Notable video de presentación pública de, El ángel doliente, Dolor y amor, de Manuel Piqueras

Notable video de presentación pública de, El ángel doliente, Dolor y amor, de Manuel Piqueras. Comentaristas: Marco Martos y Francesca Denegrí. Centro Cultural de la PUCP.  A pie firme, a la Feria Internacional del Libro de Lima (2018).
 

«El ángel doliente. Dolor y amor, de Manuel Piqueras (Lima, 2018) es una breve elegía que se nutre de la filosofía de la experiencia, a la que el autor ha dedicado ya varias obras. Pero el libro también puede ser leído como un poemario dentro de la tradición mística de búsqueda de la verdad como conocimiento suspendido. Comenta Francesca Denegri sobre la importancia del ángel, “tanto en su dimensión más tradicional, encarnada en el bíblico San Gabriel, como en aquella más cercana a nuestra sensibilidad moderna, como es el Ángelus Novus de Paul Klee”». Mirko Lauer, “Cuatro lecturas relevantes”, La República, sábado 30 de junio de 2018.

Novedad. Manuel Piqueras, El Ángel doliente. Dolor y amor, Biblos. Lima: 2018.

“De su encuentro simultáneo con la muerte y el amor, la zozobra y la esperanza, las tinieblas y la luz, escribe con coraje y singular lucidez Manuel Piqueras en éste nuevo texto que ahora nos entrega con la generosidad que sus lectores bien conocemos.

La criatura que logra dar sentido en esta obra a esa simultaneidad de insondables experiencias es el ángel, tanto en su dimensión más tradicional encarnada en el bíblico San Gabriel, como en aquella más cercana a nuestra sensibilidad moderna como es el Ángelus Novus de Paul Klee.

En este libro lo que ocurre es el milagro de la resurrección, que es un milagro de amor.”

Fragmento de prólogo, Francesca Denegrí. Pontificia Universidad Católica del Perú.

Distribución a librerías: Editorial Horizonte. Jirón Sucre 470. San Miguel. Lima. Perú.

Teléfonos: 56912-2630178. https://www.facebook.com/editorial.horizonte/

 

Copla de amor en el desierto

Aún sin dejar de ver el desierto en mi mirada interior,

escucho al viento susurrarme coplas de amor

apegado a mi piel y al mar…

Solo descubro una paz deliciosa y una alegría sin límites….

¿Me pregunto dónde habitas en mi hoy que te siento tan cerca?

MM

Cuadro:  Joan Miró, Liebe (Amor).

Lennon y Rimbaud: poetas geniales y videntes

 

A Yoko Ono

Rimbaud y Lennon, dos genios videntes, originales, con diferentes personalidades para su época, expresan ambos la complejidad de la condición humana.
John Lennon, autor de “Ya es Navidad”, de una belleza envolvente nos sigue sorprendiendo, en cambio Rimbaud no llegó a vivir ni a poetizar “La Navidad en la Tierra”, según su propia expresión. Por el contrario, a Una temporada en el infierno le siguió su eclipse total como poeta, calló para siempre inquietando a sus lectores y seguidores con un enigma jamás resuelto. Lennon pudo vivir y poetizar la navidad en la tierra, este paralelismo ha influido mucho en mis escritos, como una epifanía.

Lennon y Rimbaud: poetas geniales y videntesA Yoko OnoRimbaud y Lennon, dos genios videntes, originales, con diferentes personalidades para su época, expresan ambos la complejidad de la condición humana.John Lennon, autor de “Ya es Navidad”, de una belleza envolvente nos sigue sorprendiendo, en cambio Rimbaud no llegó a vivir ni a poetizar “La Navidad en la Tierra”, según su propia expresión. Por el contrario, a Una temporada en el infierno le siguió su eclipse total como poeta, calló para siempre inquietando a sus lectores y seguidores con un enigma jamás resuelto. Lennon pudo vivir y poetizar la navidad en la tierra, este paralelismo ha influido mucho en mis escritos, como una epifanía.

Posted by Manuel Piqueras on Thursday, February 1, 2018

VINCENT, poema de Jorge Eduardo Eielson

A Theo

 

 

Lo único que sabemos de Vincent

Es que nunca dormía

Ni comía ni bebía ni amaba

Y que su vida era un misterio. Sabemos

Que tenía ojos y botines enormes

El estómago vacío y el corazón

en el suelo. Que se pasaba las noches

Mirando y mirando una estrella

Sabemos también

Que para él nada era oscuro

Ni tampoco sencillo

Que su pincel no era un pincel

Sino un pájaro vivo

Que lo llenaba de pavor y de alegría

Pero nada sabemos

De su sexo ni de su pobre frente

Repleta de luz como un diamante

Vincent decimos con amargura

No era como nosotros

Criaturas cubiertas de sombra

Nietos de un esplendor

Que ya no existe. Pero tampoco él

Nos devolvió el fulgor perdido

La santidad de su arte

No nos libró del mal

Ni de los trapos sucios

De la vida. Nos deja solamente

Sollozos  cuervos  girasoles

Una oreja cortada y una pipa de madera

La destartalada luz de sus zapatos

Nos deja su mirada pura

El cielo brillante de Arles

Y una silla amarilla.

No es mucho probablemente

Pero desde entonces

La noche estrellada

No es obra de Dios sino de Vincent

 

CELEBRACIÓN. Jorge Eduardo Eielson. Milán, 1990 – 1992.

LOVING VINCENT

NO POSEO NOMBRE, ME LLAMO ALEGRÍA

Entretejido de dos textos maravillosos sobre la infancia espiritual y la alegría, el poema de William Blake y la canción de John Lennon a su hijo pequeño, Sean. Entrelazado de estas dos obras maestras de la poesía universal que iluminan con la luz del amor el tiempo de oscuridad en que vivimos mi familia y mi patria.

“Alegría”, de William Blake

“No poseo nombre: pero nací hace dos días.

¿Cómo te llamaré?”

Soy feliz.

Me llamo alegría”.

“¡Que el dulce júbilo sea contigo!

¡Bonita alegría!

Dulce alegría, de apenas dos días, te llamo dulce alegría: así tú sonríes, mientras yo canto.

¡Que el dulce júbilo sea contigo!

 Cuadro: Eva, de William Blake

LIBRO DE EMANUEL, DE MANUEL PIQUERAS

Entrego Libro de Emanuel, mi obra reciente, en su versión completa en PDF. El original impreso se encuentra en las librerías del Perú, distribuido por Editorial Horizonte.

Libro de Emanuel es un texto híbrido, compuesto de dos partes intensas: Las paradojas  de la soledad y Libro de Emanuel. El estilo que elige Manuel Piqueras para tramarlo es el de la fusión: poemas, reflexiones, crónicas y ficción, que rompen los parámetros de los géneros cuyas fronteras absolutas a veces son un símil de otros lindes, políticos y/o geográficos que impiden a las gentes moverse libremente por el mundo.

Aunque no solo son Gandhi y Juan XXIII los paradigmas; surgen otros personajes emblemáticos tomados de la Biblia y de la literatura universal: Job, el Principito y en especial Amadeus, este Amadeus andino que Piqueras asocia con el réquiem de los pobres, con un “Cristo azotado de América”. Amadeus es también tierra Wanka, piedra sagrada, en lengua quechua. Pero estamos cruzando los límites culturales, uniendo con líneas intangibles el mapa de la historia, de la vida, de los amores de Piqueras. En el texto lírico “El réquiem de los pobres. Misa fúnebre”, el versículo –podemos llamarlo de este modo para darle un hálito espiritual- que pone el énfasis en estos primeros apartados de Las paradojas de la soledad, no es ajeno a la trayectoria filosófico-literaria de su autor, pues tiene que ver con aquello que sirve de apoyo en las luchas de los grandes líderes de la paz y también en la trayectoria del artista como sufridor ejemplar, como lo describía la escritora norteamericana Susan Sontag en Contra la interpretación: “La pobreza es la forma más mortal de la violencia”, escribe Piqueras. Y entonces recordamos la pobreza de Mozart, ese Amadeus que fue enterrado en una tumba comunitaria simple; la de Vincent Van Gogh, siempre angustiado por la sobrevivencia y espoleado por la locura; la de César Vallejo en París, para citar a tres vitales paradigmas en la obra del escritor peruano.

En Libro de Emanuel, el segundo capítulo que da título al libro de Manuel Piqueras, está dedicado  sobre todo a su abuelo paterno, Manuel Piqueras Cotolí, artista, arquitecto, escultor, quien diseñó el Pabellón del Perú en la Feria Iberoamericana de Sevilla (1929), donde ganó la medalla de oro para nuestro país por su trabajo artístico, escultura integral y obra cumbre: “la plasmación de una síntesis mestiza genial, un collage andino e hispánico.

Libro de Emmanuel son los huesos de mi alma, anota Manuel Piqueras, y se pregunta por qué el arquetipo poético de Amadeus como espíritu íntimo de su obra. Tal vez porque en Mozart-Amadeus, la libertad de su genial temperamento artístico está urdida sobre la base de su hermosa música y de su temperamento irreverente. Libro de Emanuel es un libro con una música propia que fortalece  alma y cuerpo en los lectores.

Carmen Ollé.”.

PRESENTACIÓN EN ARTE AUDIOVISUAL DE LIBRO DE EMANUEL, de Manuel Piqueras

Palabras e imágenes. La “Generación de 1968”, en horizonte cosmopolita. Belleza y libertad: entre el dolor y el amor, entre la elegía y la esperanza. Librería El Virrey, 26 de julio, en el encadenamiento de la FIL Lima 2017.

ELEGÍA Y ESPERANZA 

A Soledad, mi hija amada, que partió hace un año a la luz, más luz. 

“El Señor volvió a hablar (…) Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo (…) Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la joven está encinta y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel” (que significa, “Dios-con-nosotros”). Isaías, 7:14-15.

El viaje amoroso de Andrea por Libro de Emanuel, mi obra reciente

“La verdad nunca pensé que podría amarte más de lo que te amaba y estar más orgullosa de lo que estaba, pero lo hermoso de la vida, es que es impredecible.

Ahora sé que te amo más que ayer, extremadamente más, y el orgullo llena cada centímetro de mi cuerpo. El libro por el que viaje sin descanso hoy es una obra de arte.

La vida en muchos es fácil en varios sentidos, más lo que tu vida significa para mí es indescriptible y tan difícil de lograr como de olvidar. Tu vida es la encargada de iluminar almas que buscan un camino. Lentamente, sin promocionarte, sin decirle a nadie, creaste una obra hermosa resaltando cada parte buena de nuestra familia, eres simplemente, el mejor abuelo que el mundo me pudo dar, el mejor padre que mi madre pudo tener.”.

El viaje de Emmanuel a tierra extraña para dar frutos espirituales y materiales

La gastronomía en la ciudad de Nueva York que se extiende a todo el mundo hispano en USA, animada por el chef y artista, Emmanuel Piqueras Villarán, mi hijo, quien se desgajó de esta tierra y se vio arrastrado a una región extraña. Después de una largo caminar de más de una década,  alumbra el restaurante PISCO, en San Diego, California, USA, con un socio magnífico, Sami Ladeki.

http://www.sandiegouniontribune.com/entertainment/dining-and-drinking/sd-et-dining-liberty-station-20170726-story.html

Fotografía: Andrea, mi nieta mayor.