Notas sobre la clase media peruana (2)

Si entre 1890 y 1920 nace la clase media, a partir del “Oncenio” de Augusto B. Leguía hasta la década de 1960 se consolida como grupo social. Puede decirse que Leguía favoreció a la clase media pues de hecho, durante su gestión, muchas familias de este sector accedieron a la administración pública y alcanzaron su estabilidad económica.

Pertenecen a la clase media los profesionales liberales (médicos, ingenieros y abogados), escritores, periodistas, artistas, profesores de todos los niveles, empleados del estado, pequeños comerciantes, sacerdotes y oficiales de las Fuerzas Armadas. Si bien el ejercicio de estas actividades difícilmente pudo llevar a la construcción de una fortuna, por lo menos les permitió gozar de cierta respetabilidad dentro de la sociedad. La clase media se consolida en las ciudades, especialmente en las de la costa, que son las que ofrecieron mayores perspectivas de desarrollo, tanto económico como social y cultural. Recordemos, además, que es en las ciudades donde hay mayores posibilidades de participación en la vida política. A partir de 1930, algunos sectores de las clases medias encontraron en el Apra y en la Unión Revolucionaria los mejores medios para expresarse; a partir de 1960, en cambio, estuvieron más vinculadas al discurso reformista y moderado de partidos “mesocráticos” como Acción Popular y la Democracia Cristiana.

La clase media llegó a convertirse en la clase pensante por su acceso cada vez mayor de los jóvenes de este grupo a la educación universitaria. Fue un grupo más bien crítico, difícilmente manipulable y no fue, en su mayoría, extremista de derecha ni de izquierda. Recordemos que los principales políticos de este período (Víctor Raúl Haya de la Torre, José Carlos Mariátegui, Fernando Belaunde o Luis Bedoya Reyes) surgieron de familias de clase media; asimismo, nuestros intelectuales y artistas más representativos como César Vallejo, José María Arguedas, Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea, Luis Alberto Sánchez, Ciro Alegría, Mario Vargas Llosa, José Sabogal y Fernando de Szyszlo, entre muchos más.

El acceso a la educación, además, le permitió a estas familias una mejor organización de sus sistemas de vida, como racionalizar sus gastos y desarrollar una apreciable capacidad de ahorro, formalizar mejor sus familias, utilizar todos los recursos que posee para aumentar sus ingresos y satisfacer mejor sus aspiraciones de acercamiento a los niveles sociales y económicos más altos. En Lima, por ejemplo, invirtieron en inmuebles y formaron barrios o distritos “mesocráticos” como Miraflores, San Isidro, Santa Beatriz, Jesús María, Lince o Magdalena del Mar.

Hasta 1960, en suma, la clase media peruana tuvo un notable desarrollo tanto en número como en el papel que desempeñó por la preparación intelectual y técnica que adquirió, lo cual le abrió las puertas de instituciones antes reservadas para la clase alta, como había sido la Universidad. Alcanzó un desempeño profesional que le permitió un mejoramiento de su status social y económico y, poco a poco, también político. Se puede decir que tomó plenamente conciencia de sus posibilidades para contribuir a la modernización de la sociedad.


Imágenes de Lima hacia 1950

Puntuación: 3.63 / Votos: 16

Comentarios

  1. yarumi escribió:

    en mi opinion este articulo es una forma de llegar a las personas en el sentido de que podemos acceder a paginas para encontrar este tipo de resumenes que nos ayudan y nos favorecen en el nivel educativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *