El potencial del precio de la plata

[Visto: 534 veces]

I.- El potencial del precio de la plata
Madrid, 15 de diciembre 2010
Por: OroyFinanzas

El aumento del precio de la plata desde el verano hasta la fecha ha sido espectacular. La onza ha pasado de 18 a 29 dólares. La demanda de plata tanto industrial como por parte de la inversión aumentó de forma muy significativa en 2010.

Manipulación del precio de la plata
Los rumores de manipulación del precio de la plata, planean desde que en 1980 los hermanos Hunt durante un corto periodo de tiempo lograran “controlar” el mercado de la plata lo que causó una verdadera explosión del precio del metal que llego a alcanzar los 50 dólares por onza, que ajustados a la inflación corresponderían con unos 128 dólares en la actualidad y de momento “solo” cotiza alrededor de los 30 dólares.

Ted Butler experto gurú de la plata, sostiene desde hace años que el precio de la plata se mantiene artificialmente bajo debido a que diversos bancos estadounidenses han mantenido una gran cantidad de posiciones cortas en los futuros del metal.

En la actualidad, el regulador de los mercados de futuros de EE.UU. la Comisión de Mercado de Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés), ha confirmado estar estudiando las denuncias presentadas de manipulación de los precios de la plata.

En cualquier caso, esto podría dar lugar a un nuevo aumento en el precio del metal.

¿Que podría poner fin al aumento del precio de la plata? Evidentemente una desaceleración económica muy marcada y en última instancia, exactamente lo contrario de lo que están haciendo los bancos centrales en la actualidad:

Una política monetaria restrictiva, lo que haría que las tasas de interés artificialmente bajas aumentaran significativamente, y se restringiera la masa monetaria.

Copyright © OroyFinanzas

II.- Tejemanejes de JP Morgan en el precio de la plata
Madrid, 15 de diciembre 2010
Por: Kike Vázquez/Cotizalia

El lunes les explicaba como todo parece indicar que el mercado de derivados, con un volumen superior a los 600 billones, está dominado por las grandes entidades financieras del mundo. Se citaban a JP Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley como los principales en un artículo del NY Times, pero también eran responsables Deutsche Bank, UBS, Credit Suisse, Barclays, Bank of America y Citigroup. Lejos de ser algo normal por su tamaño estamos ante una especie de cártel que lejos de competir pacta para eliminar a la competencia.

Dicho así puede parecer muy etéreo, pero las implicaciones son cuantiosas. Si en mi entrada mencionaba los CDS a propósito de una nueva denuncia a Goldman Sachs, hoy mencionaré los sospechosos sucesos ocurridos en el mercado de la plata fruto de los tejemanejes de otra gran entidad.

Todo comienza en agosto de 2008 cuando se publica en el Bank Participation Report que alguien está muy muy corto en plata. En concreto 33.805 posiciones cortas en futuros, unas 170 millones de onzas, un 25% de la producción mundial. Algo histórico. Al conocerse, el precio del metal cayó un 50% en futuras fechas (por si alguien se preguntaba si los derivados influían en la “vida real”).

¿Quién era esta posición que hizo temblar el mercado? Pues bien, no siendo confirmado se dice que fue la fusión de Bear Stearns con JP Morgan tras la “casi quiebra” del primero en marzo de 2008. Ambos bancos eran actores importantes y al juntarse sus carteras saltaron las alarmas.

Según se puede leer por internet la CFTC dijo lo siguiente:

“In effect the increase [in the short position] reflected a one time acquisition of positions that were acquired through a merger in the industry, and not new trading by a bank. Thus, the assertion that there was new activity undertaken by the banks that led to a fall in silver prices is not correct since the “new” activity reflected in the CFTC report was in essence positions that had already existed in the market prior to July 1st.”

Vaya, vaya, una fusión de tal calibre ¿quién será? La cuestión es que este hecho hizo que la atención empezase a fijarse tanto en la plata como en JP Morgan, y la CFTC en sucesivas fechas empezó a decir que estaba analizando el mercado en busca de “manipulación”. Esto se repitió varias veces como cuando propusieron herramientas para evitarla, siempre sin decir nombres. Por fin en mayo de 2010, y paralelamente a estas indagaciones de la agencia de futuros, se inicia una acusación de carácter criminal contra JP Morgan por parte de las autoridades federales, acusando al banco de actuaciones que adulteran el precio de la plata en su beneficio. Sin embargo hasta el momento sin resultados.

La situación empezaba a ser notoria y la voz empezó a correrse. Un buen ejemplo es Max Keiser, quien popularizó la campaña “Crash JP Morgan, buy silver”, afirmando que si los inversores compraban plata en masa JP Morgan tendría que provisionar tanto por sus posiciones cortas que quebraría. Pero además de estas “simpáticas” iniciativas también empezaron a firmarse denuncias acusadoras de particulares, les presento la más llamativa aunque hay más.

Eric Nalven denunció en los juzgados de Estados Unidos que JP Morgan junto con HSBC manipulaban el mercado de la plata con opciones y futuros en el COMEX. Citan los datos de agosto de 2008 en su denuncia:

“The market for Comex silver futures and options contracts is highly concentrated, with very few large banks controlling a large number of futures and options contracts,” the suit states. “As an example, in August 2008, defendants JP Morgan and HSBC controlled over 85pc of the commercial net short positions in Comex silver futures contracts and 25pc of all open interest short positions,” it added.

Pero lejos de parecer solo impresiones habría un ex trader de Goldman Sachs como informador confirmando los hechos. Es más, en noviembre de 2010 Bart Chilton, de CFTC, afirmó que el 40% del mercado de la plata estaba en las mismas manos, saltando nuevamente las alarmas (si alguna vez se habían ido). Además concluyó que había “influencias fraudulentas” que trataban de alterar el mercado, “la manipulación debe ser perseguida” dijo. No parece difícil imaginar a quien se refiere.

Por si todos estos datos pudiesen parecer pocos la mayor sorpresa saltó cuando JP Morgan publicó que estaba reduciendo sus posiciones “para evitar la controversia”. Aunque lo hacen, según dicen al Financial Times, por propia voluntad ya que nadie les se lo ha pedido. Parece que el banco estadounidense se da por aludido y prefiere cambiar de sitio porque sus actos ya mosquean demasiado (se dice que ahora les gusta el cobre).

No obstante seguramente estemos ante una anécdota dentro de los más de 600 billones de derivados que hay por el mundo. Aquí por casualidad existen datos y gente dispuesta a usarlos para evitar la manipulación, ¿pero qué ocurre en el resto del mercado? Seguramente existan actuaciones similares muy beneficiosas todos los días sin que nadie haga nada. ¿Se pedirán algún día con tanto ahínco reformas en las finanzas como las que se piden para la clase media?

Fuente: Kike Vázquez / Cotizalia

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *