El Banco Mundial y la igualdad de género

[Visto: 1415 veces]

El Banco Mundial y la igualdad de género
http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,,contentMDK:20549940~menuPK:1074643~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html?cid=EXT_BoletinES_W_EXT

Panorama general
La salud y la educación de niñas y mujeres han mejorado en la mayoría de los países pobres.
• Desde 1995, más de 37 millones de niñas de países de ingresos bajos se matricularon por primera vez en la escuela primaria. Con esto, la tasa de matrícula femenina aumentó de 80% de la tasa masculina en 1995 a 88% en 2005.
• En 2004, dos terceras partes de los 181 países que disponen de datos sobre educación primaria lograron paridad de género en matrícula escolar. Además, la diferencia entre niñas y niños que terminan el ciclo primario se redujo de 15% en 1991 a 5% en 2004.
• Desde 1970, la esperanza de vida promedio de la mujer aumentó entre 15 y 20 años en los países en desarrollo.
Queda mucho por hacer para mejorar las oportunidades de la mujer en el ámbito económico. En los países de ingresos bajos, la situación de la mujer todavía dista mucho de alcanzar al hombre en términos de participación en el mercado laboral formal, acceso a créditos, creación de empresas, nivel de ingresos y derechos hereditarios y de propiedad.
• En estos países, la fuerza laboral femenina se redujo de 53% en 1980 a 49% en 2005, mientras que la tasa de empleo de los hombres continúa prácticamente invariable en torno al 86%.
• La proporción de mujeres con empleos remunerados no agrícolas apenas llegaba a 30% en 2005. En unos 20 países de África al sur del Sahara, Asia meridional y Oriente Medio y Norte de África, esta cifra es inferior a 20%.
• Las mujeres africanas reciben menos del 10% de todo el crédito para pequeños agricultores y de 1% del crédito total para el sector agrícola, aunque son una mayoría entre los trabajadores en este sector.
Esta situación no es justa ni es acertada en términos económicos. Invertir poco en la mujer limita el crecimiento económico y frena cualquier avance en la lucha contra la pobreza. Los países con mayor igualdad de género suelen tener tasas de pobreza más bajas.
Además, existen pruebas concluyentes que asocian el aumento en la productividad y los ingresos de la mujer con menos pobreza en el hogar. Los estados de la India que tienen tasas de participación de la mujer en la fuerza laboral más altas son precisamente los que crecen más rápido, situación que permite a la población salir de la pobreza. En Sierra Leona, por su parte, la falta de medidas adecuadas para abordar la anemia entre las mujeres resultará, en los próximos cinco años, en la pérdida de productividad agrícola por unos US$100 millones. En Brasil, por último, la probabilidad de supervivencia de un niño aumenta en aproximadamente 20% cuando es la madre quien administra los ingresos.
• En el mercado laboral existen numerosos ejemplos de los beneficios que trae la participación de la mujer en la fuerza laboral para ellas mismas, las industrias y la economía en general. En 1978, la industria de la confección de Bangladesh contribuyó con sólo US$1 millón al total de los ingresos por exportaciones. A mediados de 2006, las exportaciones de esta industria, donde el 83% de los trabajadores son mujeres, generaron ingresos por casi US$8.000 millones y representaban el 75% de todos los ingresos anuales de divisas del país.
• En materia de agricultura, cuando no se garantizan los derechos sobre la tierra, los agricultores a menudo dejan sus parcelas en barbecho, lo que significa una producción considerablemente menor. Un estudio que se llevó cabo en Ghana revela que cuando las mujeres poseen derechos sobre las tierras que cultivan, la productividad aumenta en forma considerable. Los investigadores calculan que la producción agrícola podría aumentar en una tercera parte si se entregaran títulos de propiedad.
• Un crédito otorgado directamente a la mujer se refleja mucho en los gastos de consumo, la escolarización de sus hijos y su propia oferta laboral. Si se concede un crédito adicional de 100 takas a una mujer de Bangladesh, los gastos de consumo del hogar aumentan en promedio en 18 takas por persona, en lugar de 11 takas si éste se entrega a un hombre. Los estudios también revelan que estos créditos son un buen negocio, ya que en todas las regiones del mundo, las tasas de reembolso son más altas entre las mujeres.
La igualdad de género, una estrategia económica acertada: Plan de acción de género del Grupo del Banco Mundial
Para mejorar las oportunidades económicas de la mujer y acelerar la ejecución de su Estrategia de incorporación de género de 2001, el Grupo del Banco Mundial lanzó en 2007 su Plan de acción de género, titulado Gender Equality as Smart Economics (Igualdad de género, una estrategia económica acertada), con una duración de cuatro años. En consonancia con los indicadores mundiales de desarrollo sobre mujeres y niñas, más de 90% del financiamiento de la institución destinado a salud y educación durante los pasados dos años consideró en su diseño asuntos relativos a las diferencias de género, mientras que el componente estuvo presente en 69% de los proyectos en los sectores de finanzas, agricultura, desarrollo del sector privado e infraestructura. Por este motivo, el plan de acción centra su atención en cuatro mercados clave: tierra, empleo, agricultura y finanzas e infraestructura.
En febrero de 2007, una conferencia de alto nivel sirvió de plataforma para dar inicio a las actividades previstas en el marco de este plan. La canciller alemana Angela Merkel dio comienzo a este evento y lo respaldó incondicionalmente. Posteriormente, los presidentes y primeros ministros de las naciones industrializadas líderes que componen el Grupo de los Ocho también lo ratificaron en el marco de su reunión anual de junio de 2007. Durante la sesión del Comité de Desarrollo que se celebró en abril de 2007, nuevamente el plan de acción fue apoyado por unanimidad.
Con fondos propios del Banco Mundial y aportes de los donantes, el presupuesto del Plan de acción de género asciende a la fecha a un total de US$63 millones. Los donantes asociados más importantes en su ejecución son los gobiernos de Australia, Alemania, Canadá, Dinamarca, España, Islandia, Italia, Noruega, Reino Unido y Suecia, además de la Fundación Nike. Por medio de licitaciones públicas, el plan hoy financia 149 proyectos y trabajos analíticos del Banco Mundial en 73 países. Todos centran su atención en los cuatro mercados clave identificados en el plan.
Avances recientes en igualdad de género y estrategias económicas acertadas
En abril de 2008, el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, anunció el compromiso del Banco con nuevas medidas conducentes a impulsar la autonomía económica de la mujer.
• Antes de 2010, al menos la mitad de los proyectos agrícolas y rurales del Banco, que se espera alcancen un total de US$800 millones, abordarán temáticas de género.
• Por su parte, antes de 2012 la institución de fomento del sector privado del Grupo del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), canalizará al menos US$100 millones a inversiones en mujeres empresarias.
• La Asociación Internacional de Fomento (AIF) incrementará su inversión en la igualdad de género.
• Su innovador trabajo con fundaciones y el sector privado ayudará a impulsar la autonomía económica de la mujer.
En octubre de 2008, el presidente Zoellick lanzó la Iniciativa para niñas adolescentes (AGI, por sus siglas en inglés), que forma parte del Plan de acción y tiene como fin apoyar la transición de las mujeres jóvenes de la escuela al trabajo asalariado. El primer proyecto de la AGI fue diseñado y financiado por una asociación entre el Gobierno de Liberia, el Gobierno de Dinamarca y la Fundación Nike. Este proyecto, dirigido a mujeres de entre 16 y 24 años, impartirá capacitación en áreas donde existe una gran demanda laboral y proporcionará incentivos para que las recién graduadas comiencen a trabajar ya sea como empleadas o como trabajadoras independientes. La capacitación de las adolescentes debería comenzar durante el primer semestre de 2009. La Iniciativa también tiene planes para iniciar actividades en Afganistán, Nepal, Ruanda, el sur de Sudán y Togo.
En enero de 2009, y en consonancia con el objetivo del Plan de acción de impulsar la creación de alianzas público-privadas orientadas a promover la autonomía de la mujer, el Grupo del Banco Mundial lanzó, en el marco del Foro Económico de Davos, el Foro de líderes del sector privado (PSLF, por sus siglas en inglés). Este foro reunió a altos ejecutivos y directivos de grandes corporaciones que han demostrado su compromiso con la promoción de la autonomía de la mujer y la creación de empleo para ellas. Los miembros del foro intercambian prácticas recomendadas y estudios basados en proyectos que justifican lo acertado que es mejorar las oportunidades de la mujer.
Ejemplos claros de los sectores en los que se centra el Plan
Finanzas: En Tanzanía y Senegal, el Plan de acción de género complementa el trabajo del Gender Entrepeneurship Market de IFC, que otorga líneas de crédito a mujeres y empresarias. Los fondos de la iniciativa se destinan a capacitar al personal de bancos comerciales para que atiendan mejor a clientas y empresarias con el fin de mejorar sus conocimientos financieros y habilidades de gestión. En Tanzanía, una línea de crédito de IFC de US$5 millones, disponible por medio del Exim Bank, entregó préstamos a 10 PYME y a Sero Lease, una empresa de microarrendamiento de propiedad de mujeres que llega a unas 30.000 mujeres.
Mercado laboral: Un estudio realizado en Macedonia, donde las tasas de empleo son bajas, llegó a la conclusión de que las normas tradicionales suelen impedir que las mujeres de origen albanés, turco o romaní accedan al mercado laboral. La investigación recomienda la aplicación de una serie de medidas para incrementar la participación de la mujer, como la creación de programas de capacitación acordes con las demandas del mercado y la instauración de formas más flexibles de empleo, como el empleo de media jornada. El estudio forma parte de la Evaluación del mercado laboral realizada por encargo del Gobierno de Macedonia y sus hallazgos servirán como antecedente para futuras reformas al mercado del trabajo.
Tierra y agricultura: Un estudio realizado en Etiopía y financiado por el Plan de acción analizó un programa que otorgó 20 millones de certificados de derechos de uso de tierras a alrededor de 6 millones de familias. El estudio concluyó que dejar espacio en el certificado para poner fotografías de los dos cónyuges incrementó significativamente el número de mujeres que se registraron junto con su marido como cotitulares de esos derechos. Casi todas las mujeres encuestadas indicaron que la titularidad compartida había mejorado considerablemente su situación económica y social. Más de 80% de las encuestadas dijo que el certificado había ayudado a solucionar conflictos y las animó a plantar árboles o a alquilar la tierra. Las contundentes pruebas a favor del impacto positivo y eficaz en función de los costos del programa influyeron en la decisión de respaldar un programa de aplicación nacional de US$30 millones que amplió el registro de propiedad de las tierras y el otorgamiento de certificados en todo el país.
Electricidad: En la República Democrática Popular Lao y con financiamiento del Plan de acción, el Programa de asistencia a la electrificación rural fue diseñado con el fin de dar acceso a electricidad a los hogares más pobres, en su mayoría encabezados por mujeres. El proyecto ofrece a estos hogares un crédito en condiciones concesionarias de US$80 para cubrir el alto costo de conectarse a la red de distribución. Además, en septiembre de 2008 se lanzó la ejecución del proyecto experimental Power to the Poor (Energía para los pobres), cofinanciado por el Banco Mundial y la Agencia de Australia para el Desarrollo Internacional y ejecutado por Electricité du Laos (EDL). Los 537 hogares de los 20 poblados participantes tienen hoy conexión a la red de suministro eléctrico. De ellos, más de una quinta parte no podía costear la conexión antes de la ejecución del proyecto y cerca de 95% de los hogares de los poblados participantes ahora tienen electricidad (el 5% restante está demasiado alejado de la red eléctrica).
Para más información sobre las actividades del Banco Mundial en género y desarrollo, visite: www.worldbank.org/gender

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *