Alonso Cueto y Jorge Edwards en la XIII Feria Internacional del Libro

[Visto: 3174 veces]

Arturo Caballero

El pasado jueves 24 de julio se inicio la 13ª edición de la Feria Internacional del Libro en Lima. En el marco de la feria, tienen lugar diversas presentaciones de libros y conversatorios. En la sala Ricardo Palma estuvieron el escritor peruano Alonso Cueto y el chileno Jorge Edwards. La sala congregó a una nutrida cantidad de asistentes que disfrutaron de las sabrosas anécdotas de Edwards en contraste con un más bien parco y anodino Cueto que se limitó a interrogar y soltar algunos comentarios sobre las opiniones vertidas por Edwards. Le faltó algo de ritmo a la conversación de Cueto y, de no ser por la chispa del autor de Persona non grata, de seguro la conferencia hubiera sido muy aburrida.

Como era de esperarse, Edwards brindó algunas semblanzas de los escritores que conoció a lo largo de su vasta trayectoria como escritor y diplomático. Mencionó que si bien Neruda era un gran lector de poesía no lo era así de novela contemporánea salvo la novela negra y policial. Recalcó el hecho de que Neruda, como indicaron otros escritores que lo conocieron, tenía un gusto exquisito para la comida, la bebida y las mujeres.

De otra parte, también aludió a la situación de los escritores latinoamericanos durante los años cincuenta y sesenta en comparación a la actual: a diferencia de lo que sucede hoy con la globalización de los mercados y el consumo en la que la industria editorial puede asegurar practicamente la cobertura mundial de un escritor, en aquellos años no se sabía lo que “sucedía a la vuelta de la esquina”. Los escritores estaban aislados y solo mantenían contacto epistolar a traves de congresos o esporádicos encuentros en eventos internacionales, pero el grueso de los escritores nuevos era totalmente desconocido para el lector latinoamericano común y corriente.

Otra ventaja de la que gozan los actuales escritores, indicó, es que la gran oferta de premio literarios incentiva la producción y la edición de libros a niveles que en los cincuenta era difícil imaginar. En este sentido, Edwards confirma lo que opinaba su compatriota José Donoso en su célebre Historia personal del boom respecto a lo conservadores que eran los editores latinoamericanos a la hora de publicar: no se arriesgaban por los escritores jóvenes ni por textos demasiado experimentales sino que apelaban a los clásicos latinoamericanos y europeos del siglo XIX y principios del XX. Asimismo, contrastó el hecho de que los jovenes escritores de su generación encontraban mayor satisfacción en recibir una buena crítica de los escritores mayores ya consagrados quienes, a pesar de gozar de ese status, no se encontraban tan distantes de los más noveles. A veces de buena otra de mala gana pero siempre tenían algo que decir sobre lo que recibian de aquellos que se iniciaban en el arte de escribir. Esto por ejemplo, hoy es inexistente: el exito editorial suele distanciar a los escritores de su entorno inmediato y dudo mucho que dispongan del tiempo y de las ganas para leer los borradores de los nuevos escritores.

Al final del conversatorio intercambié algunas breves impresiones con Edwards acerca de la necesidad de la experiencia europea para los actuales escritores latinoamericanos en comparación con los del boom. A su modo de ver, esto hoy ya no es un imperativo debido a la globalización de la industria editorial y al internet, las cuales no hacen indispensable la presencia del autor en el lugar salvo para promociones o giras. Sin embargo, indicó que siempre será un aliciente más para cualquier escritor tener la experiencia europea donde el mercado editorial es mucho más desarrollado que en nuestro continente.

La gente se iba agolpando cada vez más torno al escritor chileno quien decidió continuar la firma de sus libros en el stand de Chile, país invitado a la feria mientras este náufrago continuó explorando en los distintos stands en busca en algo interesante para leer. Mañana continuamos con más acerca de la FIL 2008.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *