Ley 30927: ONP podrá conciliar, allanarse o desistirse en procesos de pensionistas

Aun cuando el Ejecutivo no ha publicado el Reglamento que contenga las disposiciones complementarias necesarias para su aplicación, conforme a la Primera Disposición Complementaria, resulta evidente que conciliación judicial en materia previsional conforme a la Ley 30927 será de aplicación en no pocos procesos previsionales contencioso administrativos y de amparo.

Consideramos que, sin perjuicio de la reglamentación que optimice su marco normativo, serán de aplicación las normas de los artículos 323 al 328 del Código Procesal Civil relativos a la conciliación judicial, de conformidad con su Primera Disposición Final, que prescribe que “Las disposiciones de este Código se aplican supletoriamente a los demás ordenamientos procesales, siempre que sean compatibles con su naturaleza”[2]. Obviamente, la Ley 30927, por su carácter especial, habilita la aplicación supletoria de las normas del Código Procesal Civil a los procesos previsionales que se encuentren bajo su regulación.

No perdamos de vista que también será de aplicación el artículo 185 inciso 1 del TUO de la Ley Orgánica del Poder Judicial, relativo a las facultades conciliatorias del Juez, que exige la concurrencia de las partes a la audiencia conciliatoria con la asistencia de sus respectivos abogados, a fin de que el acuerdo conciliatorio sea el fruto de una decisión informada.

Finalmente, el Juez deberá tener presente el respeto al derecho constitucional a la pensión del demandante.

Nos complace que el legislador nos haya dado una luz de esperanza, apostando por la conciliación judicial en materia previsional, como una forma eficaz para la solución de los conflictos en un ambiente de cultura de paz. Esperemos con optimismo que, más temprano que tarde, la Ley 30927 contribuya a la pronta solución de las controversias de una población tan vulnerable, como la de los pensionistas.


[1] ABANTO TORRES, Jaime David. La conciliación extrajudicial y la conciliación judicial: Un puente de oro entre los MARC’s y la justicia ordinaria, Lima, Grijley, 2010, pp. 68-71.

[2] En el mismo sentido: Código Procesal Constitucional. Título Preliminar. Artículo IX.- Aplicación Supletoria e Integración En caso de vacío o defecto de la presente ley, serán de aplicación supletoria los Códigos Procesales afines a la materia discutida, siempre que no contradigan los fines de los procesos constitucionales y los ayuden a su mejor desarrollo. En defecto de las normas supletorias citadas, el Juez podrá recurrir a la jurisprudencia, a los principios generales del derecho procesal y a la doctrina.

TUO de la Ley 27584. Disposiciones Finales. Primera.- El Código Procesal Civil es de aplicación supletoria en los casos no previstos en la presente Ley.

Correo Electrónico de Roberto MacLean

[Visto: 767 veces]

Sent: Friday, June 07, 2013 12:36 PM
Subject: Más vale tarde que nunca.
Estimado doctor Abanto:
 
Casi dos años después de recibido, he podido reorganizarme para entrar el tiempo suficiente leer su libro de corrido y hacerle los comentarios sobre los que le había advertido desde que tuve conocimiento de su publicación y recibí el ejemplar que amablemente me envió.
 
Para quedar al final con un sabor agradable en la boca, prefiero decir primero mis comentarios negativos y luego el resto. Lo que -aunque suene una disonancia- encuentro negativo es que es un libro impecablemente presentado, escrito cuidadosamente, es prolijo, variado y demuestra la versatilidad suficiente para haberse atrevido a escribir algo en que -aparte de reflejar la encomiable aspiración personal de obtener un nuevo título o grado académico, adicional a los que ya tiene, o un asenso en su carrera judicial- no haga que me pregunté al final de la lectura: ¿Porqué lo escribió?, ¿Para qué lo escribió? o ¿Para quien o quienes lo escribió? Y no he podido encontrar otras respuestas que: Para pasar un buen rato, hacer amigos, o para que los conciliadores no me quiten el trabajo y para que en el peor de los casos, no me quiten todo el trabajo y me dejen algo para seguir siendo quien soy.
 
Como usuario, no he podido encontrar un sólo argumento que me pueda convencer como fundamento a favor de su propuesta. Le adjunto -al final de un capìtulo de mi último libro aún en progreso- un resumen de todos los índices de desempeño judicial nacionales, hemisféricos y globales entre 2006 y 2012, y dígame si encuentra alguna cifra o porcentaje que le sirva de respaldo. Desde que como estudiante lleve el primer curso de Derecho Procesal pude darme cuenta que los jueces tenían esa facultad, pero desde que comencé mis primeras prácticas en los juzgados también me di cuenta que no sólo no las ejercían sino que no les importaban un comino. Es más fácil escribir un libro o dictar una conferencia que competir -al pelo o a mano limpia- para servir al usuario. Y en eso es lo que ando todavía. Pero antes de desviarme por ese camino también quiero compartir los comentarios que encuentro más positivos.
 
Y el mejor de todos -que puede muy bien ser el único, porque incluye a todos los demás- es que en su desfile de ida y vuelta por la pasarela de su elegante libro, exhibe usted todas las cualidades necesarias para hacer lo que hace falta hacer. Y es obvio, para quienes no están cegados por una cultura que interfiere y deforma sus percepciones, trastornando el orden instintivo de las prioridades naturales para otorgar el primer premio -o el lugar de honor- a quedar bien. Lo que en sí mismo no tiene nada que sea objetable. Todos queremos quedar bien. Pero la pregunta clave y crucial es: ¿A qué precio?
 
Ahí le dejo mis comentarios para que lo acompañen, con sus maldiciones e improperios, que son el protocolo y reglas de urbanidad judiciales. O el silencio; que es lo mismo, pero en tiempos del cine mudo.
 
                                                                      Cordialmente
 
                                                                                 Roberto G. MacLean U.
P. D. (…) Le adjunto, sólo para su información personal, el texto -en 26 páginas, más 5 páginas de índices y 3 de bibligrafía básica-la introducción al nuevo libro, que pienso que pueden explicar mejor y en mayor detalle mis comentarios a su primer libro. Con la esperanza que lo incendien si se atreve a escribir un segundo, sobre cualquier tema. Tiene la flauta en sus manos, pero no la quiere tocar.

Sigue leyendo

LA CONCILIACION JUDICIAL Y EXTRAJUDICIAL PROCEDE ANTES DE DICTARSE UNA SENTENCIA

[Visto: 4558 veces]

Corte Superior de Justicia de Lima

Nota Informativa N° 033-2011-OPII-CSJL

LA CONCILIACION JUDICIAL Y EXTRAJUDICIAL PROCEDE
ANTES DE DICTARSE UNA SENTENCIA

“La Conciliación Extrajudicial es una alternativa no jurisdiccional para dar solución a los conflictos, que procede de manera obligatoria antes de iniciar un proceso judicial”, sostuvo el doctor Jaime David Abanto Torres, Juez del Primer Juzgado Civil de Lima durante la entrevista realizada en el programa “Apuntes Legales del Doctor Jesús Dongo” en Radio María.

Indicó que, para ello, los interesados deben recurrir a los Centros de Conciliación Extrajudicial que existen en Lima, Callao, Lima Norte, Arequipa, Trujillo, Piura, Santa, Cañete, Huaura, Huancayo y Cusco.

Añadió que son materias de conciliación extrajudicial: el régimen de visitas, alimentos, tenencia, división y partición de bienes, liquidación de sociedad de gananciales, obligación de dar suma de dinero, ocupación precaria, vencimiento de contrato por falta de pago, indemnización. e incumplimiento de contrato por pago de alquiler, entre otros.

El magistrado, autor del Libro titulado “La Conciliación Extrajudicial y la Conciliación Judicial: un puente de oro entre los MARC’s y la justicia ordinaria”, señaló que tanto la conciliación judicial como la extrajudicial proceden en cualquier estado del proceso siempre y cuando no se haya dictado sentencia en segunda instancia.

Agregó que la conciliación judicial y la conciliación extrajudicial pueden celebrarse cuando el proceso está en trámite. Si las partes llegan a un acuerdo el Juez da por terminado el litigio.

“Incluso, si existiera sentencia con autoridad de cosa juzgada las partes pueden realizar una audiencia de conciliación extrajudicial, que de concluir con un acuerdo total, podría ser considerada por el Juez como un acto jurídico posterior a la sentencia y una vez que se haya ejecutado totalmente lo acordado, procede ordenar el archivo definitivo del expediente”, refirió el magistrado integrante del Programa Social “Justicia en tu Comunidad”.

Lima, 13 de junio de 2011
OFICINA DE PRENSA E IMAGEN INSTITUCIONAL
Sigue leyendo