Los intelectuales y el compromiso social

[Visto: 4782 veces]

Recomiendo leer Sobre los intelectuales y la esfera pública de Gonzalo Gamio

En la cinta Sartre: años de pasión, se narra parte de la vida de Jean Paul Sartre y de Simone de Beauvoir, precisamente, sus años intelectualmente más fecundos. Una de las escenas más entrañables fue cuando Sartre y Beauvoir visitan Cuba y el propio Fidel Castro funge de guía en la isla. Cuando de pronto de topan con un ama de casa quien airadamente reclama al comandante por la refrigeradora malograda que hace semana nadie repara, el mismo Fidel en persona decide solucionar el problema ante la mirada escéptica de Simone de Beauvoir y el éxtasis revolucionario de Sartre. Luego de infructuosos intentos, el comandante indicó a la señora que ordenaría a uno de sus ministros para que en persona resuelva el desperfecto de su refrigeradora. Sartre no cabía en sí mismo de la emoción por el accionar del comandante Castro a quién le preguntó “¿y cómo le llama ud. a esto?”, a lo que Castro respondió “se trata de la democracia directa, todo lo que nos piden, se los damos”. Simone de Beauvoir preguntó de inmediato, “pero dígame comandante, ¿y si le piden la luna?”. Castro se detuvo, dio una intensa pitada a su habano y contestó muy orondo, “bueno, si me piden la luna es porque la necesitan”. Ni hablar, ¡al diablo el existencialismo!

Ahora bien, ¿qué hacer cuando la sociedad les pide la luna a los intelectuales? Creo tener algunas certezas al respecto, más concretamente, en lo que la sociedad debiera esperar de sus intelectuales. Si bien no estamos viviendo la euforia de mayo del 68 ni las marchas en protesta contra la guerra de Vietnam y tampoco disponemos de referentes en la cultura de masas como los íconos musicales que se reunieron en las colinas de Woodstock, existe una variedad de acontecimientos que merecen la atención de los intelectuales, aquella especie aparentemente en extinción a partir de 1980 —hecho coincidente con la consolidación del neoliberalismo a lo Reagan y Thatcher, como política económica en el Primer Mundo— . Dejaré pendiente la pregunta inicial para dar paso a otra no menos importante: ¿Qué debemos esperar de un intelectual en una era post muro de Berlín, post Torres Gemelas y, en general, post ideológica?

Si bien los pronunciamientos de un intelectual, o sus ideas, pueden generar acciones concretas, sus intervenciones poseen un carácter eminentemente simbólico (simbólico aquí no significa inocuo, sino referencial, es decir un conjunto de ideas-modelo a seguir). Es por ello que el resultado del accionar intelectual no debe ser evaluado necesariamente en términos prácticos, como el sastre que mide la talla de una prenda o como el despensero que despacha un kilo de arroz, sino mediante la actitud que el pensador asume, la cual puede oscilar entre la acción directa o la manifestación simbólica de sus ideas. Recordemos a Sartre y a Marlon Brando. Muchos de los más notables intelectuales franceses y europeos criticaron denodadamente a Sartre cuando este rechazó el Premio Nobel de Literatura. Estemos o no de acuerdo con esa decisión, lo cierto es que el autor de La náusea actuó por convicción y en estricta correspondencia y, en primer lugar, con sus ideas entre las que destacaba el compromiso del escritor con su sociedad. El caso de Brando fue similar: a pesar del reconocimiento de la crítica especializada, durante un buen tiempo se convirtió en un paria, ya que ninguna productora de Hollywood quería contar con sus servicios debido a sus actitudes díscolas e impredecibles. Rechazó el Oscar en protesta por el acoso que el gobierno norteamericano aplicaba contra los indígenas en sus propias reservas. Brando desafío las barreras que restringían el protagonismo de un actor más allá del estudio de grabación y decidió hacer manifiesta su protesta. En ambos casos, la frontera entre la manifestación simbólica y la acción concreta de un intelectual o de cualquier figura pública puede parecer difusa, ya que, siempre que estos actúen por convicción, el resultado será el mismo: mostrar y demostrar que el cambio comienza con las ideas.

No obstante, el intelectual, el artista, el académico, el político, el comunicador, el ciudadano común, entre otros, poseen distintas formas de manifestar su disconformidad con lo establecido. Un intelectual, a diferencia de un académico, tiene un compromiso moral con su sociedad y con su época, el cual va más allá de los límites de su especialidad profesional. Sin embargo, no se le puede exigir a un intelectual que resuelva todos los problemas sociales al estilo de la democracia directa de Fidel Castro. Para ello existen instancias competentes, las cuales no deberían evadir su responsabilidad en el cambio social: el Estado y las instituciones sociales, aquellas que nacen de iniciativas privadas como las ONG’s, asociaciones civiles sin fines de lucro, partidos políticos, medios de comunicación, frentes regionales, etc. ejercen todos juntos una influencia determinante en la vida nacional. Entonces, ¿el intelectual debe convertirse en un mero espectador de la miseria humana y contemplarla desde su torre de cristal? No. Lo que sucede es que su participación en dicho cambio tiene varias aristas, las cuales no se reducen exclusivamente a la acción o a la militancia partidaria. Gandhi, la madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King y muchos otros sin ser intelectuales o ideólogos en estricto sentido contribuyeron al cambio social desde el lugar donde mejor lo hacían. ¿Deberíamos recriminarles por no haber formulado un cuerpo sólido de ideas? Análogamente, ¿Sería sensato fustigar a Mariátegui como un intelectual incompleto porque no pasó a la acción? ¿Restaremos valor a las ideas de González Prada porque se refugió en su hogar durante la ocupación chilena? A propósito, es pertinente releer “El intelectual y el obrero”, texto en el cual el autor de Horas de Lucha no encuentra conflicto entre la labor de ambos, sino que las entiende como complementarias: cada uno desde su lugar puede aportar al cambio social.

En este sentido, la exigencia de la acción directa a un intelectual o a un artista, a manera de un imperativo impostergable, podría desnaturalizar sus roles y, lo que es peor, quitarles independencia política e ideológica. En todo caso, se trata de una decisión individual, en la que las convicciones personales deben encontrarse por encima de cualquier coacción social, ideológica o política. De ninguna manera estaré de acuerdo con que la agenda individual de un intelectual esté conducida por otra motivación que no sea el convencimiento interior de creer en lo que piensa para luego hacer lo que piensa por una sencilla razón: no creo en los intelectuales ni en los revolucionarios que actúan por reflejo. La solución de los problemas sociales demanda la movilización de una logística que muchas veces excede las facultades de cualquier iniciativa individual por muy bienintencionada o altruista que esta sea. Siempre que un intelectual, un ideólogo o un revolucionario pretendieron llevar a la acción sus ideas, tuvieron que ampararse en el espíritu corporativo de alguna organización lideraba por ellos o que los apoyara.

Entonces ¿qué debemos exigirle a un intelectual? 1) que sea consecuente con sus ideas, es decir que predique con el ejemplo, 2) tomar postura y pronunciarse frente a hechos concretos, 3) colocar la ética por encima de la ideología y de la política (lo cual sea, tal vez, la demanda más difícil de cumplir: no separar la política de la moral). 4) Proponer iniciativas de cambio y convertirse en un formador de opinión, en un referente para su sociedad y su época. Todo ello, a mi modo de ver, es lo que deberíamos esperar de un intelectual. Pero exigirle la solución de la triste realidad de los más necesitados es un propósito que, como indiqué antes, puede exceder sus facultades, aunque indirectamente contribuya con aquello. En consecuencia, no les pidamos la luna, exijámosles, más bien, que tengan bien puestos los pies en la tierra.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

30 pensamientos en “Los intelectuales y el compromiso social

  1. Tu negro

    Me parecio muy interesante lo escrito, pero creo que aun no respondes a las dudas de tus comentaristas.
    Además si bien el cambio se puede hacer desde pensamientos, estas ideas no se moveran solas, que aconseja usted para que haya un cambio de verdad en nuestro pais, donde hay tantas demandas de escucha, de atención, donde buscar las respuestas ha tanto sufrimiento, incultura, y hambre?, se que los intelectuales proponen cambios, pero entonces quien estan llamados a hacerlos?
    saludos
    pd:disculpe por las agreciones del anterior post.

    Responder
  2. Arturo C

    Estimado, tu negro, el asunto del post es que los intelectuales pueden eventualmente hacer algo concreto por el cambio, ejemplos los hay muchos y notables, pero el que no lo hagan no quiere decir que no sean solidarios o indiferentes. (sí que los hay frivolos y oportunistas pero son facilmente reconocibles). Yo lo veo así. Aquel intelectual que no recurre a la accion concreta tiene el deber moral de "meterse donde no lo llaman" o sea traspasar los limites de su especialidad y alimentar la reserva moral de su sociedad. Si no veamos nuestra prensa… son muy pocos los que se comen un pleito…;y otro, actuar por convicción y no por cálculo: si tiene que pelearse con gente ideologicamente cercana a él por cuestiones éticas, debe ser lo suficientemente integro para criticarlos. En fin amigo, de esta manera hará algo tan útil como la acción (que es muy importante claro): ser un referente ineludible para sus conciudadanos. algo asi como "lo dijo XYZ, debe ser cierto". Una palabra suya puede desencadenar un cambio progresivo. Ahora, ¿quien en el Peru reune ese perfil? Eso si amigos, no lo tengo nada claro

    saludos y hasta pronto
    p.d. no problem por nada.

    Responder
  3. Pedro Pablo

    Leer a González Prada, a Mariátegui o Haya de la Torre en el Perú actual para encontrar los problemas que nos aquejan hoy en día es un embuste. La oligarquía y su sistema feudal murieron con Velasco y su pésima reforma agraria. El imperialismo es un mito creado por los políticos socialistas. El gran problema que nos aqueja es la educación: Niños y adolescentes que no saben leer ni escribir, que no pueden resolver problemas elementales de matemáticas. Jóvenes que no respetan la autoridad de los polícias y de los altos funcionarios. Que enfentándose física y verbalmente logran sus objetivos. Azuzados por los politiqueros de izquierda. Hasta cuando. Exijamos primero deberes y luego derechos.

    Responder
  4. acaballerom Autor

    Asi en corto a ver… Castro distorsiono los propositos iniciales de la revolucion cubana en cuya primera etapa existia libertad de pensamiento. dificil q se mantuviera al margen con los EEUU encima. No le quedo otra que aliarse con la URSS ya que China no le dio importancia. pero no avalo de ninguna manera la persecución de pensamiento y quisiera que lo mas pronto haya una transicion democratica.RAul Castro tiene encima el peso de decidir que hacer pero lo mas posible es que llegue a concesiones progresivas. Del Che… el ultimo romantico latinoamericano cuyos nobles ideales encontraron en la violencia armada la forma de solucionar la injusticia social. hoy su imagen es producto del consumo de masas, icono pop, parte del mercado. pero confieso que mi conocimiento del pensamiento Guevara es escaso aun

    Responder
  5. Remigio Burneo

    El día de ayer, domingo 21 de diciembre de 2008, todos los artistas nacionales y extranjeros cumplieron con su compromiso social para con el Perú y, en especial, para con los niños y adolescentes del Hogar Clínica San Juan de Dios. La meta propuesta por el presidente García fue triplicada, logrando recaudar más de 10 millones de soles, cerca de de 3 millones de dólarea. Aún estamos lejos de lograr proezas como las chilenas y mexicanas. Chile logró juntar 26 millones de dólares, mientras que México, 40 millones de dólares. Esperemos que esta cruzada continue todos los años y pongamos en manifiesto nuestro amor y solidaridad para con el prójimos en un mes en el que celebramos el nacimiento de nuestro Señor Jesuccristo. Que la Teletón no se tome como caridad ni muchos menos como una desatención del Estado frente a esta institución sino como una unión de todos los peruanos para ayudar a estos niños a insertarse a nuestra compleja sociedad. Esperemos que todos los medios se unan como ayer y transmitan como lo hacen en Chile y México durante 28 a más horas ininterrumpidamente esta jornada y que hayan empresarios que donen millones como ocurrió en Chile hace pocas semanas donde dos empresarios entregaron más de un millón de dólares cada uno. Ojalá se cumpla.

    Responder
  6. Arturo C

    Remigio, a todos nos complace que se haya superado el monto inicial. No recuerdo desde cuando no se hacía una Teletón, pero hay dos temas que van por cuerdas separadas: el apoyo a una causa noble como a la clinica San Juan de Dios y el manejo político-mediático del tema. Esto le traerá réditos a García por un breve tiempo. Pero si realmente tuviera la intención de ayudar a esta institución y no solo valerse de ella lo habría planificado desde meses anteriores y no anunciarlo tan ligeramente asi como así. Finalmente el resultado sí es positivo pero que hubo oportunismo político sí estoy seguro que lo hubo.
    saludos

    Responder
  7. carlos

    En política, muchos se computan los adalides de la lucha contra la corrupción, pero le pidieron al tío general que le saque la libreta militar facilito no más (a ver tú caviar, ¿cómo sacaste tu militar?).

    Responder
  8. acaballerom Autor

    cierto, pero este caviar saco su militar en el ejercito haciendo cola como todos los hombres de buena voluntad 🙂 … pero opina algo relacionado con el post para la próxima…

    Responder
  9. romulo raton

    todavi hay intelectuales que tienen miedo decir su postura politica. tienen miedo decir que son de derecha como si fuera una ofensa serlo. prefieren ser de centro o de izquierda moderada. yo diria que la izquierda esta perdiendo adeptos. cada vez son vistos como bichos raros. la derecha esta resurgiendo y es hora que los intelectuales formen de una buena vez una derecha liberal idoneas y competente.

    Responder
  10. Arturo C

    algo curioso ha ocurrido en los dos frentes: luego del fascismo y del comunismo la sensibilidad por estos extremismos es tan grande que aquel q se proclama abiertamente de izquierda lo tildan de proterrorista y si es de derecha, lo llaman fascista, "neoliberal", etc. El temor subyace en ambos lados. Por eso mas alla de las discrepancias debemos reconocer que al menos en la blogosfera, algunos bloggers no tienen reparos en tomar postura. Recomiendo la lectura de "La izquierda en la era del karaoke" donde se explica en parte porque la izquierda en Europa pierde terreno ante la derecha. Y claro que me gustaria que exista una derecha pensante (son pocos en el Peru) intelectual y propositiva que no recurra al cuartelazo ni a los militares en vez de defender el Estado de derecho. Y una pregunta que me hacía en el post: ¿por qué los intelectuales más influyentes son de izquierda? lo vere en otro momento

    Responder
  11. hugo graham

    no se en q post ud señalo q no podia ser de derecha pues eso representaba mas libertades economicas, q us era de izquierda pues habia preferencia a las libertades politicas. pero ud esta diciendo que es un izquierdista liberal. no hay contradicciones.

    Responder
  12. ARturo C

    Hola Hugo, el liberalismo tiene dos frentes: el economico y el politico. Un liberal integro no debería preferir lo economico por sobre lo politico sino mantener un equilibrio. Desde la izquierda es posible asumir esto sin claudicar a la libertad, igualdad, solidaridad y justicia. De ahi q se busque un liberalismo de izquierda (que para nada se pelea con el libre mercado). Reitero lo del "equilibrio". Desde la derecha se suele asumir el liberalismo economico y ciertos reparos el político, aunque no lo son todos. Personalmente, creo que el liberalismo y el socialismo hoy pueden hacerse mutuas concesiones en aras de una sociedad mas justa y no me parecen totalmente irreconciliables

    saludos

    Responder
  13. Tu Negro

    Pero el ser intelectual no trae progresos al pais, si bien los de izquierda pueden ser pensantes, porque la izquierda nunca trajo riqueza al país sino mas bien pobreza, porque el comunismo y socialismo no son soluciones, son idealismos utópicos.
    Ya que es necesario para un país el aperturarse a otras realidades economicas para atraer el desarrollo.
    El ser de izquierda esta fuera de foco, y el ser de derecha es no ser realista.

    pd: regrese de mi viaje a Panama

    Responder
  14. acaballerom Autor

    la trascendencia de un intelectual en su sociedad a veces es dificil de medir en terminos cuantitativos. Qué tan gravitante fueron las ideas de Friedman para las economías capitalistas del primer mundo no es igual que medir cuan relevantes fueron las de Sartre y Camus en el mismo rubro. Pero sin estos últimos y otros intelectuales mas, dificilmente la juventud europea hubiera protestado en mayo del 68 exigiendo cambios. Ahí sí veo un resultado concreto de las ideas progresistas.

    Por otro lado, no es lo mismo el socialismo francés de Mitterrand, el español de Felipe González o la socialdemocracia Noruega que el comunismo capitalista chino (donde recordar Mao es más peligroso que nunca) o el pensamiento "Gonzalo".

    Que el socialismo traiga pobreza no es una propiedad de esta doctrina. Los socialdemócratas se encargaron de la reconstrucción europea post segunda guerra en Alemania, Finlandia, Noruega, Suecia y de la transición democrática (dos periodos) en España. algo similar en Chile. Los socialistas en coalición con otros partidos de centro sacaron adelante al país luego de la dictadura.

    por el contrario, el neoliberalismo aplicado en Latinoamérica acentuó la pobreza y la desigualdad social. finalmente, el ser de izquierda hoy no significa ser antimercado sino como dije promover una sociedad mas justa donde igualdad, libertad, solidaridad y justicia no sean simples formalidades que podemos descartar en aras de la productividad. Así es amigos.
    saludos

    Responder
  15. Ernesto

    Por qué las personas se tiene que dividir entre los de derecha y los de izquierda?
    Por que no buscar la unificación de ideas para sacar a nuestra sociedad adelante.
    Porque no buscar la paz, ya que solo unidos seremos fuertes ante las adversidades que se nos vienen, como es la crisis mundial que afectara tambipen a nosotros.
    Si seguimos pensando en que los de derecha son asa, y los de izquierda aja, a donde vamos??? a seguir terniendo Humalas como representante de los olvidados del país, debemos ver mas alla de nuestras narices, y dejar de lado estas separaciones.

    Responder
  16. Arturo C

    Luis,todos los que mencionas (excepto Borges que era apolítico) son liberales. Lo que pasa es que cierta confusión en los significados crea malentendidos. Simplificando decimos de derecha a aquellas posturas conservadoras, que apuestan por un Estado confesional y que consideran que el statuo quo deberia mantenerse y que la movilidad social podría desestabilizar a la sociedad. Claro que ahora esta concepción es más moderada en algunos pensadores.Recordemos esto: tanto desde la derecha como desde la izquierda se han hecho cada vez mas concesiones al liberalismo (ya sea economico o politico) pero por definición el liberalismo en estricto sentido se opone al conservadurismo de derecha.

    Responder
  17. Arturo C

    Tambien lo he pensado, Ernesto. Las etiquetas son formas de simplificar los hechos y en vez de unir dividen. Pero de la misma forma es cierto que las diferencias son cuestiones de hecho, son reales y tomar postura frente a algo siempre nos lleva a discrepar. En mi caso,me encuentro más a la izquierda porque comulgo con ciertos ideas que no podría sostener desde la derecha, pero tb me reservo a cuestionar a cierta izquierda que no propone nada. saludos

    Responder
  18. Martin

    Cuando usted responde los comentarios,no encuentro hasta ahora una postura concreta de su pensamiento politico, a veces parece que le gustaría quedar bien con todos, ya que no se define ni de izquierda ni de derecha, entonces que es? Aceptar ser de un lado, no es ser menos por siacaso, pero definase, quedar ben con todos, no hará que la gente lo lea, sino más bien hará que la gente se aburra.
    saludos

    Responder
  19. Arturo C

    Martin, ya definí mi postura en varias oportunidades y en el comentario anterior está claro:"me encuentro más a la izquierda porque comulgo con ciertas ideas que no podría sostener desde la derecha". Ser de izquierda no me impide criticarla. El que desde la izquierda asuma algunos principios del liberalismo clásico no significa contradicción sino que es un esfuerzo por sintetizar doctrinas (liberalismo/socialismo) que en sus fundamentos tienen varias coincidencias coincidencias. En todos los post siempre dejo sentada mi postura, mis afinidades y discrepancias. En resumen, apuesto por una izquierda liberal.

    Responder
  20. Luis Nugent

    Veo que la gente que le escribe no es ningun turiferario de los izquierdistas caviar que abundan en este país. Parece que la gente esta cansanda de tanto mentirosos utópicos que se oponen a todo.

    Responder
  21. Arturo C

    jajajajaj bueno no es tan simple (ya saben que no me molesta lo de caviar) en frìo se trata de una izquierda democrática que acepta que el libre mercado es una vía para el progreso, que no cree en la lucha armada ni la revolución, pero que no renuncia a la igualdad, libertad, solidaridad y justicia que para cierta derecha liberal son prescindibles. La derecha liberal preferirìa obviar los DDHH si estos se interponen con las inversiones y el mercado. Yo soy de la idea opuesta. Tb dedicare un post mas adelante a explicar mas esto (si que tengo varias deudas con los lectores) pero pronto por ahi nos ponemos al dia

    Responder
  22. Arturo C

    Me preocupan tres cosas: a) las elevadas expectativas de parte de la población a la cual poco más se le dijo que el TLC nos cambiaría la vida.

    b)que existan vacíos sobre materia laboral y ecológica más que para los EEUU deben estar resueltas pronto.

    c) que nuestros mercado local siga siendo imperfecto es decir de pequeños oligopolios (rey de la papa, rey de la cebolla, etc.) intermediarios y semiespeculación. Así los beneficios del TLC tardaran en notarse o no se notarán. El libre mercado debe extenderse a todos. Si solo se benefician los grandes agroexportadores no hubiera sido necesario un TLC. Espero q esto sea tomado en cuenta por este gobierno.
    saludos Marimba

    Responder
  23. Arturo C

    Escribi un articulo a proposito en

    http://naufragoaqp.blogspot

    les recomiendo a todos que lo lean un toque.

    Así como la caída del Muro de Berlín marcó el fin de una etapa del socialismo (pero no su desaparición) esta crisis económica mundial marca el punto de quiebre del liberalismo económico (neoliberalismo) pero no su fin. Si no quiere autodevorarse el capitalismo en ritmo neoliberal debe renovarse.

    Responder
  24. marimba

    acabo de leer su articulo y ud dice que en el capitalismo no se logra la igualdad, tal vez la cuantitativa pero si la cualitativa. todos tenemos acceso al mercado.

    Responder
  25. acaballerom@pucp.edu.pe

    Marimba, el acceso al mercado es limitado aunque parezca lo contrario. El mercado puede dinamizar el progreso de una sociedad si es lo más inclusivo posible. La realidad lo ha demostrado, pero tb puede generar desigualdades o profundizarlas si solo unos poco acceden a él. A pesar de que en Puno y Desaguadero se lanzan mueras contra el libre mercado y el neoliberalismo, es la zona donde se practica más el capitalismo y la inversión privada (Mypes y Pymes). Aunque ellos no lo sepan son pequeños capitalistas que en el fondo exigen que los mercados se abran más. ¿De qué tipo de libre mercado podemos hablar cuando las megacorporaciones transnacionales comercian cada vez más entre sus propias subsidiarias? Comprarse y vender a sí mismo es lo mas distante del libre mercado: eso es un macromonopolio planetario. a proposito recomiendo leer a Joseph Stiglitz. "Comercio justo para todos". saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *