Votos irrelevantes

[Visto: 151 veces]

Fui hoy al Rockefeller Center para el seminario de los martes y también para hablar con Steve Levitsky. No pude hacer lo último porque se tuvo que ir temprano, pero yo me quedé escuchando la presentación de una profesora de Government de Yale. Uno de los puntos de partida de su planteamiento es esta fórmula. “R” representa la disposición de ir a votar de una persona. “p” representa la probabilidad de que su voto cambie el resultado de la elección. “B” representa lo que a esa persona le importa el resultado. “C” representa los costos en que incurre la persona para votar. “D” representa el deber cívico que impulsa a una persona a participar de las elecciones. Básicamente lo que decía es que el miembro derecho de la ecuación sería siempre negativo si es que no estuviera “D” ahí. Esto porque la probabilidad de que el voto de una persona decida la elección (es decir, la probabilidad de que las elecciones queden en empate) es de menos de 1 en un millón, lo que multiplicado por “B” da un número muy cercano a cero. Restando “C” de todo ello daría como resultado un número negativo. Sin embargo, existe una disposición a votar positiva por la existencia de ese último elemento “D”. Algo sutil, que seguramente pasa desapercibido, pero que sería una consideración clave a tomar en cuenta al momento de decidir en la campaña si priorizar el mensaje o priorizar el llamado de ir a votar.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *