Preguntas y respuestas sobre la precaria situación de Grecia

[Visto: 540 veces]

Preguntas y respuestas sobre la precaria situación de Grecia

Viernes 04 de noviembre de 2011 – 08:27 am
Fuente: ElComercio.pe / Economía

Si los griegos se declaran directamente en bancarrota y salen de la zona euro, el país probablemente se vería abocado a un caos económico

Frankfurt (DPA). La situación es explosiva: si el segundo paquete de rescate a Grecia no sirve de nada, la amenaza de una insolvencia incontrolada del país está a la vuelta de la esquina. A continuación, algunas preguntas y respuestas sobre la situación griega:

¿Qué significa una suspensión de pagos “desordenada”?

Una persona tiene deudas de 100 euros y cae en bancarrota, no puede devolver el dinero en su totalidad y ofrece, por ejemplo 50 euros. Si los acreedores están de acuerdo, se habla de una suspensión de pagos ordenada. Pero si éstos se niegan a esta quita de deuda o no hay tiempo para llegar a un acuerdo, se trataría, como en el caso griego, de una insolvencia desordenada.

¿Qué es lo malo de ello?

Al contrario que para las empresas y privados, para los Estados no hay un procedimiento fijado para una liquidación. Si Grecia ya no puede pagar sus deudas, un administrador podría repartir los bienes públicos entre los acreedores. Por norma general los Estados suelen negociar en estos casos, para tarde o temprano poder volver a financiarse en los mercados de capital mediante bonos de deuda y no perder definitivamente la confianza de los inversionostas.

¿Por qué es la situación en Grecia tan precaria?

Algunos acreedores de Grecia no podrían afrontar una quita radical de deuda griega, sobre todo en el caso de bancos que tienen una cuota baja de capital propio. Incluso la quita ordenada del 50 por ciento acordada en la cumbre de la Unión Europea pondría ya en una situación bastante complicada a algunas entidades. Si la bancarrota llega drásticamente y de forma abrupta, el sector financiero no estaría preparado para afrontarla. Los expertos temen una crisis similar a la provocada por la caída del banco de inversión Lehman Brothers en setiembre de 2008. Sin embargo, hay escenarios peores que podrían ocurrir en el caso de insolvencia incontrolada de Grecia.

¿Qué papel desempeñan los seguros de impago o CDS?

Los llamados “Credit Default Swaps”, o lo que es lo mismo, seguros de impago o CDS son en el drama de deuda griego un factor desconocido. Se trata de seguros con los que los inversores se protegen de un posible impago de la deuda. El problema es que el mercado de los CDS está sin regular y muchos inversores los utilizan no solo para asegurarse, sino también para especular. Nadie puede decir con seguridad qué volumen existe de estos contratos para la deuda griega y qué riesgos se deriva de ello. Los expertos advierten de un efecto dominó en los mercados financieros. En el peor de los casos, una bancarrota de Grecia podría también poner en dificultades a otros países de la eurozona.

¿Es grande el peligro para otros Estados de la zona euro?

Muy grande y en parte ya ha tenido consecuencias. Irlanda y Portugal tuvieron que ser rescatados al agudizarse por primera vez la crisis griega y hace meses que la crisis afecta también a la tercera y cuarta economías de la zona euro, Italia y España, como se hizo evidente al dispararse los intereses que ambos países deben pagar por su nueva deuda. Si esa tendencia continúa e Italia y España ven cada vez más difícil el acceso al mercado de capital, el propio sistema de rescate FEEF estaría en peligro. Y es que el volumen crediticio del sistema no bastaría para apoyar a los dos países a la vez. También es cada vez más difícil que la ampliación de las capacidades del FEEF en forma de un apalancamiento se muestre efectivo.

¿Qué consecuencias habría para Grecia?

Si los griegos se declaran directamente en bancarrota y salen de la zona euro, el país probablemente se vería abocado a un caos económico. La fuerte recesión que ya sufre se agudizaría, a lo que se añade que una rápida reintroducción de la vieja moneda, el dracma, no sería técnicamente posible. Pero incluso si se lograra, Atenas se encontraría ante muchos problemas: la falta de credibilidad crediticia y de ayudas internacionales obligaría al país a realizar nuevos y dolorosos recortes del gasto. Además, las viejas deudas en euro se multiplicarían, porque el dracma se devaluaría.

¿La eurozona podría desmoronarse?

Es difícil de prever. El último cortafuegos podría ser el Banco Central Europeo (BCE) que podría mitigar la presión financiera en países en dificultades comprando deuda, evitando así lo peor. Pero no hay una solución a largo plazo a la vista: el banco emisor dispone en teoría de medios ilimitados para luchar contra la crisis, pero la compra de deuda de países también alberga riesgos y tampoco es viable políticamente sin de forma ilimitada. El BCE ya está siendo criticado por comprar deuda italiana y española. El nuevo presidente Mario Draghi decidió sorpresivamente el jueves recortar los tipos de interés.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *